Entrevista “Perros verdes” / Hombre y animal / Cataluña frente a Castilla

Primera entrevista sobre Cuatro perros verdes: https://elcorreodeespana.com/libros/871039999/Cuatro-perros-verdes-novela-de-Pio-Moa-en-la-que-recrea-lucidamente-el-ambiente-estudiantil-de-finales-de-los-60-en-Espana-Por-Javier-Navascues.html

Cuatro perros verdesSonaron Gritos Y Golpes A La Puerta (Ficción Bolsillo)https://www.amazon.es/Sonaron-gritos-golpes-puerta-Historica-ebook/dp/B007UQCJNI

***********************

Hombre y animal 

Omar Jayam fue un poeta, matemático, astrónomo y pensador persa que vivió a caballo entre los siglos XI y XII, por el tiempo del románico en Europa occidental, y cuando en España avanzaba la Reconquista tras la implosión del califato de Córdoba y su disgregación en taifas. Aquí lo comentaremos a partir de un breve poema  de cuatro versos o “rubai”, en el que se enfrenta a la condición humana con especial agudeza: “Vine al mundo sin mi consentimiento/ Después, la vida no ha cesado de asombrarme / Me iré sin desearlo y sin saber / el por qué de mi llegada, mi estancia y mi partida”. Esa perplejidad angustiosa es el núcleo generador de gran parte de la filosofía  (“qué somos, de dónde venimos, adónde vamos”, “qué debemos hacer en la vida”, etc.), y la han expresado de muchas formas muchos autores, así Pascal en sus Pensamientos (“como no sé de dónde vengo no puedo saber adónde voy”) y está implícita en la literatura y el arte en general. Pero quizá nadie acertó a expresarla  de modo tan sintético, racional  y decisivo como Jayam. Una pregunta racional que no admite respuesta racional.

   A la objeción obvia de que casi nadie se plantea tales cuestiones en la vida práctica cabe oponer que las religiones e ideologías tienen probablemente su origen en la necesidad de calmar esa angustia esencial. Y esa calma, alcanzada en mayor o menor medida mediante explicaciones-relato  basadas en el sentimiento y la imaginación,  es precisamente la condición para abordar la vida práctica individual y las relaciones sociales sin necesidad de plantearse dichas cuestiones, que para la mayoría de las personas solo se presentan muy ocasionalmente, por ejemplo ante la muerte de un ser muy querido. Y esa es también la razón por la que, una vez  establecida una creencia o fe de ese tipo, las personas se aferran a ella, sienten como una agresión intolerable la presión de otras creencias, y como una  herida vital  la duda, generadora de  “crisis de conciencia” o existenciales.

Puede decirse que esta es la diferencia cualitativa  entre la condición animal y la humana. Al animal le ocurre lo que al hombre: no conoce el sentido de su vida, no sabe por qué ni para qué llegó aquí. Y sin embargo eso no le preocupa. A poco que pensemos, nos parece que la causa está en que el animal, por todo lo que sabemos de él, no tiene consciencia de su propia muerte. Por tanto es incapaz de enfocar su vida como un todo que de una manera oscura le exige una conducta. Esta le viene dada al animal por el instinto,  casi de modo tan automático como el resto de su funcionamiento orgánico (lo que no excluye los sentimientos), mientras que en el hombre el instinto sigue operando, pero de modo mucho menos determinante.

***************

Nueva historia de España: de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))

 Cataluña frente a Castilla 

Tengo desde hace años un libro titulado Castilla y Catalunya frente a frente, antología para un debate cultural.  La tónica del “debate” se ilustra en la portada  por dos naipes de caballo, el jinete castellano con una gran maza y un gorro con la bandera de España, y el catalán con las barras de Aragón (qué se le va a hacer)  en la gorra,  y una gran cesta: Castilla militar y brutal contra Cataluña trabajadora y productiva, según los mitos, singularmente necios, del separatismo.

La verdad es que tras comprarlo lo arrinconé, porque comparar a Cataluña con Castilla, me pareció de entrada carente de cualquier rigor. Sabemos bien qué es Cataluña, una región con cuatro provincias, pero ¿qué entendemos por Castilla? ¿Castilla la Vieja? ¿Con seis o con ocho provincias? ¿Incluimos a Castilla la Nueva?  ¿O a lo que se terminó llamando genéricamente reino o corona de Castilla, que incluía a Galicia, León Vascongadas, Extremadura, Andalucía y Murcia? De modo poco claro, cuando hablan de Castilla se refieren a toda España menos, naturalmente, Cataluña.

