El caso Lutero / Políticos y universidad.

 En Nueva historia de España he tratado con alguna amplitud el significado histórico de Lutero en relación con España.

Nueva historia de España: de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

Lutero se nos presenta, políticamente, como un personaje ávido de sangre y fuego, deseoso de “lavarse las manos con la sangre” de los papistas; animando a los nobles alemanes a ganar la salvación asesinando por todos los medios a los campesinos sublevados contra la dura servidumbre que sufrían; jactándose de las guerras civiles que promovía, etc. Y no se quedaban en palabras Conviene recordar las exhortaciones al asesinato y al incendio también por parte de los hugonotes u otros calvinistas.

   El asunto se agravaba por cuanto Europa sufría entonces el acoso del Imperio otomano, la lucha contra el cual recaía ante todo sobre España. Por ello, para España la rebelión luterana constituía un doble crimen. Y por ello España tuvo que luchar en varios frentes: contra los turcos, contra sus aliados, en especial Francia, contra  los promotores de guerras en la retaguardia europea y contra la piratería en el Atlántico y el Mediterráneo. Las propagandas protestante y francesa han presentado los hechos exactamente al revés, lo que no es de extrañar, pero sus versiones han sido aceptadas más o menos  por gran parte de  los historiadores y políticos españoles, lo que revela la calidad de sus universidades.

  Según los protestantes, Lutero representaba la libertad de pensamiento, o “la libertad” en general, frente al “oscurantismo”, la tiranía y la violencia achacadas a España. En realidad, Lutero reaccionaba contra la razón, lema del Renacimiento que entonces se extendía por Europa a partir de Italia. El protestantismo fue esencialmente oscurantista. Sus prédicas  no solo debilitaban materialmente a Europa, sino que socavaban el cristianismo desde sus cimientos. Como decía Carlos V, “Si este hermano está en lo cierto, entonces toda la historia anterior de la cristiandad habría sido un enorme error”. Lo suyo no fue una reforma, sino una reinvención del cristianismo, una auténtica revolución.

La libre interpretación de la Biblia (libre, excepto la de la tradición de la Iglesia, que debía ser prohibida) conducía directamente a la disgregación interna de la cristiandad. El mismo Lutero lamentaría sus consecuencias, porque su propia interpretación era puesta en tela de juicio. Sus seguidores  se disgregaron en numerosas sectas hostiles entre sí. Tuvieron la enorme suerte de gozar del escudo español frente a Constantinopla –con la que flirteaban– pues de otro modo habrían experimentado directamente las caricias de los jenízaros.

********

P. Tal como ud se expresa a menudo, diríase que no hay ahora más historiador importante en España que usted mismo.

–Bueno, digamos que el silenciamiento y boicot que sufren mis libros justifica hasta cierto punto una reacción que puede parecer excesiva. Para empezar, yo hablo de los temas que trato, y sin duda hay también en ellos historiadores importantes. Pienso en Luis Suárez, Ricardo de la Cierva, Cuenca Toribio, los hermanos Salas Larrazábal, etc. Pero por alguna razón mis libros han suscitado una verdadera furia, seguida de ninguneo absoluto, de casi todo el llamado “gremio” intelectual, y ya lo de gremio indica mucho.  Incluidos bastantes que están de acuerdo con mis tesis pero no se atreven o no quieren exteriorizarlo. O bien las adoptan más o menos, pero evitando citarme. A mí me parece que eso define a una universidad enferma. No hay debate, y sin debate no hay vida intelectual.

P. Sobre la guerra civil son bastantes los que le reconocen acierto en sus tesis o algunas de ellas, aunque sea con la boca chica. O claramente, como Stanley Payne y varios otros, pues usted ha investigado el tema a fondo. Pero con la reconquista es más dudoso que le puedan reconocer ese acierto.

La reconquista y España

–Muy bien: si no lo reconocen que lo digan y expliquen por qué lo dicen. Yo estoy dispuesto a debatir en serio.  Pero el ambiente que predomina es una mezcla de pedantería, mediocridad y miedo. No debaten porque tienen miedo a que sus carreras y posición salgan perjudicadas, esa es la lamentable realidad. Por cierto, me preguntaba una amiga por qué creo que los políticos españoles son tan mediocres y ruines. Creo que tiene mucho que ver en ello la baja calidad de nuestra universidad desde hace mucho. Casi todos los políticos salen de la universidad.

