La batalla literaria y otros comentarios viejos

(3 de julio de 2012

Hace mucho tiempo que el franquismo y, lo que es más grave, la verdad histórica, perdieron la fundamental batalla literaria. Una batalla más fundamental todavía que la historiográfica, pues deja una impronta más profunda en la mentalidad de la gente que los libros de historia, por lo común mucho menos leídos. Creo, como ya he dicho, que esa derrota empezó con La Colmena de Cela, buena como novela, aunque políticamente desvergonzada e históricamente falsa. Gironella, Agustí o Emilio Romero cambiaron esa derrota solo a medias y por un tiempo. Conforme pasaban los años y el régimen se liberalizaba y registraba sus mayores triunfos políticos y económicos, Gironella y Agustí evolucionaron o zascandilearon hacia una derecha antifranquista (juanista) y la novela de Romero tuvo siempre un toque  banal que la condenaba a testimonio menor de una época. Y no digamos tantos otros, de modo que ya desde antes de la Transición predominaba netamente en la literatura, el cine y otras medios de masas una visión radicalmente denigratoria de la generación que venció la revolución, salvó a España de la guerra mundial y venció al maquis y al aislamiento. Los peores han juzgado y calificado a los mejores. Me ha preguntado un lector, con cierta irrisión,  si Sonaron gritos y golpes a la puerta pretendía invertir esa masiva corriente. Pues sí, lo pretende y creo que, literariamente, lo consigue. Otra cosa es que su influencia político-intelectual llegue a ser grande, eso no depende de mí.

****************************************

–Oigo ¡en Intereconomía! una “información” sobre la candidata de Bildu, que es presentada “asépticamente” como una intelectual, citando sus palabras de crítica a la democracia española por insuficiente y por tener “presos políticos” (que los tiene: así lo han declarado implícitamente los sucesivos gobiernos de la “salida política”), y hablando de su perfil  “académico”.  Eso es simplemente propaganda para la ETA, y falsea radicalmente la realidad: esa señora es cómplice política y moral –por lo menos– de 800 asesinatos cobardes y mil daños más, y la palabra democracia es en su boca sinónimo de crimen y de las rentas  políticas que espera obtener de él. No señalar este aspecto fundamental y decisivo es manipular la información en favor de los más criminales enemigos  de España y la democracia.  Y luego hay quien llama descerebrados a los etarras. Los descerebrados están en otra parte.  

******************************************

Europeísmo carpetovetónico

Creo que fue Cela quien inventó el –injusto— calificativo “carpetovetónico” para designar algo paleto,  cutre y ramplón. El adjetivo  viene al pelo al europeísmo español. Resulta que España es el país más “europeísta” del mundo. Lo que significa que es el que está más dispuesto a perder su soberanía. Y más aún, su cultura, y a reducir a nivel inferior su propio idioma. ¿A cambio de qué? De unas ventajas materiales que espera le proporcionen otras potencias. Es difícil concebir algo más estúpido,  pero no podría esperarse menos de un país sometido durante más de treinta años al imperio de la mentira y la farsa política disfrazada de democracia.

Aparte, ese europeísmo se apoya en una ignorancia profunda de lo que ha sido Europa y la propia historia de España; empezando por la ignorancia de nuestros políticos. Precisamente por ello escribí Nueva historia de España con un enfoque muy diferente de la mayoría o de la totalidad de los que normalmente se han escrito, como si España no estuviera, o apenas estuviera en Europa. Un buen ejemplo del caso es la ridícula crítica a los Austrias por habernos metido en asuntos europeos que supuestamente no nos concernirían. Otra,  la cantidad de sandeces que circulan, por obra de historiadores y políticos baratos, sobre la posguerra civil.

*************************************

No compren Adidas

Habrán visto cómo Adidas utilizaba el triunfo de la selección española para meternos más inglés. ¿Por qué lo hace? Pues por lo mismo que el “patriótico” barrio de Salamanca, de Madrid, está plagado de publicidad en inglés, y varias tiendas anuncian que abrirán pronto “opening soon”, etc. O por lo mismo que miles de memos llevan camisolas con frases, generalmente idiotas, en inglés, incluso, patriotas ellos, con la palabra Spain . Porque todos ellos creen que el español no es apropiado para estas cosas (el propio CEU tiene una “Business School”,  porque “Escuela” y “negocios”  les suena mal, por lo visto. Y porque dan por hecho que la masa española está lo bastante aborregada, esnobizada  y desarraigada para aceptar, incluso con gusto, el desplazamiento de su idioma y cultura. Por cierto, los planes de estudio del PP tienden a aumentar ese desarraigo cultural e histórico y a un mayor desplazamiento del español.