La tesis y el método se explican en la contraportada: “Las relaciones entre Catalunya y Castilla  han sido conflictivas desde la baja edad media.  Desde el siglo XIV han existido más motivos de controversia  y de recelo que de todo lo contrario. La tensión provocada por estas difíciles relaciones ha dado lugar a una rica literatura ideológica y ensayística, sobre todo en Catalunya  (…) El libro de los profesores Busquets y Bastons es una aportación de gran utilidad para conocer la actitud que (…) han adoptado intelectuales y escritores catalanes en los últimos dos siglos”. 

Me temo que la utilidad no es mucha. Se trata de una  recopilación de textos seleccionados de acuerdo con la tesis, método “científico” muy utilizado por todas las ideologías y que suele impresionar a los ingenuos. Es obvio que en la historia se encuentra de todo, pero no todo tiene el mismo valor.  Como la vida, incluyendo la política, tiene siempre algo de conflicto y tensión permanente, uno puede recoger todo tipo de textos en una u otra dirección, pero el primer criterio para valorarlos es su relación con la realidad. Por poner un caso tópico, hay una multitud de declaraciones del PSOE a favor de la guerra civil, pero las mismas quedarían en poco más que pintoresquismos si no hubiera sido porque ese partido las puso en práctica. De acuerdo con la visión separatista, Cataluña y “Castilla”, es decir, el resto de España, tendrían que haber andado a la greña desde por lo menos el siglo XIV, pero la historia real nada tiene que ver, si exceptuamos el corto período del siglo XVII en que una oligarquía tiránica entregó la región a Francia (traición saldada con la pérdida del  Rosellón y parte de la Cerdaña). Lo  cierto es que, mal que les pese a los separatistas, los catalanes se han sentido españoles y han “funcionado” como tales desde que existen en la historia. Y es desde esa perspectiva y no desde los mitos separatistas, como hay que valorar las tensiones políticas,  existentes también dentro de cada región, de igual modo que valoramos las excitaciones socialistas a la guerra civil a partir del hecho de esta.

Hay otro punto clave y es que el separatismo se construyó, como ponderaba  Prat de la Riba, no sobre un verdadero “hecho diferencial”, sino sobre la denigración y el odio a “Castilla”:  “rebajamos y menospreciamos todo lo castellano, a tuertas y derechas, sin medida”, buscando crear la atmósfera que expuso otro  separatista “ilustre”, Ventura Gassol: “Nuestro odio contra la vil España es gigantesco, loco, grande y sublime. Hasta odiamos el nombre, el grito y la memoria, sus tradiciones y su sucia historia”. Historia que era la de la propia Cataluña: denigrando lo común pensaban enaltecer lo particular, no tenían otro modo de hacerlo. Las citas podrían multiplicarse y en mis dos libros sobre los separatismos catalán y vasco pueden encontrarse unas cuantas, sin la menor intención de exhaustividad. Tal fue siempre la política práctica del separatismo catalán, si bien, al revés que el vasco, oscilaba entre la idea de la secesión y la de hegemonizar al resto de España.

Lo cierto es que Cataluña y Castilla solo pueden compararse como partes de España y su “sucia historia”. Cabría exponer la cuestión, por otra parte algo infantil, como en el himno valenciano:  ¿cuál de las dos regiones ha “ofrendado más glorias a España”? Y sin desdeñar en absoluto las aportaciones culturales catalanas, no cabe duda de que Castilla, la estricta Castilla la Vieja,  fue tomando la  delantera ya desde la baja edad media o edad de asentamiento, acentuada desde el Renacimiento.  Hoy lo más, y  probablemente lo mejor de la cultura catalana se hace en el  español común, de origen castellano, y al que ha contribuido Cataluña  como cualquier otra región.  Y digo lo mejor porque, desgraciadamente, la producción literaria, política e historiográfica catalana está hoy muy estragada por  los torpes mitos separatistas.   Hay en ellos una pueril manía de grandezas combinada con una belicosidad cargada de odio, transformada fácilmente en victimismo al contacto con la realidad.

El libro es una colección curiosa  de anécdotas y opiniones más o menos arbitrarias, subtendidas por dos tesis: los separatistas representan automáticamente a Cataluña, y gracias e ellos Cataluña  podría ser “uno de los países punteros en desarrollo y nivel de civilización”. Lástima que  el separatismo se lleve tan mal con la libertad y la cultura.

