Homicidios y feminismo / Novedad historiográfica

Conocer la historia criminal del PSOE, incluyendo su tradicional complicidad con los separatismos, es indispensable para regenerar la democracia. De otro modo la democracia degenera en la estafa permanente. https://www.youtube.com/watch?v=-xYmJq9kJKY

**********

Homicidios y feminismo (Con ruego de difusión)

En una tertulia hace días Ortega Smith se vio algo sorprendido por una tiorra de El País que le echaba en cara la “violencia de género”, mostrándose “espantada” por la muerte de 1.000 mujeres en los últimos diez años en España. La réplica de Ortega fue buena, pero insuficiente.  El cuento de la “violencia de género” debe ser atacado con un discurso coherente en todas sus partes.

En 2018 España fue el país de la UE con menor tasa de homicidios de la UE.  Esto nos aleja mucho de países más desarrollados como Suecia, Bélgica, Inglaterra, Dinamarca y otros. No siempre fue así: en 2002-3, España tenía, en cambio la tasa más alta. La tasa debía de ser  aún más baja en los últimos diez años del franquismo, a juzgar por el conjunto de la población penal, hasta 6 veces inferior a la de aquellos años.

De los 340 muertos por homicidio en España en 2018, fueron mujeres 47, es decir, un 16%, proporción muy baja, también mucho más baja que en la Europa más desarrollada; y ese o poco más es el número anual. Por lo tanto, la tiorra ya mentía al casi duplicar la cifra en diez años. Hay que decir, además, que aunque fueran 100 al año seguirían siendo una tasa insignificante comparada con los más de 20 millones de féminas existentes en España.  Sin embargo los medios y los políticos destacan los femicidios de forma obsesiva y desmesurada. ¿Por qué? ¿Es que quieren destacar nuestro atraso con respecto a otros países también en este terreno? No exactamente. Se intenta transmitir la histeria feminista-lesbiana según la cual el varón es enemigo natural (violador o asesino) de la mujer. En cada homicidio pueden influir muchas causas, haber atenuantes o agravantes o justificarse en defensa propia, pero cuando se trata de mujeres no hay explicaciones ni matices. No se trata de que algunos (poquísimos) hombres maten a asimismo a algunas (poquísimas) mujeres,  sino de “violencia de género” o “machista”, culpando implícitamente o explícitamente “al hombre”. Se  trata  justamente de crear una psicosis social de “guerra de sexos”, de la que algunas personas y grupos obtienen jugosas prebendas, que obligan a pagar a toda la población.  

La gran mayoría de los homicidios de adultos es cometida por varones, cosa bastante lógica, pues el varón es naturalmente  más fuerte y agresivo que la mujer; lo que se manifiesta igualmente en casi cualquier otro tipo de delincuencia: hay casi diez veces más hombres que mujeres en las cárceles. La excepción son los infanticidios (entre 20 y 25 anuales) cometidos en un 70% por mujeres.   Y si tipificamos el aborto intencionado como homicidio (pues en definitiva no es otra cosa que segar violentamente una vida humana), entonces la tasa de homicidios subiría enormemente, atribuible en su gran mayoría a mujeres. De acuerdo con la histérica lógica  feminista, no se trataría de homicidios atribuibles a algunas mujeres, sino “a la mujer”,  y habría que hablar de “violencia materna” o “violencia femenina infanticida” o  cosa parecida.  A nadie se le ha ocurrido tal idea, pero la histeria tiende a crear una histeria en sentido contrario.

Sobre la “violencia de género” en general, las cifras hablan: en 2018 se presentaron 170.000 denuncias, quedando desestimadas la mayor parte de ellas, pese a que la ley, de tipo totalitario y  contraria a toda la tradición jurídica, rompe la presunción de inocencia. Las denuncias dieron lugar a 35.000 condenas y 15.400 absoluciones. Teniendo en cuenta el carácter antijurídico de la ley cabe pensar que bastantes de las condenas serían arbitrarias.  

Por otra parte han venido aumentando en los últimos años los maltratos domésticos entre parejas, contra los niños,  y de adolescentes o jóvenes contra sus padres. También aumentan los suicidios, once veces más que los homicidios, aunque la cifra real puede ser mucho mayor, y afecta incluso a niños y adolescentes, cosa antaño mucho más rara. Esto nos indica  otra realidad: el feminismo está socavando constantemente los valores familiares, destruyendo prácticamente la familia, y un resultado es ese. Como bomberos pirómanos fomentan precisamente lo que dicen querer impedir.

europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

*************

Desde la transición, España se ha visto sometida a un doble proceso de olvido deliberado de la historia por parte de la derecha, y de falsificación sistemática de ella por parte de la izquierda y los separatistas. El resultado de ambos procesos ha sido el retroceso a un auténtico frente popular, que como que el destruyó en los años 30 la legalidad republicana, está demoliendo la legalidad democrática actual y amenazando gravemente la unidad y estabilidad de la nación. El nuevo frente popular pretende asentarse precisamente sobre aquella falsedad radical que atribuye legitimidad democrática al Frente Popular de los años 30. Es decir, a un conglomerado de  totalitarios  y separatistas racistas. La democracia no puede vivir asentada en el olvido y el embuste institucionalizados en una ley de memoria histórica de tipo norcoreano y que rompen la continuidad histórica de la nación, única base de la convivencia en libertad. Hoy estamos ante un nuevo desafío de gran envergadura, y por eso he escrito  Por qué el Frente Popular perdió la guerra, con importantes novedades historiográficas. Porque sin recuperar la historia real corren gravísimo peligro  la nación y la libertad.

