El accidente y la tragedia

 

En la discusión del blog sobre la mitificación que se ha hecho de Diana de Gales por su muerte accidental, que a mi juicio revela a una sociedad moralmente estrafalaria en busca de cosas en que creer o de modelos que seguir,  ha surgido el problema de la tragedia y el accidente: ¿es el accidente una tragedia? Ha argumentado Proby que sí, al menos para los deudos de la víctima. Yo creo que no debe confundirse un gran dolor con una tragedia, como constantemente se hace cuando se habla de accidentes o de catástrofes naturales.

   Desde luego, en el género literario de las tragedias las hay de muchos tipos, desde aquellas en las que  después de muchas vicisitudes triunfa el bueno a las que llevan consigo la muerte del bueno, o de todos juntos, o incluso terminan en una victoria del malo. Una de las versiones que da Aristóteles es que lo característico del género es un mal destructivo que llega a quien no lo merece. En ese sentido podríamos creer que un accidente es una tragedia. Pero no me parece que sea así, ante todo porque el mérito no cuenta para nada en tales hechos: ni se merecen ni se dejan de merecer, el asunto queda al margen de la moral

   La tragedia, sobre todo en sus orígenes, exponía un desastre al que conducían unos actos densamente morales, aparentemente justificados, y en este sentido considero a Antígona la tragedia por excelencia. Tanto la mujer como Creonte exponen con gran destreza las razones que les llevan a obrar como lo hacen y a colisionar,  con efectos catastróficos para ambos. Creonte es evidentemente el más racional, invoca la ley  humana frente a las invocaciones divinas de Antígona, argumenta perfectamente y sin embargo la impresión resultante es que el bien está de parte de Antígona.

   Lo importante en la tragedia griega es el modo como unos impulsos y razones impecables llevan a la desgracia. Porque, por debajo de ellos corre la hibris,  la desmesura, la pérdida de conciencia de los propios límites. Creonte no tiene en cuenta las limitaciones de la ley humana, es decir, de la razón. También Antígona manifiesta el carácter inflexible heredado de su padre.  Con todo, Antígona queda como la gran figura ejemplar, y de paso como la expresión mejor de la piedad griega, por su compasión hacia el hermano perdedor y a  su padre, sumido en una desdicha que es también hija de la hibris, igual que la lucha entre los dos hermanos por el poder en Tebas: el sentido de los actos humanos solo pueden discernirlo claramente los dioses y Antígona pone por encima “las leyes” de estos, es decir, inevitablemente, su interpretación de ellas. Una de las divinidades griegas también tenía en cuenta la vergüenza del afortunado ante el desdichado, por saber que ni la fortuna ni la desdicha eran del todo merecidas.

   (Respecto al mito de Edipo, recomiendo la interpretación de Paul Diel en El simbolismo de la mitología griega, mucho más interesante que la clásica interpretación freudiana).

    Una de los rasgos asombrosos de los griegos antiguos es su objetividad moral. Por ejemplo,  que su epopeya nacional pinte al héroe enemigo, Héctor, como el mejor en muchos aspectos, revela un espíritu que sin duda está en la base de la originalidad y productividad de su cultura.

************

Este sábado, a las 21,30, en Radio Inter (Onda Media 918), trataremos de la política de Stalin en la Guerra de España: “Una hora con la Historia”

**”Una hora con la Historia” requiere la colaboración activa de sus oyentes, tanto para difundir el programa, dada nuestra incapacidad actual de hacer publicidad algo amplia, como para sostenerse y en lo posible ampliarse económicamente. Por ahora no llegamos a poder atender nuestras necesidades mínimas (3.000 euros al mes),aunque nos aproximamos poco a poco.  Es preciso que más oyentes aporten mensualmente una cantidad, que actualmente varía entre 5 y 200 euros. La cuenta para las colaboraciones en esta imprescindible batalla cultural, es:

BBVA: ES09 0182 1364 3302 0154 3346

Esta entrada se ha creado en presente y pasado. Guarda el enlace permanente.

99 Respuestas a El accidente y la tragedia

  1. manuelp dice:

    La tragedia nació como una celebración de Dionisos que era el dios popular opuesto al dios aristocrático Apolo y en ella se buscaba , bajo la apariencia de glorificación de Dionisos, encontrar algo parecido al actual “los ricos también lloran”. Por eso fueron los tiranos griegos los que impulsaron muy principalmente el desarrollo del teatro griego como medio de propaganda de masas de aquel tiempo.
    https://www.youtube.com/watch?v=6QizfsUNKtI

  2. Catlo dice:

     
    Las groserías de los matones irán a más…
     
    El “mambo” de la CUP hasta el 1-O: acoso a la Guardia Civil y choque “permanente” en la calle
    Pablo Planas (Barcelona)
    Independentistas rodean a los agentes que custodian las instalaciones de una revista en la que se podría almacenar material para el 1-O.

  3. De Elea dice:

     
    Que alguien me e,plique quien elegiria a los que pueden ser o no gobernantes en una democracia organica
     
    lo elegiría el pueblo democraticamente……… es una democracia……
     
    en cuanto a la selección de candidato, pues podrían habilitarse las formas y métodos que se considerasen oportunos, no hay ningún tratado que siente de manera categórica que es y como debe de ser una democracia orgánica.
     
    Podrían ser aptos todos los ciudadanos o unos pocos que reuniesen ciertas virtudes del tipo que se quiera, podrían ser por suertes y a sorteo, por ser podría ser como se quisiese……
     
    no le veo mayor problema que a una democracia partitocratica, de la que tampoco se sabe muy bien quien decide quienes son los gobernantes que se presentaran a ser elegidos.
     
    …me da la impresión de que no somos capaces de superar nuestros propios prejuicios o condicionamientos.
     

  4. comino dice:

    Creonte es el más racional, pero va no solo contra el deseo o exigencia religiosa de Antígona de enterrar a su hermano derrotado; va también contra su propio hijo, prometido a su vez de Antígona; contra el pueblo y pueblos circundantes (los perros y las aves han llevado trozos de carne del cadáver a los altares de los templos) y contra Tiresias, el adivino. Este al final convence a Creonte para que se retracte. Creonte parece un tirano, más que racional, o un tirano de la razón. O un tirano fanático nacionalista. ¿No recuerda algo a Margaret Thatcher, cuando se enfadó esta con el ministro de San Pablo porque ofició una misa por los muertos ingleses y pidió también orar por los argentinos? La ley de memoria histórica de ZP, ¿es trágica, dictada por la hibris; es una farsa o esperpento? También recuerda algo a Creonte, obsesionado por dejar un cadáver a la intemperie. Aquí se los quiere desenterrar de las cunetas. El Valle de los Caídos sería un santuario para Antígona, salvando las distancias y religiones, porque se enterraron a muertos de los dos bandos.

  5. Alberto GT dice:

    Por suetes lo veo bastante mal.
    Lo de que todos los ciudadanos pueden serlo es el sistema actual.
    El problema esta en quien decide los que pertencen a esa minoria ilustrad

  6. manuelp dice:

    Esta claro que si Las Cortes franquistas tenían 150 procuradores de la organización Sindical para uno de esos 150 puestos solo podrían ser elegidos miembros de esa organización sindical, en la Ley de Cortes se especificaba claramente el numero de procuradores y el estamento del que salían. Precisamente eso es una representación orgánica, que solo pueden ser elegidos para el numero de procuradores por el estamento que sea los ciudadanos que pertenecen a ese estamento.

  7. comino dice:

    Si la iglesia traicionó al franquismo y lo dejó vacío; ¿no fue un error del franquismo el no haberse sabido dotar de otra justificación ideológica, como por ejemplo un recuerdo permanente de lo qué supuso la victoria nacional contra el frente popular, recuerdo avivado cada año con celebraciones, ofrendas florales, conferencias, homenajes, debates, para que el efecto moral y propagandístico de la victoria no se diluyese con los años en una retórica gris y seguida por pocos? Vemos como los anglosajones, cada año y con especial entusiasmo en las efemérides, echan la casa por la ventana en fastos y fiestas para conmemorar la victoria aliada en la SGM, con tal eficacia que parece que los soviéticos no tuvieron nada que ver. Así, llegada la transición, y recordados año tras año los éxitos de la victoria nacional y del franquismo, a los políticos franquistas, aunque con el vacío dejado por la iglesia, no les hubiese sido posible renunciar al legado heredado para adoptar el del enemigo vencido, izquierdas y separatistas. Entonces parece que el franquismo tuvo dos carencias, una estética y otra de carga ideológica propia, al margen de la iglesia.

  8. De Elea dice:

     
    Ya se lo he dicho pero me temo que usted no se entera no por falta de inteligencia sino de ganas.

  9. comino dice:

    Es verdad que también Antígona es inflexible, porque va contra la ley, el rey o tirano, su propia hermana y su propio prometido, hijo de Creonte. Creonte le reprocha también a Antígona que una mujer quiera imponerse por encima de un hombre. También se podría decir que al preferir prestarle al cadáver de su hermano honras fúnebres, Antígona sacrifica cosas no menos sagradas o pías como son el matrimonio, la paz familiar y de la ciudad, la obediencia al hombre, la autoridad o las leyes. El cadáver es el de un traidor a la ciudad y criminal.

  10. comino dice:

    Pero las invocaciones divinas de Antígona solo giran en torno al culto de los muertos; ofrecer libaciones, limpiar el cadáver, levantar un túmulo. Las invocaciones racionales de Creonte, ¿no responden también a un orden divino en la tierra: el cumplimiento de la ley, la paz familiar (desecha por Antígona al preferir los muertos a los vivos), el respeto a la autoridad, al hombre, el castigar a los malos, a los traidores…?

  11. Lasperio dice:

    una sociedad moralmente estrafalaria en busca de cosas en que creer o de modelos que seguir

    ¿Que no ha sido siempre así?

  12. comino dice:

    ANTÍGONA: Sí, porque no es Zeus quien ha promulgado para mí esta prohibición, ni tampoco Niké, compañera de los dioses subterráneos, la que ha promulgado semejantes leyes a los hombres; y he creído que tus decretos, como mortal que eres, puedan tener primacía sobre las leyes no escritas, inmutables de los dioses. No son de hoy ni ayer esas leyes; existen desde siempre y nadie sabe a qué tiempos se remontan. No tenía, pues, por qué yo, que no temo la voluntad de ningún hombre, temer que los dioses me castigasen por haber infringido tus órdenes. Sabía muy bien, aun antes de tu decreto, que tenía que morir, y ¿cómo ignorarlo? Pero si debo morir antes de tiempo, declaro que a mis ojos esto tiene una ventaja. ¿Quién es el que, teniendo que vivir como yo en medio de innumerables angustias, no considera más ventajoso morir? Por tanto, la suerte que me espera y tú me reservas no me causa ninguna pena. En cambio, hubiera sido inmenso mi pesar si hubiese tolerado que el cuerpo del hijo de mi madre, después de su muerte, quedase sin sepultura. Lo demás me es indiferente. Si, a pesar de todo, te parece que he obrado como una insensata, bueno será que sepas que es quizás un loco quien me trata de loca.

     

  13. comino dice:

    Claro, Antígona, al rendirle honras fúnebres a su hermano traidor, derrotado y muerto en combate, está haciendo algo más que seguir el culto a los muertos, está descubriendo el mundo de las leyes secretas y no escritas de los dioses.

  14. Lasperio dice:

    No recuerdo dónde lo leía. Algún señor, supongamos que del Renacimiento tardío, agrega a la noción de Aristóteles que la tragedia sólo podía referirse a personajes importantes. Alguno intentará explicar esto aduciendo, por decir algo, que era una necesidad de los devoradores de regalos llevar adelante cierta clase de propaganda que para apaciguar a las gentes menos favorecidas por el sistema y tal, como dicen acá nuestros perroflautas acerca de los supuestos objetivos políticos de los culebrones. Ja. Hombre, es naturaleza humana fijarse más en las vidas de los importantes que en la vida del peluquero (lo primero puede engendrar arquetipos, mitos y modelos de conducta; lo segundo, chismes). Era evidente para Shakespeare, que bien pudo escribir sobre las puñaladas rencorosas que pudieron haberse metido unos borrachos asiduos a echarle perros a los osos. Pero eso no dejaba dinero entonces, tan sólo bostezos. Lo saben las productoras de culebrones y lo saben en Juego de Tronos.
     
    El sentido de lo trágico cambió a lo largo de los siglos. En Shakespeare quedan los personajes importantes y se decora la representación con sangre y envenenamientos. En los griegos, como saben, están los personajes importantes arrastrando la hybris. Algunos mitológicos, como Prometeo; algunos locales y antiguos, como los sacados del rollo tebano o los sacados del rollo troyano; y algunos recientes en aquel contexto, como Jerjes, cuya hybris beneficia a los griegos. Y en Séneca la cosa tiene otro sentido, que deriva de un modo en Shakespeare y de otro en Racine, muy aburrido en el francés pues parece que sólo en su patria lo representan para eventos cultos.
     
    Durante el romanticismo les puede a los autores eso de los personajes importantes. Aparecen tragedias, o más bien novelas, en donde los personajes principales dejan de ser princesas para ser prostitutas. La hybris se transforma y degrada al convertirse en el conjunto de las condiciones sociales que determinan un cierto desenlace. Digamos que la tragedia deriva en el naturalismo. Esto me recuerda una novela de ese estilo, Santa, del mexicano Federico Gamboa, que nos hicieron leer en el instituto.
     