*********************

UNA HORA CON LA HISTORIA 
Los gloriosos años 40 (1): Franco y Hitler | Entender el 18 de julio

https://youtu.be/RSo6oBjNqhA

Por Que El Frente Popular Perdio La Guerra Civil

 

Creado en presente y pasado | 6 Comentarios

Una reseña / España defendía a Europa… / Este blog

 

 Una reseña de Cuatro perros verdes, creo que es la primera: https://agroicultura.com/general/cuatro-perros-verdes/

Cuatro perros verdesSonaron Gritos Y Golpes A La Puerta (Ficción Bolsillo)https://www.amazon.es/Sonaron-gritos-golpes-puerta-Historica-ebook/dp/B007UQCJNI

****************

España defendía a Europa…

Visto el mapamundi, observemos ahora un mapa distinto: el de la distribución religioso-político de la  Europa centro-occidental. Encontramos en primer lugar la zona que grosso modo podemos llamar cristiana, junto a otra mucho menor islámica. No es cuestión ahora de indagar hasta qué punto sigue siendo Europa un continente “cristiano”, sino solo constatar que sigue siéndolo al menos en parte, e  históricamente  ha sido “el continente cristiano” por excelencia durante muchos siglos. A mediados del  XV, el islam, representado por el Imperio otomano conquistaba Constantinopla y destruía lo que quedaba del vasto  imperio cristiano llamado bizantino. Es llamativo que en esa derrota se quiera ver el fin de la llamada edad media –más propiamente edad de asentamiento europeo–, y no en la victoria transcendental que supuso el descubrimiento de América. Los turcos otomanos se plantearon entonces dominar  el Mediterráneo, amenazando directamente a Italia y a España, y avanzar hacia el centro de Europa. Gran parte del continente podía haber acabado entonces islamizado, o con el cristianismo reducido a una religión minoritaria y sometida. Tampoco discutiremos ahora sobre los rasgos particulares de una y otra religión y sobre su proyección en la política, la moral, etc., solo constatar la pugna histórica, decisiva para Europa, que entonces se abrió.

El expansionismo islámico encontró una lógica resistencia, pero fue España el país que llevó la parte principal en su contención. Hasta finales del siglo,  todavía parte de España estaba en poder del islam, y su expulsión no había acabado con la amenaza, pues desde el norte de África la piratería berberisca se había convertido en un modo de vida en el Magreb, que causaba muy graves daños en las costas españolas  y perturbaba seriamente el comercio marítimo.  Y  esta amenaza desgastadora y permanente se añadía entonces  el enorme poder turco u otomano, verdadera superpotencia, con unas escuadras lo bastante poderosas para imponerse en el Mediterráneo oriental y disputar el control del occidental entre el Magreb y las penínsulas ibérica e itálica. Pugna en la que lograron victorias que pudieron ser decisivas  e impusieron un ingente esfuerzo Italia y sobre todo a España.

La otra gran línea de conquista otomana se dirigía por los Balcanes, que lograron subyugar, al centro de Europa  por Viena, rodeando de paso a Italia por el norte. Convertir el Mediterráneo en un lago islámico  era un designio desde luego factible si no encontraba la resistencia adecuada.

Fue a España, por lo dicho, por el peligro inminente  y por sus dominios en Italia, a quien correspondió el papel principal en la contención del empuje islámico desde el sur y desde el este, en un esfuerzo a veces agónico. Y también contribuyeron los españoles de manera significativa a  rechazar a los turcos en el primer sitio de Viena. Todo ello, y eso fue lo más notable, pese a la colaboración con los turcos y contra España,  de una  gran parte de la cristiandad (la católica Francia,  ante todo, más los protestantes y anglicanos).

Pese a todo, España tuvo éxito finalmente, en una pugna durísima de más de siete décadas, contra enemigos de frente y por la espalda,  marcando al islam sus límites expansivos en Europa. Puede decirse que entonces España defendió a Europa y la cristiandad no solo frente al islam, sino también frente a diversos estados europeos cristianos cuyos intereses políticos particulares primaban sobre los comunes.

europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449Nueva historia de España: de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))

*******************

Este blog

Se titula “Más España y más democracia” porque desde 2004 tanto una como la otra no han cesado de retroceder a manos de unos políticos canallas.

Trata a menudo la política en los dos sentidos clásicos de agitación (consignas, argumentos breves y condensados) y propaganda (argumentos desarrollados y más complejos). El objetivo es que los lectores los difundan al máximo.

El blog aborda  también otros temas: históricos, literarios, filosóficos… Para quienes se interesen en ellos, aunque rara vez  provocan comentarios.

Según la intención, el blog debería servir  para crear opinión pública y como taller de ideas o think-tank.  Contra “el espíritu burlón y el alma quieta”.