El remedio no es demasiado difícil. Yo, por cierto, nunca entro en locales con nombre en inglés (no me importa hacerlo en otros con nombre italiano, alemán, francés o chino, porque estos no representan ningún peligro y al mismo tiempo hacen más variada la oferta)  ni compro ningún producto ni a ninguna empresa que se anuncie en inglés, e invito a mis lectores a hacer lo mismo. Pero esto es insuficiente. En la mayoría de los casos –excepto en las empresas anglosajonas–  estos anuncios en inglés no tienen ninguna intención digamos colonialista o gibraltarizante, sino que responden  al hecho de que, hoy por hoy no tienen respuesta ni críticas y creen que así venden más. Si ustedes se preocupan de enviar a esas empresas cartas protestando por este colonialismo, y reciben suficiente número de ellas, probablemente reconsiderarán su postura. Lo ideal serían campañas más amplias en la calle, pero eso, hoy por hoy y dada la escasísima combatividad de los patriotas, sería pedir peras al olmo.

Ello aparte, las empresas anglosajonas, sean del tipo que sean y al revés que las españolas, sí practican una intensa y agresiva promoción de su lengua.

Esta entrada se ha creado en presente y pasado. Guarda el enlace permanente.

20 Respuestas a La batalla literaria y otros comentarios viejos

  1. RdeA dice:

    No estoy nada de acuerdo con que el remedio no es demasiado difícil. (Ya me gustaría estarlo.) Yo por ejemplo, nunca compro ropa con palabras en inglés. Bueno, pues lo cierto es que me resulta casi imposible. Encontrar una camiseta con alguna palabra que no esté en inglés es una auténtica hazaña, ya sea en el barrio de Salamanca o en Aluche o donde sea. Creo que el público al que se dirige toda esta rotulación es, sobre todo, el más humilde e ignorante. Y creo que, sí, se vende más una cosa solamente porque esté en inglés. (Hay leves excepciones: para el café, el italiano; para los perfumes, el francés con muchos circunflejos; para una academia de ballet, el ruso.)

    Lo de las cartas, la verdad, no lo veo. Pero algo habría que hacer. No sé a quién demonios elegir para colocarle una carta, pero alguna mandaremos a ver… Pero en fin, donde más se ve que atravesamos una época muy tonta es en el uso del inglés como si fuera cosa propia: en rótulos en el metro que ni siquiera son inglés de verdad, sino una traducción acartonada e incomprensible, o también en esos anuncios de la radio en la que se le pasa al locutor un remate en inglés para que el pobre haga lo que pueda.

    Yo recuerdo que sí ha habido briosas reacciones, como cuando Mecano sacaba todas sus canciones en español, en una época en la que cantar en inglés era archiobligatorio. Por eso creo (confío) que la reacción vendrá de algún lugar inesperado y de la mano, como siempre, de la moda y de los jóvenes. Sembremos y sembremos, que quizá dará la vuelta la tortilla cuando casi hayamos dado la cosa por perdida.

  2. Manolo dice:

    ¿Qué hacemos con El corte inglés, les compramos o no?

    https://www.camisetasfilosoficas.com/

    La del Corte Epistemológico estå conseguida.

  3. Alvo dice:

    En esa época no era archiobligatorio cantar en inglés y hoy tampoco… 

  4. Alvo dice:

    Lo peor que yo vi fue precisamente en ese barrio de Aluche (Madrid).. hace años iba a visitar a un cliente y aparqué al lado de un colegio… bueno, pues me fijé que habían mandado a los niños pintar la bandera de Inglaterra en el muro de ladrillo, con no sé qué textos que no recuerdo… claro, la bandera amiga.. 

