El gran error de la transición

Los mitos del franquismo (Historia)

El franquismo no sobrevivió a Franco, obviedad cuya causa no es tan obvia: la causa fundamental fue su vaciamiento ideológico debido a la defección de la Iglesia, fallo que no pudo compensar un falangismo anquilosado, parte de él antimonárquico e incluso antifranquista, menos aún el tradicionalismo carlista en retroceso  e izquierdización, o un monarquismo adaptable a cualquier régimen que lo admitiera en principio.

   Sin duda el factor principal fue la Iglesia. La descripción del franquismo como “nacionalcatolicismo” hasta mediados de os años 60, tenía mucho de verdad pese a su tinte despectivo. Pero el nacionalcatolicismo se disolvió como un azucarillo en agua caliente durante el Vaticano II, por debilidad intelectual. Desde el principio del régimen hubo tensión, a menudo áspera, entre Falange e Iglesia por el control de la enseñanza y en otros asuntos, y la Falange salió perdiendo. La tensión incluía aspectos más generales, de pensamiento, en la polémica famosa en torno a Ortega y Unamuno. Los católicos, en general, adoptaron una postura cerrada, convencida de que la doctrina más simplificada de Menéndez Pelayo (“martillo de herejes, luz de Trento, etc.) había resuelto la cuestión para siempre.  La Falange era mucho más “aperturista” y liberal, por decirlo así. Polémica de gran interés, rescatada del olvido por A. Martín Puerta, y merecedora de más atención por su trasfondo cultural (ver http://www.piomoa.es/?p=2610 ). El Vaticano II abrió en la Iglesia una sorda división entre el sector (predominante) democristiano-antifranquista, el democristiano tibiamente franquista y aspirante a una democracia “homologable a Europa”, y un sector “nacionalcatólico” impotente y en declive.

  Lo mismo ocurrió con la Falange y las demás familias: cada una tendía a disgregarse en tendencias en que ganaba terreno un antifranquismo más o menos abierto. Y  los conflictos interfamiliares, arbitrados con suprema destreza política por Franco, se hacían menos controlables, como puso de manifiesto el asunto Matesa. Desaparecido Franco, no había nadie con autoridad suficiente para armonizar a unas y otras, y por su propia dinámica las familias tendían a comportarse como partidos corrientes. La pervivencia del franquismo entre 1965, cuando los efectos del Vaticano II se hicieron evidentes, y 1975, se debió, como dije, a los éxitos económicos y no menos al prestigio del propio Franco. Pero por dentro el régimen se descomponía con rapidez. Aunque suene paradójico, en la época anterior el régimen fue mucho menos franquista en el sentido de una dependencia menor de la personalidad de Franco. Pues en aquellos veinticinco años se había creado un tejido institucional, político y económico robusto, que después, privado de savia ideológica, se iba descomponiendo en los últimos diez años.

  La ideología y el pensamiento franquistas, aunque eclécticos y un tanto de circunstancias, habían  sido fructíferos  ante los gravísimos riesgos de los años 30, respaldando unos éxitos que habían transformado la sociedad, dando lugar a nuevos retos. No había otra base ideológica y la que había ya no servía. Por ello no quedaba más salida que una evolución democratizante imitando a Europa occidental, so pena de volver a una situación semejante a la de la república o, peor aún del Frente Popular. Y esto fue lo que quiso la abrumadora mayoría de la población en 1976.

La guerra civil y los problemas de la democracia en España (Nuevo Ensayo)

   La democracia, se practique mejor o peor o de ningún modo, es hoy en casi todo el mundo la única forma de gobierno considerada legítima. Su prestigio deriva en parte de su engañosa e irreal etimología: “poder del pueblo”.  Propiamente es un sistema de selección de oligarquías por medio del sufragio universal y la limitación temporal de mandatos,  lo que implica libertades políticas y cierta autonomía de los poderes, especialmente del judicial. Impide, en principio, la tradicional lucha violenta y sin escrúpulos por el poder y permite una alternancia y corrección progresiva de políticas gracias a la experiencia y la limitación temporal. Pero tiene graves peligros: por una parte, el gobierno puede ser impuesto por  los sectores sociales más atrasados y susceptibles  de demagogias (la “fracción lunática”, compuesta tanto de sectores populares como intelectuales, pobres y adinerados); y por otra parte, una vez alcanzado el poder, los gobiernos tienden a extenderlo y utilizarlo para mantenerse en él socavando las libertades políticas e incluso personales. Esto ocurrió en la república y ocurre hoy ante nuestros ojos.

   También debe tenerse en cuenta la relación entre democracia y patriotismo o más propiamente nacionalismo, pues sin este último como valor superior,  los intereses de partido tienden a desgarrar la sociedad (en Inglaterra y Usa la democracia ha funcionado mejor que en otros países debido a un fuerte nacionalismo, es más a un nacionalismo mesiánico. Cuando una sociedad no cree en sí misma y se autodenigra, la democracia encona los conflictos sociales). Hay otros problemas, pero solo prestándoles atención cabe diseñar  políticas que impidan lo que podríamos llamar “autodestrucción democrática”. Atención que en España no existe: para los partidos actuales, intelectualmente vacuos, la democracia es  una palabra mágica justificativa de cualquier cosa.

   Pues bien, los políticos salidos del franquismo, democratizantes pero sin pensamiento democrático fuera de un pragmatismo a ras de suelo (la “homologación con Europa”), fueron incapaces de desplegar lo que los comunistas llamaban “lucha ideológica” para impedir la demagogia de totalitarios y separatistas, muy débiles entonces, que equiparaban antifranquismo y democracia. Y la vacuidad intelectual de esa derecha le llevó a sumarse a tales despropósitos. Este fue sin duda el mayor error, cuyas consecuencias pagamos hoy, en una situación cada vez más amenazante.

   Otra fracción política, bastante variopinta, salida del franquismo, atacó la democracia pura y simplemente, con argumentos que ya no valían gran cosa. No habían entendido la significación histórica del régimen anterior y se hacían ilusiones de pureza política y de continuadores del franquismo, cuando realmente  solo habían representado en él posiciones secundarias.

    Tras cuarenta años de experiencia histórica parcialmente democrática, partiendo de  la superación  delos fantasmas de los años 30 para recaer ahora en una situación en que vuelven con fuerza amenazante, se hacen indispensables nuevos enfoques intelectuales para encauzar nuevas políticas democráticas. Y los enfoques deben partir, precisamente, del análisis del régimen anterior y de los años posteriores.