*******************

UNA HORA CON LA HISTORIA 
Los gloriosos años 40 (1): Franco y Hitler | Entender el 18 de julio

https://youtu.be/RSo6oBjNqhA

Por Que El Frente Popular Perdio La Guerra Civil

Creado en presente y pasado | 36 Comentarios

Moción de censura / Teoría de la novela / España descubre el mundo

 Crónica 

**Hace bien VOX en plantear la moción de censura. No saldrá, obviamente, pero permitirá explicar la situación a millones de españoles

**Abascal se equivoca al hablar de que no es una opción egoísta, de que tiende la mano, o de su afecto al cretino Casado. Esas ñoñerías dan imagen de debilidad. Si VOX plantea la moción es porque quiere ser la alternativa contra todos los demás. O lo asume o entrará en el juego como un “extremo”.

**La moción debe dirigirse también como denuncia al PP. Recordar en qué consiste su “centrismo y moderación”:  en repartirse poder y dineros con separatistas y PSOE. En seguir la política de estos. Y recordar lo que ha hecho una y otra vez. Ofrecerles la posibilidad de cambiar, sabiendo que no la aceptarán.

**El PP no es “la derechita cobarde”. No es cobarde, es cómplice claro y decidido del nuevo frente Popular. Los cobardes son sus votantes, cosa lógica mientras no surgía alternativa. ¿Ahora la hay?

**En VOX se perciben posturas de fondo diversas, que exigirán un proceso de clarificación. También es inevitable que se le haya metido mucha morralla, dado su rápido crecimiento

**Si VOX acepta el antifranquismo, por activa o por pasiva, se condena. La batalla por recuperar la historia es crucial. Si no se libra, VOX quedará como un apéndice pintoresco del PP.

******************

UNA HORA CON LA HISTORIA 
Los gloriosos años 40 (1): Franco y Hitler | Entender el 18 de julio

https://youtu.be/RSo6oBjNqhA

Por Que El Frente Popular Perdio La Guerra Civil

*******************

Teoría de la novela

Usted insiste en que la literatura, y sobre todo la novela, desciende del mito. Esto podría ser aceptado fácilmente como un hecho histórico, pero no se entiende qué sentido teórico podría tener. Ninguna novela se ha parecido al mito, que no se molesta en buscar verosimilitud a su relato. La verosimilitud parece una exigencia.

El mito es un intento de desvelar la condición humana, y toda la literatura trata, de un modo u otro, de lo mismo: ese es su fondo general. Y aunque se exige verosimilitud, salvo los relatos puramente fantásticos,  la novela es ficción de todas formas. Aparte de ese fondo, el relato por sí mismo produce un placer peculiar, ya desde los cuentos a los niños. Ese placer es distinto del fondo, que es la situación humana, sus conflictos y su misterio.

Habría entonces una literatura de puro placer, sea estético o de simple diversión. La vida es un valle de lágrimas, dice la Salve, pero es también un valle de risas, de tedio, de furias y de diversiones. Estaría de acuerdo en que la cultura actual es ante todo la cultura del entretenimiento, que tiende a subsumir la existencia en el  entretenimiento, aparte del trabajo para mantenerlo. Y  la novela cumple también esa función, el placer de la diversión.

No creo que haya literatura puramente de entretenimiento, porque, guste o no, siempre afecta a ese fondo de que hablamos. Pero lo que solemos entender por gran literatura lo afecta de manera más decisiva y evidente. La mayor parte de las novelas son superficiales  y triviales, aunque en eso mismo define muchos fenómenos sociales e individuales.

¿Podríamos pensar en una Gran Literatura que habría cumplido esa misión de clarificar la condición humana, y después de la cual ya no valdría la pena indagar más? No deja de ser una posibilidad. Quizá la literatura actual es de entretenimiento  en un noventa por ciento o más porque “ya está todo dicho”. Recuerdo un crítico que afirmaba que después de Proust era inútil escribir novela.

No creo. Como se dice en Antígona, de todos los misterios  para el hombre, el mayor es él mismo, su propia condición. Nos podemos acercar al núcleo del misterio, por así decir, pero nunca agotarlo. Considere por ejemplo el mito de Edipo. Edipo salva a Tebas, castigada por alguna acción contra la naturaleza humana, y la esfinge le plantea un enigma precisamente al respecto. Edipo salva a Tebas, como dice el mito, pero ignora que el enigma le afecta a él directamente. Esto daría para mucha interpretación.

Nada que ver con la de Freud, entonces. Bueno, él creía que la condición humana era la condición sexual, que ahí radicaba la clave.

