Teoría de los tres frentes populares.

P. Volviendo al tema del Valle de los Caídos, ha sorprendido a algunas personas que el profesor Bárcena no le citase.

–Bárcena está haciendo una labor importante aclarando la verdad sobre el Valle, aunque lo haga desde posiciones un tanto integristas. Que no me citase es algo  chocante, porque desde que empezaron las asechanzas al Valle de los Caídos me esforcé en contrarrestarlas, en artículos explicativos, en mi blog en Libertad Digital, que era entonces el más leído de ese diario. Incluso escribí un manifiesto de historiadores, que fue publicado en varios periódicos: Hasta ahora [marzo de 2010] han dado su firma al manifiesto sobre el Valle de los Caídos los historiadores Ricardo de la Cierva, Jesús Palacios, Miguel Platón, José Andrés -Gallego, Serafín Fanjul, Jesús Salas Larrazábal, Ángel D. Martín Rubio, David Gress, José Luis Orella, Dominique Venner, Salvador Fontenla, Juan Blanco, José M. Manrique García, Juan Ernesto Pflüger, Santiago Velo de Antelo, José Pla Blanch,  Ángel Maestro, Lucas Molina Franco, Guillermo Rocafort Pérez, Teodoro A. López López, Alberto González Rodríguez, Carlos Gregorio Hernández, César Ramos, Antonio Manuel Barragán-Lancharro, Carlos Caballero Jurado, César Alcalá, y Pablo Sagarra Revuelta. También se han adherido intelectuales como Fernando Sánchez Dragó, Aquilino Duque y otros (la firma sigue abierta). En otras palabras, si alguien se movilizó entre los primeros, en primera línea y movilizó a otros muchos, fui yo.

P. ¿Atribuye ud esta falta de cita a una campaña de ninguneo o cosa por el estilo?

Puede que lo de Bárcena haya sido un simple olvido, porque hablando se improvisa y no es raro que pasen esas cosas. Pero en otro sentido, viene siendo muy común. Cuando escribí Los orígenes de la guerra civil me costó encontrar editor, incluso entre editores muy de derecha, porque estaban literalmente acojonados. Me decían: “El libro está muy bien, pero búsquese otra editorial”. Solo por casualidad di con Ediciones Encuentro, que se atrevió. Hoy se ha olvidado un tanto que por entonces, finales de los 90, la partida parecía totalmente ganada por las versiones de izquierda y las políticas correspondientes, según las cuales los nacionales eran los malos, que gracias a la ayuda de Hitler habían arruinado la brillante experiencia democrática de la república. Solo Ricardo de la Cierva mantenía en alto la bandera de la verdad, pero había sido reducido a un verdadero gueto, ninguneado y desacreditado por todos y especialmente por los señoritos del PP, que ya escupían descaradamente sobre las tumbas de sus padres y abuelos.  Naturalmente, en aquel estanque podrido mis libros sucesivos, en especial Los mitos de la guerra civil, cayeron como otras tantas pedradas que lo removieron todo. Yo creí que era el principio del final del imperio del embuste y de las políticas derivadas,  pero en gran medida me equivoqué, porque la universidad seguía en sus manos, los medios de masas también, y sobre todo porque la derecha fue uniéndose al boicot que me declararon enseguida las izquierdas. Con todo, se había abierto una brecha, y entonces bastantes que antes se mantenían asustados y como en escondrijos empezaron a publicar o a decir cosas que antes no osaban. Pero lo hacían casi siempre sin citarme. Bueno, la intelectualidad española es así, qué se le va a hacer. En El erótico crimen del Ateneo la represento en el Ateneo mismo, y su cultura en el plan de crear un burdel “ilustrado”.

El erótico crimen del Ateneo: La novela negra como la vida misma que arrasa en el mundo de [Moa, Pío, Moh, Ul-Sih]

P. Hoy es ud quien más vuelve a remover  ese estanque de que habla y de nuevo en relación con Franco y el Valle de los Caídos. ¿Teme que le pase lo mismo que la vez anterior?