 

Creado en presente y pasado | 51 Comentarios

La rebelión de los parásitos / Necesidad de una nueva victoria

europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

En el vídeo de la chica holandesa contra el feminismo (https://www.youtube.com/watch?v=OonMogbxHKE. Deberían poner subtítulos en español) hay sin embargo una idea discutible. Habla de los “valores europeos”. ¿Son esos los del cristianismo, los de la Ilustración o los de las ideologías salidas de ella? ¿O son extraeuropeos los del feminismo? Si consideramos que el feminismo consiste en la igualdad ante la ley, esta está conseguida desde hace muchos años, por lo que el feminismo está hoy de más. Para entender la histeria a que ha llegado, basta recoger sus consignas en manifestaciones y en las redes sociales. Son cien veces más ilustrativas que los embrollos entre ñoños, victimistas e intelectualmente perturbados en que se apoya su “pensamiento”.

Cuando se habla del mayo del 68 casi nunca se dice que fue una rebelión de los parásitos. Unos jóvenes en quienes la generación anterior había gastado inmensos esfuerzos para criarlos bien alimentados y sin problemas materiales, en tiempos de casi pleno empleo, con excelentes perspectivas profesionales,  con las mejores condiciones que han tenido antes o después los jóvenes, en especial estudiantes, se rebelaban contra las generaciones anteriores, concebían sus vidas como lo único valioso situándose al margen de la historia, negada como una maldición…  y del porvenir… (al mismo tiempo había un fondo contradictorio de protesta contra una sociedad que parecía hacer del consumo el alfa y omega de su concepción de la vida, esa es otra cuestión). De manera perfectamente gratuita se atribuía a su vez la defensa de causas desgraciadas a las que realmente solo podía aportar más desgracia.

Era, pues,  una rebelión de los parásitos. Ya Ortega lo había entrevisto en La rebelión de las masas al hablar del “señorito satisfecho”, “sin intimidad propia”,  que “da por bueno y completo su haber moral e intelectual”,  “que cree tener todos los derechos y ningún deber”, empezando por el deber de gratitud  hacia quienes les habían proporcionado una vida tan desahogada. Su combustible en el 68 fue una mezcla de marxismo y freudismo.

  Algo muy similar pasa con las “señoritas satisfechas” del feminismo, que protestan contra el “patriarcado” gracias al cual disponen de empleos, trabajos creados casualmente por el lado masculino de la sociedad con enormes trabajos y riesgos durante generaciones. Gracias al cual viven más años, se suicidan y delinquen menos que los hombres, disponen de avanzada medicina ginecológica, etc., etc. Lo que las convierte en parásitas no es que aprovechen estos esfuerzos de generaciones, es que pretenden no deber nada a nadie odian a los autores de unos bienes que ciertamente no les deben nada a ellas,  y desprecian a sus madres,  abuelas y antepasadas por no haberse rebelado histéricamente como ellas.

*************

Conocer la historia criminal del PSOE, incluyendo su tradicional complicidad con los separatismos, es indispensable para regenerar la democracia. De otro modo la democracia degenera en la estafa permanente. https://www.youtube.com/watch?v=-xYmJq9kJKY

*****************

Usted ha sido el primero en denunciar la política actual en España como  propia de un nuevo frente popular, idea que han recogido VOX y en cierta medida el PP. Parece que algunas ideas suyas surten efecto.

Por Que El Frente Popular Perdio La Guerra Civil

–Un grave problema de los análisis políticos corrientes en prensa y partidos es la falta de perspectiva histórica, por eso degeneran rápidamente en poco más que chismorreo en torno a las declaraciones, casi siempre fraudulentas, de unos o de otros. Por eso he escrito  Por qué el Frente Popular perdió la guerra. La cuestión no es solo reconocer que estamos ante un nuevo frente popular, sino sobre todo adoptar una línea política y de ideas para derrotarlo. Porque el actual frente popular es, como el antiguo, una alianza de separatistas y totalitarios. Cuando se reconoce esta evidencia, en la que casi nadie parece reparar hoy,  se entiende también por qué y para qué se libró la guerra civil, y se entiende la amenaza que tenemos encima. VOX parece bastante consecuente en este sentido, mientras que la aspiración del PP se reduce a echar a Sánchez para mantener los chanchullos del régimen zapateril que nos ha conducido a esta situación. Ahí tenemos a alcaldes del PP retratándose en homenajes a las “víctimas del franquismo” o criticando al PSOE por haber abandonado, con el Doctor, una trayectoria democrática perfectamente inexistente.