    A medida que pasa el tiempo Santa se va dando cuenta de que en la casa de doña Elvira se ha gestado una profunda animadversión hacia ella por ser la preferida de los clientes y de la misma doña Elvira. Poco después de su regreso, sus hermanos la localizan para comunicarle que su madre ha muerto pero que antes de morir le concedió su perdón. A pesar de esto ellos la desconocen y le piden que jamás los busque.
    Una noche, luego de unos desafortunados acontecimientos en la casa de doña Elvira, tanto Hipo como Santa y sus compañeras de trabajo, terminan en la comisaría de policía fungiendo como testigos de un asesinato. Santa empieza a sentir que una enfermedad la aqueja, enfermedad de la cual no se repondrá.
    (…)
    Hipólito a pesar de todo, no la riñe por su imposibilidad, sino que, todo lo contrario llama a un doctor para intentar su curación. El médico le dice que tiene un cáncer de útero muy avanzado ya, y que una operación que podría alargar su vida, pero que se correrían grandes riesgos al llevarla a cabo. Hipólito acepta pagar la operación, la cual le costará alrededor de una cuarta parte de su escasa fortuna.
    La operación se lleva a cabo, pero a la mitad de la misma, Santa muere. Hipólito cumple su última voluntad: que la entierren junto a su madre en el cementerio de su pueblo, Chimalistac.
     
    Al perderse del todo la noción de hybris (murió con los trágicos) y al desaparecer los personajes de importancia, aún presentes en Shakespeare y Racine (históricos en el primero, mitológicos en el segundo), nos quedamos con el puro “las cosas malas que pasan”. Ese modo de entender lo trágico es lo que ha prosperado entre el público. ¿Santa es una obra trágica? Para el hombre acostumbrado a la televisión, sí. Pasa como con las palabras sustancia y potencia. Para un joven actual la palabra sustancia suena a drogas, y potencia, en cambio, o bien expresa la capacidad efectiva de copular o bien indica la quinta potencia de veintidós. Por analogía o por metáfora apenas quedan rastros de los sentidos originales.

    (Ahora con lo del terremoto van como 90 muertos. Alguno diría “Ha sido trágico” (con la cantidad de memes que han salido hasta sonaría a hipocresía). Si le preguntamos: “¿Exactamente a qué se refiere lo trágico en lo sucedido?”, el interlocutor apelará a las condiciones socioeconómicas de los afectados. He ahí el sentido naturalista, sin hybris ni personajes de abolengo)

    Lo único trágico en la muerte de Diana, en el sentido clásico, es que era una personaje del mundo de la realeza. Bueno, eso y el nombre, que nos recuerda a Artemisa.
     
    Lo trágico, en el sentido moderno, es que murió.

  15. Lasperio dice:

    Una de los rasgos asombrosos de los griegos antiguos es su objetividad moral. Por ejemplo,  que su epopeya nacional pinte al héroe enemigo, Héctor, como el mejor en muchos aspectos, revela un espíritu que sin duda está en la base de la originalidad y productividad de su cultura.

    ¿No le parece curioso que gringos e ingleses, tan dados a lo contrario, apubullen a las demás naciones en esos mismos asuntos?

  16. Lasperio dice:

    Nunca había oído hablar de esto. Que el síndrome de Salomón.

    https://www.muyinteresante.es/salud/articulo/el-estigma-del-sindrome-de-solomon-391439463386

  17. Pío Moa dice:

    “¿No le parece curioso que gringos e ingleses, tan dados a lo contrario, apabullen a las demás naciones en esos mismos asuntos?”

    La preeminencia cultural anglosajona es muy reciente, de hecho es del siglo XX, y tiene relación con su victoria en la dos guerras mundiales. Por supuesto, basta pensar en Shakespeare o Newton para darse cuenta de que la cultura inglesa es importantísima desde mucho tiempo atrás, pero en conjunto han sido la francesa (desde por lo menos el gótico)  y la italiana las de más peso, y, en el siglo XIX y parte del XX, la alemana. Durante mucho tiempo ha sido París el gran centro cultural, hasta la SGM. 

       De todos modos no es esa la cuestión. Creo que en la actualidad la cultura anglosajona está produciendo una cantidad enorme de disparates y trivialidades. Las universidades useñas son las punteras, pero su pensamiento e influencia es cada vez  más bárbaro.

       No digo que sin ese espíritu griego presente en su literatura sea imposible una gran creatividad cultural. Pero la de los griegos, que es sobresaliente en la historia, tiene esa característica, que en cierto modo la eleva sobre las demás.

  18. Catlo dice:

     
    La democracia no sobrevive a este tipo de cosas:
    Tracionando. Siempre:
     
    Rajoy promete protección a los alcaldes pero Moncloa ve difícil controlar la Cataluña rural
    – Seguir leyendo: http://www.libertaddigital.com

  19. Pío Moa dice:

    Esas explicaciones “sociológicas” ´que explican los mitos o las tragedias en relación con la clase social me parecen banales. La tragedia no se refiere a personajes ”importantes”, sino que hace importantes determinadas acciones de determinados personajes, y en ellas se ve reflejado todo el mundo. El teatro griego era un teatro popular, iba a él mucha gente de toda condición social. Si solo se tratase de personajes importantes, los teatros se habrían reducido a pequeñas cámaras para otros “importantes”. Pero, se utilicen los personajes que se utilicen, los problemas y acciones, si la obra tiene calidad, afectan a todo el mundo. Por lo tanto pueden componerse tragedias con situaciones de peluqueros o de dueñas de tiendas. Muchas novelas construyen verdaderas tragedias con esos personajes. Y los culebrones, por cierto, los ven personas de todas las clases sociales, aunque bastantes más mujeres que hombres. Podríamos considerarlas tragedias de baja intensidad, algo así como partidos de fútbol entre equipos de tercera división.

    En la cultura occidental ha habido dos tendencias en la literatura: que el bien debe terminar triunfando sobre el mal, con final feliz ; o que el mal triunfa porque la vida no tiene sentido. En la literatura griega el asunto es más matizado y problemático.
    O a la acción por la acción, por lo que supone de puro entretenimiento. Yo había pensado en una película llena de tiros, carreras de coches, peleas, saltos por las ventanas, catástrofes diversas, polvos, etc., pero sin la menor trama, salvo que los personajes serían los mismos,

     Muy interesantes las apreciaciones de Comino sobre Antígona. La verdad es que no tengo ideas muy claras sobre estas cuestiones, solo expongo algunas consideraciones para debatir. 

  20. Pío Moa dice:

    Tanto Edipo como los hermanos de Antígona son evidentes culpables, llegan adonde llegan por su hibris. Sin embargo Antígona sostiene que los hombres son incompetentes para dictaminar sobre sus vidas y sus muertes, que las conveniencias políticas o las convenciones sociales  no bastan para eso. Esta es una intuición profunda y desconcertante. En definitiva nadie sabe por qué está aquí ni para qué, salvo los dioses. Por eso ayuda abnegadamente a su padre y cumple los ritos fúnebres con su hermano

       También se ha querido interpretar el mito de Antigona como el paso del derecho consuetudinario al derecho positivo Esto empobrece mucho el significado de la tragedia. Son simplificaciones simples como aquello de “del mito al logos”. El mito permanece y el logos nunca lo agota.

     

  21. Catlo dice:

    Recuerda Jesús Cacho:
     
    Valen las últimas palabras de la alocución dirigida por el general Domingo Batet, español de pro a fuer de catalán, a los ciudadanos de Barcelona tras la rendición de Companys y el resto de los sublevados en octubre de 1934: “El derecho y la democracia subsistirán siempre, porque somos nosotros los que los defendemos, y no los que con estas mismas palabras siempre en la boca se alían con los enemigos del orden y de la sociedad”.
     
    http://www.vozpopuli.com/opinion/Objetivo-Gobierno-evitar-muerto_0_1061594435.html

  22. manuelp dice:

    comino
    Como veo que le interesa aquí tiene una tesis doctoral interesante sobre  las tragedias griegas de “Edipo rey” y “Antigona”.
    http://eprints.ucm.es/12686/1/T32892.pdf

  23. manuelp dice:

    Eso de que Antígona es evidentemente culpable no es cierto. Simplemente se niega a que el decreto del poder politico pase por encima de la ley natural y de sus preceptos religiosos. Ejemplifica la lucha contra los “políticamente correcto” de forma grandiosa.

  24. Catlo dice:

     
    El mito permanece porque sus estructuras narrativas tienen una misteriosa conexión con la experiencia de los individuos ante la vida incontrolable, los deseos, las responsabilidades frente al otro y con el otro. Porque el logos siempre, en algún momento, te engaña o resulta insuficiente.

  25. comino dice:

    Manuelp, miraré la tesis, espero que esté escrita en un lenguaje accesible, porque a veces estos trabajos son ininteligibles. Cuento rápido un chisme familiar, que no sé si tiene que ver algo con Antígona. Mi abuela materna, muchos años antes de morirse, siempre nos pidió que le llevásemos flores a su tumba, a ser posibles amarillas. Mi madre siempre le dijo que no le llevaría nada, que le compraría todas las flores que quisiese en vida, pero no de muerta, porque, -decía mi madre-, ya no sirven para nada. Y así ha sido en efecto. Mi abuela está enterrada con su marido -al que nunca quiso- en un horrible nicho en un horrible cementerio de Hospitalet de Llobregat. Siempre me ha parecido una impiedad que mi madre no le llevara flores a mi abuela, que tanto se las pidió. Yo a veces he pensado en llevárselas, pero volver a ese cementerio, entre los barrios de la Florida y Can Serra, no es un plato de gusto.

  26. manuelp dice:

    Si tiene algo que ver con Antígona. Para los griegos antiguos los muertos debían ser enterrados de acuerdo a unos rituales pues si no sus almas vagarían eternamente sin descanso en la tierra sin alcanzar el Hades o reino de los muertos. Por ello la mayor ofensa posible era no enterrar un cadáver y después no cumplir los ritos funerarios como hace Aquiles con Hector hasta que Príamo le suplica.

  27. jaquejaque dice:

    Comino: llevale flores amarillas a la tumba de tu abuela. Tu madre tendria sus razones para no hacerlo pero tú eres otra persona y es un buen gesto.
    Eso de que Edipo es culpable es falso. Su madre sí.

  28. manuelp dice:

    Los griegos eran un pueblo indoeuropeo y como tal tenían unas ciertas creencias.
     

    De la comparación entre los mitos y las noticias sobre las creencias de los distintos pueblos indoeuropeos, podemos considerar bien establecida la conclusión de que éstos compartían una serie de creencias escatológicas que incluían las siguientes:

     

    — Una parte del ser humano (a la que denominaremos convencionalmente «alma») pervive tras la muerte.
    — Las almas de los muertos contaban con un mundo propio en el más allá, el reino de los muertos, gobernado por uno de los dioses.
    — A ese reino del más allá se accede tras un viaje, en el que el alma debe ser guiada. El ritual funerario ayuda al alma a emprender ese viaje, garantiza que se quede en su reino propio y no perturbe a los vivos.
     
    — Los antepasados que habitan ese más allá pueden comunicarse con los vivos y ejercer de protectores de los miembros de sus propias familias.
     
    Fuente:  Las creencias en la reencarnación entre los indoeuropeos: los datos comparativos

    Julia M. Mendoza Tuñón

    Universidad Complutense de Madrid. Departamento de Filología Griega y Lingüística Indoeuropea
     
     

  29. comino dice:

    “En definitiva nadie sabe por qué está aquí ni para qué, salvo los dioses. Por eso ayuda abnegadamente a su padre y cumple los ritos fúnebres con su hermano”. Pero sí que podemos responder que estamos aquí porque nuestros padres nos engendraron, y a ellos a su vez los engendraron otros: es una cadena; claro, ¿para qué sirve esta cadena? Y estamos aquí, individualmente, para servir a nuestros padres (como hace Antígona), a la patria y su continuidad, formar una familia, dejar memoria (los que puedan)… También hoy estos valores o conceptos de patria, familia, el honrar a los padres suenan algo irrisorios. El mundo, al margen del valor “real” que tenga y de lo qué signifique para los dioses, puede tener para nosotros un valor representacional, en sí mismo, como de obra de teatro, la vieja idea barroca de Shakespeare, Lope o tantos otros. La función se ha de ejecutar con precisión, y aspirar a la grandeza, a ser posible, y a la bondad.

  30. comino dice:

    Pues o me equivoco mucho, o el culto a los muertos ha decaído. Qué feos son los cementerios de nichos; y esos monstruosos tanatorios, que parecen burdeles de carretera; y cómo preparan y maquillan a los muertos, parecen cajas de fruta en un puesto de la plaza. O cómo los queman y se tiran las cenizas en cualquier lugar.

  31. comino dice:

    En un cementerio de lugar castellano. Unamuno.
     
