España debe salir de la OTAN

1.- La OTAN fue creada como barrera al expansionismo soviético sobre Europa occidental. La posibilidad de tal expansionismo desapareció en 1991 con la desintegración de la Unión Soviética y del Pacto de Varsovia y por ello tal organización perdía su razón de ser. Su área de actuación de limitaba en principio al Atlántico Norte, es decir, al área de Usa y Europa occidental. Sin embargo, caída la URSS no solo se ha mantenido, sino que, con diversos pretextos,  ha ampliado su área de actuación a prácticamente todo el mundo.

 2.- El elemento dirigente de la OTAN fue desde el primer momento Usa. Ello era natural, ya que no solo era la potencia capaz de contrarrestar el expansionismo soviético, sino que  fue su intervención bélica en la II Guerra Mundial la que preservó o impuso la democracia en Europa occidental y reinició su prosperidad con el Plan Marshall. Dentro de la OTAN, la segunda potencia, muy estrechamente ligada a Usa, era y es Inglaterra. Sin embargo España no tiene esa enorme deuda política, moral y económica con Usa, siendo el único país europeo en esa circunstancia. No tenía, por tanto, razón para ingresar en la alianza, máxime cuando sus países europeos compartían con los comunistas la hostilidad al régimen español.

3.- Además, tanto Usa como, sobre todo Inglaterra, han sido históricamente potencias enemigas de España.  Inglaterra sigue siéndolo plenamente, como demuestra su retención de Gibraltar. Y los intereses de Usa y de España en América son claramente divergentes.

 4.- No obstante, la amenaza soviética afectaba también a España, donde persistía la actividad subversiva comunista, y por esa razón, y por solidaridad con Europa occidental, España abandonó su tradicional neutralidad y apoyó a Usa, facilitándole bases militares, aunque sin supeditarse a su política exterior.

5.- Asimismo, España denunció la invasión de una parte estratégica de su propio territorio, mediante una colonia pirática,  por la segunda potencia influyente de la OTAN, Inglaterra. España hizo reconocer su derecho en la ONU y ante la actitud arrogante e imperial de Inglaterra, aisló el peñón por tierra, convirtiendo la colonia en una ruina para el país invasor. Esta política habría dado fruto con el tiempo, pero fue invertida por el gobierno socialista de Felipe González, convirtiendo Gibraltar en un emporio de negocios opacos para el ocupante. Con ello, el gobierno de Madrid convertía a España, automáticamente en lacayo y subordinado al de Londres en una política técnicamente descriptible como traición al propio país.

6.- Se da el caso, además, de que así como la OTAN cubre Gibraltar, no cubre las ciudades españolas de Ceuta y Melilla. Ello no es casual, sino que responde a un claro designio de mantener la colonia y utilizar a España como peón en una política general. Designio compartido por todos los gobiernos teóricamente españoles desde Felipe González.

7.- Desaparecida la amenaza soviética,  España ya no tiene ningún enemigo potencial aparte de Marruecos. Se trata de un enemigo comparativamente muy débil y vulnerable frente al cual España no tiene necesidad de  ninguna alianza ni tampoco del respaldo useño. Pero el entusiasmo de los políticos y de bastantes militares por permanecer en esa organización demuestra su nula identificación con España y sí con intereses ajenos. Pues España tampoco tiene interés en invadir o imponer su forma de vida a otros países. Y menos por cuenta ajena.

8. La política de “primaveras árabes” seguida por la OTAN, así como de intervenciones en Afganistán y otros países, generadora de guerras civiles brutales y de situaciones caóticas con cientos de miles de víctimas, son precisamente muy perjudiciales para España, que por su posición geoestratégica se encuentra particularmente expuesta a las convulsiones en los países islámicos del norte de África. En ese sentido, España desempeña en la OTAN un papel de peón de brega al servicio de intereses ajenos, con sus fuerzas armadas en calidad real  de ejército cipayo.  

9. La integración en la OTAN, no solo significa una supeditación militar y política a intereses ajenos, sino también una verdadera colonización cultural, propia también de un ejército cipayo. La instrucción de los oficiales e incluso de la tropa se hace cada vez más en inglés, que se convierte en lengua cooficial de nuestro ejército, en directa vulneración no solo de la Constitución sino de la propia dignidad y honor del país.

10. La posición de España se vuelve más dañina por cuanto su gobierno actual muestra  fervor en hostigar a Rusia, una política completamente ajena a nuestros intereses y potencialmente muy perjudicial.  La OTAN se ha convertido en una organización agresiva, que ha destruido la paz en diversas regiones. Y nuestros intereses están, desde luego, muy alejados del hostigamiento antirruso.

11. Por todo lo anterior España debe volver cuanto antes a una política de neutralidad, mantenida en las dos guerras mundiales en circunstancias sumamente difíciles,  y extraordinariamente beneficiosa para España e indirectamente  para los demás países. Es obvio que la vuelta a la neutralidad exige la eliminación de la actual clase o casta política corrupta, zapateril y antidemocrática. La exigencia de neutralidad debería cuajar en la opinión pública y servir de ariete contra un sistema político salido de la transición y hoy podrido y agotado.