Ese mensaje suena bastante apocalíptico. Sin embargo hoy no vivimos en guerra, las circunstancias históricas han cambiado por completo.

–La guerra llegó porque el frente popular no solo amenazó la unidad de España y lo que tenía la república de democrática, sino porque para lograr sus objetivos debió destruir la legalidad republicana, tal como desde Zapatero se viene destruyendo la legalidad constitucional, que, mejor o peor, mantenía un estado de derecho y libertades políticas hasta 2004.  Hoy sufrimos leyes totalitarias que incluso pretenden regular nuestros sentimientos, algo sin precedentes,  y vivimos en golpe de estado permanente. Si esto continúa y no hay una reacción, terminaremos como en Venezuela. Mi libro sobre el Frente Popular debería ser leído y debatido en VOX y otros partidos, y por los periodistas,  porque expone precisamente esa proyección histórica, sin la cual la política se convierte en  farsa y griterío.

Seguramente nadie con cierto nivel intelectual y político se opondría a debatir, pero tal vez consideren que su nivel como historiador deja qué desear.

–Cuando digo debatir  quiero decir eso exactamente, es decir, oponer a mi libro críticas racionales que permitan una discusión con sentido y profundizar en unos problemas antiguos y nuevos  cada vez más acuciantes. Tengo sin embargo una larga experiencia al respecto: he ofrecido muchas veces el debate, y la repuesta ha sido, primero el silencio o más bien el silenciamiento. Esto revela un gran miedo disfrazado de arrogancia. Y  finalmente, la respuesta ha sido la ley de memoria histórica. Con apoyo del PP, nunca se olvide. El miserable alcalde pepero de Málaga acaba de retratarse con los corruptos y sinvergüenzas de la memoria histórica. El alcalde de Madrid habla de “la trayectoria democrática del PSOE”, que se parece a la del propio PP… En fin, esa ley no solo pone de relieve la falta de cultura democrática del PP, que la ha adoptado,  sino también la miseria intelectual de una universidad convertida en órgano de falsificación y propaganda totalitaria y separatista. Y el pánico de todos ellos a la verdad. Santayana decía que un pueblo que olvida su historia se condena a repetirla, pero en España el olvido intencionado se ha combinado con la falsificación más grosera. 

Mucha gente cree que estas falsedades y las leyes correspondientes  no tienen importancia mientras la economía funcione más o menos. Esas personas son incapaces de mirar más allá de sus panzas y de ver las consecuencias sociales y políticas de la ruptura de la continuidad histórica de España, que hoy pretenden unos y otros. Son la más completa renuncia a la inteligencia, prólogo a males mayores.

 

 

Creado en presente y pasado | 56 Comentarios

La Reconquista y la España actual / Madrid, colonia inglesa

Usted afirma que su libro sobre la Reconquista es el mejor que se ha escrito hasta ahora.

–Creo que es el mejor como obra de síntesis.  Por supuesto, hay otros estudios mucho más detallados o mejores en unas u otras partes. De todos modos, usted puede mirar en internet los libros del mismo estilo publicados en los últimos años, y comparar.

Sin embargo, la universidad no le reconoce a usted siquiera como historiador.

la reconquista y españa-pio moa-9788491643050

–Ese no es un argumento. En todo caso me hace un honor. La universidad actual se define por  su aceptación de la ley de memoria histórica. Y se define como moralmente miserable, políticamente totalitaria y académicamente infumable. Y no solo porque está dominada por los fulanos de la memoria histórica, sino que sus contrarios carecen del mínimo valor moral para sublevarse contra esa porquería. Esa universidad produce grandes cantidades de material muy mediocre, cuando no de auténtica basura, en letras y humanidades. Y eso es una tragedia porque la universidad viene siendo desde el siglo XII o XIII el espinazo de la cultura occidental.

–Bien, ¿y qué hace su trabajo superior a los demás?

–En primer lugar, el planteamiento. La Reconquista, que debería estar perfectamente asumida como hecho crucial de la nación, está siendo negada porque se está negando a España en un doble proceso que he señalado mil veces, de disgregación interna y de disolución en la burocracia de Bruselas. No es que se niegue a España porque la historia de la Reconquista sea una falsedad, sino que se niega la evidencia de la Reconquista porque se quiere negar a España. Si no se empieza por entender esto, entender la actualidad política de la Reconquista, lo que se estudie empezará por estar desenfocado y embrollará la cuestión en lugar de clarificarla.

¿En concreto?