***********

Evolución de al Ándalus desde Abderramán I a Almanzor: https://www.youtube.com/watch?v=l-X0DtS-g00

La Reconquista y España

**********

Saliendo al paso

*El PP no solo conserva las medidas e iniciativas del PP, sino que bloquea toda alternativa. Por eso ha promocionado a Podemos y silenciado a VOX

*Rajoy no fue en absoluto cobardón. Obró de acuerdo con sus ideas o falta de ellas. Los cobardones o algo peor son quienes le siguieron votando y seguirán votando al PP.

*El ataque a la monarquía es generalizado, empezando por Sánchez y su equipo de tiorras. El más grave es el ultraje a la tumba de Franco, verdadero reinstaurador de la monarquía

*Recuerdan a Miguel ángel Blanco y en cambio olvidan que ZP y Rajoy rescataron a la ETA de la ruina y premiaron generosamente sus asesinatos, incluido el de Blanco. Siempre lo “olvidan” Y al olvidarlo contribuyen a la farsa generalizada, utilizando la sensiblería.

*Si no dan la batalla contra los profanadores de la tumba de Franco, Iglesia y monarquía cavarán su propia tumba

*El gran error de la llamada extrema derecha en la transición fue atacar la democracia con argumentos delos años 30. Y el del resto de la derecha, dejar la bandera de la democracia en manos de sus peores enemigos: izquierda y separatistas

*Impedir la profanación de la tumba de Franco es una batalla del máximo alcance político-estratégico. Hay que librarla necesariamente.

*Los millones de españoles instintivamente hartos de la memoria histórica, LGTBI o agresiones al Valle de los Caídos, necesitan una voz y un discurso que los justifique, y un partido que los organice. Ocasión para VOX

*En la transición, muchos vieron el peligro de volver al caos republicano, pero no entendieron el mensaje del pueblo: a la democracia desde el franquismo y no contra él. Por lo que dejaron la bandera de la democracia al antifranquismo liberticida

*España no debería estar en Afganistán ni en ninguna guerra por interés ajeno. El interés de la potencia que invade nuestro país por Gibraltar.

*La falta de apoyo de los partidos a VOX ante la agresión sufrida en Tarragona certifica que no son partidos democráticos. El silenciamiento por los grandes medios demuestra que no se trata de medios democráticos, Hay que decirlo y repetirlo hasta la saciedad.

*Beevor puede tener alguna razón en eso, pero su libro sobre la guerra civil española es malísimo:https://www.libertaddigital.com/opinion/libros/antony-beevor-una-historia-de-mucha-clase-y-2-1276230706.html …https://twitter.com/hermanntertsch/status/1016023221039173635 …

*Decía Alfonso Guerra que había que hacer el juicio político al franquismo. Es como si unos violadores quisieran procesar a unas mujeres que no se habían dejado violar.

*Hoy el rey tiene más prestigio que todos los políticos juntos. Debe usarlo para impedir la gran fechoría criminal contra los restos de Franco. No hacerlo puede traerle las peores consecuencias. Y a España, que es lo más grave.

*En 1931 la monarquía cayó envuelta en descrédito total: despreció a sus propios votantes y dio un autogolpe de estado entregando el poder a los republicanos. Sin Franco nunca habría vuelto, y hoy puede estar repitiendo hoy la misma jugada.

*Los milicianos se distinguieron en los asesinatos, robos  e incendios de retaguardia, y en posar con fusiles. En el frente su mayor habilidad consistía en mover los pies. Estaban también las milicianas, que propagando enfermedades venéreas les causaban más bajas que los enemigos.

*********

Adiós a un tiempo: Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas de [Moa, Pío]

En Amazon: https://www.amazon.es/dp/B075L82G5B/ref=sr_1_6?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1505330466&sr=1-6&keywords=p%C3%ADo+moa

Creado en presente y pasado | 62 Comentarios

¿Pudo el franquismo sobrevivir a Franco?

Evolución de al Ándalus desde Abderramán I a Almanzor: https://www.youtube.com/watch?v=l-X0DtS-g00

LA RECONQUISTA Y ESPAÑA PIO MOA

************************

Aunque por comodidad empleamos el término “franquismo”, sugiriendo una doctrina política ligada a la personalidad de Franco, nunca hubo tal. Franco ocupó una posición política central durante casi cuarenta años, pero no fue nunca un ideólogo. El problema de definir al franquismo ha traído de cabeza a muchos tratadistas. Por un tiempo se autodeclaró totalitario, pero por tal cosa no hay que entender un estado que ocupa una sociedad más un partido que ocupa el estado, al modo de los países comunistas o, bastante más atenuadamente, del nacionalsocialismo. Su “totalitarismo” consistía en hacer del estado un árbitro entre los intereses del capital y del trabajo, supeditando los conflictos entre ambos al “interés general”, para, teóricamente, evitar el predominio excesivo de uno de ellos y acabar con “la lucha de clases” promovida por los comunistas. Evitando el término, el sociólogo J. J. Linz lo definió como “autoritario”, que le valió, siendo quizá el sociólogo más importante de España, la animadversión de la izquierda cultural (más o menos culta, eso es otra cosa). En Los mitos del franquismo acepté el calificativo de Linz, aunque con alguna reticencia: las democracias pueden ser extremadamente autoritarias, como estamos comprobando actualmente en la UE con la ideología LGTBI,  su signo de identidad más preciso, y por supuesto en España, con la misma ideología o la “memoria histórica” aceptada e impuesta por casi todo los partidos.

Tampoco fue un régimen de partido único, pues representó a los grupos vencedores en la guerra civil, cuatro básicamente y no bien avenidos: Falange, carlismo, monarquismo juanista y catolicismo político.  Aunque teóricamente asociados en el Movimiento Nacional, cada uno de ellos tenía sus propios órganos de expresión y organizaciones, e incluso un sector contrario a Franco; y el Movimiento Nacional era un ministerio más, no muy dotado económicamente y en la práctica manejado por la Falange. Estos grupos políticos no se llamaban partidos, sino “familias”, y la diferencia con los partidos era que sus conflictos y luchas por el poder no se dirimían en elecciones sino por el arbitraje y decisión de Franco.

Los mitos del franquismo (Historia)

Que el franquismo no fuera una ideología no quiere decir que careciera de fundamentos ideológicos. Estos evolucionaron a lo largo del tiempo, pero básicamente podrían definirse como catolicismo, especialmente en sus directrices “sociales”,  con una aleación de falangismo, próximo al fascismo italiano. La economía, como recuerda Julián Marías, era básicamente liberal con reglamentaciones y limitaciones de tipo social que han llevado al escritor Francisco Torres a hablar de un “Franco socialista” en un libro reciente así titulado.  Llamar socialista a Franco es exagerar un tanto, pero no cabe duda de que su régimen estableció reglamentaciones e instituciones antes pedidas y nunca realizadas por los socialistas.