********

La razón por la que España no entró en la II Guerra Mundial es clarísima, por mucho que la hayan oscurecido una serie de historiadores de pandereta (Preston, Marquina, Tusell, etc.): https://www.youtube.com/watch?v=HLNO5spz9V8

Creado en presente y pasado | 56 Comentarios

Gibraltar y Rusia / El “temperamento” en la Reconquista

Mesa redonda, ayer, sobre Gibraltar en el Centro Riojano. Presentó Pedro López Arriba e intervinieron José María Carrascal (que llegó sangrando por la frente, de una caída), José Ramón Remacha, embajador de España; Guillermo Rocafort, economista y abogado; Guillermo Rocafort, economista y abogado; José María Manrique, coronel de artillería; y un servidor. Hubo discrepancias de cierto fondo, y las intervenciones se publicarán en internet, podrá verlas quien esté interesado.  Mi punto de vista:

*España es el único país de Europa y del mundo que tiene invadido su territorio con una colonia extranjera, y cuyos gobiernos se declaran amigos y aliados de la potencia invasora. Ya eso define perfectamente la posición y la “política” internacional de la casta, clase o chusma política.

*España es el único país del mundo que, habiendo obtenido en la ONU  una trascendental victoria política sobre Inglaterra en relación con Gibraltar, la ha visto anulada por sus gobiernos y partidos posteriores.

*Los gobiernos actuales obligan al  ejército español a intervenir en operaciones de interés ajeno, bajo mando ajeno y en idioma ajeno. El interés, el mando y el idioma de los invasores de Gibraltar. El ejército es quizá la institución donde es más fuerte  la colonización por el idioma actual de Gibraltar, presentado implícitamente como lengua superior.

*Especialmente revelador es el provocador despliegue de tanques, aviones y misiles en torno a Rusia, un país que ni nos amenaza ni nos agrede (como sí hacen nuestros “amigos y aliados con su colonia), cuya amenaza militar es un mito; como lo era la de Libia, país destrozado por la OTAN, en cuya criminal destrucción participaron los gobiernos españoles.

*A la OTAN le interesa España, pero a España no le interesa la OTAN, pues tiene fuerza económica y, si quiere, militar suficiente para afrontar a su único enemigo potencial, Marruecos, cuyas aspiraciones sobre Ceuta y Melilla (por lo menos) protege también implícitamente la OTAN.

*La política internacional española debe consistir en no involucrarse en operaciones de interés ajeno. Una vez desaparecido el expansionismo soviético, España debe volver a la neutralidad, única Gran Política exterior que ha convenido al país. Una neutralidad amistosa o benévola hacia Usa y la OTAN. Pero neutralidad.

* El problema de Gibraltar, la OTAN, etc.  se resume en la existencia de una clase, casta o chusma política corrupta, indigna y servil, ajena a todo sentimiento patriótico. La misma que ha fomentado y financiado todas las maniobras e ilegalidades separatistas hasta llegar al golpe de estado permanente. Esa casta debe desaparecer si España ha de continuar. Actualmente está en crisis, y VOX puede representar una alternativa. Pero VOX, como los demás partidos, carece de una postura definida y estudiada en política exterior, algo que habrá que plantearle la sociedad española antes o después.

***********
P ¿Era realmente necesario un nuevo libro sobre la reconquista, después de los de muchos ya publicados, y de polémicas como la de Sánchez Albornoz y Américo Castro?

–Ciertamente se publican muchos libros poco útiles, que no aportan nada nuevo; o bien libros absurdos, como muchos sobre la Reconquista. El mío es un reenfoque en muchos aspectos clave. La bibliografía actual se divide básicamente entre los que aceptan la Reconquista y los que la niegan aunque tengan que hacerlo en español y en un país llamado España, de cultura latina y religión predominante católica, como ocurría en el reino hispanogótico, anterior a la invasión musulmana.  Realmente se trata de negar a España, un deporte seudointelectual muy extendido y que revela mucho sobre el repulsivo estado de nuestra universidad.