–En concreto: España es una nación de lengua latina transformada, de historia cultural muy mayoritariamente romana y católica, de derecho derivado del romano, etc. etc.; cosas que nada tienen que ver con Al Ándalus.  ¿Cómo podría haberse llegado a esto sin la Reconquista? Pues esta reflexión tan elemental no la ha hecho casi nadie, con lo que la polémica –apenas existente– entre partidarios y opuestos a la Reconquista tiende a caer en discusiones inconcluyentes, de detalles o bizantinas. Por otra parte la Reconquista fue enormemente rica en avatares políticos, militares económicos y culturales, enlazados a menudo con lo que ocurría más allá de los Pirineos o del estrecho de Gibraltar. Por esa misma riqueza es fácil perder el hilo al estudiarla. Piense en los separatismos, que nacen de una mezcla de integrismo religioso, racismo y anhelo de volver a la disgregación supuestamente maravillosa de la llamada Edad Media. Con lo que estamos en un intento de volver atrás el reloj de la historia para balcanizar España en estaditos enfrentados y manejados por potencias exteriores. ¿Ve usted hasta qué punto es importante la Reconquista? ¿Ve usted hasta qué punto es necesario un enfoque claro? Pues es lo que he intentado en mi libro. Hace años surgió la polémica entre Sánchez Albornoz y Américo Castro, de muchísimo interés pero inconcluyente en muchos aspectos. La idea de Sánchez sobre el “temperamento” no es mucho mejor, a mi juicio, que la de Castro sobre las “vividuras” y similares.

**************

El franquismo fue, como todos, un régimen de partidos, aunque se llamaran “familias”. Y, como en todos los regímenes, las rivalidades entre ellos podían resultar muy peligrosas. Aquí se explican algunos aspectos clave de la cuestión, a menudo tan  mal entendida https://www.youtube.com/watch?v=9CU7pgIaARE 

*******************europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

He propuesto la iniciativa de un documental con el título: “Madrid, capital de España o colonia inglesa”? Podría empezar por situar la cámara en algún punto de mucho movimiento e ir enfocando los miles de personas con ropas adornadas por frases, generalmente idiotas, en inglés o por la bandera británica. Es importante señalar las ropas y mochilas de los escolares, donde más se aplica esa política y no por casualidad. Un documental con pocos comentarios y mucha materia visual. Seguramente habrá quienes puedan hacerlo, otra cosa es que quieran.

   Sería parte de la campaña sobre Gibraltar. Quiero recordar la necesidad de exponer el manifiesto una y otra vez en internet en wasap o por otros medios. Que permanezca presente durante meses.

Este manifiesto se dirige a millones de españoles, por lo que invitamos a nuestros lectores y oyentes a difundirlo por todos los medios, con enlace a este blog (http://www.piomoa.es/?p=10249 ). En una segunda etapa pasaremos a recoger firmas. Se trata de crear una plataforma que ponga en primer plano un problema que es de primer plano, pues afecta íntimamente a la política exterior e interior de España. Un problema ocultado o desvirtuado sistemáticamente  por todos los partidos, con la excepción parcial de VOX. Se trata de si ha de continuar el actual proceso de satelización política y cultural a intereses ajenos, acompañado del desguace del propio país, o de reaccionar contra esas políticas nefastas de una vez y con máxima energía

España soporta la única colonia en Europa, una invasión  en el mismo centro neurálgico de su eje defensivo Baleares-Gibraltar-Canarias. El hecho exige una reflexión en profundidad porque los gobiernos españoles, sean del PP o del PSOE, se declaran amigos y aliados de la potencia invasora, caso único en el mundo,  lo que automáticamente convierte a España en un país satélite y sin intereses internacionales propios.

Esta posición, que hoy no toleran países del llamado Tercer Mundo, se manifiesta igualmente en intervenciones militares sucesivas bajo mando ajeno, en idioma ajeno y por intereses ajenos. Recordemos las acciones en Yugoslavia o Kosovo contra un país en proceso de disgregación por fuerzas internas y externas, cuando la propia España sufre hoy, precisamente, fuertes tensiones disgregadoras. O las costosas intervenciones sin salida  en Afganistán, un país absolutamente lejano a nuestros intereses. O en  Libia que dejó al país sumido en una guerra civil y un caos que continúa, con cientos de miles de víctimas y de huidos que han agravado las crisis inmigratorias en Europa y en la misma España.  Etc. O la presencia de aviones y tanques españoles amenazando y provocando por cuenta ajena a Rusia, un país con el que no tenemos ningún conflicto como sí lo tenemos, en cambio con el que invade nuestro territorio y que es la  segunda potencia de la OTAN, en estrecha vinculación con la primera.