Con todo, el elemento ideológico fundamental del régimen fue el catolicismo tanto religioso como en sus derivaciones sociales. Era inevitable porque el catolicismo constituía también el elemento básico común entre aquellas “familias”, junto con el respeto a la persona de Franco (y excluyendo, como señalamos a sus sectores antifranquistas, que en el carlismo derivaron a algo semejante al trotskismo). Así, el estado se hizo confesional, y muy fuerte  la influencia directa e indirecta de la jerarquía eclesiástica, un tanto enfrentada a la Falange en los primeros tiempos.

Ahora bien, después de haber salvado del exterminio a la Iglesia, otorgándole grandes cuotas de poder, el Concilio Vaticano II rompió de hecho con el franquismo. No solo renunció a la confesionalidad, impuso a obispos enemigos del régimen y en amplios sectores le mostró hostilidad. Y, por el contrario, apoyo a los separatistas, terroristas, y particularmente a los marxistas, precisamente los que habían protagonizado una de las mayores y más feroces persecuciones religiosas de la historia. El Vaticano II prefirió el “diálogo con los marxistas”, por un cálculo político que terminaría saliéndole caro. (Por cierto que algo semejante le había ocurrido a la liberal Restauración después del 98, cuando los intelectuales e ideólogos le abandonaron para hostigarle a fondo bajo el lema del regeneracionismo y la europeización).

Por tanto, el régimen perdió su principal sustento ideológico. Una ideología puede adaptarse y desarrollarse, y el franquismo lo había hecho, pero el Vaticano II cortó ya toda posibilidad en ese sentido. Y por otra parte la Falange se había anquilosado en unas ideas de combate propias de los años 30, cuando Europa había sufrido una intensísima crisis de supervivencia, abocada a una II Guerra Mundial que le hizo perder su primacía política, militar y cultural en el mundo. Las ideas falangistas eran vistas por gran parte de la sociedad como algo anacrónico, ritual, estancado. Un chiste de la época lo expresaba de modo pintoresco. “¿Sabes por qué han propuesto a Franco para el Premio Nobel de Física? Porque ha demostrado la inmovilidad del Movimiento”

En aquellas circunstancias, el régimen no podía sobrevivir largo tiempo, y estaba expuesto incluso a un derrumbe catastrófico. No fue así porque sobrevivieron dos elementos clave: el avance económico, que frenaba en gran medida las demagogias comunistas y, en general, antifranquistas; y el prestigio de Franco.

Los enormes ataques, calumnias y distorsiones sufridos por la memoria de Franco desde la transición, hacen difícil entender a la gente de ahora el respeto de que gozó hasta el final, pese al abandono de la Iglesia y de la mayor parte de las propias familias. La misma intensidad de ese antifranquismo post mortem indica ese prestigio. El respeto a Franco era, por paradoja, especialmente fuerte en la oposición, comunista o de cualquier tipo: nadie creía seriamente poder derrocarlo, y todos los movimientos en marcha trataban de prepararse para después de su muerte, cuando el régimen, anquilosado y sin futuro, tendría necesariamente que democratizarse. Carrillo, el héroe de Paracuellos, decía que le encantaría firmar la sentencia de muerte a Franco, pero desde luego era el primero en juzgarlo imposible. Y, bueno, algunos creíamos posible derrocarle por entonces, y causamos daños muy considerables poco antes y al principio de la transición; pero éramos cuatro gatos aislado incluso del resto de la oposición, que hasta el final temblaba ante la posibilidad de una involución.

De modo casi instintivo, el pueblo se decantó por el cambio a la democracia “de la ley a la ley”, frente a los locos y demagogos de la Junta y la Plataforma “democráticas” (conjunto de comunistas, marxistas, terroristas, maoístas socialdemócratas y sinvergüenzas varios) que no habían aprendido nada de la historia y querían enlazar con un Frente Popular realmente criminal. De la ley a la ley significaba desde el franquismo y no contra el franquismo, de la legitimidad franquista a la democrática.

Bastante gente, desde Blas Piñar a Julián Marías, percibió el peligro de una deriva  que volviera a traer los tiempos caóticos y separatismos de la república, pero muchos de quienes veían el peligro fueron incapaces de entender el mensaje popular. Las críticas falangistas y otras a la democracia carecían de sustancia histórica y teórica, y ayudaron a la demagogia, que empezó muy pronto, según la cual democracia y antifranquismo venían a ser sinónimos. Pocas cosas han hecho más daño. Con su infantil ataque a la democracia (debían de creer en la posibilidad de continuar el franquismo), utilizando retórica antigua, la llamada extrema derecha favorecía la demagogia de un antifranquismo que no solo no había sido nunca democrático, sino que había sido la mayor amenaza a las libertades y seguiría siéndolo. Por otra parte, la transición, salida de la entraña del franquismo, cayó enseguida, después de Fernández Miranda, en manos de frívolos e indocumentados como Suárez, el rey y otros parecidos. Estos no tuvieron inconveniente en entregar la bandera de la democracia a la oposición, volviéndose poco a poco casi igual de antifranquistas. Y es que para ellos, “la economía lo era todo”, y dado que la situación económica heredada era tan buena, a pesar de una crisis que se esperaba pasajera, no había que preocuparse por “nimiedades” ideológicas.

La retórica al uso dice que en la transición se reconciliaron los españoles. Nada podría ser más falso. Los españoles, muy mayoritariamente, se reconciliaron en los años cuarenta sobre la base de la derrota de totalitarios y separatistas y la abstención en la guerra mundial, que hizo de España un país privilegiado en Europa. Aquellas hazañas están simbolizadas en el magnífico Valle de los Caídos. Quienes se reconciliaron en la transición fueron los políticos. Y lo hicieron sobre bases falsas. Y hoy todos son comparten las mismas ideas “democráticas”: “memoria histórica”, LGTBI, rescate y recompensa a la ETA, entrega de soberanía a Bruselas, multiculturalismo, engorde de Gibraltar, cipayización del ejército y tantas cosas “democráticas” más. Aquí todos son demócratas: ETA, PP, Podemos, separatistas vascos y catalanes, separatistas gallegos y canarios, andaluces de Blas Infante, PSOE, C´s… El concepto “democracia” se ha transformado en una palabra mágica que cada cual usa e interpreta –si se molesta en hacer el esfuerzo de interpretarla– como mejor le parezca. He esbozado un nuevo enfoque del asunto en La Guerra Civil y los problemas de la democracia en España, esfuerzo vano, al menos por el momento. Es precisa una reelaboración política que vaya más allá de reacciones sueltas ante los abusos más evidentes.