–Eso ahora mismo no me preocupa. Yo remuevo el estanque porque considero que nos amenaza un peligro que ya se vuelve inminente. Que amenaza a las libertades, por tanto a la democracia y a la misma España, y que ese grave peligro tiene sus raíces en una versión falsa de la historia. Demoler esa versión es esencial, cosa que no quieren ver muchos necios que se hacen los virtuosos hablando de “mirar al futuro”,  como si en el futuro hubiera algo que mirar, y sandeces por el estilo. Otros lloriquean porque “no acabamos de superar la guerra civil”. Y no acabaremos hasta que no quede claro entre quiénes se libró y por qué.  Y a esto se resisten todos, las izquierdas y separatistas porque tienen que defender con  uñas y dientes la falsedad de la que tanto beneficio político han sacado, las derechas porque les han imitado demasiados años y les es muy difícil volver atrás. Y porque de esas versiones derivan unas orientaciones políticas que ahora mismo amenazan todos los valores en que se basa la continuidad de la  democracia y de la misma nación.

P. El franquismo decía oponerse a “la antiEspaña”, declarando antiespañoles a cuantos no comulgaran con sus ideas.

La Reconquista Y España

–A mí me pareció durante muchos años que eso de la Antiespaña  era un pretexto totalitario. Pero es la realidad: ni uno solo de los partidos que defienden el ultraje a Franco y al Valle de los Caídos, o se hacen los locos ante el ultraje, ninguno de ellos  siente o defiende a España. Unos tratan de disgregarla en pequeñas nacioncitas  fácilmente utilizables por potencias externas; otros piensan en disolverla progresivamente en el magma LGTBI, multiculturalista y economicista  de la Unión Europea, mientras intentan erosionar la misma idea desde el origen de la historia. Solo tiene que ver lo que se viene diciendo sobre la Reconquista, negándola o denigrándola, lo trato un poco en mi libro. O lo que han hecho con Gibraltar… No acabaríamos. Son enemigos de España, el Frente Popular se componía de enemigos de España o indiferentes a ella, como los partidos actuales.

P. Ud. habla precisamente de un nuevo Frente Popular.

–Ese conjunto de partidos e intereses tomaron forma política y hasta cierto punto orgánica en el Frente Popular de 1936, que empezó dando un golpe de estado falsificando las elecciones e instaurando un verdadero estado de terror. Ese frente popular fue vencido militarmente por Franco en 1939.  Tras la muerte del general, volvió a amalgamarse una gran variedad de grupos, juntas y plataformas se llamaban,  semejantes a los derrotados en la guerra, que querían la ruptura con el franquismo para enlazar con aquella “democracia” derrotada. Y este nuevo y difuso frente popular fue derrotado  cívicamente, en el referéndum de diciembre del 76. Podría decirse que Franco había vuelto a vencer después de muerto. Por lo tanto, aquellos partidos tuvieron que adaptarse políticamente, pero sin renunciar a sus estúpidas, por no decir delictivas intenciones. Entendieron bien el valor de la falsificación de la guerra y el franquismo, no tuvieron resistencia cultural, en las ideas, y con Zapatero ya volvieron a las andadas, con sus leyes totalitarias que trataban de destruir el legado de Franco, la complicidad abierta con la ETA y los separatistas, etc. Un tercer frente popular de hecho, apoyado, y eso es una novedad histórica, por el PP, por la derecha. Por entonces me moví cuanto pude contra aquella peligrosa deriva, denunciando su origen y sentido, hay que decir que en vano. Y ahora, con el macarra, el peligro se ha hecho de verdad inminente y por fin parece despertar alguna resistencia, sobre todo popular. Y hay que volver a derrotarlo, y esta vez de forma definitiva. Es mi teoría de los tres frentes populares. La primera vez perdió militarmente, la segunda perdió cívicamente, y esta vez tiene que perder culturalmente. Aquí, como ya he señalado, se libra una batalla política y legal, pero para ser definitiva tiene que librarse ante todo en e terreno cultural, del que han sacado fuerzas todos estos años para resurgir, como la hidra famosa. En otras palabras: debe clarificarse de una vez la historia, debe acabarse con el imperio del embuste. Han planteado clara y abiertamente la batalla en ese terreno, amenazando de paso todas las libertades, y hay que librarla ahí. Creo que por mi parte he hecho lo suficiente, si se quieren utilizar a fondo sus materiales.