Debe recordarse  que en los años 60, España obtuvo en la ONU una gran victoria política sobre Inglaterra, al reconocerse la obligatoriedad de devolver Gibraltar a España. Dada la arrogante negativa de los invasores  a cumplir la resolución,  el gobierno español cerró la frontera con la colonia, aislándola y convirtiéndola en una ruina económica, con coste político y moral añadido y creciente para los ocupantes. Esta política, que habría dado fruto con el tiempo, fue radicalmente invertida por la casta política actual, que anuló aquella victoria, abrió la verja, multiplicó las facilidades a los invasores y convirtió la colonia en un gigantesco emporio de empresas opacas y contrabando masivo, con cuyas ganancias ejerce una auténtica colonización sobre el entorno –al que ha hundido económicamente– y una  corrupción sistemática sobre políticos, periodistas, abogados y jueces no solo en su entorno andaluz sino en toda España. Gibraltar ha albergado reuniones de grupos separatistas españoles y no hay duda sobre la intención de Londres y la colonia de jugar con los problemas internos de España para mantener a toda costa su ilegal, humillante y parasitaria presencia en el peñón y su entorno.

El caso de unas clases políticas que no solo admiten la invasión de su territorio sino que multiplican los gestos de sumisión y zalamerías hacia el ocupante, es quizá único en el mundo. Y no se entiende sin otros rasgos, también únicos,  de esos partidos y gobiernos. Pues ninguna otra nación tolera gobiernos que en lugar de hacer frente a los separatismos disgregadores, los ha alimentado, financiado y promovido durante décadas hasta volverlos extremadamente peligrosos vaciando de estado a dos regiones y creando una situación de golpe de estado permanente desde una de ellas, cuyas autoridades se declaran en abierta rebeldía contra el resto del país. Esos gobiernos, sean de derecha o de izquierda, han incumplido mil veces  los puntos más elementales de la Constitución que garantiza la unidad nacional, y de la democracia, amparando toda clase de ilegalidades, acosos y propagandas contra quienes les resisten. Gobiernos que, declarándose demócratas, han propiciado leyes totalitarias de estilo comunista como la de memoria histórica u ofensivas contra la igualdad de derechos de las personas como las leyes de género. Gobiernos que vienen entregando ilegalmente la soberanía española a una burocracia no representativa con sede en Bruselas.

No estamos, pues, ante un asunto menor, pues se conecta estrechamente con todos los demás problemas de fondo creados por la actual casta política y que no cesan de agravarse. El problema de Gibraltar no tiene solución militar, pero tampoco la necesita. Es indudable que  España tiene todas las bazas, sean económicas, políticas, morales o internacionales. Esas  bazas las han utilizado los gobiernos de PP y PSOE contra los intereses españoles y a favor de los ocupantes; procurando al mismo tiempo que la intolerable y escandalosa situación quede en la ignorancia para la mayoría de la gente o sea considerado por ella como un asunto de poca enjundia.  Gibraltar ilustra la abyección y miseria moral, intelectual y política de una casta política de la que el país debe deshacerse necesariamente y cuanto antes. Y denunciar la cuestión en sus verdaderos alcances y proyecciones, combatir el oscurantismo deliberado hacia la misma, su ocultación a los españoles,  es el primer paso al respecto.

Nueva historia de España: de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))Los Mitos Del Franquismo (Historia)

Creado en presente y pasado | 149 Comentarios

Covadonga / ¿Ejército al servicio de España? / Soros y Cataluña

Importancia histórica de Covadonga

La transcendencia de la batalla de Covadonga para España es tal que, lógicamente, los hispanófobos se empeñan bien en negarla, en quitarle importancia o en desvincularla del reino hispanogodo y por tanto de la Reconquista.

   ¿Hubo una batalla de Covadonga? Eso ofrece muy poco lugar a duda, pues de ella surgió un reino cristiano y rebelde al yugo de Al Ándalus. Los moros, desde luego, no lo habrían consentido pacíficamente. Ese pequeño reino se apoderó también enseguida de Gijón, el puerto más importante del Cantábrico. ¿Fue una gran batalla con cientos de miles de combatientes, como la pintaron después las crónicas? Desde luego que no, pero tampoco fue una escaramuza, lo que se aprecia fácilmente por sus consecuencias. Las exageraciones a posteriori derivan de su enorme importancia histórica, fuera cual fuese el número de combatientes. Porque, de haber vencido los moros, la Reconquista no habría comenzado siquiera, o se habría aplazado largamente, o habría quedado muy limitada y supeditada a los intereses francos  de una marca hasta el Ebro.

¿Tuvo que ver aquella batalla con el reino hispanogodo? Co lo que no tuvo nada que ver es con las expediciones tribales de saqueo de los astures en tiempos de Roma, ya muy olvidadas de siglos atrás. Por el contrario, se formó un reino muy expansivo y, para empezar, sus reyes tenían nombres godos. Pelayo es un nombre  griego, pero es prácticamente seguro que, en mayor o menor grado, germanos y latinos se intercambiarían nombres. Es casi imposible que la rebelión contra Al Ándalus prescindiese desde el principio de la idea de España. No puede probarse documentalmente, pues los documentos o no los hubo o se perdieron, pero la ausencia de pruebas no es prueba de ausencia, y  es fácil juzgar por los resultados la causa inicial de ellos. Lo muy improbable es que un siglo después de la caída del reino hispanogodo se les ocurriese a unos supuestos montañeses incultos y desconectados del reino de Toledo, cuando no rebeldes a él, como suele inventarse, reclamar la herencia de aquel reino. 