    Corral de muertos, entre pobres tapias,
    hechas también de barro,
    pobre corral donde la hoz no siega,
    sólo una cruz, en el desierto campo
    señala tu destino.
    Junto a esas tapias buscan el amparo
    del hostigo del cierzo las ovejas
    al pasar trashumantes en rebaño,
    y en ellas rompen de la vana historia,
    como las olas, los rumores vanos.
    Como un islote en junio,
    te ciñe el mar dorado
    de las espigas que a la brisa ondean,
    y canta sobre ti la alondra el canto
    de la cosecha.
    Cuando baja en la lluvia el cielo al campo
    baja también sobre la santa hierba
    donde la hoz no corta,
    de tu rincón, ¡pobre corral de muertos!,
    y sienten en sus huesos el reclamo
    del riego de la vida.
    Salvan tus cercas de mampuesto y barro
    las aladas semillas,
    o te las llevan con piedad los pájaros,
    y crecen escondidas amapolas,
    clavelinas, magarzas, brezos, cardos,
    entre arrumbadas cruces,
    no más que de las aves libres pasto.
    Cavan tan sólo en tu maleza brava,
    corral sagrado,
    para de un alma que sufrió en el mundo
    sembrar el grano;
    luego sobre esa siembra
    ¡barbecho largo!
    Cerca de ti el camino de los vivos,
    no como tú, con tapias, no cercado,
    por donde van y vienen,
    ya riendo o llorando,
    ¡rompiendo con sus risas o sus lloros
    el silencio inmortal de tu cercado!
    Después que lento el sol tomó ya tierra,
    y sube al cielo el páramo
    a la hora del recuerdo,
    al toque de oraciones y descanso,
    la tosca cruz de piedra
    de tus tapias de barro
    queda, como un guardián que nunca duerme,
    de la campiña el sueño vigilando.
    No hay cruz sobre la iglesia de los vivos,
    en torno de la cual duerme el poblado;
    la cruz, cual perro fiel, ampara el sueño
    de los muertos al cielo acorralados.
    ¡Y desde el cielo de la noche, Cristo,
    el Pastor Soberano,
    con infinitos ojos centelleantes,
    recuenta las ovejas del rebaño!
    ¡Pobre corral de muertos entre tapias
    hechas del mismo barro,
    sólo una cruz distingue tu destino
    en la desierta soledad del campo!

  32. Historiadoradomicilio dice:

    Bueno, yo siempre considere las flores a los muertos una cosa bastante lúgubre e innecesaria. No hay espectaculo más deprimente que un montón de coronas de flores enviadas por un montón de gente de todo tipo pudriéndose encima de la lápida. 
    Pero sé que a mi madre le gustaría, si pudiera verlo, que hubiera flores allí y que su tumba este limpia y eso haré, si tengo la posibilidad, claro. Eso sí, no serán flores amarillas. Es muy supersticiosa. 

  33. Historiadoradomicilio dice:

    Ese poema de Unamuno me encanto cuando lo leí y siempre me sigue fascinando su belleza.

  34. comino dice:

    Cierto, las coronas de flores son muy feas, con esas cintas y lacitos. Y muy caras. Bastarían unas pocas flores.

  35. Catlo dice:

     
    Honrar a los muertos es reconocer una deuda con ellos. Esas honras son ritos sobre los cuales se va construyendo el mito, el sentido. 

  36. Alberto GT dice:

    Algo que me llama la atencion del relato devla caida es que la maldicion invluye que la mujervsufrira dolorws de parto. Y wn la naturaleza normalmentw los animales no ños sufren creo

  37. Catlo dice:

     
    En España los rituales de la democracia se entienden como fórmulas, trámites de imperativo legal, no alcanzan, ni de lejos, una condición sagrada, por eso todos los sociópatas cacarean “democracia” para vaciarla de sentido, desde Soraya a Otegui.
    Algo sentido podrían tener los rituales de un sistema más orgánico de democracia. Desde luego, el invento autonomista que se nos impuso en la transición de forma poco democrática ya no se sostiene.

  38. Catlo dice:

     
    Federico sintetiza bien la cuestión, grave cuestión:
     
    Muchos creen, dado el odio creciente que suscita el separatismo catalán, que la independencia de Cataluña solucionaría el problema de España. Ojalá, pero, en realidad, no haría más que empezar. En Valencia, Baleares, País Vasco, Navarra, Galicia y Canarias, el huevo de la serpiente está incubado y es lógico que se rompa al calor de la oportunidad de liquidar el enemigo común de todos los separatismos, que es la soberanía del pueblo español. Una derrota parcial del separatismo catalán frenaría el separatismo en general. Pero si realmente buscamos una solución política duradera al problema nacional hay que deshacer el Estado Autonómico y rehacer un Estado Español de ciudadanos libres e iguales. Empezar este 12 de Septiembre o este 2 de Octubre de 2017 parece realmente imposible. Pero más lo parecía, y de hecho lo era, el 2 de mayo de 1808. Y algo pasó.

    http://www.libertaddigital.com/opinion/federico-jimenez-losantos/un-2-de-mayo-para-el-2-de-octubre-83128/

  39. jaquejaque dice:

    Un poema que no conocía, el de Unamuno. !qué bien recoge las impresiones que nos producen esos cementerios de pueblo castellanos!
    Cuando hago el Camino siempre me paro a leer la inscripción de entrada en el de Los Arcos en Navarra. Está a la salida del pueblo hacia Sansol y Torres del Río. Un tramo muy solitario apropiado para reflexionar sobre ella: ”Yo que fui lo que tú eres, tú serás lo que yo soy”

  40. De Elea dice:

    El radicalismo antiestatal crece en la misma medida en que lo hace la fe en la bondad radical de la naturaleza humana. Resulta obvio que sus negaciones del Estado y de lo político, sus neutralizaciones, despolitizaciones y declaraciones de libertad también tienen un determinado sentido político y se orientan polémicamente contra un determinado Estado y contra su poder político. Sólo que, en realidad, no constituyen ni una teoría del Estado, ni una idea política. El liberalismo, si bien no ha negado radicalmente al Estado, tampoco ha encontrado una teoría del Estado positiva ni una reforma estatal propia. Solamente ha tratado de limitar lo político desde lo ético y de someterlo a lo económico. Ha creado una doctrina de la división y el contrapeso de los “poderes”, es decir: un sistema de barreras y controles del Estado que no puede ser considerado ni como una teoría del Estado, ni como un principio de construcción política.


    Carl Schmitt

  41. Historiadoradomicilio dice:

    Curioso. Una frase de Nemesis, de Hastings, que va a tener éxito por aquí.
    “Algunos prisioneros aluados-decenas de miles, según los sensacionalistas- murieron a manos de los aliados en la Europa occidental en el verano del 45, principalmente porque la maquinaria administrativa quedó superada por los númerosos que eran”. 

  42. comino dice:

    Una Cataluña separada del resto de España no solucionaría nada. Irían a por las Baleares y Valencia. Y después el inevitable efecto dominó en Vascongadas, Galicia, Canarias, Andalucía andalusí… Una situación diferente pero semejante a la del XIX, de disolución y destrucción.

  43. Pío Moa dice:

    Edipo es cojo, lo que tiene un contenido simbólico (también se dice en español “de qué pie cojeas”). Es el producto de una infancia maltratada que no  ha superado el trauma y como resultado  arrastra una intensa irritabilidad. Cuando Layo intenta echarle del camino, lo mata. Libra a Tebas de una plaga, pero atrae otra sobre la ciudad con sus actos… 

       En el caso de Aquiles y su talón, viene a ser algo semejante. Es su carácter colérico la parte débil de él

  44. Pío Moa dice:

    Solo pensar en la secesión de una región de España y hacer cálculos sobre esa hipótesis es ya hacer el juego a los separatistas. Centrarlo en la cuestión económica  o en el supuesto aislamiento internacional es lo mismo. El problema principal está no en Barcelona, sino en Madrid. El miserable Rajoy ha dado todos los pasos para facilitar la secesión. Jamás ha defendido a España, jamás ha invocado la herencia cultural, política e histórica compartida, solo habla de defender “la ley”, cuando él es el primero no hacerla cumplir ni cumplirla. Cómo me gustaría ver en la cárcel a este delincuente y su pandilla.  

  45. Nebredo dice:

    Pasmoso es que @Jaquejaque pretenda que los cuatro mil colonos
    protestantes directamente matados en la rebelión irlandesa del 1641º
    fuesen las víctimas de las máximas matanzas religiosas habidas en las
    islas británicas.
    Es pasmoso porque en aquella guerra perecieron cientos de miles de
    irlandeses, de entre los cuales, incluidos los entre ocho y doce mil
    fallecidos de hambre o frío habiendo sido desahuciados de sus hogares en
    la rebelión de dicho año, los civiles protestantes que perecieron
    durante el mismo fueron en total entre doce y dieciseismil, los cuales
    fueron la inmensa mayoría de los  civiles protestantes que murieron por
    violencia insurrecta directa o indirecta en toda la guerra.
    Teniendo en cuenta que la gran mayoría de las víctimas mortales de toda
    aquella guerra ( años 1641º->1652º) fueron civiles, católicos la inmensa
    mayoría,deja perplejo el aplomo del aserto de Jaque Jaque.
    Además incurre en calificar  de víctimas de violencia religiosa a tales
    protestantes sin tener en cuenta que se trataba de colonos invasores
    contra los cuales arremetía población conquistada expulsada de su terruño.
    Aunque, ciertamente, lo religioso se entrelazaba con lo nacional de
    invadidos contra colonos invasores, es inconsecuente escribir como si,
    en cambio,  los cientos de miles de irlandeses fallecidos a resultas de
    las acciones inglesas para domeñar la isla hubieran sido meramente
    víctimas de represión contra insurrección sin nexo alguno con que toda
    la población civil insurrecta era católica mientras que todos los
    británicos que la reprimían eran protestantes miembros de ejércitos muy
    militantemente protestantes.
    Al decir eufemísticamente que los jefes ingleses que sucedieron a
    Cronwellle superaron en dureza, omite que tales jefes estaban bajo el
    mando supremo de éste, el cual nada hizo para que no practicasen su
    incrmentada “dureza”.
    En cuanto a las “deposiciones” acerca de las víctimas protestantes, una
    cosa es recopilarlas y otra muy distinta darlas por generalizadamente
    exactas y verídicas, pues eran declaraciones de parte obviamente
    interesada ante el   parlamento de los invasores: Dicho parlamento
    estimó inicialmente en ciento veinte mil las víctimas protestantes
    Después de la guerra, William Petty, el agrimensor enviado para hacer el
    catastro de la expropiación sistemática masiva subsiguiente a la
    victoria inglesa, las cifró en unas treinta mil a la vez que
    cuantificaba en seiscientas mil las víctimas irlandesas en total.
    Hoy en día, examinadas rigurosamente las deposiciones, a lo máximo los
    colonos protestantes civiles directamente víctimas de matanza a manos de
    colonizados católicos son estimados en unos cuatro mil mientras que los
    irlandeses directa o indirectamente matados en toda la guerra siguen
    siendo estimados en cientos de miles, unos doscientos mil lo mínimo, no
    computados los deportados como esclavos.
    Respecto a los protestantes del Úlster, igualmente que a Jaque Jaque,
    les conviene calificar de víctitmas de fanatismo católico a los suyos
    que perecieron invadiendo la isla o teniéndola invadida, pues empaña que
    antes que protestantes,  o a la vez, eran colonos invasores que  habían
    expropiado y desalojado a irlandeses.
    Por cierto, en ocasiones el modus operandi expropiatorio había
    consistido en invitar al clan irlandés propietario a un convite y matar
    en él a los convidados, de lo cual debía de quedar memoria oral porque
    señaladas francachelas tales habían acontecido durante el reinado de
    Issabel I deInglaterra: doscientos miembros de un clan perecieron de tal
    modo en un festín al cual los había invitado el duque de eSsex, por
    encargo del  cual una correría de Francis Drake mataría a quinientos
    miembros del clan MacDonell refugiados en la islita de Rathlin (6×4
    quilómetros). Ni siquiera quienes califican deconfuso el papel de Drake
    en la matanza la niegan.
    A su vez, la  insurrección del año 1641 no se desencadenó en forma de
    matanzas, no,  sino que matanzas a protestantes las hubo después, o en
    gran parte a resultas, de  que colonizadores protestantes mataron a
    cientos de  irlandeses  prisioneros capturados al fracasar su asalto a
    Lisnagarvey. La máxima matanza concreta ocurrió en Portadowun: entre
    menos de cien y trescientos protestantes.
    La venganza angloescocesa no se paró en marras. A modo de ejemplo, en la
    susodicha islita de Rathlin mató a entre cien y tres mil católicos del
    clan MacDonald, y aún les quedaban diez años de guerra para acabar
    domeñando totalmente la isla.
    Mientras tanto, en los condados de Wicklow y Cork,losjefes protestantes
    se  prodigaron desde el comienzo en se caracterizaban por lo que el
    historiador moderno Padraig Lenihan ha llamado «brutalidad excesiva e
    indiscriminada contra la población católica general».
    Por cierto, es notorio el prejuicio que a Jaque Jaque le hace suponer
    que las versiones de jesuitas irlandeses del siglo decimonono  hubiesen
    de haber sido por definición mendaces o tergiversativas, como si también
    por definición las de historiadores británicos no católicos hubiesen de
    ser veraces y ecuánimes.
    Inglaterra desde luego tiene mucho de admirable. Ocurre que adular a
    admirados hace que éstos desprecien a quienes les adulan. Para que
    respeten a quienes les alaban es menester que éstos lo hagan con mesura
    y contención, que, por ejemplo,  no hable de Cronwell como lo haría
    cualquier miembro de la orden de Orange en desfiles conmemorativos por
    Londonderry o Belfast.
    Por cierto, a la vez que es muy de agradecer que haya copiado el
    inequívocamente español último bando de la Barcelona del año 1714º,
    lamento que respecto a Cronwell se haya expresado comoacerca de aquel
    11º de septiembre lo harían manifestantes entusiastas del secesionismo
    sedicioso.