Uno debe preguntarse por qué, pese a todo, esos demócratas han tardado tanto en crear crisis tan graves como la actual. Creo que la respuesta está en la herencia de Franco. Ha costado mucho irla socavándola, ir rompiendo su inercia, como la de una nación ya muy antigua y consolidada. Pero estamos llegando a un punto crucial. Conviene darse cuenta de ello a tiempo.

La guerra civil y los problemas de la democracia en España (Nuevo Ensayo)

*******************

*Una policía que toma partido por una ideología o partido no es una policía democrática, sino totalitaria. Y ahí están, insultando a todos los que no aceptamos el despotismo LGTBI, tan cargado de odio.

*Me he hartado de explicar el mito de Guernica, pero la ineptitud de la derecha hace imposible que la gente se entere. Incluso apoya las versiones izquierdistas-separatistas. Cree que así parece más demócrata y es lo contrario.

*Si bien desobedecido dos o tres veces, más por italianos que por alemanes, Franco prohibió atacar objetivos civiles. Los rojos no solo no los prohibieron, se jactaban en sus partes de sus bombardeos sobre población civil. Lo he explicado varias veces. En vano, parece ser.

*ETA, Podemos, PP, PSOE, PP, C´s, y partidos separatistas, son LGTBI memoria histórica y antifranquistas. ¿Significa eso algo?… ¡Eso es!

*Según Inda, Franco “fue un tirano que asesinó a miles de personas amén de las libertades”. A lo mejor se cree que las libertades o la democracia se deben a gente como él. La necedad y la manipulación imperan en los medios. Puede enterarse con libros como estos. Aprendería algo

*Izquierda, ETA y separatistas han entendido muy bien el significado políticamente estratégico de atacar y ultrajar a Franco: con ello cortan la raíz de la democracia, la monarquía y la Iglesia. Las cuales hacen como que no se enteran. Cobardía que pagarán

*Hay que recordar constantemente a la Iglesia y a la monarquía todo lo que deben a Franco, cuya tumba quieren ultrajar los macarras y tiorras del gobierno con apoyo de las mafias llamadas partidos. Están a tiempo de hacer algo. Si no lo hacen cavan su propia tumba política

*Los jefecillos políticos de la policía y la Guardia civil son LGTBI, es decir, prevaricadores que quieren imponer una ideología totalitaria a la sociedad, coincidencia con Podemos, C´s, PSOE, PP, separatistas y la ETA. ¿Por qué estarán todos juntos en esa aberración?

*El catalán es una lengua regional menos hablada que el español común en Cataluña, con mucho menos bagaje cultural, empobrecida por los separatistas, muy poco útil. La literatura catalana en catalán es muy inferior a la catalana en castellano

*El Cid, Alá lo maldiga (…), fue uno de los grandes prodigios de Alá. Con fuerzas reducidas venció siempre a grandes ejércitos…” En “La Reconquista y España” https://twitter.com/PioMoa1/status/1015602765282795520/photo/1pic.twitter.com/Dl7jJomvz4

*¿Y si los muertos de la pateras se quedaran en sus países? ¿Y si las mafias no les sangrasen y engañasen? Y si los amigos de las mafias, tipo La Sexta –otra mafia– dejaran de engañar y manipular a la gente con su sensiblería?

* “Así como la mujer ama al marido, así Toledo te amaba, Munio. Que no sepan tu muerte en Córdoba para que no se alegren las hijas de los sarracenos…” En La Reconquista y España”.

*Ante la enorme superioridad sarracena. Munio les habló: “Que nadie de vosotros muera volviendo las espaldas, porque es mejor que muramos todos en un solo lugar que dispersos aquí y acullá” “La Reconquista y España”

* “Con tropas reducidas acometieron a los moros, los cuales consiguieron rodearlos y poco a poco aniquilarlos con una lluvia de flechas. Luego descuartizaron el cuerpo de Munio y colgaron sus restos en una torre del castillo de Calatrava…” “La Reconquista y España”.

*Hay que recordarlo, sí. La derecha española es fundamentalmente descerebrada. Carece de discurso histórico y político propio, por eso ha adoptado el de la banda de los “cien años de honradez”

*Una universidad que niega la Reconquista solo revela un nivel intelectual más que deplorable. La Reconquista es un elemento esencial en la identidad de España y un fenómeno único en la historia

*El feminismo es histeria. Las feministas odian la maternidad, fomentan el aborto y les tortura la envidia del pene. Además, muy vulgares y maleducadas. Afortunadamente, la gran mayoría de las mujeres no son así.

* Los políticos españoles comparten de la leyenda negra, asimilada por casi todos ellos. Y esa leyenda procede de la propaganda protestante, francesa e inglesa. Aunque, es cierto, explotaron los “informes” de un orate español, goebbelsiano “avant la lettre”: Las Casas.

************************

Enlaza la canción “Sous le ciel de Paris” con la escucha de la antifranquista Radio París en tiempos de Franco y con una estancia cuarenta años posterior en Atenas, cenando en un hotel con su hija…

–Me interesan las canciones. Transmiten el aroma de la época

Adiós a un tiempo: Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas de [Moa, Pío]

En Amazon: https://www.amazon.es/dp/B075L82G5B/ref=sr_1_6?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1505330466&sr=1-6&keywords=p%C3%ADo+moa

 

 

 

Creado en presente y pasado | 51 Comentarios

Malhechores (VIII) La gran conjunción contra España

En relación con la guerra de Cuba se había ido creando entre PSOE, anarquistas, separatistas y republicanos,  una conjunción en principio informal, que en ocasiones clave se haría formal y organizada. Con distintos matices, a todos les unía el odio al régimen liberal de la Restauración, a España y al catolicismo. No dejan de ser llamativos sus ataques furibundos a un régimen que les permitía organizarse, hacer propaganda e ir conquistando cargos públicos en las elecciones. Todos ellos creían tener la llave para un cambio radical a mejor, que iría acompañado en todos los casos de  restricciones muy fuertes a las libertades. En relación con el catolicismo (“anticlericalismo”), una diferencia importante, que no impediría la alianza ocasional, consistía en que tanto el separatismo catalán como el vasco eran fuertemente católicos, y gran parte de su oposición al régimen se basaba en el carácter liberal de este (aparte de un racismo no por pintoresco menos fanático). La intensa aversión a España partía de la denigración sistemática de su pasado, en especial de cuanto había hecho de grande en la historia, según resumía Menéndez Pelayo. No obstante, todos creían poseer la doctrina adecuada para corregir aquel pasado “infame” y traer algo parecido al paraíso (pintado a menudo como “europeización”) para el “pueblo” o el “proletariado”,  “la raza vasca” o la “catalana.

europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

Por su parte, el régimen liberal de la Restauración era demasiado débil ideológica y doctrinalmente para replicar con eficacia a la martilleante propaganda contraria, que en el PSOE se realizaba con dos órganos principales, El Socialista, de Madrid y órgano oficial, y La lucha de clases, en Bilbao. Prácticamente el único intelectual de gran altura partidario de la Restauración, Menéndez Pelayo, pasó a ser ignorado por la nueva intelectualidad regeneracionista de Costa, Ortega, Azaña,  Unamuno, etc. El regeneracionismo, una doctrina vaga, partía, como otros, del desprecio a la España histórica, sobre todo la de los Austrias, veía en lo que llamaba “Europa” , otro concepto vago, un modelo absoluto (en cierto modo la Restauración  ya estaba “europeizando” a España,  es decir, desarrollando una industria y una clase media, aunque lentamente. Ellos creían poder hacerlo con gran rapidez si bien nunca estuvo claro qué entendían por “Europa”, que poco después se sumergería en la I Guerra Mundial). Así, privado en gran medida de sostén intelectual, las libertades de aquel sistema simplemente alimentaban a sus enemigos.

Por otra parte, el propio sistema era frágil. Con sufragio universal desde 1890 (en Inglaterra no existiría hasta 1918), era nominalmente una democracia, pero en un país fundamentalmente agrario y analfabeto, con masas sin conocimientos ni intereses políticos, el fraude electoral era común (y también practicado por el PSOE). Los caciques o políticos locales compraban el voto o arreglaban a su modo. Este fenómeno era bastante común, incluso en Usa (no debe creerse que ha desaparecido, sino que ha adquirido nuevas formas: hoy, la compra de votos es indirecta, los partidos principales gastan grandes sumas en promocionar la imagen de sus líderes acompañada de manipulación publicitaria basada en unos pocos tópicos simples y a menudo sin contenido, repetidos machaconamente, una y mi veces). El caciquismo introducía en el sistema un toque de farsa que lo debilitaba frente a las críticas  de sus adversarios, que por estar en la oposición podían presentarse como honrados y coherentes.

Así pues, los  partidos liberal y conservador, que se repartían el poder, carecían de una base doctrinal sólida, lo que llevaba a veces a los liberales a aliarse con los peores enemigos del sistema.  Por otra parte, el nivel político e intelectual de los dirigentes de ambos partidos era manifiestamente bajo, más de intrigantes que de estadistas, teñido de cierto cinismo porque, conscientes de las debilidades del sistema, pensaban que en definitiva  “en España nunca pasaba nada”. Las excepciones,  Cánovas, Maura o Dato, acaso Canalejas, que realmente  no tuvo tiempo de demostrarlo, fueron asesinados por anarquistas, salvo Maura, que se libró “por los pelos”. El propio rey, dotado de poderes considerables, tendía a ceder ante las demagogias y presiones callejeras, como hizo en varios momentos cruciales.

Vista así la situación, el Desastre del 98 debió haber provocado no solo la pérdida de las colonias, sino también el hundimiento catastrófico del sistema de la Restauración, así llamado porque había vuelto a traer a los Borbones después del Sexenio revolucionario. Estas debilidades eran reales, y sin embargo no deben exagerarse. El sistema contaba con el apoyo, en líneas generales, de la Iglesia católica, permitía realmente libertades (incluso a quienes aspiraban abiertamente a destruirlo, y terminarían haciéndolo, para sustituirlo por alguna dictadura o totalitarismo. Y la derrota del 98 no impediría un progreso económico lento pero solvente y una mejora progresiva de las condiciones de trabajo, auspiciadas en general por los conservadores. Por ello el régimen, aunque con fuertes sacudidas,  logró mantenerse todavía un cuarto de siglo más.

**************************

*****************

Evolución de Al Ándalus entre Abderramán I y Almanzor: https://www.youtube.com/watch?v=l-X0DtS-g00

**********************

Picotazos.

*Es un error creer que los LGTBI representan lo que dicen. Son un movimiento despótico y totalitario, y por tanto ven en Che Guevara un hermano. Y hasta en los ayatolas.

*Hay que recordar constantemente a la Iglesia y a la monarquía todo lo que deben a Franco, cuya tumba quieren ultrajar los macarras y tiorras del gobierno con apoyo de las mafias llamadas partidos. Están a tiempo de hacer algo.

*La izquierda y los separatistas han entendido muy bien el significado político y estratégico de atacar y ultrajar a Franco: con ello rompen las bases de la democracia, la monarquía y la Iglesia. Que no se enteran o hacen como que no se enteran

*Si la corona no defiende sus orígenes, la democracia y a aquel que la reinstauró, irá de cabeza al hoyo. Debe pensarlo. La mayoría del pueblo español no está con la basura separatista, proetarra y socialista.

*”Non debedes pensar que todos los que mueren en la guerra de los moros son mártires ni sanctos; ca los que allá van robando et forzando mujeres et faciendo muchos pecados et muy malos et mueren en aquellas tierras… Dios sabe las cosas escondidas” (En “La Reconquista y España”)

*Este Borrell es un lince: ve un burro y dice: “he ahí un burro”.

*A ver si los medios se dedican a investigar el asunto del doctorado de Sánchez. Aunque los medios oficiales van a quedar en manos de Podemos, tan promovido por el gobierno de Rajoy.

*”Munio murió por un gran pecado que cometió al matar a su hija a causa de sus amoríos con un joven y no fue compasivo como el Señor que dijo “Quien de vosotros esté libre de pecado, arroje la primera piedra” Munio lloró ese pecado todos los días de su vida” (En “La Reconquista y España”)

*Los jefecillos políticos de la policía y la Guardia civil son LGTBI, es decir, prevaricadores que quieren imponer una ideología totalitaria a la sociedad, coincidencia con Podemos, C´s, PSOE, PP, separatistas y la ETA. ¿Por qué estarán todos juntos en esa aberración?

*Las bandas LGTB están repletas de odio, su “amor” es una parodia grotesca.

*Hay que destruir el muro LGTBI, que intenta encerrar en un gueto la cultura, la moral y la política europeas de raíz cristiana.