P. Resulta sorprendente, en efecto, cómo una y otra vez resurgen esas fuerzas.

–Porque se apoyan en el terreno cultural, algo que la derecha nunca ha entendido. Creo que puede datarse  su origen en el “desastre del 98″, como una especie de daño colateral. Entonces tomaron auge movimientos internacionalistas como el PSOE o los ácratas, para quien antes de ellos solo había habido opresión y explotación, que presuntamente iban a remediar. Esto era común en toda Europa. Pero tomaron también auge los separatismos, hasta entonces insignificantes, basados  en un racismo irrisorio que les hacía creerse superiores a los demás españoles. Y aún más grave fue, a mi juicio, el regeneracionismo, que infectó a la intelectualidad y a partidos de toda índole. Según ellos, la historia de España había sido una verdadera enfermedad, una anormalidad en Europa, y el país debía europeizarse para hacerse “normal”. Y como tampoco tenían la menor idea clara sobre Europa, su europeísmo consistía en exagerar los problemas  de  España para los que no tenían solución algo sensata. Se limitaban a denostar, como decía Menéndez Pelayo, “todo lo que España ha hecho grande en el pasado”. En la práctica, sus “soluciones” abocaron a una república caótica y a la guerra civil. Entre todos esos movimientos había rivalidades y odios a veces tremendos, pero se entendían contra un enemigo común:  el régimen liberal de la Restauración, la Iglesia y la propia España. Ya en 1917 lograron cierto grado de unidad en la intentona revolucionaria de ese año, fue el primer esbozo de esa antiEspaña o frente “popular”. Y ya es hora de entender el pasado y pasar a una etapa histórica más fructífera.

Europa (Historia)

*******************+

Creado en presente y pasado | 356 Comentarios

La posición especialísima de España en Europa

P. El profesor Aberto Bárcena, experto en el Valle de los Caídos y en masonería, dice que la ideología del franquismo fue solo el catolicismo, cosa que ud también mantiene; y  que la  actual lucha contra el franquismo es la lucha contra la España católica. ¿Coincide usted con ello?

–Vamos por partes. La ideología del franquismo fue principalmente el catolicismo, pero no solo. Hay otros elementos secundarios pero importantes, como el falangismo, y por otra  parte no era el mismo el catolicismo reflejado en política de los carlistas y el del sector más ligado al episcopado o el democristiano. Hay que decir además que en las familias del régimen había sectores antifranquistas, empezando por los católicos: piense ud en  buena o mala parte del clero vasco o catalán, o en grupos democristianos. Y por otra parte en la sociedad, en el arte, la literatura, la prensa, etc.,  se expresaban corrientes ajenas al catolicismo. Creo que el profesor identifica religión  y política, una mala tradición a mi juicio, que interpreta algo arbitrariamente  a Menéndez Pelayo.  Bárcena, por otra parte, se rebate a sí mismo: fue la Iglesia la que privó al franquismo de su principal sostén ideológico. Así que si el franquismo quiso ser católico, la Santa Madre Iglesia decidió que no quería ser franquista. Por lo demás es cierto que  la lucha contra el franquismo va contra la Iglesia católica, pese a los inmensos favores que esta ha prestado a los antifranquistas; pero el contenido de esa lucha es mucho más amplio. Incluye el impulso a los separatismos (en lo cual colabora gran parte de la Iglesia), el abandono progresivo de la soberanía nacional (que tampoco importa gran cosa a la Iglesia), la aceptación de Gibraltar, el papel del estado  y otros asuntos clave. No me gusta ese integrismo, y no lo comparto. Respeto a quienes sienten así las cosas, pero no admito que nos las impongan. Este problema viene muy de lejos y  al tratar de la Reconquista ya lo he explicado un poco.