  46. Nebredo dice:

    A propósito de loar a caudillos enemigos,en la epopeya máxime famosa de
    la conquista de América,  aunque quizá no  tan buena cuanto “Arauco
    Domado”,Alonso de Ercilla lo llevó al extremo de hacer de Caupolicán, el
    caudillo enemigo, el héroeindiscutiblemente principal.
    A otro respecto, a la par que en Héctor la épica homérica presenta a
    héroe plenamente digno de los caudillos aqueos y de que Aquiles se
    compadece del padre de aqél, ningún remordimiento ni cosa similar se
    expresa por el caballo de Troya, por la destrucción de la ciudad ni por
    la suerte de los troyanos.
    Antiguamente no  era necesario considerar malvados a los enemigos ni
    demonizarlos pues tampoco lo era para hacerles la guerra y destruirlos.
    Admirarlos era perfectamente compatible con aniquilarlos y, más aun,
    tanto mayor era el mérito de aniquilarlos cuan más dignos de ser
    enemigos fuesen. Era épica a la cual el maniqueísmo y necesitar
    atribuirse grandes justificaciones para legitimar guerrear ni
    remotamente se le pasaban por la imaginación.
    Lo de Paris y Helena resultaría escusa fútil para quienquiera que
    únicamente cual mal menor se permitiese justificar guerras.
    Los griegos empezaron a plantear las cosas en plan de “buenos” frente a
    “malos” en las guerras médicas: los medos habrían pecado de “hibris”, de
    desmesura indebida para hombres. Ninguna epopeya resultó de ellas.
    Lo épico épico lo habían tenido mortíferamente deportivo sin remordimientos.
    Ulises al   final mata a los numerosos pretendientes de sufiel esposa y
    que mientras estaban a la expectativa de que se resignase a cualquiera
    de ellos se le solazaban con las sirvientas.Lo hace sin aprensión ni
    temor alguno a malparar motejado de machista.

  47. Pío Moa dice:

    Entre la Ilíada y la Araucana, como suele decirse “no hay color”. La trivialización de la épica griega revela un espíritu trivial, muy común en la extrema derecha

  48. jaquejaque dice:

    Bueno, por lo menos Nebredo sabe algo de la historia de Irlanda, aunque me temo que su versión es igualmente parcial y selectiva.
    No dice nada sobre el hecho de que las batallas de Cromwell, que no fueron ninguna batallas en campo abierto, sino asedios a ciudades, las librasen, no católicos contra protestantes, sino Parlamentaristas, la mayoría protestantes contra presbiterianos escoceses protestantes, gaélicos o Viejos ingleses protestantes o católicos y realistas ingleses, entre los que había católicos y protestantes.
    Sus estimaciones sobre víctimas “irlandesas” mezclan muertos en batallas y víctimas de la peste bubónica y otras enfermedades, que también mataron a tropas de Cromwell. (hablar de víctimas “indirectas” es estirar el chicle.)No es lo mismo que las matanzas deliberadas y directas de civiles de 1641. Por cierto, entre las “deposiciones”, también hay testimonios de católicos.
    De lo que ya no hay duda alguna es de que Cromwell no llevó a cabo ninguna de las dos masacres, Drogheda y Wexford, sobre las que se ha cimentado toda la propaganda inglesa Realista y la posterior católico/nacionalista.

  49. jaquejaque dice:

    La obra del jesuita Moran, por ejemplo, no da documento o prueba alguna sobre dichas masacres. La evidencia contraria no viene de “propaganda”, sino de los documentos y evidencias de las fuentes primarias.

  50. Alberto GT dice:

    Esas discusiones me recuerdan a las discusiones con negacionistas del Holocausto, donde empiezan a dar datos de como los gases eran solo para despiojaf a los judios. Salvando las distancias, claro.

  51. Alberto GT dice:

    Y la prohicion del culto catolico y la orden de captirar y ekecutar sacerdotes (aunque no siempre se haya hecho,).y la exclusion de catolicis de cargos publicos fueron vonstantes enpor Inglaterra. Por no contar las matanzas de Enrique VIII, asi como el destfonamiento de Maria Estuardo y quitarla a su hijo y decapitarla.
    Aun hoy el Rey de Inglaterra debe ser obligatoriamente de religion anglicana, y hasta hace poco (creo que la quitafon hace poco) la Ley prohibia allos Rey casarse con papistas.

  52. Alberto GT dice:

    El consorte podia ser de cualquier religion excepto la catolica

  53. comino dice:

    Edipo:   “En mi caminar llego a ese lugar en donde tú afirmas que murió el rey. Y a ti, mujer,
    te revelaré la verdad. Cuando en mi viaje estaba cerca de ese triple camino, un heraldo y
    un hombre, cual tú describes, montado sobre un carro tirado por potros, me salieron al
    encuentro. El conductor y el mismo anciano me arrojaron violentamente fuera del
    camino. Yo, al que me había apartado, al conductor del carro, le golpeé movido por la
    cólera. Cuando el anciano ve desde el carro que me aproximo, apuntándome en medio
    de la cabeza, me golpea con la pica de doble punta. Y él no pagó por igual, sino que,
    inmediatamente, fue golpeado con el bastón por esta mano y, al punto, cae redondo de
    espaldas desde el carro. Maté a todos”.
     

  54. jaquejaque dice:

    Texto de los términos de rendición exigidos por Cromwell en el asedio de  diversas ciudades irlandesas:
    Por ejemplo, el 3 de Febrero de 1650 se acuerda la siguiente capitulación de Fethard, con estas garantías de Cromwell :
    “1.-Que todos los oficiales y soldados(defensores, jaque) desfilarán libremente con sus caballos y armas y demás bienes, bolsas y equipaje, colores desplegados, mechas encendidas, “ball in bouche” (que no consigo traducir,”bouche” aparece así, en francés, pero literalmente significa bola o bala en la boca o cañón, supongo que tiene que ver con no llevar las armas cargadas?), a cualquier lugar de los cuarteles o guarniciones de Su Majestad, excepto los que están siendo asediados ahora, transportados allí salvaguardados y libres de violencia de parte del partido Parlamentarista.
    2.-Que todas las familias y habitantes del país, así como cualquiera de los oficiales, puedan disfrutar libremente de sus bienes o en la ciudad o en el extranjero; en caso de que algunos de ellos estén dispuestos a retornar a sus domicilios previos en el país; tendrán una tregua temporal para ello,y permiso para disfrutar de sus posesiones, pagando contribuciones, como hacen otros en el país, y llevar a salvo con ellos tales bienes como tengan dentro de la guarnición.
    3.-Que todos los clérigos y capellanes, tanto de los soldados como de la ciudad y el campo, dentro de esta guarnición actualmente, puedan salir, con bolsas y equipajes, sin ninguna molestia o perjuicio a sus personas o bienes…
    etcétera”
     

  55. De Elea dice:

     
    Entre la Ilíada y la Araucana, como suele decirse “no hay color”. La trivialización de la épica griega revela un espíritu trivial, muy común en la extrema derecha.
     
    Ya, ni entre el mundo clasico y el renacimiento………..
     
    no obstante hace usted muy bien en señalarlo , salta a la vista que el libro ese y el señor ese parecen unos peligosos y triviales integristas de extrema derecha……
     

  56. Alberto GT dice:

    Ya, jaque. Y los Reyes Catolicis jurafon sobre los Evangelio respetar la religion de lo musulmanes de Granada.

  57. jaquejaque dice:

    Alberto, ¿de verdad consideras lo que escribes relevante ? Es pura demagogia. Deja el negacionismo del Holocausto aparcado, por favor
    ¿vamos a empezar a mencionar autos de fe y demás prácticas de países católicos? ¿O a María Tudor también?
    Estamos hablando de un tema muy concreto: de si existe o no una evidencia fiable y documentada de la imagen de Cromwell como criminal y asesino de irlandeses católicos desarmados, imagen que, te lo recuerdo, no ha dominado solamente la visión nacionalista o/y católica irlandesa, sino también en la propia Inglaterra.

  58. jaquejaque dice:

    Alberto, te agradecería que si vas a debatir sobre Cromwell, te leas algo de la historiografía reciente sobre él y te centres en el tema. No tengo la menor intención de debatir atrocidades en general de protestantes contra católicos o viceversa.

  59. jaquejaque dice:

    O sea que, tras haber sido victima de un intento de infanticidio , repudiado y abandonado por su padre, el pobre Edipo es casi atropellado por éste muchos años después y se defiende…

  60. Pío Moa dice:

    La trivialidad no está en Ercilla, que escribió un poema interesante, aunque muy retórico y muy inferior a La Ilíada. La trivialidad está en la extrema derecha actual y sus consideraciones.

     Sobre Edipo, jaque cree que era como los ingleses, que siendo atropellados, invadidos, despojados  y maltratados por los irlandeses, se vengaron de estos con la Gran Hambruna.  

  61. Pío Moa dice:

    Holodomor  se llama a las grandes hambrunas de Ucrania en los años 30,   provocadas por la colectivización y la política staliniana de castigo al campesinado burgués o pequeño burgués. Se calcula que perecieron  4-5 millones de personas (algunas estimaciones duplican la cifra, y otros la reducen a la mitad. En todo caso fue una mortandad tremenda). Ucrania tendría por entonces unos 30 millones de habitantes  pereciendo uno de cada siete u ocho habitantes.    La Gran Hambruna irlandesa, 85 años antes del Holodomor,  mató a en torno a 1- 1,5 millones de personas de una población estimada en 8 millones, es decir, una proporción semejante o superior a la de Ucrania (para hacernos una idea, la guerra civil española causó algo más de 260.000 víctimas mortales en una población de 24 millones, y el hambre de posguerra  menos de 4.000, en total algo más de una víctima por cada 100 personas). Hubo además otros dos millones o más de irlandeses forzados a emigrar en condiciones a menudo atroces.

    Las semejanzas entre Holodomor y Gran Hambruna van más allá de lo meramente cuantitativo: ambas provinieron de unas políticas que, sin tratar de provocar deliberadamente el hambre, llevaban a ella. En un caso fue la colectivización,  en el otro la ocupación  de las mejores tierras irlandesas  por  ingleses y otros protestantes, reduciendo a la gran masa de los irlandeses a la miseria y a una subsistencia paupérrima a base de patatas.  La colectivización, una idea absurda, se hacía no obstante con la intención de mejorar la producción y las condiciones de vida del campesinado, aunque diera los resultados contrarios. La expropiación de las tierras de los irlandeses se hacía con la intención de mejorar las condiciones de vida… de los ocupantes.

      En los dos casos había grandes depósitos de alimentos (cereales, carne, etc.), protegidos por guardias armadas para que las víctimas no tuvieran acceso a ellos: mientras el hambre cundía dramáticamente, Irlanda exportaba productos agrarios, con gran beneficio para los terratenientes foráneos. Los emigrantes, hacinados en pésimas condiciones en barcos insalubres, fueron otra fuente de beneficios para los navieros ingleses. En los dos casos, además, hubo una propaganda culpando a las víctimas de su propia situación, incluso opiniones  lamentando que la cosa no fuera a más, para acabar de una vez con el “problema” irlandés o la resistencia de los campesinos “kulaks” en Ucrania.

     

     Estos son los datos globales. ¿Podemos hablar de genocidio en los dos casos? Parece que sí. Falta, sin duda, la intención abierta de exterminio, con lo que aquellas terrible hambres pueden achacarse a circunstancias no deseadas. Pero en ninguno de los dos casos se intentó siquiera imponer medidas efectivas que paliaran la catástrofe, lo que viene a ser algo muy parecido, una especie de genocidio hipócrita. Los hechos han dado lugar, sobre todo en el caso de Irlanda, a abundante literatura exculpatoria, difuminando o haciendo borroso el balance global para centrar la atención en tales o cuales detalles contradictorios (como “había también algunos terratenientes católicos que explotaban a sus colonos”, o “ingleses que simpatizaban con los irlandeses”,  o “medidas de beneficencia”, o “los astilleros de Belfast marchaban muy bien”), que de ningún modo alteran dicho balance, sino que constituyen más bien una muestra más de hipocresía.

    Lo mismo ocurre cuando se denigran las luchas por la independencia de Irlanda. La isla fue conquistada a sangre y fuego, esclavizados muchos de sus habitantes y despojados la mayoría, lo cual no queda desmentido por el hecho de que hubiera ingleses compasivos, o que algunos se volvieron nacionalistas irlandeses; o irlandeses muy prestos a colaborar con los invasores o a disculparlos (como pasó en España cuando la invasión francesa,  o en Francia con los nazis en la SGM). También está claro que Irlanda solo se sacudió el “suave yugo” inglés por medio de la lucha armada y no por una acción pacífica y constitucional que Londres sabía manejar muy bien a su favor, partiendo de su posición de fuerza (y cuando no consigue manejarla, simplemente impone la fuerza desnuda, según vemos en Gibraltar). . Y es evidente que si en el Ulster ha mejorado la situación de los católicos y se les ha concedido un poco de autonomía,  se debe en medida importante a la lucha armada del IRA, aunque muchas de sus acciones sean repulsivas y condenables. Como otras de sus contrarios. El hecho es que la violenta ocupación de Irlanda y reducción de la mayoría de sus habitantes a la miseria, un resultado de lo cual fue la Gran Hambruna, ha motivado un lógico resentimiento histórico entre la mayoría de los irlandeses, que les llevó en su momento a liberarse de sus “protectores”.

  62. Pío Moa dice:

    Yo creo que la cuestión de Cromwell, enemigo furioso de España (por eso le gusta a algún llanito disculparlo mediante la historiografía que a él le place) es irrelevante en este blog, Es algo que los ingleses y los irlandeses pueden dilucidar si quieren. Como si pretendemos debatir sobre Iván el Terrible o sobre si Federico el Grande fue realmente grande o no. Lo único que puede decirse es que hay tal o cual revisión del asunto aquí o allá, pero no va a ser ninguno de nosotros quien solucione la cuestión, más allá de que  algunos les parezca mejor una cosa u otra.