******************

 

Resultado de imagen de Moa Europa

Creado en presente y pasado | 44 Comentarios

El mito de la “Pepa”

Cuando uno lee que Juan Carlos en el aniversario de la Pepa,  califica a las Cortes de Cádiz de “eslabón decisivo en el esfuerzo por la liberación de la Patria y símbolo de una empresa colectiva que benefició a España, a Iberoamérica y también al resto de Europa”,  solo puede quedarse pasmado. El esfuerzo decisivo por la liberación de España no correspondió a Cádiz, sino a la resistencia popular y militar, y desde luego un resultado fue la separación definitiva de “los españoles de los dos hemisferios”, contra lo deseado por aquellas Cortes, lo cual puede verse como un beneficio…  según el punto de vista. El hecho es que tanto España como Hispanoamérica  entraron en  un siglo simplemente calamitoso.  En cuanto a Europa… La Constitución española tuvo ciertas imitaciones, pero poco futuro, y ya el sobrenombre chabacano de La Pepa con que fue conocido certifica ese aire populachero que tomó gran parte de nuestro liberalismo. Fue, con todo,  una Constitución mejor que la que hoy tenemos,  para lo cual no hacen falta mucho méritos, pero harto peor que la  useña, modelo de otras que no la mejoraron.

Y ha dicho o han hecho decir también al rey:   “Es mucho lo que la causa de la libertad debe a un pueblo que decidió ser dueño de su destino y que no se doblegó ante las dificultades”. Ningún pueblo ni ninguna persona es dueña de su destino (salvo que decida suicidarse, claro). Y lo de la libertad, según lo que se entienda por ella. Está claro que el pueblo español luchaba por su libertad nacional, pero no pensaba en el liberalismo, que por entonces asimilaba mayoritariamente a los desastres y brutalidades de la Revolución francesa y de la invasión napoleónica, y veía en Fernando VII el restaurador de la legitimidad y la tradición nacionales.  Esta serie de equívocos abonó la división y la tragedia que vinieron después.

Hay que señalar también la mediocridad o cosa peor de la mayoría de nuestros liberales. Fueron capaces de vencer al carlismo –con malas artes, también hay que decirlo, véase por ejemplo la Desamortización de Mendizábal–  y tuvieron la ocasión de modernizar el país. En lugar de ello comenzaron las querellas entre facciones liberales, los pronunciamientos,  el estancamiento económico y el retroceso cultural y educativo. El siglo XIX,  ha sido el más decadente para España desde el final de la Reconquista, hasta que la Restauración abrió nuevas perspectivas, echadas nuevamente a perder por aquella mezcla de liberales exaltados y mesiánicos obreristas y separatistas que crecieron como setas después del 98.

España ha tenido dos malas suertes:  que el liberalismo viniera identificado en la mentalidad popular con una invasión foránea y el Terror de la Revolución francesa; y que los propios liberales fueran tan a menudo gente mediocre, con la mente cargada de una retórica vacua y agresiva. Parece que ello ha creado una verdadera tradición, de la que no logramos salir.

************

Nueva historia de España

(febrero 2012):

Repaso el blog, en el que llevo años, y me asombra su escasísimo efecto práctico. Siento una especie de fatiga por la inutilidad del esfuerzo. Pero alguien tiene que decir estas cosas. No es que pretenda tener siempre la razón, naturalmente. Es que, por una parte, nadie me ha rebatido con verdaderos argumentos y datos (opinan que el silencio es un arma más efectiva) y por otro aquellos a quienes complacen mis asertos, muestran una extraña pasividad. Me recuerda las frases del camarada Mao (cito de memoria): “Hay gentes que encuentran una flecha muy bien hecha y se complacen en ella, ponderándola, en lugar de lanzarla contra el enemigo”.

Nada como la ETA ha definido la mala catadura de la clase política española y la Constitución elaborada por ella bajos los auspicios del indocumentado Suárez. La ETA, la actitud ante ella,  ha sido el verdadero revelador de la miseria moral e intelectual de esa “clase”, llamémosla así. La demostración de que para ella el estado de derecho no es una cuestión de principio, y menos aún la igualdad ante la ley, de que la Constitución y las leyes pueden interpretarse según convenga en cada caso. El crimen etarra paga en España, y mucho. Lo estamos viendo ahora mismo en las Cortes, cuando todos menos UPyD (partido con el que, en general no simpatizo, pero en esto sí) buscan el acomodo con los separatistas asesinos que dicen que no van a seguir matando si el gobierno sigue siendo bueno con ellos. Parece que PP, PSOE y PNV van a elaborar un papelajo pidiendo a la ETA que se disuelva. ¿Se lo pedirán con humildad? ¿Con altanería? ¿Qué le ofrecerán a cambio? ¿Le dirán que es suficiente lo que ya le han regalado, a costa de la más elemental decencia democrática y patriótica? ¿Que todavía pueden exigir algo más? En 2008 hice algunas observaciones:

5.VI. 2008: Admirable espectáculo el de Rosa Díez defendiendo derechos elementales de los españoles entre los abucheos de los diputados. La chusma política. ¿De dónde habrá salido esta gente? Repito, del blog del 16 de mayo, un comentario de Taraza: “Ningún partido político se atreve a atacar de frente el asunto terrorismo. Ayer mismo, el PP, rectifico, los Diputados del PP, algún Diputado del PP, por lo menos uno, tras la “oración funebre” por el guardia civil asesinado debió cargar contra ZP, y contra todos aquellos Diputados que en la legislatura anterior autorizaron al Gobierno ZP a tomar contactos con ETA. Esa autorización sigue en vigor, pues no ha sido derogada expresamente. ¡Ni un solo Diputado del PP cargó contra el Gobierno! Si yo lo fuese, tendrían que echarme del hemiciclo, para callarme. ¡Por Dios: entre 154, ni uno solo cargó contra ZP!”. Ni uno solo. Todos unidos, ¿contra el terrorismo? No. Para estafar una vez más a los ciudadanos.

1-VI. 2008: Tal como Zapo llama “proceso de paz” al desmantelamiento de la constitución y de la unidad de España en obsequio de los terroristas y los secesionistas, o “alianza de civilizaciones” a sus chanchullos con las dictaduras potencialmente más dañinas para España, o “igualdad de género” a la destrucción de la igualdad ante la ley, Gallardón llama “centrismo y moderación” a la integración del PP en los diseños políticos de Zapo. Vamos, que “moderación y centrismo” es, para él, la colaboración con la delincuencia política. La política como farsa delictiva.

 9-VI.2008: Rajoy, el pro etarra.
Cada vez se descubre más el personaje: “Quiero un partido en el centro, un partido que dialogue con todos, sin excepción”. Como Zapo, ofrece el diálogo, el negocio político, en palabras más claras, a los asesinos, a la ETA. No directamente, no lo precisa, pero sí en la práctica. De hecho ya lo ofreció al entrar en la carrera de la revisión de los estatutos, la carrera por complacer a los balcanizadores de España. Que era, justamente, la clave de la colaboración de Zapo con la ETA. Hay una diferencia entre la actitud de Zapo y la del Futurista Solemne. Zapo obra así por afinidad ideológica con la ETA. Rajoy, nada afín en ese sentido, obra por un ingobernable afán de poder. Diferencia irrelevante a efectos prácticos. Y necedad futurista: en esa carrera de “diálogos”, Zapo tiene las de ganar. Rajoy y su camarilla, faltos de cualquier espíritu creativo y con inteligencia muy limitada, imitan las tácticas que han dado el poder a Zapo. Recuerda a las muchas imitaciones de El País que se intentaron por toda España a raíz del éxito de ese periódico: no caían en la cuenta de que El País ya existía, y de que los sucedáneos difícilmente encontrarían espacio.Y, por cierto, al caballero del Futuro no se le ha oído una palabra en defensa de la libertad de expresión, hoy tan acosada. Tendrá cosas más importantes en qué pensar: el diálogo, la nena angloparlante en el corazón y el cerebro…Rajoy, con el Tiranosaurio y Gallardón: los políticos más miserables de la derecha, hoy.

Creado en presente y pasado | 87 Comentarios

La felicidad y sus laberintos

Adiós a un tiempo: Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas de [Moa, Pío]

El número de marzo de Razón española viene dedicado  a su fundador Gonzalo Fernández de la Mora en el X aniversario de su muerte. Cuenta con interesantes estudios de su obra por Dalmacio Negro, y Carlos Goñi, así como numerosas notas, entre ellas una de Stanley Payne en la que señala: “Entendía también GFM que el talón de Aquiles de la derecha en España era, con mucha frecuencia, la ausencia de coraje moral y una debilidad dialéctica, tanto en términos del argumento en cuestiones de historia como en pura teoría política. Entendía siempre que lo más importante era decir la verdad, no importa lo que imponga la moda (…)”. Aunque no comparto muchas de las ideas de GFM, creo que este valor, la relevancia que da a la verdad, hacen de él uno de lo intelectuales españoles más importantes del siglo XX.

   Por mi parte contribuí con el siguiente artículo:

Almorcé varias veces con Fernández de la Mora y otros amigos a raíz de la publicación de mi libro Los orígenes de la guerra civil española (en 1999), que le pareció definitivo. En cambio el siguiente, que por temática sería anterior,  sobre los personajes de la república, lo consideró inútil, y no por haberlo leído, que creo que no lo hizo, sino porque  consideraba que no valía la pena ocuparse de semejantes personajes. Me pareció este un punto de vista  poco razonable, pero no siempre el gran preconizador de la razón era consecuente con su propio punto de vista, según nos ocurre a todos los humanos.  En conjunto, el ex ministro de Franco me pareció una persona muy por encima, moral e intelectualmente, del mundillo cultural español de la época, que si por algo se distinguía y sigue distinguiendo es por una mediocridad rayana en la chabacanería, siendo uno de sus rasgos definitorios el ninguneo de quienes aportan más rigor o interpretaciones que se salen del carril. Mal remedio.