P. El suyo, obviamente, acepta la Reconquista, pero también otros muchos lo hacen.

La reconquista y España

–Le pondré un ejemplo: Sánchez Albornoz sigue siendo el mejor medievalista español, creo que nadie lo ha superado, aparte de su polémica con las fantasías hispanófobas de Castro. No obstante, él basa gran parte de su enfoque en la idea de un “temperamento” español en el fondo de los sucesos históricos. Un temperamento nacido de una fuerte mezcla de razas blancas que habría llegado aquí sucesivamente, a esta península del fin del mundo entonces. En realidad, la composición genética de los españoles es más homogénea que la de la mayor parte del resto de Europa, es decir, que no ha habido tanta mezcla. Pero además, eso del temperamento le lleva a hablar de una “España islámica”, lo que es una contradicción en el mismo concepto. La “España” islámica se llamó al Ándalus y era exactamente lo contrario de lo que en términos culturales y políticos entendemos por España. En buena medida esa falsificación nace de una cierta patriotería que busca atribuir a España los logros culturales andalusíes, a Averroes, Maimónides y demás. Si alguien podría reivindicar esos logros sería más bien Marruecos, por afinidad cultural y porque allí marcharon gran número de andalusíes.

 P. El punto de vista que usted sostiene en su libro podría beneficiar a Marruecos o al islam en general, cuando reivindican Al Ándalus.

— Lo beneficiaría si cayéramos en el multiculturalismo. Y hay un empeño real en difuminar los rasgos históricos y culturales de España. Pero debe quedar claro que España no es Al Ándalus y que no puede reivindicar una cultura contra la que se fue formando, precisamente. En el libro distingo, cosa que no suele hacerse, entre cultura popular y cultura de élite. Debido al arrasamiento de la cultura hispanogótica y a la incorporación de logros griegos o indios, y a sus propias elaboraciones, Al Ándalus disfrutó de una cultura de élite muy importante durante los primeros siglos, para anquilosarse y retroceder, mientras la cultura de élite española no cesaba de desarrollarse. Observe que el judío Maimónides fue rechazado por los judíos y el Averroes musulmán lo fue por los musulmanes, mientras que ambos influyeron considerablemente en la escolástica europea.

Pero la cultura popular, lo explico en el libro, fue desde el principio muy superior en España, en relación con el estatus de la mujer y muchas otras cosas. Y políticamente, Al Ándalus fue siempre un régimen extremadamente despótico y esclavista, mientras que las propias necesidades de la Reconquista hicieron de los reinos españoles unos sistemas con más libertad no solo que Al Ándalus sino también que el resto de Europa.

********

La razón por la que España no entró en la II Guerra Mundial es clarísima, por mucho que la hayan oscurecido una serie de historiadores de pandereta (Preston, Marquina, Tusell, etc.): https://www.youtube.com/watch?v=HLNO5spz9V8

años de hierro: españa en la posguerra 1939-1945-pio moa-9788497347365

Creado en presente y pasado | 70 Comentarios

Esencia del cristianismo / La Reconquista reenfocada

Hoy, día 11, en el Centro Riojano, Serrano 25,  a las 19,00, mesa redonda sobre Gibraltar hoy, con la presentación y moderación  de Pedro López Arriba. Intervienen Pío Moa, José María Carrascal, Guillermo Rocafort y José Ramón Remacha.

**************

En esencia, el relato cristiano gira en torno a la salvación, un concepto difícil de interpretar y quizá pueda exponerse así:

 Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Esto significa, quizá entre otras cosas, que lo creó como un ser moral, esto es, libre ante el bien y el mal. La inclinación al mal fue imponiéndose hasta que Dios castigó-purificó al hombre con el diluvio (este mito se encuentra también en otras culturas). Posteriormente, para contrapesar la tendencia dominante al mal, eligió a un pequeño pueblo particular para revelarle los principios éticos que debían salvarle. Ese pueblo, el judío, demostró también una fuerte inclinación a la desobediencia, por lo que recibió castigos, a veces tremendos, aunque no uno exterminador como el diluvio. Caídos bajo el duro yugo de Roma, los judíos esperaban un mesías que los liberase y los situase por encima de los demás pueblos (ya que eran el elegido) pero Dios decidió de otro modo: el mesías ya no sería el liberador del pueblo judío, al cual esperaba un castigo casi exterminador al rebelarse contra Roma. Tampoco sería un mesías propiamente dicho, sino el mismo Dios en figura humana. Y su mensaje ético rompería en gran parte con el tradicional judío y sería aplicable a toda la humanidad, a la que así redimiría mostrándole el camino de la salvación.