      En cambio la invasión de Irlanda, el despojo de sus habitantes, la reducción de masas de ellos a la miseria, la Gran Hambruna, son cosas evidentes a indisimulables, discutir las cuales es como discutir el Holodomor, más allá de su murieron unos cientos de miles más o menos. Estos temas nos interesan en parte porque Irlanda es un país católico, como España, y por ciertas interinfluencias y en parte porque los invasores de Irlanda tienen también invadido un trozo de territorio español (que ya ambicionaba Cromwell, por cierto) También nos interesa la cuestión del IRA porque algunos intentan compararlo a la ETA, como si España hubiera invadido una región suya como Vascongadas, la hubiera despojado y sometido a una gran hambruna, etc.

  63. Pío Moa dice:

    Jaque cree que la lucha de los irlandeses contra sus dominadores es injustificada, y que si no hubiera existido habría sido mejor. Jaque, vuelvo a borrarle sus estupideces antiirlandeses y antiespañolas. Siempre repite las mismas historietas, obsesivamente. Realmente es digna de estudio la evolución política de su familia.

  64. jaquejaque dice:

    ¿qué coño pinta mi familia señor Moa?
    Yo hablo por mí mismo, como usted.

  65. jaquejaque dice:

    El IRA, como la ETA son una mafia fasciocomunistanacionalista.
    Que la historia de España y la de Irlanda sean diferentes no es la cuestión.
    La cuestión es la filosofía política, la mitología histórica, la practica asesina.
    Eso los hermana

  66. Pío Moa dice:

    Se lo he explicado y vuelvo a explicar. Siendo José Calvo Sotelo un gran patriota español, y asesinado por ello, parte de su familia ha evolucionado en sentido de hacer carrera con el partido que lo asesinó, otros sin llegar a tanto se han vuelto anglómanos, como Leopoldo, y ud, jaque, llega a una anglomanía en verdad enfermiza. Quiero decir que su caso particular lo enmarco en un ámbito más general, porque me parece interesante, no porque crea que ud representa a su familia, en la que habrá de todo. Y, como dije, desde el punto de vista historiográfico sería muy interesante un estudio sobre la evolución de las tendencias de políticos y personajes del franquismo. Lástima que no tenga yo tiempo para ello. 

  67. Pío Moa dice:

    El IRA, como la ETA, como los sionistas, como la Resistencia francesa, como la Resistencia italiana, como los titistas yugoslavos, como la CIA o el KGB, como tantos más, practicaron lo que suele denominarse terrorismo. Pero son movimientos muy diferentes, histórica y políticamente  y definirlos como “mafias fasciocomunistasnacionalistas” es una ridiculez.

  68. jaquejaque dice:

    Hace el ridículo, Moa, hablando de uno de mis abuelos. Déjelo. Yo no sé ni me interesa, ni veo qué relevancia podría tener su evolución política con relación a las ideas de sus abuelos.
    Si hay alguien que padezca una fobia extrema en este tema es usted: anglofobia.
    Yo detesto al IRA y con sobrados motivos morales y políticos.
    No es sólo el terrorismo lo que lo hermana con la ETA, es una visión mítica y falseada de la historia, una filosofía política ultranacionalista con ribetes marxistoides y una práctica asesina. La mayoría de los irlandeses, afortunadamente no votan al Sin Fein, e incluso muchos de sus votantes rechazan sus crímenes.
    Si he escrito sobre Cromwell es porque me parece un caso espectacular de una mitología negativa que SE HA DEMOSTRADO FALSA. Eso debería interesarle a cualquier historiador. Nada que ver con filias o fobias.
    LO que no soporto es esta retórica que inunda el blog de patrioterismo, falso orgullo, xenofobia y autoodio hacia todo español que no los comparta.
     

  69. Alberto GT dice:

    Mkre. El principal problema es que usted y Cesar Vidal presenten a Cromwell como modelo a imitaf en libertad religiosa, tolerancia, democracia, rechazo a la tirania y trato favorable al enemigo

  70. Pío Moa dice:
    Rodríguez (Zapo) ha explicado a Time: “Lo que despierta mi vena rebelde son 20 siglos de un sexo dominando a otro. Hablamos de esclavitud, feudalismo, explotación, pero la dominación más injusta es la de una mitad de la raza humana sobre la otra mitad”. Se comprende que el buen Rodríguez esté afligido y furioso por tanta injusticia de las generaciones anteriores durante veinte siglos. ¿Y quién no? Así que vamos a darle una mala noticia primero, y una buena noticia final que quizá calmen su atribulado ánimo, tan rebelde que da miedo.
     

    Cuando él habla de 20 siglos se refiere, claro está, al cristianismo. En el catecismo progre, el cristianismo tiene la culpa casi todos los males. Pues he aquí la mala noticia: lo que él considera desigualdad y opresión de la mujer por el hombre no ha durado veinte siglos, sino, probablemente, toda la historia humana. Incluso cabría decir sin injusticia que el cristianismo ha ayudado poderosamente a suavizar las relaciones entre ambos sexos: desde el “todos (y todas, claro) somos hijos de Dios” al “compañera te doy y no sierva”, pasando, en el catolicismo, por la relevancia de la Virgen y de una multitud de santas, puede decirse que, en cuanto a esas opresiones, el cristianismo ha sido mucho más positivo que, por ejemplo, el islamismo, cuyas virtudes y necesidad de ser comprendido y apreciado por los malos cristianos no cesa Rodríguez de encomiar. Y sólo tiene que consultar Rodríguez los más antiguos documentos históricos (puede empezar por La Ilíada en relación con nuestra civilización) para ver que en las relaciones humanas, comprendidas las existentes entre mujeres y varones, siempre ha existido una veta muy dura y dolorosa.
     
    En este sentido puede Rodríguez revolverse, y quizá deprimirse todavía más: “¡Progreso mío!, así que ahora resulta que la opresión de la mujer dura ya mucho más de veinte siglos. ¡Oh, no sé si tendré fuerzas para corregir tan extendido y duradero mal! ¡Acude a mí, Progreso, confórtame y ayúdame!”. Pero puede también experimentar un cierto alivio: “Por lo menos algo se ha progresado en veinte siglos. ¿Y gracias al cristianismo, por lo menos en parte? Increíble, realmente. Tendré que consultar de nuevo el manual. Bueno, eso permite albergar alguna esperanza, de todas formas”.
    Y la buena noticia. A pesar de esa veta dura y dolorosa, veta inmensamente ancha y profunda en ocasiones, en general han predominado en la historia aspectos más soportables, incluso agradables, pues de otro modo la humanidad habría desaparecido mucho tiempo ha. Es más, y aquí viene la gran noticia que liberará a Rodríguez de sus cuitas y rebeldías, tan perturbadoras para la serenidad que siempre buscan las personas equilibradas: ¡nunca ha existido esa opresión de la mujer por el hombre! Asombroso, ¿verdad? Pero indudable. A lo largo de los siglos, y ahora mismo, muchas mujeres (y muchos hombres) han sufrido y sufren opresión. Hasta podemos afirmar que todos sufrimos opresión de algún tipo, en mayor o menor grado y en unos u otros momentos. La vida de la inmensa mayoría de los hombres y mujeres ha sido muy similar: oscura (muy pocas personas han “pasado a la historia”, y así será siempre, por lógica, aunque, para un cristiano, todas estén presentes ante Dios), trabajosa, sometida a ignorancias y aciertos, a costumbres mejores o peores, a mil azares… y, dentro de ello, todos y todas han experimentado alegrías y sinsabores en mezcla muy desigual según las personas. Esto es importante: según las personas, no según las clases ni según los sexos.
     
    Naturalmente, entre varones y mujeres siempre ha habido y siempre habrá diferencias físicas y anímicas muy considerables. Esto puede parecer muy triste a personajes de mentalidad mesiánica y estereotipada, pero la vida resultaría invivible sin esas diferencias. En todas las sociedades ha existido una especie de división del trabajo basada en esas diferencias naturales. Por ejemplo, el cuidado del hogar y la educación de los niños suele ser tarea fundamental, aunque no exclusivamente, femenina (la raíz del feminismo está en la aversión a esa tarea, tan opresiva en comparación con las divertidas y gratificantes actividades de que, según parece, siempre ha disfrutado el varón). Otras diferencias tienen rasgos más crudamente naturales. Otro ejemplo: mientras se ignoraron algunas normas de higiene y la existencia de los microbios, el parto fue un riesgo muy grave, además de doloroso, y el tiempo medio de vida era menor en las mujeres. Los avances en el conocimiento y la técnica, debidos a la actividad del varón –no siempre ha sido éste tan malvado con sus pobres compañeras–, ha cambiado bastante las cosas, y hoy en casi todas partes las mujeres viven más que los hombres.
     
    La mesiánica ideología feminista no cesa de ponderar la superioridad de la mujer actual sobre sus humilladas predecesoras, tanto más despreciables cuanto que no solían mostrar descontento con su intolerable posición; ni cesa de ensalzar la “conquista de actividades y puestos sociales antes reservados al varón” y otros logros parecidos. Con ello pasan por alto dos cosas: en primer lugar, que en la historia real esas actividades y puestos sociales han sido el fruto, no siempre agradable, de la actividad masculina dentro del reparto tradicional de papeles. Es decir, han sido creaciones masculinas, y no, como sobreentiende la ideología, acaparamiento masculino de algo previamente existente (ocurre lo que con ciertas teorías de la explotación tercermundista: dan por supuesto que la riqueza cae del cielo, pero que unos cuantos sinvergüenzas se la apropian, despojando a los demás). La entrada masiva de la mujer en ese mundo masculino ha tenido muchas causas, entre ellas las propia exigencias del desarrollo económico; o las guerras mundiales que obligaron a una movilización masiva de los hombres y a su sustitución por mujeres en el aparato productivo.
     
    Y la otra cosa que ignoran alegremente esas ideologías es el precio de esa “conquista”. La parte femenina aunque menos ostentosa que la masculina, daba estabilidad y continuidad cultural a la sociedad, y permitía encajar los conflictos creados por la mayor agresividad del macho. Todo eso peligra ahora. La incorporación de las mujeres a ese mundo creado por el varón tiene aspectos atractivos, pero sólo los tontos creen que todo el monte es orégano. Los mesiánicos siempre creen haber descubierto la fuente del mal (la opresión de la mujer, viene a decir Rodríguez) y, queriendo secarla, han provocado, por lo común, inundaciones.
     

    Así que si nuestro buen presidente repasa la historia en general y la de las ideologías mesiánicas en particular, acaso termine viendo las cosas de otra manera. En resumen: las mujeres no tienen la menor necesidad de la hiperactividad salvífica de nuestro presidente. Esto quizá desilusione un poco a Rodríguez, dada su natural tendencia a las misiones esforzadas, pero tiene la ventaja de que le permitirá descansar. Y, algo casi tan importante, también dejará descansar un poco a la atribulada sociedad española.

    (En 2004)

  71. De Elea dice:

     
    La trivialidad está en la extrema derecha actual y sus consideraciones.
     
    ¡¡cachis la!! Don Pío un día va a tener que contarnos mas cosas sobre la ultra derecha esa, aunque solo sea para poder reconocerlos tan rápido como usted y poder salir corriendo a tiempo.
     
    Yo espero con miedo y ansiedad a que los que mandan nos expliquen por fin qué es y quienes son la extrema derecha, es una labor social el señalarle al pueblo tan peligrosos enemigos y no solo por su terrible trivialidad.
     

  72. comino dice:

    ¿Patriotismo? Acaba de iniciar la final del abierto de Usa. Unos marines o soldados (no sé) han desplegado una bandera gigante useña sobre la pista. Un cantante negro canta God bless America sobre un fondo de más banderas useñas que parecen un cortinaje y unos aviones de guerra sobrevuelan el espacio aéreo.

  73. La única opresión que existe es la que tiene ZP en la cabeza…

  74. Aparte de meterse con el cristianismo sigue la dialéctica de la izquierda de enfrentar unos con otros…

  75. Nebredo dice:

    ciñéndonos a lo ocurrido Drogueda y en Wexford según página wikipediana más bien favorable a Cronwell, en Drogueda casi mil de los tres mil quinientos vencidos pasados a cuchillo eran civiles; en Wexford lo eran mil quinientos de los tres mil quinientos.

    Aunque el asalto a Wexford le cogió de improviso, el aDrogueda lo dirigió él en persona y es muy dudoso que los casi mil civiles matados en el mismo  fuesen todos combatientes, siquiera porque lo primero que suelen hacer vencidos despavoridos es desembarazarse de las armas y porque es muy difícil creer que los excitados asaltantes procediesen a hacer pesquisas periciales antes de matar a civiles supuestamente combatientes.

    En cuanto a los mil quinientos civiles  escabechinados en Wexford, municipio que además ardió casi por completo, la página no dice que Cronwell, presente en la acción, hiciese cosa allguna para impedirlo.

    Respecto a condiciones de capitulación a otras ciudades (ciudadcillas en realidad casi todas las de Irlanda incluso para su época en aquel entonces), todos los ejércitos solían ofrecer en aquella época condiciones aceptables de capitulaciónindependientemente de cuánto odiasen a sus enemigos

    porque los asedios les resultaban costosísimos. Asaltos súbitos exitosos eran muy infrecuentes.

    A pesar de que la página de Wikipedia acerca de Cronwell le es notablemente favorable,reconoce crímenes de guerra obra de subordinados de él:

    “Cromwell nunca aceptó ninguna responsabilidad por el asesinato de civiles y alegó que había actuado de forma dura, pero solo contra aquellos “alzados en armas”. De hecho, las peores atrocidades que cometió, como las expulsiones forzosas, los asesinatos y las deportaciones como mano de obra esclava a las Bermudas y Barbados, fueron llevadas a cabo por sus subordinados después de que partiera hacia inglaterra”

    En cuanto a deposiciones, es obvio que el parlamento inglés no las recogía contra civiles protestantes lealesy que dicho parlamento no era imparcial. Recogerlas le servía para justificarse, haciéndolo hasta el punto de cuantificar inicialmente en  ciento veinte mil homicidios lo que, examinadas a fondo las deposiciones, resultan  haber sido cuatro mil a lo máximo.