Incidiré aquí sobre el tema tratado por Fernández de la Mora en su libro Sobre la felicidad y al que me referí en un artículo en Razón Española hace unos años. El autor  comienza afirmando: “El motor de los actos humanos es el deseo de felicidad, que es el objetivo universal y omnipresente. Todo lo demás es instrumental para la meta propuesta. La tan sublimada sabiduría es, en último término, una guía para ser dichoso”. Por consiguiente,  se trata del “problema humano por excelencia”, objeto de incesante meditación  implícita o explícita a lo largo de la historia, aunque “nunca expuesta de modo sistemático y meramente racional”, pese a existir buen número de estudios particulares e investigaciones diversas. Por consiguiente, el autor abre una brecha para el tratamiento más sistemático y racional de un problema que hoy se presenta en un plano vulgar en las recetas de una multitud de libros de autoayuda.

Con su extraordinaria erudición, Fernández de la Mora da un repaso  histórico al modo como ha sido tratada la cuestión desde el hinduismo  y el budismo, pasando, especialmente,  por el estoicismo, doctrina tan influyente en el mundo cristiano, y hasta recientes pensadores españoles y ultrapirenaicos. Es evidente que la recopilación no pretende ser exhaustiva, sino solo indicativa y, aparte de referencias chinas o árabes, se centra en las que podríamos llamar indoeuropeas. Llama la atención en su recogida de citas la ausencia de la Biblia, así como de autores anglosajones, lo que refleja sin duda una intencionalidad no explícita.

En esa tradición, con diversas corrientes y aspectos, predomina la noción de que la felicidad está relacionada no ya con el dominio, sino con la eliminación misma de los deseos, sensuales o de cualquier otro tipo. Son los deseos, insaciables, en gran parte incumplibles, en choque con los de otros individuos, la raíz de la frustración y del sufrimiento que, según versiones, harían de la vida humana un valle de lágrimas, en el que los males predominarían sobre los bienes hasta su absorción definitiva en el mal mayor que es la muerte. En último extremo, la felicidad alcanzable consistiría en el ascetismo, la apatía estoica, la impasibilidad ante los avatares de la vida u otras fórmulas semejantes que mantendrían al alma serena, feliz, inasequible al asalto de deseos y pasiones y de sus males derivados.

Fernández de la Mora no desestima ni mucho menos esta larga tradición, pero la critica razonablemente, así como a la corriente hedonista: el deseo es connatural al hombre y sin él su vida misma se vaciaría: “Renunciar absolutamente a todo es incompatible con la vida humana consciente. Una voluntad reducida  a negar toda volición casi es la nada. Lo que resulta hacedero es seleccionar y moderar los deseos (…)  La felicidad no consiste en nada, sino en algo, no es autoaniquilación, sino posesión”.  La felicidad depende de la relación equilibrada entre el deseo y la posesión, un equilibrio por su propia naturaleza “inestable y tenso”,  que puede  ser proporcionado por el autodominio racional sobre los deseos. No obstante hace una consideración llamativa  sobre la impasibilidad teóricamente adquirible mediante la razón: si bien tal impasibilidad  conduciría a “un puro mecanicismo lógico, sin dolor, pero sin gozo, imposible para la especie humana actual”, sorprende cuando especula sobre su posibilidad evolutiva:  se trataría de otra especie “quizás más apta para el progreso colectivo, y funcionalmente superior; pero distinta del homo sapiens sapiens objeto de estas meditaciones”.

La felicidad es un sentimiento, y por tanto se aloja en el cerebro reptiliano, el más primitivo y compartido con otros animales, mientras que la razón pertenece exclusivamente al hombre y está radicada en el cortex cerebral. Así, el sentimiento en general y el de felicidad en particular nacen de una instancia inferior.  Los sentimientos aparecen como reacciones primarias y puramente individuales, con escasa información y capacidad de discernimiento,  mientras que “los juicios racionales tienen pretensión de validez universal y, mediante su constante revisión, se van aproximando a un más fiel y pleno conocimiento de la realidad cuando versan sobre la experiencia”.  “Los sentimientos no son solamente confusos sino, a veces confusionarios”,  mientras que la razón, “por definición no engaña; el error es una insuficiencia de racionalidad”. Por consiguiente, existe un conflicto implícito entre los sentimientos y la razón, en el cual debe prevalecer la segunda, aun si, evidentemente, ello no siempre ocurre. La felicidad aparecería, al menos en parte, como el gobierno del sentimiento por la razón, un gobierno nunca pleno. De ahí, creo, la especulación sobre una evolución hacia un hombre plenamente racional incapaz de dolor psíquico y también de gozo, pero por ello “más apto y funcionalmente superior”.

Me permitiré hacer un esbozo de crítica, provisional y discutible sin duda. Creo que Fernández de la Mora tiende a exagerar el papel y posibilidades de la razón –aunque reconoce sus limitaciones– y, más o menos claramente, la oposición de ella al sentimiento. La experiencia nos dice que, en efecto, a menudo la razón y el sentimiento se enfrentan, pero en la mayoría de los casos se complementan mejor o peor, y la razón misma apenas sería ejercitada sin un sentimiento que la espolee y que en sí mismo no tiene por qué ser razonable (los celos, el ansia de riquezas o de honores, la indignación,  la compasión,  etc., incluso en grado desmedido, han movido muy a menudo a la razón a ponerse en movimiento y a obtener logros considerables). Pero creo que hay otra observación posible: los juicios racionales, aunque “tienen pretensión de validez universal”, no siempre lo consiguen, ni mucho menos, y en general no llegan a ser unívocos, salvo si acaso en las matemáticas o en las ciencias físicas. Pero aquí lo que importa es la aplicación de la razón al comportamiento humano, donde la dificultad salta a la vista.