*No solo el castellano es propio de Cataluña, es que es allí la lengua más hablada y la de mayor bagaje cultural con inmensa diferencia. Además de ser el español común que permite entendernos a todos los españoles. El catalán es solo lengua regional y poco útil

*(“Armada española: “Mujeres célebres de la infantería de marina: María la Bailadora y Ana María de Soto). Yo hice la mili en infantería de marina. Jamás oí hablar de esas distinguidas y célebres señoras. Ni conozco a nadie que las conociera.

*(Armada española: “Mujeres célebres de la infantería de marina: María la Bailadora y Ana María de Soto). ¿Eran también orgullosas lesbianas? Una marina al servicio de Gibraltar elogiando a las marimachos… Un artículo al respecto: “La puta y la marimacho como los actuales modelos “femeninos“: http://www.piomoa.es/?p=6851

*La obligación de circular por la derecha en las carreteras atenta contra la más elemental libertad del ciudadano. Prohibido prohibir

*Lo que llaman extrema derecha no es tal. El extremismo, un extremismo despótico, es el de los gobiernos LGTBI de la UE.

*Creo que nadie ha reflexionado seriamente sobre el carácter opresivo de las matemáticas. ¿Por qué dos más dos han de ser cuatro forzosamente y no diecisiete? Esto va contra los derechos ciudadanos.

****************************

Creado en presente y pasado | 112 Comentarios

Malhechores (VII) El crimen envuelto en retórica humanitaria.

https://www.youtube.com/watch?v=vGrHsyaiYHw

***************

Como iremos comprobando, el PSOE iba a estar mezclado, como protagonista o como cómplice, en todos los hechos que llevarían a destruir cualquier posibilidad de convivencia en paz y en libertad en España, hasta hoy mismo.  Sin embargo no entenderemos nada de ello si no contrastamos los hechos con las ideas y la retórica.   Ya hemos visto en el capítulo III las líneas generales de su doctrina y moral, pero conviene, llegados aquí, concretar algo más su retórica ideológica, para entender sus efectos.  

El 17 de octubre de  1871, unos años antes de la fundación oficial del PSOE, una reunión  del Consejo Federal de la Región Española de la Internacional, presidida por Pablo Iglesias, protestaba contra una posible ilegalización: “Mientras haya en el mundo hombres que esté sumidos en la ignorancia y la miseria, mientras existan explotados y explotadores, esclavos y señores (…) los privilegiados no hallarán tranquilidad ni en el silencio de las tumbas  (…) Si nos declaráis fuera de la ley, trabajaremos en la sombra; si esto no nos conviene, (…) iremos a la revolución social inmediatamente”.  Y al año siguiente de fundarse el partido, se establecieron las bases de su programa: 1. Posesión del poder político por la clase trabajadora. 2. Transformación de la propiedad individual o corporativa de los instrumentos de trabajo en propiedad común de la nación.. 3. Constitución de la sociedad sobre la base de la federación económica, de la organización científica del trabajo y de la enseñanza integral para todos los individuos de ambos sexos  “En suma: el ideal del Partido Socialista es la completa emancipación de la clase trabajadora. Es decir, la abolición de todas las clases sociales y su conversión en una sola de trabajadores, dueños del fruto de su trabajo, libres, iguales, honrados e inteligentes”.

   Estos propósitos  de noble sonido partían sin embargo de supuestos difíciles de asumir. Nada permitía pensar que la pobreza y la ignorancia fueran a superarse eliminando la propiedad privada y sustituyéndola por el poder del proletariado, que en la práctica quería decir del propio PSOE, cuyo nivel intelectual y capacidad para sustituir al empresariado no era ni nunca llegaría a ser alto. Se trataba de una suposición presuntamente científica imaginada por Marx. Demasiado presuntamente. Era difícil explicar con claridad qué significaban conceptos tan sugestivos como etéreos, tales “federación económica”,  ”organización científica del trabajo” o “enseñanza integral”; y a decir verdad nunca se han explicado. Entonces, como ahora, una fábrica no la montan mil obreros, sino un empresario; y las personas podían ser “honrados e inteligentes”  al menos en penseo (pensar según los deseos), pero no libres e iguales, según pretende también  cierto liberalismo. La sociedad y la propia biología humana establecen desigualdades muy acentuadas tanto en dones físicos o mentales como en intereses, inclinaciones, aspiraciones y sentimientos. Solo sería posible lograr una igualdad suprimiendo por completo la libertad y creando una sociedad semejante a la de las hormigas. Cosa a la que, por lo demás, ha tendido siempre el PSOE. En cuanto al “producto de su trabajo”, se basa en la noción marxiana de “plusvalía”, un concepto sin nada de la base científica que pretende, aunque aquí no nos extenderemos.  

   Por otra parte se diseñaba una estrategia para llegar al poder “del proletariado –es decir, del propio PSOE–, consistente en aliarse, en una primera etapa, con partidos “pequeñoburgueses”  y “progresistas” para derrocar entre todos a  la gran burguesía y a continuación volverse contra los anteriores aliados para imponerles la dictadura proletaria.  Se suponía que estos ex aliados serían lo bastante ciegos — por su falta de doctrina científica, solo poseída por los marxistas– para desempeñar el papel que le atribuyera el PSOE en cada momento. Estas concepciones han guiado al PSOE por lo menos hasta la guerra civil, y en gran medida se mantienen, aunque siempre con el peligro de ser guiados por los pequeño burgueses en lugar de lo contrario, como iba a verse en la insurrección de 1917 y otros momentos.

    Tienen interés una breve ojeada sobre la táctica y la propaganda práctica de aquellos años con motivo de la guerra de Cuba.  Al estallar en 1895 una nueva guerra en la isla, la agitación del PSOE, en su prensa y mítines,  trató de sabotear los esfuerzos de la metrópoli, porque  “los trabajadores no tienen patria”, y a España “no deben más que sinsabores y miserias”. Por tanto no debían defenderla: “Que la defiendan los que tienen patria”, es decir, los ricos:  ”Que vayan a Cuba los hijos de los ricos”, los cuales permanecían en la península “revolviéndose en las brutalidades de las plazas de toros y en el cieno de las casas de prostitución”.  La patria, insistían,  solo sería la máscara  de los intereses de la burguesía. No obstante, los rebeldes cubanos sí tenían patria, ya que “luchan por la emancipación de la suya”, con tanta más razón cuanto que los españoles “les hicimos esclavos, les civilizamos con el látigo”. Por tanto, el PSOE mostraba abierta “simpatía por todos los que luchan por conquistar su nacionalidad”: “La insurrección cubana es noble y generosa” (aunque empleaba los métodos más crueles de incendio de cosechas y asesinato de quienes no colaborasen explícitamente con ella). “Nuestra sangre la reservamos para verterla no por intereses mezquinos, no por ideales ruines, sino por la emancipación de toda la humanidad. Esa es nuestra patria”.   Según el partido “el pueblo anhela que la guerra termine a cualquier precio”, y  “El socialismo es la paz”. Y así una larga serie de tiradas culminadas, cuanto Usa intervino, con llamamientos del mismo estilo evidentemente muy provechosos para la causa useña (Estudios de historia social, 8 y 9, 1979, pp 287 y ss).