    Además dio por sentado tratarse de homicidios previamente tramados, cuando en realidad ocurrieron después de que huestes protestantes hubiesen matado de una tacada a cientos de católicos rebeldes prisioneros.

    Teniendo en cuenta que la máximamente numerosa de las matanzas concretas documentadas hizo perecer a entre decenas y trescientos protestantes, y que la segunda en cuanto a número hizo morir a veintiuno, queda claro que las “deposiciones”tenían talante muy minucioso en pos de que ninguna víctima protestante quedase sin vindicar.

    Ahora  bien, si aunque matanzas concretas que  llegasen a hacer morir a aproximadamente cien protestantes civiles inermes consta solamente una, en total las víctimas civiles protestantescuantificadas son unas cuatro mil, es de suponer cuántos católicos víctimas de matanzas menores que en total sumasen decenas o centenares de miles debió de haber.

    comoquiera, documentar matanzas concretas cuyas víctimas fuesen civiles católicos resulta imposible excepto en casos muy notorios porque el parlamento inglés no se tomó molestia alguna para hacer averiguaciones ni tomar “deposiciones” al efecto siendo que las “deposiciones” protestantes le resultabanpliegos de cargo para declarar legítimo todas las represiones y expropiaciones.

    En la islitaRathlin, por sí sola una matanza  llevó a la muerte a entre cien y trescientos católicos de mismo clán sin distinción de sexo ni edad: la cuantía mínima es igual a la de la matanza máxima que civiles protestantes consta que padecieron, mientras que la máxima resulta por sí solaigual a tres cuartos de la cuantía total de protestantes víctimas de matanzas a manos de católicos.

    Lo amplio de la habanico, entre cien y tres mil,resulta de que el parlamento inglés no tuvo a bien  levantar acta de víctimas católicas. Por ello las protestantes tienen ventaja documental historiográfica.

    dicho todo ello, los aproximadamente dos mil quinientos civiles irlandesesmatados en los asaltos a Drogueda y a Wexford fueron por sí solos cuantía igual a cinco octavos de los protestantes civiles  inermemente matados y es el caso que la procronwelliana página de Wikipedia afirma que  nofueron, ni mucho menos, casos únicos.

    Puesto que calcular lo total de los católicos directamente matados resulta imposible documentalmente porque el parlamento inglés no ha legado documentos acreditativos sino de víctimas civiles protestantes, no queda sino recurrir a lo estimativo, obviamente muy susceptible de controversia. En suma, mientras que los civiles protestantes inermemente matados fueron a lo máximo cuatro mil, no hay modo incontrovertible de calcular cuántas decenas de miles  de irlandeses católicos pereciesen inermes en matanzas, aparte de que también es casi imposible deslindar, por ejemplo, cuántos de entre los dos mil quinientos civiles matados en en conjunto expugnando Drogueda y Wexford fuesen realmente combatientes y cuántos no. Lo de

     Rathlin por su parte, tanto si fueron cien cuanto tres mil los asesinados, consistió en intentar exterminar o aniquilar físicamente a todo un clan.

    Una cosa más: Aunque a todas las matanzas habidas en dicha guerra las emponzoñó la hostilidad religiosa mutua, el motivo principal de la inssurrección fue inequívoca y expresamente político nacional, a la vez que el de quienes la  domeñaron y sojuzgaron era  preservar el régimen colonial que tenían en la isla y reforzarlo. Lo religioso añadía legitimación muypotente pero no era la causa última, la cual eran las colonizaciones que desde tiempos de Enrique VIII había emprendido Inglaterra para apuntalar su dominación.

    No es necesario demonizar a Cronwell para  tomar constancia de que fue quien asentó sólidamente para casi tres siglos la dominación inglesa en Irlanda y, por lo tanto, sería perfectamente compatible ser irlandés ecuánime para con él y detestar lo casi definitivo de la victoria que obtuvo, definitiva en lo cultural pues hoy en día el gaélico está reducido a idioma testimonial, lo cual plantea dilema insoluble a muchos irlandeses: el inglés les es irrenunciable a la vez que  expresión manifiesta de una gran derrota secular de su nación.

    A propósito de  ecuanimidades, ecuánime sería tener en cuenta que las organizaciones armadas protestantes de época del IRA no eran “mancas, ni mucho menos y, además de en violencia explícita, abundaban constantemente en la simbólica en forma de desfiles masivos que por calles católicas exhibían soberbia permanente de etnia multisecularmente victoriosa dominante que exhibía sentirse intrínseca, religiosa y culturalmente superior.

    Añadir que en Reino Unido hay casi consenso de que la primera guerra mundial les evitó la guerra civil que unionistas irlandeses explícita y expresamente estaban dispuestos a desencadenar sublevándose para evitar la autonomía de irlanda. La crisis era tamaña que incluso unidades militares británicas acuarteladas en Irlanda  anunciaron que se negarían a intervenir para sofocar la rebelión. Resultaba que muchos militares británicos, la mayoría relativa o casi, eran  angloirlandeses igualmente que lo había sido Wellington.

    porque los asedios les resultaban costosísimos. Asaltos súbitos exitosos eran muy infrecuentes.

    A pesar de que la página de Wikipedia acerca de Cronwell le es notablemente favorable,reconoce crímenes de guerra obra de subordinados de él:

    “Cromwell nunca aceptó ninguna responsabilidad por el asesinato de civiles y alegó que había actuado de forma dura, pero solo contra aquellos “alzados en armas”. De hecho, las peores atrocidades que cometió, como las expulsiones forzosas, los asesinatos y las deportaciones como mano de obra esclava a las Bermudas y Barbados, fueron llevadas a cabo por sus subordinados después de que partiera hacia inglaterra”

    En cuanto a deposiciones, es obvio que el parlamento inglés no las recogía contra civiles protestantes lealesy que dicho parlamento no era imparcial. Recogerlas le servía para justificarse, haciéndolo hasta el punto de cuantificar inicialmente en  ciento veinte mil homicidios lo que, examinadas a fondo las deposiciones, resultan  haber sido cuatro mil a lo máximo.

    Además dio por sentado tratarse de homicidios previamente tramados, cuando en realidad ocurrieron después de que huestes protestantes hubiesen matado de una tacada a cientos de católicos rebeldes prisioneros.

    Teniendo en cuenta que la máximamente numerosa de las matanzas concretas documentadas hizo perecer a entre decenas y trescientos protestantes, y que la segunda en cuanto a número hizo morir a veintiuno, queda claro que las “deposiciones”tenían talante muy minucioso en pos de que ninguna víctima protestante quedase sin vindicar.

    Ahora  bien, si aunque matanzas concretas que  llegasen a hacer morir a aproximadamente cien protestantes civiles inermes consta solamente una, en total las víctimas civiles protestantescuantificadas son unas cuatro mil, es de suponer cuántos católicos víctimas de matanzas menores que en total sumasen decenas o centenares de miles debió de haber.

    comoquiera, documentar matanzas concretas cuyas víctimas fuesen civiles católicos resulta imposible excepto en casos muy notorios porque el parlamento inglés no se tomó molestia alguna para hacer averiguaciones ni tomar “deposiciones” al efecto siendo que las “deposiciones” protestantes le resultabanpliegos de cargo para declarar legítimo todas las represiones y expropiaciones.

    En la islitaRathlin, por sí sola una matanza  llevó a la muerte a entre cien y trescientos católicos de mismo clán sin distinción de sexo ni edad: la cuantía mínima es igual a la de la matanza máxima que civiles protestantes consta que padecieron, mientras que la máxima resulta por sí solaigual a tres cuartos de la cuantía total de protestantes víctimas de matanzas a manos de católicos.

    Lo amplio de la habanico, entre cien y tres mil,resulta de que el parlamento inglés no tuvo a bien  levantar acta de víctimas católicas. Por ello las protestantes tienen ventaja documental historiográfica.

    dicho todo ello, los aproximadamente dos mil quinientos civiles irlandesesmatados en los asaltos a Drogueda y a Wexford fueron por sí solos cuantía igual a cinco octavos de los protestantes civiles  inermemente matados y es el caso que la procronwelliana página de Wikipedia afirma que  nofueron, ni mucho menos, casos únicos.

    Puesto que calcular lo total de los católicos directamente matados resulta imposible documentalmente porque el parlamento inglés no ha legado documentos acreditativos sino de víctimas civiles protestantes, no queda sino recurrir a lo estimativo, obviamente muy susceptible de controversia. En suma, mientras que los civiles protestantes inermemente matados fueron a lo máximo cuatro mil, no hay modo incontrovertible de calcular cuántas decenas de miles  de irlandeses católicos pereciesen inermes en matanzas, aparte de que también es casi imposible deslindar, por ejemplo, cuántos de entre los dos mil quinientos civiles matados en en conjunto expugnando Drogueda y Wexford fuesen realmente combatientes y cuántos no. Lo de

     Rathlin por su parte, tanto si fueron cien cuanto tres mil los asesinados, consistió en intentar exterminar o aniquilar físicamente a todo un clan.

    Una cosa más: Aunque a todas las matanzas habidas en dicha guerra las emponzoñó la hostilidad religiosa mutua, el motivo principal de la inssurrección fue inequívoca y expresamente político nacional, a la vez que el de quienes la  domeñaron y sojuzgaron era  preservar el régimen colonial que tenían en la isla y reforzarlo. Lo religioso añadía legitimación muypotente pero no era la causa última, la cual eran las colonizaciones que desde tiempos de Enrique VIII había emprendido Inglaterra para apuntalar su dominación.

    No es necesario demonizar a Cronwell para  tomar constancia de que fue quien asentó sólidamente para casi tres siglos la dominación inglesa en Irlanda y, por lo tanto, sería perfectamente compatible ser irlandés ecuánime para con él y detestar lo casi definitivo de la victoria que obtuvo, definitiva en lo cultural pues hoy en día el gaélico está reducido a idioma testimonial, lo cual plantea dilema insoluble a muchos irlandeses: el inglés les es irrenunciable a la vez que  expresión manifiesta de una gran derrota secular de su nación.

    A propósito de  ecuanimidades, ecuánime sería tener en cuenta que las organizaciones armadas protestantes de época del IRA no eran “mancas, ni mucho menos y, además de en violencia explícita, abundaban constantemente en la simbólica en forma de desfiles masivos que por calles católicas exhibían soberbia permanente de etnia multisecularmente victoriosa dominante que exhibía sentirse intrínseca, religiosa y culturalmente superior.

    Añadir que en Reino Unido hay casi consenso de que la primera guerra mundial les evitó la guerra civil que unionistas irlandeses explícita y expresamente estaban dispuestos a desencadenar sublevándose para evitar la autonomía de irlanda. La crisis era tamaña que incluso unidades militares británicas acuarteladas en Irlanda  anunciaron que se negarían a intervenir para sofocar la rebelión. Resultaba que muchos militares británicos, la mayoría relativa o casi, eran  angloirlandeses igualmente que lo había sido Wellington.

  76. Nebredo dice:

    Incluso a comienzos del siglo XXº, el promedio de longevidad de las españolas excedía en dos años a la de los varones españoles: treinta-y-cuatro años ellas frente a treinta-y-dos ellos.

    en cuanto a EE.UU.A, era la masculina la que excedía a la femenina: cuarenta-y-tantos los varones y dos menos las mujeres, supongo que a causa de que, siendo menor la mortalidad infantil en EE.UU.A en aquel entonces, las defunciones pariendo o por postparto debiesen de ser estadísticamente más diferencialmente relevantes allí.

  77. Nebredo dice:

    Por supuesto que la ilíada es muy superior al poema de Ercilla. Es algo común a casi toda la poesía épica renacentista.

    Dicho ello, lo relevante que quería   señalar es que fue obra de soldado que había luchado contra caupolicán y contra los araucanos, que a pesar de ello, llevó a lo extremo el ensalzar al enemigo por encima de sí mismo y de su propio bando, y que ello tenía relación con que las conquistas europeas ultramarinas, en particular las españolas, fueron en la historia de la humanidad las primeras que a todos los niveles pusieron en tela de juicio su propia legitimidad.

    En la época homérica griega ello era imposible: Grandeza de enemigos no ilegitimaba domeñarlos o destruirlos. Cuantas más cualidades tenían los enemigos, tanto más se enaltecían quienes los conquistaban y, en el caso de Troya, aniquilaban. La moral de la Ilíada es nietzschiana a tal respecto, sin complejo alguno de culpa por el caballo de troya y tampoco por haberla arrasado y esclavizado a todos los habitantes no trucidados.

    A fuer de nietzschiana, era  plenamente compatible con empatía con  enemigos, perfectamente compatible con aspirar a destruirlos en contienda a la vez cruel y lúdica, literalmente el nietzschiano ser los enemigos de uno mismo la medida de sí mismo, cuanto mejores los enemigos, tanto más valioso uno mismo, cuanto mejores los enemigos matados  o esclavizados, tanta más autoestima.

    A Ercilla tal  ética épica le era imposible, cristianamente imposible, lo cual no significa que no tenga su propio valor el ensalzar a los enemigos radicalmente por encima de a sí mismo habiendolos domeñado.

    Ni que decir tiene por lo demás, las cartas de relación de Cortes son literariamente muy superiores en su propio género, justamente comparadas y comparables a los comentarios de César.. A la vez que pulcras, están totalmente exentas de retórica manierista.

    Muchas por lo demás, fueron las crónicas americanas vívidas escritas frescamente y sin retórica.