No, debe insistirse: la batalla de Covadonga, en el lugar o sus proximidades, tuvo forzosamente que tener lugar, y su enorme transcendencia deriva del hecho de que si los rebeldes de Pelayo hubieran sido derrotados, la Reconquista habría sido bastante distinta, incluso podría no haberse dado.

La Reconquista Y EspañaNueva historia de España: de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))

**********

¿Ejército al servicio de España?

Sientan lo que sientan los militares, el ejército español está dirigido por los gobiernos, y decir que estos están al servicio de España es algo más que dudoso, vista su trayectoria de destruir la soberanía nacional por la doble vía de diluirla en el seno de organismos exteriores y de  fomentar los separatismos. De hecho, como he insistido muchas veces, el ejército español actual está complicado en operaciones de interés ajeno, bajo mando ajeno y en idioma ajeno. Esta es una realidad incuestionable, que trata de justificarse aludiendo a la “globalización” y a los peligros del terrorismo internacional o islámico.

   Lo de la globalización es una coletilla que, como el cambio climático y otras por el estilo, sirve para todo. Mejor dicho sirve concretamente a los intereses anglosajones, precisamente los intereses más globales. Usa y en segundo lugar pero muy próximo a ella, Inglaterra, es una potencia mesiánica que trata de erigirse en modelo y orientación para el resto del mundo,  en virtud de lo cual es probablemente el país que ha desatado más guerras e intervenciones en el mundo desde el siglo XIX, gran parte de ellas contra países hispanohablantes.  Y como el inglés es “el idioma global”, el proceso de colonización cultural se justifica y acelera, empezando por el propio ejército. España no tiene intereses globales. Su interés más básico es resguardar su independencia,  soberanía e idioma, y a partir de ahí operar en tales o cuales zonas del mundo, preferentemente de manera pacífica.

El cuento de la globalización convierte a España precisamente en un país satélite. Usa e Inglaterra han venido demostrando gran agresividad hacia Rusia, pero ¿qué interés puede tener España en provocar a una potencia que no nos amenaza?  Pero nuestro ejército actúa provocadoramente contra Rusia al servicio de los interese globales de, precisamente, la potencia que invade España por Gibraltar y de la que respalda esa invasión. ¿Cómo puede un país declararse amigo y aliado de los invasores de su territorio sin perder el último rastro de respeto hacia sí mismo y desde los demás? Pero esta es precisamente la situación real.

En virtud de su mesianismo imperial, Usa y a su lado Inglaterra, han invadido Afganistán, Irak, Libia (con Francia en este caso), causando en todos los casos unos desastres espantosos. ¿Qué interés tiene España en participar como peón en tales aventuras, que por otra parte nos han perjudicado directamente? ¿Por qué ha intervenido España en Yugoslavia cuando allí se planteaba un problema de separatismo que de un modo u otro repercutía en nuestro propio país?  Menos mal que no nos han arrastrado a crear más caos en Siria, donde el terrorismo ha sido alentado o consentido de hecho por la OTAN y por países árabes aliados de ella.

Cuando desapareció el Pacto de Varsovia, la OTAN, creada para frenar el expansionismo soviético, también debió desaparecer. Pero se mantuvo justificándose con el peligro del terrorismo internacional. Esta es una evidente falsedad. Contra el terrorismo no es preciso crear ejércitos gigantescos como los de la OTAN, bastan la policía, los servicios secretos y una cooperación entre los países interesados (podemos recordar al respecto cómo nuestros “amigos” de la actual UE apoyaron largo tiempo, en el franquismo y en la democracia, a la ETA, y actualmente nos humillan a cuenta del separatismo catalán y gracias a la cooperación de nuestros gobiernos).

Al analizar la posición e intereses nacionales de España, que tanto difieren de los de sus gobiernos PP o PSOE, y de los anglosajones, es preciso partir de la situación real a la que hemos llegado: un país satelizado política y militarmente, y colonizado culturalmente. Cualquier análisis o propuesta política debe partir de esa realidad incuestionable. Pero ningún partido se plantea esta cuestión. La ausencia de la política exterior en las contiendas electorales demuestra que la satelización de España la dan por hecha y supuesta casi todos ellos. VOX ha mostrado atisbos de oponerse, esperemos que se desarrollen analítica y políticamente.