   Esta propaganda coincidía en amplia medida con la de los separatistas vascos y catalanes, según ya indicamos. Explotaba ciertas injusticias, exagerándolas y generalizándolas,  para provocar resentimiento y odio social, caricaturizando ferozmente tanto a España “civilizadora con el látigo”, como  a “los ricos”, en definitiva los empresarios que iban cimentando cierta industrialización del país, mientras las condiciones de trabajo mejoraban poco a poco (como es sabido, serían los conservadores quienes propiciaran reformas sociales ciertamente beneficiosas para los obreros, pero sin ningún interés para el PSOE, pues por una parte las consideraba insignificantes en comparación con las maravilla s que traería su dictadura proletaria, y por otra las entendía como fruto del miedo de los ricos ante la agitación socialista).  Sin embargo aquella agitación tuvo poco éxito pese a su demagogia irrestricta. El patriotismo popular, también obrero, por supuesto, quedó bien de relieve a lo largo de la guerra hasta su nefasto final. Con todo, la derrota del 98,  la insistencia tenaz en sus tópicos y la incapacidad de las derechas para rebatirla ideológicamente (casi nadie de los intelectuales y políticos  tenía idea del marxismo, le ocurría al mismo Azaña) no dejaría de tener efectos profundos, como se vería en los años 30 y en la actualidad misma. Ha sido una constante a lo largo de toda la historia del partido.

   Otro de los tópicos mayores del PSOE era el de la ignorancia y, en consecuencia, la educación:  los trabajadores eran necesariamente pobres, incluso hambrientos e ignorantes bajo el capitalismo. Por ello, “La fuerza de un partido popular depende de la educación que él dé a la masa que le forma. ¿Enseña a esta, la hace tolerante, seria, moral, arraigando en ella lo más posible las ideas que va a defender? Pues el partido que eso haga será fuerte, disciplinado, consecuente, capaz de luchar con fortuna de (sic) todos los partidos que le combatan  (…) El Partido Socialista (…) ha educado y no dejará de educar”,  para formar hombres “inteligentes, formales, abnegados, probos y firmes (Pablo Iglesias en La revista Socialista, 1-I-1905). Es obvio que las ideas del PSOE tenían poco de tolerantes  y su nivel intelectual nunca sería deslumbrante. Tampoco resulta muy segura su capacidad para  formar, digamos, una masa de hombres “formales, abnegados, probos y firmes”, como iremos viendo.

  Como vemos, la retórica oficial combinaba un odio extremo a la patria (española, no otras) y al empresariado en general, con invocaciones de paz, educación, tolerancia, honradez, etc. que se atribuían a sí mismos con perfecta arbitrariedad. A pesar de sus gruesas contradicciones, y de su gran contraste con los hechos, no dejarían de atraer a bastantes personas, sin excluir intelectuales de cierta formación. Con efectos no precisamente de paz, honradez, tolerancia, etc.

******************

–¿Qué es preferible, una vida agitada o tranquila?

–Unos prefieren una y otros la contraria. Según el temperamento. Mi juventud fue al margen de la ley. No me disgustaba.

–Pero hoy ud defiende el franquismo

–Defiendo la verdad sobre el franquismo

https://www.amazon.es/Adi%C3%B3s-tiempo-Recuerdos-sueltos-relatos-ebook/dp/B075L82G5B …

Adiós a un tiempo: Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas de [Moa, Pío]

Picotazos

*Pedro Baños, uno de los pocos militares con idea de los intereses de España: “mi único propósito ha sido siempre evitar que nos lleven a guerras en las que sólo se defienden intereses de otros países, y que acarrean un grave perjuicio a nuestra patria”.

*Ideológicamente, los 4 partidos son solo uno: antifranquistas, memoria histórica LGTBI, contra la soberanía española, proGibraltar, proetarras, proseparatistas (C´s un poco menos de lo último)… Solo difieren en la pelea por los cargos, como las mafias.

*Fue el discurso del rey y la respuesta ciudadana los que obligaron al Gran Necio Rajoy a adoptar el 155… para sabotearlo de modo inmediato. Y ahora Sánchez, heredero de Rajoy, intensifica la complicidad con los separatistas y amplía el golpe,

*Los gobiernos de la UE –salvo Polonia, Hungría y algún otro– no son democracias liberales sino regímenes LGTBI. Esta es su actual seña de identidad más precisa.

*La Reconquista fue un proceso único en la historia de Europa, incluso del mundo, gracias al cual ud no está hablando árabe ni adorando a Alá ni practicando la sharía ni su mujer lleva burka…

*Durante 40 años, los catalanes no separatistas han sido miserablemente marginados, y no tanto por los separatistas como por los gobiernos PP y PSOE.

*Hay que recordar constantemente a la Iglesia y a la monarquía quién fue Franco, el salvador de ambas, cuya tumba quieren ultrajar los macarras y tiorras del gobierno con apoyo de las mafias llamadas partidos.

*Una universidad que niega la Reconquista solo revela un nivel intelectual más que deplorable. La Reconquista es un elemento esencial en la identidad de España y un fenómeno único en la historia

*El gran problema desde la transición no ha estado en separatistas y socialistas y similares. El gran problema ha sido la derecha, que les ha hecho el juego siempre, por falta de ideas y valores.

*Decir que no se tiene nada contra los homosexuales no es lo mismo que decir que no se tiene nada contra el totalitario movimiento LGTBI.

*El PP podría hacer un gran bien a España disolviéndose y dejando el espacio político libre a VOX.

*El catalán era de uso normal en el franquismo. La enseñanza pública era en el idioma común, como en Francia o Inglaterra. El catalán es lengua interesante, pero muy poco útil y con escaso bagaje cultural, mínimo si lo comparamos con el español común de origen castellano.

*Los obispos y el entorno del rey parecen creer que hacerse los locos ante la infame y criminal profanación de la tumba de quien los salvó literalmente, no les pasará factura. “Los dioses ciegan a quienes quieren perder”. Aun están a tiempo de reflexionar y reaccionar.