    De nuevo en cuanto a poemas, el de Villagrán acerca de las guerras contra los indios Pueblo es en términos estrictamente épicos mejor, sin retórica, ciertametne propio de soldado no muy letrado, pero con mucho del aliento de la épica popular.

    Según cierto autor chileno de cuyo nombre no me acuerdo, “Araúco domado” supera estelísticamente en mucho a la Araucana, en mucho a la vez que menos retóricamente; empero quedó marginado porque glorificaba  ante todo no a los auraucanos sino a los conquistadores.

    A propósito, querría mencionar la película querecientemente ha perpetrado Pérez Reverte acerca de la aventura equinocial de Lope de Aguirre: En lugar de el espíritu, a mi juicio magníficamente dramático sin aparatosidades propio de la novlela de Ramón J. Sender, parece ahberse recreado en mostrar cual hueste toscamente ruda y elemental a la de Lope de Aguirre, emigrantes simplemente ávidos de deshambrarse mediante oro, todo un dechado de lo que el editor del blog considera materialismo toscoaplicado a la historiade España.

    He ahora las conclusiones que de la historia de España que ha estado cuatro años publicando por entregas ha extraído al final:

    ” Arturo Pérez-Reverte
    PATENTE DE CORSO
    Desde hace cuatro años, alternando con otros asuntos, he venido contando en esta página una visión de la historia de España. En ningún momento, como fue fácil deducir de tonos y contenidos, pretendí suplantar a los historiadores. Un par de ellos, gente de poca cintura y a menudo con planteamientos sectarios de rojos y azules, de blancos y negros, de buenos y malos, bobos más o menos ilustrados en busca de etiquetas, que confunden ecuanimidad con equidistancia, se han ofendido como si les hubiera mentado a la madre; pero su irritación me es indiferente. En cuanto a los lectores, si durante este tiempo logré despertar la curiosidad de alguno y dirigirla hacia libros de Historia específicos y serios donde informarse de verdad, me doy por más que satisfecho. No era mi objetivo principal, aunque me alegro. En mi caso se trataba, únicamente, de divertirme, releer y disfrutar. De un pretexto para mirar atrás desde los tiempos remotos hasta el presente, reflexionar un poco sobre ello y contarlo por escrito de una manera personal, amena y poco ortodoxa con la que, como digo, he pasado muy buenos ratos oyendo graznar a los patos. En estos noventa y dos artículos paseé por nuestra historia, la de los españoles, la mía, una mirada propia, subjetiva, hecha de lecturas, de experiencia, de sentido común dentro de lo posible. Al fin de cuentas, sesenta y cinco años de libros, de viajes, de vida, no transcurren en balde, y hasta el más torpe puede extraer de todo ello conclusiones oportunas. Esa mirada, la misma con que escribo novelas y artículos, no la elegí yo, sino que es resultado de todas esas cosas: la visión, ácida más a menudo que dulce, de quien, como dice un personaje de una de mis novelas, sabe que ser lúcido en España aparejó siempre mucha amargura, mucha soledad y mucha desesperanza. Nadie que conozca bien nuestro pasado puede hacerse ilusiones; o al menos, eso creo. Los españoles estamos infectados de una enfermedad histórica, mortal, cuyo origen quizá haya aflorado a lo largo de todos estos artículos. Siglos de guerra, violencia y opresión bajo reyes incapaces, ministros corruptos y obispos fanáticos, la guerra civil contra el moro, la Inquisición y su infame sistema de delación y sospecha, la insolidaridad, la envidia como indiscutible pecado nacional, la atroz falta de cultura que nos ha puesto siempre –y nos sigue poniendo– en manos de predicadores y charlatanes de todo signo, nos hicieron como somos: entre otras cosas, uno de los pocos países del llamado Occidente que se avergüenzan de su gloria y se complacen en su miseria, que insultan sus gestas históricas, que maltratan y olvidan a sus grandes hombres y mujeres, que borran la memoria de lo digno y sólo conservan, como arma arrojadiza contra el vecino, la memoria del agravio y ese cainismo suicida que salta a la cara como un escupitajo al pasar cada página de nuestro pasado (muchos ignoran que los españoles ya nos odiábamos antes de Franco). Estremece tanta falta de respeto a nosotros mismos. Frente a eso, los libros, la educación escolar, la cultura como acicate noble de la memoria, serían el único antídoto. La única esperanza. Pero temo que esa batalla esté perdida desde hace tiempo. La semana pasada detuve mi repaso histórico en la victoria socialista de 1982, en la España ilusionada de entonces, entre otras cosas porque desde esa fecha hasta hoy los lectores tienen ya una memoria viva y directa. Pero también, debo confesarlo, porque me daba pereza repetir el viejo ciclo: contar por enésima vez cómo de nuevo, tras conseguir empresas dignas y abrir puertas al futuro, los españoles volvemos a demoler lo conseguido, tristemente fieles a nosotros mismos, con nuestro habitual entusiasmo suicida, con la osadía de nuestra ignorancia, con nuestra irresponsable y arrogante frivolidad, con nuestra cómoda indiferencia, en el mejor de los casos. Y sobre todo, con esa estúpida, contumaz, analfabeta, criminal vileza, tan española, que no quiere al adversario vencido ni convencido, sino exterminado. Borrado de la memoria. Lean los libros que cuentan o explican nuestro pasado: no hay nadie que se suicide históricamente con tan estremecedora naturalidad como un español con un arma en la mano o una opinión en la lengua. Creo –y seguramente me equivoco, pero es lo que de verdad creo– que España como nación, como país, como conjunto histórico, como queramos llamarlo, ha perdido el control de la educación escolar y la cultura. Y creo que esa pérdida es irreparable, pues sin ellas somos incapaces de asentar un futuro. De enseñar a nuestros hijos, con honradez y sin complejos, lo que fuimos, lo que somos y lo que podríamos ser si nos lo propusiéramos.
    Etiquetas:Historia de España:

    Noventayochismo malhadado elevado a fatalismo extremo; ¡y pensar que es autor que aun siendo antifranquista ha sido capaz de ponderar combates heroicos de la división azul!

  78. Lasperio dice:

     
    Todos se fueron sentando y se contuvieron en sus sitios.
    El único que con desmedidas palabras graznaba aún era Tersites,
    que en sus mientes sabía muchas y desordenadas palabras
    para disputar con los reyes locamente, pero no con orden,
    sino en lo que le parecía que a ojos de los argivos ridículo
    iba a ser. Era el hombre más indigno llegado al pie de Troya:
    era patizambo y cojo de una pierna; tenía ambos hombros
    encorvados y contraídos sobre el pecho; y por arriba
    tenía cabeza picuda, y encima una rala pelusa floreaba.
    Era el más odioso sobre todo para Aquiles y para Ulises,
    a quienes solía recriminar. Mas entonces al divino Agamenón
    injuriaba en un frenesí de estridentes chillidos. Los aqueos
    le tenían horrible rencor y su ánimo se llenó de indignación.
    Mas él con grandes gritos recriminaba a Agamenón de palabra:
    “¡Atrida! ¿De qué te quejas otra vez y de qué careces?
    Llenas están tus tiendas de bronce, y muchas mujeres
    hay en tus tiendas para ti reservadas, que los aqueos
    te damos antes que a nadie cuando una ciudadela saqueamos.
    ¿Es que aún necesitas también el oro que te traiga alguno
    de los troyanos, domadores de caballos, de Ilio como rescate
    por el hijo que hayamos traído atado yo u otro de los aqueos,
    o una mujer joven, para unirte con ella en el amor,
    y a la que tú solo retengas lejos? No está bien
    que quien es el jefe arruine a los hijos de los aqueos.
    ¡Blandos, ruines baldones, aqueas, que ya no aqueos!
    A casa, sí, regresemos con las naves, y dejemos a éste
    aquí mismo en Troya digerir el botín, para que así vea
    si nosotros contribuimos o no en algo con nuestra ayuda
    quien también ahora a Aquiles, varón muy superior a él,
    ha deshonrado y quitado el botín y lo retiene en su poder.
    Mas no hay ira en las mientes de Aquiles, sino indulgencia;
    si no, Atrida, ésta de ahora habría sido tu última afrenta.”
    Así habló recriminando a Agamenón, pastor de huestes,
    Tersites. A su lado pronto se plantó el divino Ulises
    y, mirándolo con torva faz, le amonestó con duras palabras:
    “¡Tersites, parlanchín sin juicio! Aun siendo sonoro orador,
    modérate y no pretendas disputar tú solo con los reyes.
    Pues te aseguro que no hay otro mortal más vil que tú
    de cuantos junto con los Atridas vinieron al pie de Ilio.
    Por eso no deberías poner el nombre de los reyes en la boca
    ni proferir injurias ni acechar la ocasión para regresar.
    Ni siquiera aún sabemos con certeza cómo acabará esta empresa,
    si volveremos los hijos de los aqueos con suerte o con desdicha.
    Por eso ahora al Atrida Agamenón, pastor de huestes,
    injurias sentado, porque muchas cosas le dan
    los héroes dánaos. Y tú pronuncias mofas en la asamblea.
    Mas te voy a decir algo, y eso también quedará cumplido:
    si vuelvo a encontrarte desvariando como en este momento,
    ya no tendría entonces Ulises la cabeza sobre los hombros
    ni sería llamado padre de Telémaco,
    si yo no te cojo y te arranco la ropa,
    la capa y la túnica que cubren tus vergüenzas,
    y te echo llorando a las veloces naves
    fuera de la asamblea, apaleado con ignominiosos golpes.”
    Así habló, y con el cetro la espalda y los hombros
    le golpeó. Se encorvó, y una lozana lágrima se le escurrió.
    Un cardenal sanguinolento le brotó en la espalda
    por obra del áureo cetro, y se sentó  y cobró miedo.
    Dolorido y con la mirada perdida, se enjugó el llanto.
    Y los demás, aún afligidos, se echaron a reír de alegría.
    Y así decía cada uno, mirando al que tenía próximo:
    “¡Qué sorpresa! Ulises es autor de hazañas sin cuento
    por las buenas empresas que inicia y el combate que apresta;
    mas esto de ahora es lo mejor que ha hecho entre los argivos:
    cerrarle la boca a éste, un ultrajador que dispara palabrería.
    Seguro que su arrogante ánimo no le volverá a impulsar otra vez
    a recriminar a los reyes con injuriosas palabras.”

  79. Lasperio dice:

    Ilíada. II. 211-277. Versión de Emilio Crespo. Gredos. Cómprala ya.

  80. Lasperio dice:

    La verdad a mí me parece acertado incluir como un aspecto de la tragedia la circunstancia del rango social de los personajes. Así como los poemas extensos llevaban proemios, así la tragedia requiere de lo dicho. Aspecto elemental es la presencia de hybris, pero resulta primario, y no secundario ni accesorio, que los hechos se desenvuelvan sobre personajes poseedores de alguna clase de especial dignidad terrena o celeste, y ahí tenemos a Jerjes y Prometeo (soy tan árido o vulgar que no me he acomodado con Sófocles sino con Esquilo, de ahí que tenga las obras de éste como paradigma, aunque me haya visto en la necesidad de usar las palabras de Antígona para sacar el curso de introducción al derecho).

    Tan cierto es que resulta en extremo difícil pasar la noción de lo trágico, en una obra convincente, por medio de personajes tan cotidianos como uno mismo. Ya verán, por decir algo, si cabe pensar en la posibilidad de confeccionar una tragedia convincente apelando al argumento de un vendedor de quesos de Sinaloa. Pues no. Shakespeare, en ignorancia de la hybris, rescata lo más notorio, que es la alta dignidad de los personajes, como vemos, de entrada, en Julio César

    Pero también puedo ir contra mí mismo.

    Un esbozo:

    Bien puede decirse que más cercano a la comprensión de la noción de hybris fue Calderón. Se dice que leía en griego las obras de los antiguos. En La vida es sueño intenta ir contra el canon de estilo inglés, sanguinario y morboso, y también contra el canon griego, basado en la hybris. Segismundo, a través del efectivo libre albedrío, muy conforme al espíritu católico, rompe con los condicionamientos shakesperianos y griegos, de ahí que la obra resulte fallida. Nos queda el personaje importante, mas se anula la hybris y el carácter sanguinario, y de tal manera que aquello no puede ser pensado como trágico. Añado que Segismundo empieza siendo nada para terminar en rey (aunque lo era en potencia). La hybris se efectúa sobre un rey en potencia, más la cualidad de rey se vuelve completa hasta que se efectúa el libre albedrío. Algo así.

  81. Lasperio dice:

    No sólo Shakespeare y Newton. Falta Darwin.

    En importancia general para la configuración del pensamiento occidental siguen los judíos: Marx y Freud.

    De Alemania acaso Kant, reducido a las monografías de historia de la filosofía.

    De Italia, bueno, si seguimos una línea de autores pequeños y medianos, restringida la cosa a la filosofía política, bien podríamos hablar de una antología que empieza con Marsilio de Padua y llega a Sartori. Entre los dos puntos tenemos a Maquiavelo, Vico y Lampedusa.

    De Francia, Rousseau y Sade.

    Cervantes está aislado. ¿Qué comunica y a quién se lo comunica? 

  82. Lasperio dice:

    Tal vez Cervantes comunica un cierto espíritu. Sientes que lo conoces, como decía el argentino. Está en la gente que habla español mientras el sol anda por ahí. Anuncia la vida y puede degenerar en costumbrismo. Más allá de los Pirineos estaba el pensamiento de la noche, y por referirse al colchón y los hedores se pensó que tales opiniones eran de mayor sustancia, acaso porque nomás de noche nos salen las preocupaciones de largo plazo.