No, la condición humana es el mayor misterio para el hombre. Y como es algo abrumador, procuramos la diversión. “Nos entretenemos mientras nos llega la muerte”, decía alguien. 

La muerte, la consciencia de la muerte, nos pone en nuestro sitio. Un sitio que al parecer no nos gusta, o nos asusta…

**********************

España descubre  el mundo

Cualquier mapamundi nos informa hoy con notable precisión de la distribución de océanos, mares y tierras emergidas en el planeta. Y  nos parece algo tan obvio que rara vez reparamos en que se trata de un conocimiento  históricamente recentísimo. Durante las decenas de miles de años de existencia del hombre en la tierra, ningún ser humano tenía la menor idea clara del conjunto de esta. Solo desde hace poco más de cinco siglos empezó el hombre, en una serie de arriesgadas expediciones, a explorar, cartografiar y hacerse una composición mental del planeta en que habitaba desde tanto tiempo antes.

Aquella ingente labor exigió algo también nuevo en la historia humana: el cruce de los grandes océanos. Hasta entonces la navegación se realizaba siguiendo la línea de las costas o saltando entre tierras relativamente próximas. Los portugueses habían llegado así hasta la India y  las Islas de las Especias, y se habían adentrado 1.400 kilómetros en el Atlántico hasta las Azores. Pero atreverse a penetrar miles de kilómetros  en el océano sin saber lo que habría al final, si es que había algo o había un final,  requería una especial osadía. Para la visión común, el mar y la tierra eran planas y se extendían sin fin, pero los expertos, ya en el siglo XV, incluso en tiempos del helenismo,  creían saber que la tierra era redonda, y el cruce del Atlántico se hizo con la esperanza de llegar por el oeste a las mismas regiones alcanzadas por los portugueses en sentido contrario. En cambio lo que se encontró fue un enorme continente, insospechado tanto para los descubridores como para los aborígenes, y al que terminó llamándose América.

El  primer gran jalón en aquellas empresas fue, pues,  el cruce del Atlántico. Poco después se descubrió detrás del nuevo continente un nuevo océano, que resultaría ser más del doble de extenso que el ya atravesado, y cuya travesía fue igualmente abordada para llegar, por fin, a tierras ya conocidas, aunque muy vagamente. Para confirmar  prácticamente la esfericidad de la Tierra faltaba solo volver al punto de partida siguiendo la dirección contraria a la inicial, y esto también se hizo. Todo ello, junto con muchas más expediciones y descubrimientos, en el curso de 30 años. Fueron estas audaces empresas, tan recientes en términos históricos,  las que permitieron finalmente percibir y dibujar los contornos de la superficie del planeta, sus climas y mil particularidades más, y comunicarse unos continentes con otros.

Pues bien, esta labor gigantesca y sin precedentes se debe de modo muy principal a las expediciones españolas, que también cruzaron el Índico alejándose de las costas, a causa de la hostilidad portuguesa.  Aquellas odiseas exigían una estricta organización a bordo y en tierra, y una técnica muy avanzada en la construcción de los buques y en los medios para orientarse en el mar infinito. Aquellos buques eran prodigios de la técnica,, por mucho que hoy nos parezcan primitivos como cáscaras de nuez e inseguros para afrontar los peligros del mar, por lo demás bien certificados por los cientos de naufragios y miles de marineros ahogados a lo largo del tiempo. Pero no era solo cuestión de técnica: los chinos tenían una técnica naval depurada, podían construir barcos más grandes, y sin embargo mostraron poco interés por explorar el mundo, llegando solo a África oriental costeando  el Índico, parece ser, y sin consecuencias ulteriores.  Fue, por tanto,  una cuestión más de espíritu que de técnica aunque esta fuera también necesaria. Y vale la pena indagar en el inquieto y arriesgado espíritu de los exploradores y descubridores de entonces..

 

Creado en presente y pasado | 40 Comentarios

El “gran designio” / Las ilusiones de Chano

UNA HORA CON LA HISTORIA 
Los gloriosos años 40 (1): Franco y Hitler | Entender el 18 de julio

https://youtu.be/RSo6oBjNqhA

Por Que El Frente Popular Perdio La Guerra Civil

 *********************

El “gran designio”

Tanto Zapatero como el Doctor, como el Coletas conciben a España como un “estado plurinacional”, y en torno a ese concepto diseñan su política a largo plazo, que vienen acelerando desde hace ya dos décadas junto con los separatistas. Una nación se define por su soberanía, por su propio estado, y por ello “estado plurinacional” es un contrasentido: significa la disgregación de la nación. Una federación no es la unidad de varias naciones, sino una forma de estado y reparto de competencias entre poderes secundarios territoriales. Lo tuvieron que entender muy bien y duramente  los estados del sur de Usa cuando quisieron hacer uso de sus “derechos”.