El contenido de la misión de Jesús sería este: al predicar una nueva ética levantaría contra él las fuerzas del mal hasta llevarlo a la muerte infamante en la cruz. En ese sentido su predicación y pasión resumiría la historia humana hasta entonces. Su crucifixión supondría el triunfo decisivo del Mal… Pero, no pudiendo ser Dios derrotado, la resurrección sería el factor necesario de esperanza para los hombres,  como señalaba San Pablo. Significaría la victoria del Bien sobre el Mal, identificado también con la muerte.

   Ahora, ¿cuál ha sido la historia posterior de la humanidad, tras la redención por Jesús? ¿Y la historia de los que se definen por su fe en Jesús y su resurrección?

  Entiéndase que esta aproximación ultrabreve no pretende resolver ni definir la cuestión, sino  solo exponer una posible  idea general, desde luego  discutible.

************

P. Existe ya una bibliografía muy amplia sobre la llamada reconquista. ¿Por qué ha escrito entonces el libro, no siendo además especialista?

La reconquista y España

–Hay una bibliografía amplia sobre épocas o aspectos de la Reconquista, así llamada porque es el concepto que mejor le corresponde. Pero poca bibliografía de síntesis sobre esa etapa histórica, curiosamente exclusiva de España. Y la poca que hay no me satisfacía. Por eso lo he escrito. Aparte de eso, no existen especialistas en esa parte de la historia. Es un período demasiado largo y amplio para admitir especialización. Los especialistas lo son en temas o épocas muy concretas y limitadas.  Por otra parte, la especialización suele tener el problema de que los árboles terminan por no dejar ver el bosque. Así, es demasiado frecuente pretender consluciones demasiado generales de unos estudios demasiado particulares.

P. ¿Qué motivos tiene usted para estar insatisfecho con las obras corrientes?

–En general, mi concepto de la historia es más amplio que el habitual, que suele girar sobre la política o la religión o la economía, y centrarse demasiado en el tema, abstrayéndolo del entorno. Le podría poner muchos ejemplos. Al hablar de la guerra civil española nadie o casi expone cuál era la concepción general ideológica y estratégica  de Stalin, mucho más amplia que la de Hitler en relación con España, y sin embargo tiene enorme relevancia. Al tratar la posguerra española, tampoco se da suficiente relieve a la evolución de la guerra mundial, que sin embargo fue repercutiendo en España de forma muy importante… Creo que mis libros aportan bastante en ese sentido, no solo relatan con más o menos precisión los hechos, como hacen todos, sino que explican o al menos abordan  las ideologías y motivaciones de fondo que estaban en juego. En Nueva historia de España, por poner otro ejemplo, relaciono de modo constante la evolución histórica de nuestro país con la de Europa, pero también con la del mundo, aunque, obviamente, la evolución de culturas como la china o la india tengan tan poco que ver con la de España. Pero lo hago porque España es el país que descubrió el mundo como conjunto y estableció al menos un principio de interrelación entre continentes y civilizaciones. Esto es algo esencial y sin embargo casi nunca se destaca como merece, o simplemente se olvida. Y, desde luego, si no es por España, el catolicismo y la Iglesia serían hoy una religión pequeña y poco influyente.