En relación con el sapere aude kantiano hice en Nueva historia de España algunas consideraciones que tal vez vengan al caso: “¿Podía concebirse la razón como una lógica que lleva a conclusiones tan universales e inexorables como las leyes que la ciencia descubría en la naturaleza? En tal caso, ¿no era así abolida la libertad del individuo? Esta quedaría como una ilusión causada por la ignorancia y disipada por el conocimiento. Y si, a la inversa, cada uno confiara solo en los resultados  que él mismo obtuviera de su ejercicio racional, ¿no fracasaría la razón como orientadora general si dichos resultados, en lugar de uniformes, resultaban variados y aun opuestos de unas personas a otras, como de hecho sucedía? Nadie había aplicado la razón como los griegos, y sus conclusiones habían sido muy disímiles”. Y lo mismo serían las consecuencias de la aplicación de la razón por los ilustrados.  En fin, no pretendo con estas observaciones una discusión sistemática de las tesis e ideas tan sugestivas del libro, solo una incitación al debate, signo en general de una viveza intelectual que solemos echar de menos en España

***********

Nueva historia de España

Creado en presente y pasado | 64 Comentarios

Patriotismo de “Spain” / ¿Era Séneca español?

Dice Esperanza Aguirre que hay que ser patriota sin duda ni complejos. Y ella lo es, claro: patriota… anglosajona. Empeñada en meternos inconstitucionalmente el inglés como segundo idioma desde la infancia y colaboradora en su imposición como primer idioma en la cultura superior (y no solo). Un patriotismo lacayo. He dicho, e insistiré aquí, en que la amenaza para nuestra lengua y cultura no viene tanto de las pequeñas fechorías de los separatistas como del entusiasmo de los políticos en general por desplazar el español a favor del inglés a todos los niveles. Uno se asombra de la penetración del inglés en cualquier ámbito público y no se asombra menos de la falta de denuncia y resistencia hacia tal fenómeno, indicio de un pueblo estéril y estragado, es de esperar que no por completo. Insistiré más en ello, porque la confusión al respecto es enorme.
Y le dice García Margallo a Hillary Clinton, “¡España ha vuelto!”. Inconscientemente uno espera la continuación: “… a ponerse a sus órdenes”. Este Margallo, que insiste en la recuperación de Gibraltar, quiere al mismo tiempo hacer desaparecer a España como nación independiente convirtiendo a la UE en federación. El mayor peligro para España viene ahora mismo de la derecha con su “patriotismo” impostado y contradictorio.

****

Joseph Pérez:
Los habitantes (hispani) no forman una comunidad homogénea (…) por eso carece de sentido ver en Viriato un símbolo de la resistencia hispana a Roma. Lucha por su patria chica, no por una Hispania que no tiene más existencia que geográfica. Y lo mismo cabe decir de los hispani en general: se les llama así porque han nacido en el territorio de la Península, pero no tienen conciencia de pertenecer a una comunidad política. Américo Castro lleva toda la razón cuando niega a Trajano, Séneca, Marcial, Lucano, etc., la condición de españoles. Ser español y haber nacido en la Península Ibérica son cosas distintas. Séneca vivió y escribió en Roma y Roma fue el centro de su mundo y aspiraciones. Contra la ingenua idea del “senequismo español”, afirma Castro, con razón, que los pensamientos de Séneca son incomprensibles si se le desconecta del estoicismo de los griegos y los romanos. O sea que Lucano, Trajano, Séneca y otros no son de ningún modo españoles; son hispani, una variedad de romanos (…) Culturalmente (…) Séneca, Lucano y tantos otros a quienes tocó nacer en la Península Ibérica (…) pertenecen de pleno derecho a la civilización romana.

Creo que D. Joseph Pérez confunde el aspecto político con el cultural en general. Políticamente, es evidente que no puede hablarse de españoles por entonces, pero culturalmente no es un abuso sostenerlo, porque aquella cultura transmitida por Roma es precisamente la base y sustancia de lo que definirá a España cuando esta se convierta en una entidad política, con los visigodos. Y lo fue con tal potencia que ni la conquista islámica pudo arrasarla, como arrasó en cambio la floreciente cultura latina en el norte de África. El absurdo de Américo Castro, a quien Pérez da tanto crédito, queda de manifiesto cuando, en cambio, considera españoles a musulmanes y judíos, completamente ajenos, sobre todo los primeros, a la cultura latina, la propiamente española. Este absurdo ha hecho fortuna, de modo que no es raro oír, incluso a personas cultas, que la Reconquista fue una “guerra civil”. Dejemos aparte el supuesto senequismo español, tesis más bien que ingenua difícil de concretar, no ya porque las ideas de Séneca proviniesen de otras fuentes (las ideas de cualquier pensador de cualquier país tienen casi siempre raíces extranjeras), sino porque los rasgos “senequistas” no caracterizan demasiado a la cultura española, y pueden encontrarse en otras culturas. En Nueva historia de España abordé el problema de los hispanorromanos:

“La eminencia y abundancia de autores nacidos en Hispania ha nutrido polémicas sobre su posible españolidad. Para Américo Castro, resuelto a comenzar España en la Edad Media y en relación con musulmanes y judíos, antes de la invasión árabe apenas existía nada parecido a una “forma de vida española”. Al igual que otros muchos estudiosos, Castro atribuye a Marcial, Séneca y los demás, un carácter romano, sin relación de alguna densidad con lo que hemos llegado a conocer como España. Sánchez Albornoz aceptó algunos rasgos distinguidos por Castro en la forma de ser de los españoles “auténticos”: el carácter personalista, visible en sus escritores y artistas, “el estar inmerso y presente de continuo en su obra y con todo su ser. La vida y el mundo son en ella inseparables del proceso de vivirlos, como dice Castro”. Pero, al revés que este, Albornoz encuentra esas notas entre los hispanorromanos de la Edad de plata; una de ellas, el gusto por lo soez o indecente: “Séneca escribía en primera persona, refería obscenidades y porquerías y hablaba de sí mismo”; “Ningún filósofo romano sintió tan clara inclinación como Séneca hacia los relatos sucios y hasta malolientes, y Marcial superó en gusto por lo rahez a los otros líricos romanos de la época augustea y del primer siglo del Imperio; notas todas que caracterizaron luego a los peninsulares”.

Pero esos rasgos –junto con otros, incluida una mayor delicadeza— se encuentran claramente definidos en los demás latinos, y las expresiones y relatos “sucios y hasta malolientes” aparecen en el mismo Horacio, por no hablar de Catulo, Petronio, etc., y es difícil decidir si son más o menos raheces. Las características del espíritu romano, pragmático y combativo, con mucho genio para la normativa y menor para la especulación y la metafísica, fueron acogidas en la cultura hispana posterior, y seguramente también en la de entonces. Otros autores, como Brenan,  distinguen entre el carácter español de Marcial o Quintiliano y el netamente latino de Séneca o Lucano.
El debate entre Castro y Sánchez Albornoz se ha centrado en conceptos como “formas de vida”, “vividura”, “herencia temperamental”, “contextura vital”, etc., un tanto evanescentes. Pisamos terreno más firme, a mi juicio, si dejamos la consideración, no falsa pero sí nebulosa, sobre el carácter nacional, y buscamos otras evidencias.
Todos aquellos autores sentían el orgullo de Roma, bien expreso en frases como estas de Séneca: “Has prestado un inmenso servicio a la ciencia romana (…); inmenso a la posteridad, a la que la verdad de los hechos, que tan cara costó a su autor, llegará incontaminada; (…) su recuerdo se mantiene y se mantendrá mientras se valore el conocimiento de lo romano, mientras haya quien quiera (…) saber qué es un varón romano, insumiso cuando todas las cabezas estaban rendidas al yugo (…), qué es un hombre independiente por su forma de ser, por sus ideas, por sus obras”, dice a la hija de Aulo Cremucio Cordo, de memoria hoy perdida. En Marcial observamos una reivindicación más explícita de su cuna hispana: “Varón digno de no ser silenciado por los pueblos de la Celtiberia y gloria de nuestra Hispania, verás, Liciniano, la alta Bílbilis, famosa por sus caballos y sus armas, el viejo Cayo con sus nieves y el sagrado Vadaverón con sus agrestes cimas y el agradable bosque del delicioso Boterdo que la fecunda Pomona ama (…) Pero cuando el blanco diciembre y el invierno destemplado rujan con el soplo del ronco Aquilón, volverás a las soleadas costas de Tarragona y a tu Laletania (Barcelona)…”. “Lucio, gloria de tu tiempo, que no consientes que el cano Cayo y nuestro Tajo cedan ante el elocuente Arpino, deja al poeta nacido en Grecia cantar a Tebas o Micenas o al puro cielo de Rodas o a los desvergonzados gimnasios de Lacedemonia, amada por Leda: nosotros, nacidos de celtas y de íberos, no nos avergonzamos de introducir en nuestros versos los nombres algo duros de nuestra tierra”. “Gloriándote tú, Carmenio, de haber nacido en Corinto – y nadie te lo niega– ¿por qué me llamas hermano si desciendo de los íberos y de los celtas y soy ciudadano del Tajo? ¿Será que nos parecemos? Pero tú paseas tus ondulados cabellos llenos de perfume mientras que los míos de hispano son hirsutos; tienes los miembros lisos por depilarlos cada día; yo, en cambio, tengo piernas y rodillas llenos de pelos; tu lengua balbucea y no tiene vigor: mi vientre, si fuera preciso, hablaría con voz más viril; no hay tanta diferencia entre la paloma y el águila ni entre la tímida gacela y el rudo león. Deja, pues, de llamarme hermano, Carmenio, o tendré que llamarte yo hermana”.