P. En Europa se libra hoy una contienda  cada vez más agria entre los partidos mayoritarios y las corrientes populistas en auge, sobre todo en la cuestión de la inmigración, el auge de los nacionalismos, etc.  ¿Cómo afecta ello a España?

–El término “populismo” es del estilo de otros como “fascismo” o democracia, que han llegado a significar cualquier cosa según quién los emplee. Por lo demás, España tiene una posición muy especial en Europa, ya lo he señalado, y creo que no debe identificarse demasiado con los movimientos de protesta en otros países. España no debe nada a Usa, no debe nada indirectamente a Stalin, en ningún momento fue un protectorado useño. Estos son datos clave, que por sí solos convierten al país en un caso único que debería tener consecuencias políticas, pero se evita que las tengan. Otro aspecto único en Europa lo constituye la invasión permanente de su territorio por una colonia, y la actitud de los gobiernos españoles, que se proclaman “amigos y aliados” de la potencia invasora. La presión de la UE (siempre se la llama Europa, pero son cosas distintas) nos afecta negativamente de otros modos: oficialmente no impide, pero en el fondo fomenta los separatismos, y mantiene la política, digamos extraña, de impulsar el abortismo, el homosexismo, etc., y al mismo tiempo la inmigración masiva. Los actuales gobiernos de la UE, salvo Hungría, Polonia y alguno más, pueden identificarse como gobiernos LGTBI, porque esa es su ideología definitoria. Esa doble política LGTBI-inmigratoria es claramente suicida, y nos afecta especialmente, en lo que se refiere al islam. España todavía no tiene una población islámica tan fuerte como Francia, por ejemplo, pero los musulmanes aumentan rápidamente y ya se plantean acciones políticas y electorales. Y otra singularidad con respecto a Europa:  para el islam España debería volver a ser Al Ándalus. Y, por cierto, en toda la UE y Usa la simpatía por Al Ándalus es muy intensa, como he expuesto en mi libro sobre la Reconquista.

P. Ud ha dicho que la UE fomenta los separatismos en España. Pero no parece que ello sea cierto. En relación con Cataluña parece lo contrario.

–Quienes han impulsado y financiado los separatismos en España son los partidos PP y PSOE, que casualmente son los más “europeístas”, más ligados a la burocracia oligárquica de Bruselas, más proclives a disolver la identidad nacional española  en lo que llaman “Europa”, y más favorables a la colonización cultural por el inglés. Así  que, de entrada, alguna relación debe haber entre Bruselas y ellos. Varias veces he oído la botaratada de que la tutela de la UE nos conviene ante la ínfima calidad de nuestras oligarquías políticas. Les repito: “quienes nos someten a la tutela de Bruselas son precisamente esas oligarquías que ustedes parecen denigrar tanto”. Oficialmente la secesión de, por ejemplo, Cataluña, no es bienvenida en la UE, pero sí en cambio un proceso de secesión práctica con un barniz unitario que debilitara al máximo la nación española sin romperla por completo. Porque hay una curiosa identidad de intereses entre la UE, la OTAN, Inglaterra y el islam: España debe ser un país políticamente débil, internamente dividido  y por ello  manejable. También en este aspecto somos un caso particular en Europa. Y sin embargo, y también resulta una nueva particularidad, pues ningún partido se plantea estas cuestiones de fondo,  no hay en ellos ni rastro de un análisis medianamente serio: un dato revelador de la inanidad intelectual a que me refería  antes. Y del provincianismo y servilismo  al parecer irremediable de nuestros políticos e intelectuales.