 P. Pero en relación con la Reconquista…

–Pues lo mismo. Generalmente se la estudia o expone en el plano religioso-político y casi nada en el cultural. Y en el primero, casi nunca se expone la tensión a menudo muy fuerte, entre los objetivos políticos y los religiosos, sino que se los identifica de manera excesiva. Así, hablar de “reinos cristianos” es un error, o al menos una insuficiencia que induce a error, porque no especifica que se trataba de reinos políticos españoles, pues reinos cristianos los había por toda Europa. No es una cuestión trivial. Y la evolución cultural también provocó tensiones entre lo propiamente autóctono que iba forjando la lucha con el islam y desde la herencia hispanogótica, y las aportaciones e imposiciones provenientes del exterior, sobre todo de Francia, con fuerte contenido también político. En conjunto, mi enfoque de la Reconquista difiere de modo considerable tanto de quienes la niegan, por supuesto,  como de la mayoría de quienes la aceptan, generalmente con pocas matizaciones en el sentido de que hablamos.

*********

La razón por la que España no entró en la II Guerra Mundial es clarísima, por mucho que la hayan oscurecido una serie de historiadores de pandereta (Preston, Marquina, Tusell, etc.): https://www.youtube.com/watch?v=HLNO5spz9V8

años de hierro: españa en la posguerra 1939-1945-pio moa-9788497347365

 

 

 

Creado en presente y pasado | 121 Comentarios

Una aberración gravísima / Por qué es actual la Reconquista.

Este jueves, día 11, en el Centro Riojano, Serrano 25,  a las 19,00, mesa redonda sobre Gibraltar hoy, con la presentación y moderación  de Pedro López Arriba. Intervienen Pío Moa, José María Carrascal, Guillermo Rocafort y José Ramón Remacha.

**************

“Memoria histórica”

Los Mitos Del Franquismo (Historia)La guerra civil y los problemas de la democracia en España (Nuevo Ensayo)

Stanley Payne ha condenado la ley de memoria histórica –no por primera vez– como inadmisible en una democracia. Y parece que VOX e incluso el PP y C´s hacen amagos de condena a su vez. Lo que indica, ¡por fin!, una reacción democrática. Y ya era hora, porque esa ley de estilo norcoreano data de ¡hace doce años!, y se viene imponiendo y agravando desde entonces.

Esa ley es una aberración gravísima. Creo que fui  el único que ya desde el principio señaló: a) Que es una aberración antidemocrática, propia de regímenes como el norcoreano, imponer por ley una visión de la historia. b) Que la ley intenta imponer la falsificación sistemática del pasado, con consecuencias políticas actuales. c) Que  sus autores se identifican con los asesinos y torturadores del Frente Popular, elevándolos como “víctimas” al nivel de los posibles inocentes caídos en la represión (Una represión por lo demás mucho más legalista y garantista que las represiones en el resto de Europa al terminar la guerra mundial). En suma, es una ley criminal hecha por una chusma corrupta que se identifica con los criminales. La misma chusma que acababa de rescatar a la ETA de la ruina para convertirla en potencia política.  

La ley fue aprobada “democráticamente” contra la democracia, siguiendo precedentes como los del nazismo. Y el hecho revela plenamente  la ausencia de pensamiento y cultura democráticas en los nefastos partidos parlamentarios actuales; y el papel del PP no como oposición necesaria sino como cómplice y auxiliar de los autores directos, es decir, el nuevo frente popular de socialistas, separatistas y comunistas. El fraude es tan gigantesco que asombra la enorme tardanza con que empieza a haber una reacción. Digamos de pasada que también refleja el rastrero nivel de los historiadores españoles, que no han protestado contra una ley que ataca la más evidente libertad de investigación, expresión  y cátedra.

  Hace algún tiempo, el Doctor y su banda de malhechores intentaron llevar la ley a sus últimas consecuencias, para encarcelar a quienes defendemos la verdad y la libertad de investigación. Creo que fui el primero en promover una movilización de historiadores y escritores, que tuvo cierto éxito, pero casi insignificante en comparación con la importancia de la causa. Y así estamos, con un embrutecimiento casi generalizado después de cuarenta años de falsificación del pasado en la universidad y los medios de manipulación de masas. No obstante, felicitémonos de esta incipiente reacción.