   En contraste con ese llamémosle “gran designio” de la izquierda, en la derecha no hay nada parecido. Suárez y el propio rey no tenían el menor plan al respecto. Heredaban una nación sólidamente unida, les parecía imposible que eso fuera a cambiar, máxime cuando los separatismos eran débiles y  también democristianos, como el gobierno. Así que, unidos “en lo esencial”, el margen para las concesiones les parecía ilimitado. Fraga se quejaba de que a Suárez “todo le parecía negociable”, sin distinguir entre principios y cuestiones menores. Pero en cuanto renunció a la política nacional para concentrarse en Galicia se sumó de hecho a las maniobras separatistas.

Todo esto descansaba, como siempre, en una sistemática falsificación histórica. España, como nación, nunca habría existido en realidad, o en todo caso sería una construcción muy reciente, un producto de los Borbones, o bien un subproducto de la guerra de independencia, incluso una invención más reciente aún, la Constitución del 78. Lo anterior no sería más que una confusión dentro de un territorio al que, por llamarlo de alguna manera, se le decía  España o bien una difusa “monarquía hispánica”.

   Escribí Nueva historia de España contra esa inmensa sarta de mistificaciones. Sin mucho efecto, aunque la inercia histórica de siglos está resultando más difícil de vencer de lo que pensaban los separatistas y sus ayudantes de PSOE y PP.

*****************************

Cuatro perros verdesSonaron Gritos Y Golpes A La Puerta (Ficción Bolsillo)https://www.amazon.es/Sonaron-gritos-golpes-puerta-Historica-ebook/dp/B007UQCJNI

Las ilusiones de Chano

Todas las novelas tienen un fondo moral, don Pío,  y, si me apura, muchas tienen un fondo político, y las suyas desde luego que sí. Usted mismo ha dicho que quiere escribir una trilogía  que se desarrollara en la guerra, en el franquismo y en la democracia. Es verdad que ni “Sonaron” ni “Cuatro perros…” son de buenos y malos, como tales novelas, pero en el trasfondo político-histórico queda claro que los buenos eran los nacionales, y en Cuatro perros verdes, que era el franquismo. La burla de Javi sobre los millones de demócratas “europeos” que bajaban a España a tostarse, emborracharse y follar no tiene desperdicio, y el antifranquista Chano, a pesar de lo buen chico como lo presenta usted, lo pinta también como un iluso. Al principio parece que usted se ensaña con él, con sus complejos por su físico y el nombre que han tenido a bien ponerle sus padres, y luego  resulta de lo más simpático con sus ilusiones, su buena intención,  su inteligencia crítica, su aventura con Mariantonia,  a mí me ha parecido un gran personaje, y uno siente que lo haga terminar mal. Y presentarlo como  “puritánico” como le dice Javi con su “español chiflado”, como cuando califica de palanganeros de casa de putas a los intelectuales que escribían en Playboy, eso  está muy agudo y gracioso, pero lo veo como incoherente. He leído las memorias de Ester Tusquets, y allí antifranquismo y liberación sexual venían a ser lo mismo. En fin, por lo tanto, sí hay un fondo de historia y de política en sus novelas, no sé por qué se obstina en decir que no son históricas. Y un fondo de moral, lo que ocurre es que no tienen final feliz, como exige la moral, y eso desconcierta mucho (…) Es cierto, puedo decírselo porque estoy acabando Sociología,  que el ambiente de la novela tiene muy poco que ver con el actual de la universidad… P. P. P.

Había un antifranquismo “puritánico”, muy indignado por las inmoralidades que achacaba al régimen. Entre los comunistas ese puritanismo, sexual también,  era bastante acentuado y la homosexualidad se consideraba un “vicio burgués”; en el mundo progre de la Tusquets  ya era algo distinto. Los comunistas lo despreciaban. En cuanto a novela histórica, todas las situadas en un marco histórico determinado serían históricas, pero eso es abusar del concepto. Creo que históricas son las que se centran en personajes realmente existentes a los que el autor hace pensar y sentir e incluso actuar como a él le gustaría. En ese sentido tienen algo de estafa. En cuanto al trasfondo político: indudablemente es más o menos como usted dice. Y ahora que lo pienso, la tercera novela de la trilogía podría ser la escrita antes que las otras dos: El erótico crimen del Ateneo. Fíjese: todos los esfuerzos, riesgos  y sacrificios de la primera novela terminando en la farsa indecente de la política actual. Pero creo que esta exige un tratamiento bastante más crudo que la del Ateneo, que tiene demasiado fondo de broma.  Y hay un fondo moral en la literatura, que puede ser simple o simplón o de otro modo. La novela desciende del mito: “lo que cuenta nunca ocurrió, pero existe siempre”.