Creado en presente y pasado | 176 Comentarios

Lo que deben a Franco la Iglesia, la monarquía y la democracia.

************

Los mitos del franquismo (Historia) de [Moa, Pío]

Hay tres grandes instituciones que lo deben todo a Franco o, si se prefiere, al franquismo: la Iglesia, la monarquía y la democracia. No hace falta argumentar las dos primeras, por su evidencia, pero muchos considerarán un despropósito mencionar la tercera, dado el confusionismo creado al respecto.  El análisis más elemental nos permite ver que  la democracia nunca pudo venir de la oposición antifranquista, lo mismo que basta observar la composición del Frente Popular para entender que no solo no eran demócratas, como desvergonzadamente se les ha presentado sino precisamente los más feroces enemigos de las libertades y de España. Franco tuvo dos clases de oposición, la comunista y/o terrorista, y la de algunos chisgarabises, intrigantes y aprovechadillos manifestados en “el contubernio de Múnich” y más tarde en la Junta y la Plataforma “democráticas”, que agrupaban en torno a los “democráticos” PCE y PSOE a una mezcolanza de democristianos, socialdemócratas, maoístas, carlistas-trotskistas y personajillos sueltos que creían llegada su ocasión de mandar; en Cataluña separatistas,  socialistas, terroristas, cristianos “progres”,  etc. se agrupaban en torno a los comunistas. 

El franquismo, hay que repetirlo frente a las demagogias, dejó un país próspero y sin los odios y miserias de la república,  creó las condiciones sociales y económicas para una democracia real. Los promotores de la democratización de España fueron políticos del franquismo: el rey, Torcuato Fernández Miranda, Suárez, Fraga, etc. La opción final fue la de Torcuato, que triunfó plenamente de los antifranquistas con el referéndum de diciembre del 76, que por abrumadora mayoría decidió una evolución o cambio de la ley a la ley, desde la legitimidad de Franco y no contra ella. No debe olvidarse que lel prestigio del rey entonces provenía muy directamente de la autoridad de Franco, respetado y en general querido por la gran mayoría de los españoles, como demostró no solo su entierro sino también el citado referéndum contra las pretensiones rupturistas de los aspirantes a un nuevo y criminal Frente Popular, del que se consideraban herederos. Muy pronto empezó a traicionarse dicha  decisión popular por unos dirigentes salidos del franquismo, pero de ínfimo nivel, empezando por el rey y Suárez. En lugar de mantener  a raya política e ideológicamente a los nuevos frentepopulistas, les cedieron la bandera de la historia, la democracia, el progreso, la cultura y las ideas en general.

Ahora, los herederos de los criminales piensan profanar la tumba de Franco, el mayor estadista que ha producido España quizá desde Felipe II. Con ello vuelven a demostrar su ingente mezcla de estupidez y canallería, que decía Marañón de los republicanos. No es una cuestión menor, sino un intento delictivo del mayor alcance político, moral y finalmente histórico. Intento que puede transformarse en realidad si la Iglesia, la monarquía y los demócratas reales no se oponen con la suficiente energía. Vivimos en una democracia fallida, en pleno golpe de estado permanente desde Cataluña y con leyes totalitarias como las LGTBI y las de memoria histórica. No es casual que quienes pretenden profanar la tumba de Franco planeen atacar al mismo tiempo las libertades de opinión, expresión, investigación y cátedra.  En esta ocasión van a tener que retratarse todos. No los actuales partidos, verdaderas mafias que parasitan las normas democráticas, desde hace mucho,  pero sí los que de algún modo se consideran demócratas. Las consecuencias de no hacerlo serán demoledoras, contra lo que piensan los de “la economía lo es todo”,  como aquel necio infame que ha legado al país una situación crítica.

*****************

La Reconquista Y España

La Reconquista no se dio en España aislada de Europa y el mundo mediterráneo, sino en estrecho contacto con ambas. El paso del siglo IX al X fue en extremo difícil en Europa: no solo por los ataques islámicos, vikingos y magiares, sino también porque el papado, centro espiritual de la cristiandad,  entró en su “Siglo de hierro”, de una increíble abyección. Hay quien interpreta que el hecho mismo y no haberse hundido por él demuestra la intervención divina en favor de la Iglesia. En “Una hora con la historia”: https://www.youtube.com/watch?v=vGrHsyaiYHw

*************

Sonaron gritos y golpes a la puerta (Novela Historica(la Esfera)) de [Moa, Pío]

…Acabo de leer su novela Sonaron gritos y golpes… Es realmente extraordinaria, una rarissima avis en el pantano literario español actual. Y diría también que europeo. No entiendo cómo no se la reconoce ampliamente en su calidad yo diría que revolucionaria. Me ha costado encontrarla, he tenido que encargarla en una librería… (Diego S. R.)

Hoy se publican tantas novelas y libros en general, que los que no disponen de promoción en los medios importantes difícilmente salen de una venta reducida. Aunque hay excepciones. Los dos casos que me vienen a la cabeza son italianos: uno la novela primera de Umberto Eco El nombre de la rosa, que ya antes de salir al público dispuso de una increíble publicidad en todos los países europeos, supongo que porque atacaba al cristianismo en una onda liberal-progresista.  En cambio la primera de Susanna Tamaro, Donde el corazón te lleve, fue igualmente un gran éxito internacional, sobre todo entre el público femenino, a pesar de ir contra la corriente progre;  y lo fue sin apenas publicidad, mediante el boca a oído.

No voy a entrar en la calidad literaria de las dos obras, solo señalar que o bien hay publicidad o hay un público sensible y activo que difunde aquello que considera importante.  Mi novela, aunque claramente contraria a la llamada corrección política, no  ha gozado del favor del público adecuado. Dicho de otro modo, la derecha, lo que convencionalmente llamamos derecha, desde la “pesada” hasta la liberal conservadora,  no solo es incapaz de generar cultura, es incapaz  de apreciarla y difundirla. Las reseñas fueron muy buenas, pero limitadas a los blogs de diversas personas interesadas en literatura, y no muy visitados, salvo quizá el de Luis del Pino. Es lógico que no todo el mundo tenga una opinión tan favorable como la de usted, pero aún así…  Enseguida vi dos tipos de personas a quienes no les gustó: los economistas y los catolicones. En fin,  está también el prejuicio de que un historiador no puede novelar bien, lo que suele ser cierto, pero no necesariamente.

 

 

Creado en presente y pasado | 60 Comentarios