   Digamos incidentalmente que el programa Una hora con la Historia es el único deliberadamente dirigido contra esa infame ley. Si las cosas siguen como hasta ahora, podría llegar a ser prohibido y yo mismo encarcelado o arruinado a multas. Por eso es preciso que sus oyentes se comprometan en serio en difundirlo y apoyarlo. Me permitiré una referencia a Mao Tse-tung: “Mucha gente recibe una flecha y expresa su admiración por lo bien construida que está, por su punta, su rectitud, etc. Y entre tanta admiración olvida que está hecha para lanzarla al enemigo”. Este era su contenido, sino sus palabras textuales. Tanto Una hora con la Historia como mis libros están concebidos como flechas contra los liberticidas y enemigos de España.

La razón por la que España no entró en la II Guerra Mundial es clarísima, por mucho que la hayan oscurecido una serie de historiadores de pandereta (Preston, Marquina, Tusell, etc.): https://www.youtube.com/watch?v=HLNO5spz9V8

**********

   Para difundir en los medios. No olviden citar su origen

*Cuando vivía Franco pocos luchábamos contra él. Desaparecido el régimen, el número de luchadores antifranquistas no ha cesado de crecer, y cada año más “bravos”.  ¿Le dice eso algo a usted?

*El Doctor define muy bien los rasgos del antifranquismo: el fraude, la corrupción, la amistad hacia la ETA, la complicidad con los separatismos, la falsificación de la historia, la censura y persecución de la verdad.

*Me pregunta un amigo a qué atribuía el boicot y aislamiento con que me distinguían casi todos los historiadores y medios. “A que me ven como un peligro. Y lo soy, es decir, mis libros demuelen sus dogmas, que consideran científicos, para mayor chiste”

*El nivel intelectual de la universidad es tan bajo que no solo no se han opuesto a una ley antidemocrática y antiintelectual como la de memoria histórica, sino que la aplican, “ilustrando” a los estudiantes con sartas de falsedades.

**************

La reconquista y España

Dado que VOX empieza su campaña electoral, simbólicamente, en Covadonga,  creo que le vendría muy bien difundir entre los suyos mi libro sobre la Reconquista. Porque la inmensa mayoría solo tienen impresiones vagas y a menudo falsas de  un fenómeno tan definitorio de lo que es España  (no hablo de quienes niegan la Reconquista,  por negar a España).

   Un problema muy serio de la política española es su falta de fondo, tanto intelectual como historiográfico. La inmensa mayoría de los políticos ignoran la historia de su país o interpretan sus hechos de manera arbitraria. Y lo mismo ocurre con sus seguidores. Los resultados son, en el mejor de los casos, políticas bienintencionadas pero de corto alcance, demasiado expuestas a bandazos y derivas inesperadas.

Mi libro se titula La Reconquista y España, porque España se reconstruye –que no se construye– en aquel proceso complejísimo y apasionante en sucesos, personajes y tendencias variables de largo plazo. Ese proceso pudo haber concluido en una península dividida o balcanizada en cinco estados mal avenidos entre sí: Portugal, Castilla-León, Aragón, una Navarra ligada a Francia, y un reino musulmán en el sureste.  Por qué no fue así es algo que debe saberse, porque asistimos hoy a impulsos de vuelta a tal situación. La Reconquista sigue siendo actual

Creado en presente y pasado | 153 Comentarios

Reconquista y literatura / Memoria Franco

Este jueves, día 11, en el Centro Riojano, Serrano 25,  a las 19,00, mesa redonda sobre Gibraltar hoy, con la presentación y moderación  de Pedro López Arriba. Intervienen Pío Moa, José María Carrascal, Guillermo Rocafort y José Ramón Remacha.

*************

La Reconquista es un fenómeno histórico único, en el sentido de que no se ha dado en ningún otro país, como observa Stanley Payne, y por tanto no puede estudiarse comparándolo con otros. Y Julián Marías señalaba el hecho de que haya dado lugar a tan poca literatura o cine (y tan pobre, cabría añadir), en contraste con el partido que han sacado a la épica del Oeste los escritores y cineastas useños.  Esto muestra el extraordinario dinamismo cultural useño,  en gran medida al margen de las tradiciones europeas y capaz de hacer arte de sus propias experiencias históricas o sociales del momento; y expresa también la decadencia cultural española.