************

Soros y la disgregación de España

Oigo a algunas personas explicar el separatismo catalán a partir de Soros. Soros no hace sino explotar un fenómeno propiciado, fomentado y financiado por los gobiernos de PP y PSOE. Naturalmente, según se va creando una situación caótica, más pescadores a río revuelto intervendrán. Pero no debe olvidarse quiénes han revuelto el río: los democristianos de UCD-PP y un PSOE aliado tradicional del separatismo catalán desde 1917

Creado en presente y pasado | 71 Comentarios

La política como estafa / Retirada de la División Azul / Efectos sexuales indeseados

La política como estafa

El rasgo más repulsivo e irritante de la banda de cacos y estafadores que se ha adueñado del gobierno del país,  es su habilidad para pervertir la lengua empleando términos biensonantes como encubrimiento de sus  fechorías. Tienen larga práctica. El PSOE salió a la palestra en la transición jactándose de sus “Cien años de honradez y firmeza”. Creo que jamás se ha inventado un lema tan absolutamente falsario, propio de timadores de esquina. Pero les funcionó, y debe entenderse la razón: los grupos, políticos y periodistas  provenientes del franquismo habían olvidado la historia o querían olvidarla. O, en otros casos, la recordaban mal, atados  a cuatro tópicos y retóricas entre nacionalcatólicos y falangistas, por completo inadecuados para la nueva situación que el propio franquismo había creado. Este conjunto de mentiras desvergonzadas, olvidos deliberados y retóricas desajustadas, debió ir corrigiéndose con la experiencia, pero si lo hizo fue en sentido contrario. Los retóricos  de la nostalgia fueron aislándose y dividiéndose, los estafadores fueron ganando terreno y los “olvidadizos” pasaron  del silencio ante la estafa a la colaboración con ella, hasta la infamia de condenar (con Aznar) a quienes “batiéndose en la gran cruzada antikomintern” (Besteiro) habían librado a España de la disgregación y el totalitarismo soviético. Así pudo producirse una segunda transición, esta rupturista, al nuevo frente popular zapateril. Derrotar la gigantesca estafa es la tarea de nuestro tiempo en España, y en ella debemos comprometernos cuantos respetemos la verdad, la libertad y la unidad nacional forjada con el sudor, la sangre y los aciertos de tantas generaciones de compatriotas.

Complicidad histórica PSOE-separatismos: https://www.youtube.com/watch?v=-xYmJq9kJKY

***********

La retirada de la División Azul

Recibo habitualmente el boletín Blau División, editado con esfuerzo por un grupo de admiradores de aquella gesta, pues fue verdaderamente una gesta y de las más importantes españolas en el siglo XX. El boletín publica habitualmente diarios inéditos de los divisionarios, en algunos de los cuales me he basado para Sonaron gritos y golpes. Por cierto que la crítica de una profesora de literatura sobre la ausencia de mujeres malvadas en mi novela ha suscitado en otro lector el recuerdo del episodio de la franca Fredegunda y la visigoda Brunekilda, que expuse en Nueva historia de España. Una historia realmente “gótica” de dos mujeres extremadamente malvadas. Bueno, en la novela no aparece algo así, pero tal vez no estuviera mal.

Precisamente por  su carácter  heroico, sobre la DA han divulgado sus enemigos  innumerables falsedades, que el historiador Caballero Jurado ha  puesto en su lugar en su libro prácticamente definitivo La División Azul, de 1941 a la actualidad.  Por enemigos no hay que entender los soviéticos,  que lógicamente defendían su país aunque al mismo tiempo debieran defender un sistema terrorífico. Enemigos más retorcidos eran los ingleses a través de la BBC y sus políticos, y muchos españoles, que utilizaban sus “informaciones” o que se consideraban herederos del Frente Popular;   incluso bastantes franquistas, que procuraron denigrarla por motivos de partido, por enemistad a la Falange, principal organizadora de aquella “heroica unidad”, que dijo muchos años después Helmut Kohl en su visita al Alcázar de Toledo.

Uno de esos infundios consistía en la desafección de Franco hacia los divisionarios, que habrían sido enviados para que muriese en Rusia la mayoría de los falangistas más radicales. La realidad es que cuando se formó la DA, todo el mundo creía que iba a participar en una campaña como la de Francia, incluso con temor de no llegar a tiempo de desfilar por Moscú. La realidad resultó muy diferente, pero la división arrostró todos los sacrificios, y los rusos no lograron perforar su frente, como sí lo consiguieron en los contiguos alemanes. Los anglosajones presionaron constantemente para desacreditar sus hazañas y conseguir su retirada, y generalmente se da crédito al supuesto de que a esas presiones se debió su vuelta a España ya en 1943. La realidad fue otra. Fue la derrota de Stalingrado la que  volvió muy aconsejable el retorno, ante la posibilidad de que la división de españoles fuera envuelta y destruida como ocurrió con tantas otras alemanas, lo cual habría supuesto un duro golpe para el régimen y para la propia España.  Una vez más, la solidaridad con Alemania –cuando no se conocían aún los genocidios nazis–, tenía para Franco un límite: el interés nacional español.

Sonaron Gritos Y Golpes A La Puerta (Ficción Bolsillo)Por Que El Frente Popular Perdio La Guerra CivilLos Mitos Del Franquismo (Historia)

   *******************

**La Falange tiene todo el derecho a presentarse y actuar como partido. Pero si intenta parasitar a VOX puede hacer mucho daño y reducir un movimiento muy distinto a la propia ruina y división que es hoy la Falange misma. Y las cloacas del gobierno van a trabajar a fondo en ese sentido.