Estas efusiones no las encontramos en la obra conocida de los demás autores, pero es muy probable que las gentes de origen hispano formasen en Roma un grupo de afinidad y solidaridad, como suele ocurrir en las metrópolis y lo formaban los judíos, con seguridad los griegos, los galos, los egipcios y tantos otros. A los hispanos se les reconocía como tales, incluso por su entonación del latín. Cuando Marcial llegó a Roma buscó la protección de los hispanos Séneca y Lucano, y después del trágico fin de estos se dirigió a Quintiliano (así como a Plinio el Joven). En unos de sus poemas canta las glorias de Hispania: “La elocuente Córdoba habla de sus dos Sénecas y del singular Lucano; se recrea la jocosa Gades con su Canio; Mérida con mi querido Deciano; nuestra Bílbilis se gloriará contigo, Liciniano, y no callará sobre mí”. Pese a las alusiones de Marcial a íberos y celtas, estos y sus viejas diferencias se iban diluyendo no ya en la cultura romana, sino en la misma Hispania, donde, recuerda Julián Marías, existían centros como Tarraco, actual Tarragona, sedes comerciales y artísticas de amplias regiones por encima de las antiguas divisiones tribales.

La tesis de Américo Castro resulta aún más singular ante la evidencia de que el latín llegó a ser el español, y la cultura y la religión transmitidas por Roma son el cimiento de la cultura española posterior. Sin ellas nunca podría entenderse cómo llegaría a existir confrontación entre cristianos y musulmanes en la península ibérica. Podría discutirse interminablemente sobre la “contextura vital” española de Averroes o Maimónides, como la de Séneca o Quintiliano, solo si se olvida la clarísima verdad de que los dos primeros ni se expresaron en una lengua latina ni pertenecieron en absoluto a la cultura española conocida por la historia, sino, precisamente, a aquella que aspiraba a destruirla y reemplazarla por otra de carácter oriental (…)”.

Pero aun dentro de la conciencia cultural latina de los hispani existía cierto orgullo particularista, como lo expresarán diversas alabanzas de Hispania, incluso por autores foráneos, o reivindicaciones de las heroicas resistencias a la invasión romana. Así en Paulo Orosio:

(…) Paulo Orosio, teólogo e historiador natural de Braga, en Gallaecia, nacido hacia 380, viajero por Jerusalén, el este y África del norte, fue discípulo de San Agustín, defensor del libre albedrío contra diversas herejías y enemigo de Prisciliano. Su Historia contra los paganos, de gran difusión en siglos posteriores, es la primera historia universal desde un punto de vista cristiano, explicada como desarrollo del plan divino: el imperio romano se transformaría en instrumento de Dios para proteger a la Iglesia frente al caos. Rebatiendo la acusación pagana al cristianismo de provocar la decadencia de Roma, sostenía que bajo el paganismo habían sido continuas las crisis y agresiones despóticas a otros pueblos. En cambio, en la nueva era cristiana “tengo en cualquier sitio mi patria, mi ley y mi religión”, y las regiones del mundo (imperial) “me pertenecen en virtud del derecho y del nombre [cristiano] porque me acerco, como romano y cristiano, a los demás, que también lo son. No temo a los dioses de mi anfitrión, no temo que su religión sea mi muerte, no hay lugar temible a cuyo dueño le esté permitido perpetrar lo que quiera (…), donde exista un derecho de hospitalidad del que yo no pueda participar. El Dios único que estableció esta unidad de gobierno (…) es amado y temido por todos” “Temporalmente toda la tierra es, por así decir, mi patria, ya que la verdadera patria, la patria que anhelo, no está de ninguna forma en la tierra”.

Ello no le impedía ensalzar con entusiasmo a los hispanos que habían resistido a Roma: Viriato “tras haber destrozado durante catorce años a los generales y ejércitos romanos, fue asesinado traidoramente por los suyos; mientras que los romanos solo actuaron con valor en no considerar dignos de premio a los asesinos”. “El dolor nos obliga a gritar: ¿por qué, romanos, reivindicáis sin razón esos grandes títulos de justos, fieles, fuertes y misericordiosos? Aprended, más bien, esas virtudes de los numantinos. ¿Fueron ellos valientes? Vencieron en la lucha. ¿Fueron fieles? Leales a otros como a sí mismos, dejaron libres, porque así lo habían pactado, a los que habrían podido matar. ¿Demostraron ser justos? Pudo comprobarlo incluso el atónito Senado cuando los legados numantinos reclamaron, o una paz sin recortes, o a aquellos a quienes habían dejado ir vivos como prenda de paz. ¿Dieron alguna vez pruebas de misericordia? Bastantes dieron dejando marchar al ejército enemigo con vida y no aceptando el castigo de Mancino”. Destruida Numancia, los romanos “ni siquiera se consideraron vencedores (…) Roma no vio razón para conceder el triunfo”. “A ver si ahora esos tiempos son incluidos entre los felices, no ya por los hispanos, abatidos y agotados por tantas guerras, pero ni aún por los romanos, afectados por tantas desgracias y tantas veces derrotados. Por no contar el número de pretores, legados, cónsules, legiones y ejércitos que fueron vencidos, recuerdo solo esto: el loco temor de los romanos los debilitó a tal punto que no podían sujetar los pies ni fortalecer su ánimo ni siquiera ante un ensayo de combate; es más, en cuanto veían a un hispano, sobre todo si era enemigo, se daban a la fuga, sintiéndose vencidos antes de ser vistos”. La misma simpatía le lleva a afirmar, exagerando algo: “César [Augusto], dándose cuenta de que lo hecho en Hispania durante doscientos años no serviría de nada si permitía seguir usando de su independencia a los cántabros y astures, poderosísimos pueblos de Hispania…”