    Ya. 

  83. Nebredo dice:

    Notas y algo acerca de “La república catalana”, autor Ramón Cotarelo, emérito de la UNED:

    Donde he escrito entre cien y trescientos católicos asesinados en Rathlin, quería escribir entre cien y tres mil.

    Haber escrito decenas o centenas de miles de católicos civiles inermes matados, lo limito a decenas de miles.

    Lo que era común a casi toda la épica renacentista y manierista, incluida la Araucana, era ser muy inferior a La Ilíada, no  que la renacentista  tuviese en común con la Ilíada  ser mejor cuan la Araucana.

    He leído La Araucana y Os Lusiadas y, sinceramente, entre el inmoderado autobombo triunfalista de Os Lusiadas y la Araucana, prefiero La Araucana, excepto  en lo que respecta a navegaciones oceánicas portuguesas , pese a que a efectos históricos os Lusiadas califica reiterada y afirmativamente de españoles a los portugueses. Quienes hoy en día somos españoles seríamos íberos según Os Lusiadas. Excepto en lo náutico, hay mucho cartón piedra en Os Lusiadas. Moral y guerreramente La Araucana es más vívida y sus personajes tienen más entidad de carne y hueso mientras que en Os lusiadas el personaje propiamente dicho es Portugal, y los portugueses concretos vienen a ser manifestaciones del espíritu de Portugal.

    Varias veces me he puesto a leer el Amadís de Gaula. Aunque por ce o por be no he continuado, tengo sensación de estarme perdiendo algo significativo que no esté valorado en la película de Pérez Reverte pues, cualesquiera fuesen los sarcasmos del quijote contra las novelas de caballerías, conquistadores que en gran medida viesen el mundo  a través de novelas de caballeríasno cuadrarían bien con la imagen de que soliesen ser básicamente palurdos desesperadamente ávidos de oro y de deshambrarse.

    Además, torneos y festejos a lo largo y ancho de la Europa de la primera mitad del siglo XVI eran organizados a imagen y semejanza de pasajes del Amadís de Gaula. Ojalá esté equivocado respecto a la película de Pérez Reverte quien, por lo demás, en sus conclusiones acerca de la historia de España califica de “guerra civil contra el moro” a la reconquista. El “La insidiosa reconquista” de Cebrián casi palidece en comparación.Talmente, sacándose de la manga implícitamente ochocientos años de guerra civil, da realce al lastimoso topicazo machadiano de cainismo nacional, del cual es propalador entusiásta sin medida y sin tasa.
    Si yo fuese secesionista catalán, me sentiría muy confirmado leyendo a Pérez Reverte mal que le pesase a éste.
    Y si fuese secesionista catalán que quisiese esgrimir autores españoles académicos, echaría mano de “La república catalana” de Ramón Cotarelo, profesor emérito de la UNED. Nos las habemos con que profesor emérito de la UNED, nada menos, ha publicado todo un ensayo dedicado a legitimar que Cataluña se separe de España. Lo ha escrito a modo de colofón de “ESpaña, e nación posible a estado fracasado”.
    Algunos de los razonamientos de Cotarelo dejan patidifuso: declara totalmente indigno de ser tomado en serio El artículo segundo de la constitución, el de la indisoluble unidad de la nación española, precísamente el único que se declara explícitamente fundamento de la constitución misma. El régimen vigente sería implícitamente ilegítimo heredero de régimen genocida, cosa implicada por lo demás en la ley de memoria histórica, como bien señalado lo tiene Pío Moa.
    Alguna que otra observación resulta mortificantemente autodespectiva pero no totalmente sin fundamento: a la “república catalana” le da muchas bazas de llegar a constituirse puesto que España no ha sido siquiera capaz de hacer valer el derecho que la ONU le tiene reconocido a recuperar Gibraltar.
    Respecto a griegos , parece haber habido un gran hiato entre los poemas homéricos y la literatura trágica. Los héroes homéricos no padecen conflictos morales insolubles. La cólera de Aquiles de ningún modo constituye dilema moral irresoluble sino que primeramente se ejerce por despecho contra los  aqueos mismos, absteniéndose de combatir, después lo hace furibundamente contra los troyanos por que han matado a su amado amigo Patroclo,  y, respecto a Agamenón,  fue siglos después de Homero, en la época trágica, cuando el sacrificio de Ifigenia pasó a ser replanteado en términos morales.Es dudoso que en la época homérica tal sacrificio fuese considerado ominoso y cabría especular que sin dilema moral los aqueos a veces sacrificasen hijos. desde luego no serían los únicos en la edad del bronce.

     

  84. Catlo dice:

     
    El PP ya empieza a legitimar el golpe del que espera salir beneficiado:
     

    Diario de un golpe: Margallo se une a las voces que piden cambiar la Constitución

    El exministro de Asuntos Exteriores se une a las voces que reclaman una reforma constitucional para tratar de resolver el problema separatista.

  85. Catlo dice:

     
    Más detalles de las querencias golpistas del PP:
     
    “Cuando los independentistas sean más del 70%, no habrá Constitución que los pare”

    Hablando sobre España con Josep Piqué.- “El comportamiento del independentismo es adolescente” / “Falta contraataque ideológico”.

  86. Catlo dice:

     
    Dos golpes en marcha, según Federico:
     
    Entre los más enfurecidos por equiparar a las víctimas del nazismo y el comunismo están los comunistas bolivariano-iraníes de Podemos y su rebaba garzonita, aquella IU creada por Gerardo Iglesias al modo del PCI para democratizar el PCE de la Transición y que terminó vendida al oro de Caracas por dos escaños, el de la entonces novia de Pablenín («No voy a entrar en Podemos. Punto», dijo Tania Sánchez, y era verdad: estaba dentro) y el «pitufo gruñón», como llamaba Iglesias a Alberto Garzón antes de adquirir sus servicios. De aquel PCE que condenó la invasión de Praga hemos pasado a esta pablocheka que defiende la narcodictadura de Maduro y pacta con la CUP, ERC y los pedecatos del 3% la destrucción de España. No cabe mayor degradación.
    La Derecha nunca ha vuelto al franquismo, pero la Izquierda ha vuelto a los años 30, a la defensa de Stalin y el Gulag. El pacto Podemos-ERC o Pablotov-Junquertropp en la dacha de Roures es el huevo para incubar dos serpientes totalitarias, la de Cataluña y la del resto de España. Los dos tiranos están preparados. La resistencia está por organizar.


    http://www.elmundo.es/opinion/2017/09/11/59b592db22601d7b038b4684.html


  87. comino dice:

    Si Pérez Reverte califica a la Reconquista de guerra civil contra el moro, es porque Pérez Reverte es uno de esos españoletes que creen en la mentira del carácter guerracivilista de los españoles, desde Caín y Abel, como le pasaba aquí a Alejandro (Alexander),que repetía esa tontería.

  88. Pío Moa dice:

    Lasperio: ¿Y qué nos dice de Hume, Maxwell y Adam Smith, escoceses?  A los judíos Marx y Freud podría haber añadido Einstein, pero ¿eran realmente judíos? La cultura propiamente judía es pobre, los grandes personajes entran propiamente en otras culturas. Galileo, Da Vinci o Miguel Ángel no son personajes menores.  Y Descartes, etc. Es cierto que España no ha dado genios científicos ni ha destacado mucho en pensamiento, aunque tampoco ha generado grandes disparates ni brutalidades como la Revolución francesas y las guerras napoelónicas.

       Pérez Reverte es un bocazas que puede tener éxito en un país tan embrutecido como España por 40 años de “cultura del embuste”.

  89. Nebredo dice:

    Notas y algo acerca de “La república catalana”, autor Ramón Cotarelo,
    emérito de la UNED:

    Donde he escrito entre cien y trescientos católicos asesinados en
    Rathlin, quería escribir entre cien y tres mil.

    Haber escrito decenas o centenas de miles de católicos civiles inermes
    matados, lo limito a decenas de miles.

    Lo que era común a casi toda la épica renacentista y manierista,
    incluida la Araucana, era ser muy inferior a La Ilíada, no  que la
    renacentista  tuviese en común con la Ilíada  ser mejor cuan la Araucana.

    He leído La Araucana y Os Lusiadas y, sinceramente, entre el inmoderado
    autobombo triunfalista de Os Lusiadas y la Araucana, prefiero La
    Araucana, excepto  en lo que respecta a navegaciones oceánicas
    portuguesas , pese a que a efectos históricos os Lusiadas califica
    reiterada y afirmativamente de españoles a los portugueses. Quienes hoy
    en día somos españoles seríamos íberos según Os Lusiadas. Excepto en lo
    náutico, hay mucho cartón piedra en Os Lusiadas. Moral y guerreramente
    La Araucana es más vívida y sus personajes tienen más entidad de carne y
    hueso mientras que en Os lusiadas el personaje propiamente dicho es
    Portugal, y los portugueses concretos vienen a ser manifestaciones del
    espíritu de Portugal.

    Varias veces me he puesto a leer el Amadís de Gaula. Aunque por ce o por
    be no he continuado, tengo sensación de estarme perdiendo algo
    significativo que no esté valorado en la película de Pérez Reverte pues,
    cualesquiera fuesen los sarcasmos del quijote contra las novelas de
    caballerías, conquistadores que en gran medida viesen el mundo  a través
    de novelas de caballeríasno cuadrarían bien con la imagen de que
    soliesen ser básicamente palurdos desesperadamente ávidos de oro y de
    deshambrarse.

    Además, torneos y festejos a lo largo y ancho de la Europa de la primera
    mitad del siglo XVI eran organizados a imagen y semejanza de pasajes del
    Amadís de Gaula. Ojalá esté equivocado respecto a la película de Pérez
    Reverte quien, por lo demás, en sus conclusiones acerca de la historia
    de España califica de “guerra civil contra el moro” a la reconquista. El
    “La insidiosa reconquista” de Cebrián casi palidece en
    comparación.Talmente, sacándose de la manga implícitamente ochocientos
    años de guerra civil, da realce al lastimoso topicazo machadiano de
    cainismo nacional, del cual es propalador entusiásta sin medida y sin tasa.
    Si yo fuese secesionista catalán, me sentiría muy confirmado leyendo a
    Pérez Reverte mal que le pesase a éste.
    Y si fuese secesionista catalán que quisiese esgrimir autores españoles
    académicos, echaría mano de “La república catalana” de Ramón Cotarelo,
    profesor emérito de la UNED. Nos las habemos con que profesor emérito de
    la UNED, nada menos, ha publicado todo un ensayo dedicado a legitimar
    que Cataluña se separe de España. Lo ha escrito a modo de colofón de
    “ESpaña, e nación posible a estado fracasado”.
    Algunos de los razonamientos de Cotarelo dejan patidifuso: declara
    totalmente indigno de ser tomado en serio El artículo segundo de la
    constitución, el de la indisoluble unidad de la nación española,
    precísamente el único que se declara explícitamente fundamento de la
    constitución misma. El régimen vigente sería implícitamente ilegítimo
    heredero de régimen genocida, cosa implicada por lo demás en la ley de
    memoria histórica, como bien señalado lo tiene Pío Moa.
    Alguna que otra observación resulta mortificantemente autodespectiva
    pero no totalmente sin fundamento: a la “república catalana” le da
    muchas bazas de llegar a constituirse puesto que España no ha sido
    siquiera capaz de hacer valer el derecho que la ONU le tiene reconocido
    a recuperar Gibraltar.
    Respecto a griegos , parece haber habido un gran hiato entre los poemas
    homéricos y la literatura trágica. Los héroes homéricos no padecen
    conflictos morales insolubles. La cólera de Aquiles de ningún modo
    constituye dilema moral irresoluble sino que primeramente se ejerce por
    despecho contra los  aqueos mismos, absteniéndose de combatir, después
    lo hace furibundamente contra los troyanos por que han matado a su amado
    amigo Patroclo,  y, respecto a Agamenón,  fue siglos después de Homero,
    en la época trágica, cuando el sacrificio de Ifigenia pasó a ser
    replanteado en términos morales.Es dudoso que en la época homérica tal
    sacrificio fuese considerado ominoso y cabría especular que sin dilema
    moral los aqueos a veces sacrificasen hijos. desde luego no serían los
    únicos en la edad del bronce.

    .

  90. Lasperio dice:

    Algo se me ocurrirá. Una pausa mientras tanto.

    https://www.youtube.com/watch?v=rAiw2SXPS-4

  91. Lasperio dice:

    Galileo, Da Vinci o Miguel Ángel no son personajes menores.

    No son menores. Son mediados.

    Mejor me voy a acostar.  

  92. Lasperio dice:

    Medianos.

     

  93. ¡Excelente documento, Lasperio!

  94. Pío Moa dice:

    Nuevo hilo

  95. Nebredo dice:

    Cabría decir que Ramón y Cajal sí que fue genio científico pues creó la
    teoría de la neurona o sea, de las células mediante las cuales
    intercambiamos estas opiniones, y de que transmiten sus impulsos
    mediante polarización dinámica.

    Es importante señalar que se dedicó principalmente a sus afanes
    científicos en vez de a  regodearse enpalinodias noventayochistas.

    El muermo que significó gran parte del noventa-y-ocho, además de haber
    corroído la moral nacional, me temo que ha causado mucha esterilidad
    intelectual parasitando mentes y conciencias.

    sus malos agüeros han tenido mucho de predicción autocumplida.

    ¿¡Cuando nos zafaremos de tal rémora!?

    Respecto a pensadores alemanes, Hegel ha tenido más importancia cuanta
    la que Kant, y la dialéctica marxista es hija materialista de la
    hegeliana del espíritu.

Deja un comentario