Europa (Historia)Nueva historia de España: de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))La Reconquista Y España

*************************

 

 

 

Creado en presente y pasado | 77 Comentarios

La batalla por la tumba de Franco es política, legal y cultural

Un macarra de dudosos títulos académicos,  ligado familiarmente al negocio de la prostitución homosexual, que gobierna el país sin pasar por las urnas, apoyado por los partidos más descaradamente disgregadores de España, uno de ellos abiertamente golpista, más los comunistas estilo venezolano, ha decidido ultrajar la tumba de quien los venció a todos ellos militarmente en 1939 y, después de muerto, cívicamente en 1976.  Pues este conglomerado de partidos formó el frente popular que estuvo muy cerca de disgregar la nación,  arrasar la cultura cristiana e imponer algún régimen totalitario. Por eso, su designio constituye uno de los más delictivos ataques imaginables contra España, la verdad histórica y la democracia; y no solo en el plano simbólico, con ser este importantísimo.

 Lo nuevo es que cuenta con la colaboración de la derecha, de la Iglesia y de la monarquía. El tuíter lo he resumido así: En el país de la Puta Respetuosa: la Iglesia respeta al macarra y no a quien la salvó del exterminio. La monarquía respeta al macarra y no a quien la devolvió a España. Los demócratas respetan al macarra y no a quien hizo posible la democracia.

   Por consiguiente concluiríamos que no hay nada que hacer, que la partida la tienen ya ganada y consumarán la gran fechoría, eliminando de paso las libertades y   avanzando hacia un régimen de tipo chavista-madurista. Sin embargo se trata de una impresión falsa. En la transición se traicionó la decisión popular de 1976 y se puso en pie un sistema provisto de los ácidos que lo irían corroyendo, hasta abocar al nuevo frente popular instalado por Zapatero mediante leyes totalitarias como las de memoria histórica o de género. Situación mantenida después por el PP y actualmente proseguida por Sánchez. Pues bien,  ese sistema vive hoy en golpe de estado permanente y en crisis profunda, en medio de un descrédito de la ciudadanía que aún no ha encontrado cauce político pero visible en mil manifestaciones. Y de una creciente resistencia popular, con la que no contaban esos partidos. 

  Políticamente es posible aprovechar ese estado de ánimo difuso para crear una opinión pública como base para un cambio. ¿Cómo puede hacerse? Quizá VOX se decida a alzar la bandera, pero en todo caso diversos líderes de opinión considerablemente influyentes están mostrando cada vez más su rebeldía ante el desmán, estoy pensando en Jiménez Losantos, Hermann Tertsch y otros como yo mismo, además de órganos de prensa hoy por hoy minoritarios pero no faltos de influencia. Además, muchos miles de personas indignadas pueden, mediante las redes, el correo y otros medios, contrarrestar las manipulaciones de unos medios de masas a los que queda muy poco de demócratas. Solo hace falta que esos miles de personas tomen clara conciencia de que el tiempo apremia y de que cuanto más se tarde en reaccionar, más empeorará la crisis y más difícil será la salida. Por mi parte trato de proporcionar de un discurso claro y coherente a un movimiento en ciernes. 

Otro obstáculo para el gobierno son las leyes, que deberá conculcar abiertamente para realizar sus planes. Y ese es un obstáculo que aún no tienen superado, pese a la corrupción evidente de parte de los jueces. Y que puede darles graves disgustos. 