Ciertamente los “hispani” no eran españoles en sentido político, pues no existía una nación española, pero tampoco la romanidad era una capa homogénea extendida sobre todo el imperio. Como romanos culturales, los “hispani” tenían sus particularidades y eran reconocidos como tales.  Y lo que los hizo españoles desde el punto de vista cultural fue aquella romanidad, que perdura hasta nuestros días. Sí podemos llamar a los “hispani” de entonces nuestros antepasados y fundadores de la hispanidad cultural.

(20-2-2012)

***********

Nueva historia de España

Creado en presente y pasado | 62 Comentarios

Una opinión literaria

Muchos de ustedes ya los habrán leído, pero quizá otros no. Es curioso como una misma cosa puede verse con perspectivas muy distintas:

  • I  parte
    1º El suceso que encierra en cierto modo toda la novela: me parece muy original y acertado empezar y terminar con ese motivo.  La narración ágil y plástica con mucha riqueza de sensaciones y sobriedad   y riqueza de la prosa hace imposible que te canse.

         2º En el capitulo 6º las explicaciones prolijas sobre Companys, las considero para un público iniciado en la historia de la Guerra Civil,  seguro que es un bocado delicado para tus lectores. Decayó un poco mi  interés. Página 58 al final muy poético me supo a buena novela.
         3º El personaje Paco es para mí el mejor sin desmerecer al protagonista   Berto. Es un carácter muy bien creado, con sus reflexiones sobre el amor, el sentimiento trágico de la vida y al mismo tiempo su sentido del humor
         4º La novela cobra un vigor insospechado con los viajes a Francia y la  rendición de Barcelona. El final de la 1ª parte es un desenlace  brillantísimo de tragedia sin caer en sentimentalismo.

RESUMEN IMPRESIONES 1ª PARTE

-Un 10 para la acción en la que sin duda eres un maestro, vigorosa narrativa e impecable lenguaje. A partir del capítulo 13 me enganchó muchísimo y leía otros ratos además del que suelo dedicar. Creo que habrá muchos lectores que sigan esa acción tan trepidante y a quienes el ambiente de la Guerra en Barcelona les interese mucho. La ambientación extraordinaria, lugares, pisos, actitudes de los partidos en Cataluña durante la Guerra.
Inconvenientes que yo he visto:
-Conocimientos de historia específicos (Companys y sus compañeros) me resultaron durillos, pero seguro que a tus lectores les encanta.
-Los amores están tratados quizás con cierta asepsia.
Creo que es una novela de aventuras estupenda. De ella puede salir una buena serie de televisión.
II Parte
Increíblemente buena novela de guerra, independiente de la anterior con el nexo del episodio del comienzo y la estupenda amistad de los dos protagonistas. Narración ágil, acción sin desmayos, conocimiento de tácticas de guerra y con la sensación de conocer también el terreno. Muy interesante la visión de la División Azul. Los personajes secundarios son muy buenos: Hipocrates, Diego, el teniente Larumbe y otros mandos de la División Azul (El Zapatero, Saavedra).Esta segunda parte es la que más me ha gustado. Una gran novela de guerra o de aventuras en la guerra.

*Solo los caracteres femeninos no me han parecido a la altura de los otros y tampoco las narraciones amorosas.
III PARTE
El desarrollo de la trama en Madrid me interesó menos sin quitar importancia al sentido del humor derrochado en tertulias y personajes públicos (me dirás como te enteraste de lo de Cela pues yo también lo sabía, creo que de buena tinta), pero ya en Galicia vuelve a ser una novela a la altura de la primera parte. El desenlace trágico que hace pensar en la literatura clásica griega está muy bien (y eso que me lo habías contado).
Esta parte es la que menos me interesó.

EN GENERAL
1º Un 10 en acción.
2º Narrativa vigorosa, quizás abunde en explicaciones históricas pero eso a tus lectores de siempre les gustará.
3º Creación de caracteres masculinos extraordinaria. Paco es el mejor de todos, se parece a los héroes de Grecia. Sentí que lo mataras. Berto muy humano. Todos los secundarios son soberbios, excepto las mujeres. Solo me gustó la madre de Paco. La abundancia de secundarios perfectamente definidos es un lujo.
4º Podría haber sido una trilogía extendiendo un poco más la tercera.
5º De aquí sale una buena serie de televisión.
6º El Epílogo me parece genial. Para ser buen novelista también hay que ser poeta y a lo largo de la novela se palpa. Antes de leer el nombre de Pío Baroja estuve pensando que esta novela me recuerda la trilogía de Madrid “La busca” “Aurora roja”…
Isabel Hernández.

Amazon)

Adiós a un tiempo: Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas de [Moa, Pío]

Creado en presente y pasado | 3 Comentarios