************ 

Efectos indeseados de las concepciones sexuales.

En suma, usted sostiene que la actual concepción de la sexualidad conduce al suicidio de la especia humana. Eso, permita que se lo diga, no lo sostiene ninguna o casi ninguna persona que defienda esa concepción que usted dice.

–En esto siempre nos encontramos con lo que los economistas llaman “efectos indeseados”. Es decir, se defiende una política que parece ser económicamente más justa y provechosa, y resulta, una y otra vez, en ruina y privación de libertades. Ningún homosexista dirá que su concepción del sexo conduce a nada malo, y probablemente también lo creerá. Hace años sostuve en Libertad Digital una polémica sobre el asunto contra Jiménez Losantos, José María Marco, César Vidal y otros. Argumentaban desde un punto de vista que ellos  consideraban liberal y creo que llevaron un baño, si juzgamos por los comentarios de los lectores, en un 80% favorables a mis tesis. Lo cual revela cómo ciertas ideas se imponen socialmente frente a una repugnancia profunda, pero a menudo mal argumentada, de la mayoría. Además, el homosexismo tiene poco de liberal, es una ideología más bien socialdemócrata, y la mayoría de los homosexistas detestan a los liberales…

Bien, pero eso no es un argumento. El que un hecho sea aceptado o rechazado por más o menos personas o por más o menos tiempo no significa que sea verdad.

–Cierto, pero la verdad real del caso era y es que la sexualidad normal entre hombre y mujer, con obvia orientación reproductiva –pueda cumplirse o no–, no es equiparable a cualquier otra forma, por mucho que en cierta mentalidad dominante –pero no aceptada en el fondo por la mayoría, insisto–  se imponga la idea de que todo vale con tal de hacerlo “libremente” y  ”pasarlo bien”. Si partimos de ese criterio concluimos enseguida que la sexualidad normal y reproductiva no es que sea equiparable, es que resulta muy inferior. La normal implica una relación muy larga, íntima no solo corporalmente y  en la que surgen conflictos,  con numerosas obligaciones, etc.; y desde luego es mucho menos “libre” que la sexualidad estéril, sea homo, zoo o de cualquier otro modo.   Está también la cuestión del amor. Este es un sentimiento necesario precisamente para compensar o endulzar los esfuerzos y obligaciones de la sexualidad reproductiva. O más bien para darles un sentido.  El ideal contrario se parece al de la prostitución: te desahogas, pagas, todos contentos y a otra cosa.

Pero no puede usted  negar que entre homosexuales, por ejemplo, puede haber amor como en la sexualidad que usted llama normal.

–Recuerdo en el día del “orgullo” a muchos con camisetas marcadas,  en inglés o español con el lema: “El amor todo lo puede”. Sí, es posible un amor entre homosexuales, un tanto desviado, como todo el asunto; pero ese amor  no es necesario,  es una especie de añadido que, si se da, pues bien, y si no, no pasa nada. De todos modos no viene al caso. Yo no estoy contra los homosexuales, eso es algo que a la mayoría les viene impuesto y no pueden elegir. Estoy contra esa “filosofía” homosexista que se viene imponiendo cada vez más tiránicamente y tan relacionada con el feminismo, el abortismo y demás. Y que conduce a quitar valor y sentido a la propia reproducción, es decir, a la subsistencia de la especie humana. Como dice usted, no es que odien consciente y deliberadamente la reproducción humana, es que sus premisas llevan  a la extinción, y fingen no verlo parloteando de placer,  libertad y demás. Una libertad sin responsabilidad ni consecuencias, por tanto falsa. Pero aunque finjan no ver las consecuencias indeseadas, estas están ahí. Pasa como con muchas guerras: nadie las quiere, pero se quieren las condiciones que llevan a ellas. Además, otros, en esos movimientos,  lo ven claramente y lo preconizan: no es de extrañar que en el feminismo sea tan frecuente despreciar a la mujer que tiene hijos, no digamos a la que los cuida y educa. Y últimamente muchos ecologistas ven en el ser humano un  cáncer que le ha salido a  la diosa Gaia.

También se plantea la posibilidad de la ectogénesis, la reproducción en laboratorio, uniendo células masculinas y femeninas. Sería posible, así, crear seres humanos con una calidad genética muy superior a la que hoy se da en la mayoría y solo aparece en contados ejemplares humanos… Más fuertes e inteligentes…

–…E incluso sin sexo. Sí, esa especulación  ha dado lugar ya a novelas y se va introduciendo por otros medios.  El fondo es, una vez más, el rechazo de la sexualidad normal como una tara impuesta por la naturaleza, pero que el ser humano podría superar gracias a la técnica… quizá convirtiéndose en otra especie, que aniquilaría a la actual, tan “imperfecta”;   como presumiblemente el cromañón aniquiló al neandertal. Sobre esas cosas solo se puede especular.

*****************

 

Creado en presente y pasado | 66 Comentarios