 El erótico crimen del Ateneo: La novela negra como la vida misma que arrasa en el mundo de [Pío Moa, Ul-Sih Moh]https://www.amazon.es/El-er%C3%B3tico-crimen-del-Ateneo-ebook/dp/B07GD83ZN8

Creado en presente y pasado | 70 Comentarios

Suciedades / Novelas y gallegos / Teoría de la novela en Muñoz Molina

Este blog

Se titula “Más España y más democracia” porque desde 2004 tanto una como la otra no han cesado de retroceder a manos de unos políticos canallas.

Trata a menudo la política en los dos sentidos clásicos de agitación (consignas, argumentos breves y condensados) y propaganda (argumentos desarrollados y más complejos). El objetivo es que los lectores los difundan al máximo.

El blog aborda  también otros temas: históricos, literarios, filosóficos… Para quienes se interesen en ellos, aunque rara vez  provocan comentarios.

Según la intención, el blog debería servir  para crear opinión pública y como taller de ideas o think-tank.  Contra “el espíritu burlón y el alma quieta

***************

Crónica. Suciedades 

**Dice The Economist, siempre dando lecciones a todo el mundo,  que la monarquía española está ensuciada por las pendejadas de Juan Carlos. También la monarquía inglesa tiene sus suciedades. El problema es que los enemigos de Juan Carlos son bastante más sucios.

**No deja de resultar moralmente satisfactorio que la podredumbre salga a la luz. Los poderosos y adulados creen que su buena suerte continuará indefinidamente. Juan Carlos lo debió todo a Franco, y por supuesto, también su hijo. Todos querrían olvidar a Franco y les salen como una erupción las aventuras del emérito. ¿Venganza del destino por la profanación del Valle de los Caídos?

**La interpretación de Paul Diel sobre el mito del rey Midas creo que viene muy al caso de lo que ocurre en España con la monarquía. http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/las-orejas-de-midas-averroes-y-maimonides-espanoles-de-protestantismo-y-democracia-9925/

UNA HORA CON LA HISTORIA 
Los gloriosos años 40 (1): Franco y Hitler | Entender el 18 de julio

https://youtu.be/RSo6oBjNqhA

Por Que El Frente Popular Perdio La Guerra Civil

****************************

Novelas y gallegos 

He leído sus dos novelas casi seguidas. Algo me ha parecido muy raro y es que siendo usted gallego, según leo en la wikipedia, no se le nota en lo más mínimo, parece que tiene tirria a sus paisanos. Los personajes de Sonaron gritos… son catalanes. Los de Cuatro perros verdes  son un vasco, un andaluz, un castellano y un asturiano. Además noté desde el principio algo raro, y es que sus personajes no hablan como los de su región, solo Javi un momento  usa expresiones propias de un vasco, y una andaluza dice “esaborío”. Todo eso me da una impresión de irrealidad, de falsedad incluso, y hace que los relatos pierdan mucho para mi gusto. Las dos novelas me parecen estimables, sobre todo la primera, que es trepidante, y no sé cómo no se ha convertido en un best seller,  porque acción la tiene a raudales. La segunda peca de demasiada reflexión es casi lo contrario, y para el público en general resultará pesada (…). Sus frases sobre Pérez Reverte me suenan un poco envidiosas. Si tiene tanto éxito será por algo, ¿no?  Viveiro…

Seguiré el consejo de Tulio. Veamos: a mi juicio el costumbrismo y la “buena prosa” en la que no sucede nada,  es un lastre de la  literatura española: un andaluz debe hablar en andaluz, etc. Y los temas deben ser identificables también como costumbristas. En Cuatro perros verdes me planteé hacer que cada uno hablase con giros regionales, pero enseguida me pareció un folclorismo irreal, máxime cuando los temas no tenían nada de folclóricos. Los personajes, también los de gritos y golpes, son “perros verdes”.  Tampoco comulgo con ese otro estilo de novela cosmopolita que hoy cultivan muchos, con personajes y sucesos exóticos. Y no exagere: salen  gallegos en la tercera parte de Gritos y golpes, que transcurre en Galicia y en la que he sacado partido de mis conocimientos y experiencias. Y en Perros verdes un personaje importante, el “fantasma” o “el ruso” es también gallego. Y en Adiós a un tiempo habla bastante de Galicia.