 Pues España adopta en el siglo XVIII los modos franceses, sus autores empiezan a menospreciar el inmenso filón inspirador de la Reconquista y los dos siglos posteriores, tendencia que no mejora siquiera con el Romanticismo  del siglo XIX, que tampoco da gran cosa en ese sentido.  Es curioso observar cómo la decadencia política va acompañada de la decadencia cultural, profundizada por el desprecio hacia la propia historia. Ese desprecio va instalándose en las capas intelectuales al constatar cómo España va quedando rezagada en sus intentos de imitar a “Europa”, es decir, a Francia e Inglaterra, y lo achacan a la persistencia de oscuras tradiciones de un pasado “enfermo”, que decía Ortega. Por consiguiente, había que redoblar los esfuerzos por asimilarse a “Europa”  y olvidar un pasado tan lamentable, a su juicio supuestamente ilustrado.

La reconquista y España

Por esta razón he escrito el libro sobre la Reconquista. Porque la inmensa mayoría de los españoles sabe poco o nada del período de reconstitución de su propio país, y porque entre la clase llamémosla ilustrada, predominan ideas ridículas o absurdas, que examino en la primera parte. Sin embargo se trata de un período riquísimo en todo tipo de sucesos, bélicos, políticos, sociales y culturales;  y de personajes extraordinarios, en los que se manifiestan las contradicciones de la naturaleza humana. Que un proceso de tal enjundia apenas haya dado lugar más que a ínfimos debates académicos que rondan la pura estupidez, ya resulta significativo de “cómo está el patio”.

  La portada del libro es una foto de Covadonga. Ahora pienso que podía haberse combinado con otras dos, una de Santiago y otra de Toledo, porque entre las tres resumen la Reconquista, por supuesto dejando al margen otros símbolos  de significación comparable.  Yo creo que todo español,  sobre todo el historiador y el artista,  debería visitar de vez en cuando Covadonga y Santiago, tal vez los inspirasen más. Aunque temo  el peligro de que resultara una oleada de patriotería beata y retórica. No tiene por qué ser así, pero es un peligro real.  

*****************

   Para difundir en las redes. Espero que estos textos quepan en ellas

*Franco venció al frente “popular” de totalitarios y separatistas. Salvó a España de la guerra mundial. Derrotó un criminal aislamiento. Presidió el mayor desarrollo económico y social antes o después. Por eso le odian separatistas y totalitarios.

*La penúltima victoria política de Franco fue derrotar a Inglaterra en la ONU con respecto a Gibraltar, volviendo contra Londres su añagaza colonial. El PSOE anuló la victoria al abrir la verja de la colonia, única en Europa

*Con Franco, España se reconstruyó sin deudas con Usa y Stalin, al contrario que el resto de Europa occidental. Fue una excepción, odiada por países que habían colaborado con el nazismo y lo debían todo a Usa y a Stalin.

*¿No es chocante que los países de la UE, invadidos por los nazis y colaboradores de ellos, y luego liberados por el ejército useño e indirectamente por el soviético, se crean superiores a la España franquista, que ni fue invadida ni debe nada a Usa y Stalin?

*Rescatar la memoria de Franco contra las calumnias y embustes de sus enemigos, es absolutamente necesario para regenerar una democracia en proceso de hundimiento.

Los Mitos Del Franquismo (Historia)

**************

En Una hora con la Historia, tratamos el falso problema de por qué no entro España en la guerra mundial: https://www.youtube.com/watch?v=HLNO5spz9V8 

*Una hora con la Historia es un programa diseñado directamente contra la tiránica ley de memoria histórica, la leyenda negra y otras tendencias culturales y políticas que atentan contra la libertad y socavan la nación española. Se opone, por tanto, a las tendencias de los partidos y gobiernos, a la mentira totalitaria que nos obligan a pagar a todos mediante subvenciones. La cuenta para contribuir es: BBVA, “Tiempo de ideas”, ES09 0182 1364 3302 0154 3346 

********

Sobre el PSOE: https://www.youtube.com/watch?v=vb0JOBCkfB8

 

 

 

 

 

Creado en presente y pasado | 150 Comentarios