  5. Alvo dice:

    Me he ido pitando, no le soporto… “pues nada, me voy que me he dejado la toalla”…. estoy con una amiga en la terraza de la piscina tomando una cerveza y viene el pesado de su padre… que si el cine.. que si los efectos especiales hacen que no haya buenos diálogos, que si “ya no hay grandes estadistas, como Churchill, Adenauer y De Gaulle”… “y Franco más que ellos”, añado… y se pone a refunfuñar, “bueno, bueno vamos a dejarlo” y otras cosas ininteligibles … Pues vete a la mierda hombre.. no tengo paciencia… 

  6. Manolo dice:

    Si se hiciera el ejercicio con el contenido del blog que dice Lasperio creo que el resultado no sería aleatorio ya que no todas las letras en español son igual de frecuentes. El salto de 10 en 10 en el texto concatenado complica la cosa pero creo que no altera el que no todas las letras son igual de probables.

  7. Manolo dice:

    Hoy han dicho en la radio que de los tres idiomas que más se hablan que son el chino, el inglés y el español el único que había aumentado desde el último estudio era el español. Averigua.

  8. Alvo dice:

    Me parece que fueron los palurdillos nórdicos, holandeses y alemanes los que se inventaron la moda de cantar en inglés en los 70… 

  9. Alvo dice:

    Pues el Psoe y el PP sí podrían montar un gobierno de coalición de trapicheros, pero si son iguales, los mismos modos y la misma ideología… y se podría sumar Cs, sin problema… 

  10. Alvo dice:

    Como los 2 palurdos y las 2 palurdas de Abba, etc… 

  11. Manolo dice:

    Los números normales, que son aquellos números irracionales cuyas cifras en cualquier base son aleatorias.

    https://es.m.wikipedia.org/wiki/N%C3%BAmero_normal

    Todavía no se sabe si lo, e, raíz de dos son números normales.

  12. Lasperio dice:

    Se sabe, por porcentajes y eso, la frecuencia de letras en español, y de palabras. 

    Creo que la letra más abundante es la A. Y la palabra más común, LA.

    Si hiciéramos lo del 10 en 10, debería obtenerse algo similar a los estudios, en relación a la frecuencia de letras.

    Tomado el blog como referencia, la palabra más frecuente debería ser LA.

    Pero el blog no se ajustaría.

    Algunos, para apurarnos, usamos y abusamos de algunas muletillas, lo que incrementa la presencia de algunas consonantes.

    Y hay palabras que se han usado mucho aquí, como Cromwell, Wellington, Washington, etcétera, lo que haría que la W termine sobrerrepresentada.

     

  13. Alvo dice:

    En mi barrio hay una peluquería que se llama Elena’s… menuda palurdilla es la Elena, seguro que se le ha ocurrido a ella… 

  14. Lasperio dice:

    Al menos no es hombre. 

  15. Odiseus dice:

     Cela si que era bastante paleto,  cutre y ramplón. Bajo esa pose intelectualoide apenas se escondía un piernas descarado y soez. 

  16. Proby dice:

    Abba no son palurdos. No empecemos ya con los insultos gratuitos. 

    Si hubieran cantado sólo en sueco (como hacían al principio), no se habrían comido una rosca fuera de su país. El sueco no es un idioma tan hablado como el español. 

    Y por cierto, también cantaron y grabaron en español. Y bastante bien, por cierto.  

  17. jaquejaque dice:

    Hay que ser palurdo para no reconocer que Cela era un gran escritor. Aquí se obsedionan con juzgar a los escritores por su real o supuesta ideologia. Y habia otros buenos escritores que no cabe juzgar por las dosis de antifranquismo o franquismo que les quieran adjudicar: carmen laforet, ana maria matute, miguel delibes, gonzalo torrente ballester…

  18. Pío Moa dice:

    La literatura española del siglo XIX no es mala, en conjunto, pero es poco original, sigue modelos sobre todo franceses y en general es inferior a la francesa y la inglesa, no digamos a la rusa. Pero eso no es decir que sea cutre, ramplona o paleta.

    Cela era un buen escritor, mejor que los que intentaron en España una novela católica o franquista. La literatura española de los años 40 y 50 fue muy viva y liberal, en el sentido de muy variada ideológicamente. Mejor que la literatura actual, tan torpe en líneas generales.

  19. Álvaro dice:

    ¿y las personas que trabajen en locales rotulados en inglés?Supongo que su situación no sería nada fácil.

  20. Proby dice:

    Rafael García Serrano (por poner sólo un ejemplo) no tiene nada que envidiarle a Cela como escritor. 

Deja un comentario