Y hay que agradecer al gobierno que ponga sobre el tapete precisamente la cuestión de la venganza contra Franco, que condensa toda la podredumbre y corrupción del sistema. Con ello descubre un punto débil que puede explotarse para aclarar la historia, cuya falsificación es la base de todas políticas que están abocando al país a nuevos desastres.  Durante años me he esforzado por investigar y aclarar esta cuestión decisiva en libros como Los mitos de la Guerra Civil o Los mitos del franquismo , y ahora es el momento en que pueden desempeñar un papel clave en la parte cultural de esta batalla por la tumba de Franco. Que es posible ganar si concentramos nuestras energías en la tarea. Y que es preciso ganar a toda costa, en el terreno político, el legal y sobre todo el cultural, si la victoria ha ser más que de circunstancias, si ha de tener profundidad.

los mitos del franquismo-pio moa-9788490603499los mitos de la guerra civil-pio moa-9788497340939

 ******************

   Este sábado empezamos la nueva temporada de “Una hora con la Historia” hablando de tres batallas decisivas para España, Francia, e Inglaterra, en varios aspectos para Europa entera. Tuvieron lugar en tres años sucesivos: 1212, 1213 y 1214. La primera frenó una gran yijad almohade que pudo haber revertido en gran medida la Reconquista y amenazado a Francia. La segunda forzó a Aragón a desentenderse de sus empresas en Francia y concentrarse en la Reconquista en España. Y la tercera salvó a Francia de una posible desintegración, puso en crisis al Sacro Imperio y dio lugar en Inglaterra a la célebre Carta Magna, hito en la evolución inglesa.

la reconquista y españa-pio moa-9788491643050

************************************************************

Creado en presente y pasado | 23 Comentarios

Una asombrosa inanidad intelectual

P. Ud se queja a veces de sufrir un verdadero ostracismo en los medios ¿A qué lo atribuye?

–No me quejo, lo constato. Obedece evidentemente a que resulto incómodo para unos y para otros. En varios aspectos me perjudica,  pero por otra parte no me desagrada. Hubo un período en que salí bastante en unos cuantos medios de masas, pero siempre me resultó fastidioso, y ahora mismo he rechazado algunas invitaciones. Accedo a algunos, muy pocos y minoritarios, y me basta. El nivel general del periodismo en España es incluso peor que el de la política, y uno siente cierta contaminación cuando entra por ahí. Mi ideal sería que mis libros o mi blog se difundieran mucho, pero quedando yo en el anonimato, un poco como el novelista useño Thomas Pynchon. Pero, claro, no es así. Ni mis libros ni mi blog se difunden hoy gran cosa ni percibo que tengan influencia real, fuera de círculos reducidos y a su vez poco influyentes.

P. Tiene que ser duro para una persona que se considera por encima del nivel general

–Personalmente no me considero por encima, pero mi obra sí. Me considero muy por  encima del nivel general como historiador y como analista político, incluso como novelista. Esto puede parecer una arrogancia infantil, pero creo que lo puede comprobar quien quiera establecer comparaciones. El nivel intelectual en España es mediocre, incluso cutre. Cualquiera con algo de sentido crítico puede notarlo. Y puede resultar muy deprimente, pero es la realidad, y más vale aceptarla, amargarse es ridículo. Mi modo de enfocar las cosas no entra en la corriente, simplemente. El español es muy reacio a la especulación intelectual y al análisis: prefiere vivir en la seguridad de unos cuantos tópicos que toma por dogmas. Y no me refiero al hombre de la calle, que es más o menos igual en todos los países, cada país con su estilo particular. Me refiero a las élites. Son élites culturalmente muy poco productivas, con escaso espíritu crítico, y muy cosmopaletas. Toman ideas de fuera y las vulgarizan, sintiéndose con ello superiores a lo de aquí. Es un esnobismo peculiar, cosmopaleto, ya digo. Ortega, que disparataba hablando de política e historia, acertaba bastante al constatar esta debilidad que arrastra el país desde hace siglos.