¿Envidia  a  Pérez Reverte? Hombre, ya me gustaría a mí tener al menos la décima parte de lectores que él. pero  no olvide  que él se ha ganado una verdadera legión de promotores en los medios, mientras que a mí me han obsequiado con un boicot casi perfecto. Durante años apenas tuve más ventana al mundo que los minutos con Luis del Pino. Lo mismo con mis libros de historia. Así que llegar a unos cuantos miles de lectores en estas circunstancias ya es para darse con un canto en los dientes.

Cuatro perros verdes

Véase como contraste lo que dice Lomana de Muñoz Molina (Los misterios de Madrid me pareció una buena novela de humor, dicho sea de paso):

Teoría de la novela, según Muñoz Molina

El multipremiado y academizado Antonio Muñoz Molina publicó el pasado mes de noviembre Como la sombra que se va, su última novela hasta la fecha. Inmediatamente después dio comienzo la estruendosa salva de panegíricos, ditirambos y lametones con la que el periodismo cultural español suele saludar este tipo de fenómenos editoriales. (…) Nace así una novela pretenciosa, cursi y llena de sonrojantes clichés (todo el mundo en ella ríe a carcajadas, come a grandes bocados y tiene sensaciones sordas) en la que su autor se ha propuesto, entre muchas otras cosas casi todas ellas fallidas, darle a la ficción metanarrativa un refrescante toque personal. En la tradición metaliteraria previa a la publicación de esta obra, los escritores solían detener sus digresiones a las puertas del cuarto de baño. Allí despedían al lector y se retiraban a la sagrada soledad de sus váteres con un ejemplar de Narratología para seguir documentándose. Muñoz Molina considera este pudor innecesario. Con un gesto de franca complicidad nos invita a que le acompañemos hasta el retrete, desde donde tiene cosas muy importantes que decirnos sobre la vocación de escritor (…)

El jurado que el pasado mes de marzo concedió a Como la sombra que se va el Premio de la Crítica de Andalucía ha destacado en su fallo que la obra contiene “sugerentes consideraciones teóricas sobre la novela”. ¿Ah, sí? Pues, ¡echémosle un ojo a alguna de esas valiosas aportaciones! Lo primero que su autor nos dice al respecto es que “la literatura se hace con lo que existe y con lo que no existe”. Inmediatamente después añade que el acto de escribir es “dejar cosas no dichas” y también “envolver a las personas y a los lugares en un celofán de belleza ilusoria”. ¿Sólo eso? ¡Que va!  La literatura consiste principalmente en “ir desde lo que no se sabe hasta lo que se sabe”. Generaciones enteras de artistas se zambullirán en este pozo de sabiduría para aprender del maestro. Pero Muñoz Molina tiene también importantes consejos que darnos acerca de cómo deben titularse las novelas. Presten atención: un título tiene que ser como “una llama encendida de lejos que alumbra apenas un material desconocido, una dudosa claridad de luna en un paisaje nocturno”. En ocasiones tenemos la impresión de estar leyendo un sencillo cuento infantil o un tosco manual para pacientes con taras neurológicas severas.

De la imaginación se afirma que “no puede predecir nada” ni tampoco “simular lo inesperado de la vida”. Vaya, parece que la imaginación no sirve para nada. Debe ser que se ha quedado sin fuerzas, como todos nosotros, al ser informada por el académico de que “el porvenir puede ser muy largo”. Sin embargo poco después nos enteramos de que “en el laboratorio de la imaginación se sintetizan experiencias beneficiosas igual que se sintetizan vitaminas en un laboratorio”. Esto hace que recuperemos un poco la confianza en el poder de la imaginación, ¿no? A continuación, Muñoz Molina aparta de un empujón a Gerard Genette y afirma con autoridad que “en lo que consiste una historia es en el progreso imparable hacia una conclusión (…) Una historia exige un final”.  Y, ¿qué es un final? Pues muy sencillo, “es una raya en el tiempo. El gesto puede ser tan rotundo pero en el fondo tan irrisorio como una raya trazada en el agua”. ¡Una raya trazada en el agua! “Oír a alguien llamarse a sí mismo escritor” –concluye el Premio Nacional de Literatura en 1988– “me sonaba tan embarazoso como oírlo llamarse poeta”. A mí también me pasa esto a veces, don Antonio.

Creado en presente y pasado | 70 Comentarios