P. Eso suena al típico intelectual que se siente incomprendido y aislado porque se cree superior.

los origenes de la guerra civil española-pio moa-9788474905267

–Puede sonar como quiera,  pero es la realidad. Le pondré dos ejemplos. Mi libro sobre los orígenes de la guerra civil trata fundamentalmente de la insurrección socialista-separatista de 1934, y cambia la perspectiva sobre la guerra. Había otros libros bastante bien documentados y detallados al respecto, que cito allí. Pero todos adolecían de dos cosas: pobreza de análisis, que les impedía sacar conclusiones amplias; y provincianismo, pues aquella intentona revolucionaria tuvo un gran eco fuera de España, de haber triunfado, habríamos tenido dos regímenes soviéticos, uno a cada lado de Europa, con posible secesión de Cataluña, y, en fin, las ideas que originaron aquella revolución eran importadas y, como es habitual, simplificadas y vulgarizadas. Esto ocurre casi sistemáticamente, lo mismo con el liberalismo que con cualquier otra ideología. No hablo de un catolicismo anquilosado, que no acaba de encontrar un discurso adecuado y que hoy no logra orientar a la sociedad, sino que es más bien orientado por el “progresismo” en boga o bien se petrifica en “lo de siempre”.

P. Seguramente mucha gente podría estar de acuerdo en parte de lo que dice, pero ¿a qué se debería esa deficiencia?

–A mi juicio la deficiencia parte de la enseñanza. Sobre todo de la universidad, tenemos una universidad de chiste, no en la técnica, que siempre fue buena, y en ciencias va mejorando; pero en las llamadas ciencias humanas es ridícula.  Volviendo al libro sobre el 34: trae un enfoque nuevo, y una metodología nueva y conclusiones nuevas, examinando no solo los hechos sino también las ideologías que daban lugar a los hechos, y su entronque con el mundo exterior. Eso no lo hace aquí casi nadie, y por eso las historias y debates, cuando los hay, que es casi nunca,  se enredan en asuntos menores. Los simpatizantes del Frente Popular tratan de  centrar la cuestión de la guerra en los asesinatos, reales o supuestos, de los nacionales, con argucias como que había que honrar a las víctimas, puesto que las víctimas del otro lado ya habían sido honradas durante cuarenta años. Y la historiografía de la derecha les ha seguido la corriente, tratando de demostrar, y demostrando, que las acusaciones son falsas. Con ello se perdía de vista lo esencial: que en una guerra caen víctimas de los dos bandos, pero unos defendían unas cosas y otros las contrarias. ¿Y qué defendía el Frente Popular?  Basta citar sus partidos para entenderlo: defendía el totalitarismo, la disgregación de España y  el arrasamiento de la cultura cristiana. Si no partimos de ahí, todo se embrolla en asuntos secundarios o irrelevantes. El colmo son ahora los intelectuales infectos del PP, pero prefiero ni hablar de ellos. En todo libro de historia algo extenso se cuelan errores menores, pero si el error es de enfoque,  ya resulta definitivo. Y la idea de que el Frente Popular defendía la II República y la democracia es la que  sigue predominando hoy, hablando de  “republicanos” y “franquistas”. Una estupidez de tal calibre ya define todo lo que puede salir de ahí. Indica el nivel general de la historiografía sobre la guerra y el franquismo. Y refleja otros dislates esenciales sobre el pasado español en general. Y la derecha lo admite implícitamente, al centrar su crítica en “el desorden” de los “republicanos”. Desorden  insoportable, criminal desde luego,  pero detrás de él hay ideologías y designios políticos de gran alcance, que constituyen la esencia del asunto y nunca acaban de quedar claros, si es que no se fabula sobre ellos.  Todos mis libros traen análisis y conclusiones nuevas, y desde luego más lógicos y documentados que lo corriente, por eso digo que son muy superiores. Como toda generalización, esta admite las excepciones de rigor, que por lo demás confirman la regla.

P. Siendo así, sus libros deberían ser realmente influyentes y muy difundidos. ¿Por qué no ocurre?

–Una cosa no tiene que ver con la otra. La mayoría de mis lectores son de lo que suele llamarse derecha, y tradicionalmente esta ha sido muy poco activa, con muy poca iniciativa. Ya lo lamentaba Julián Marías. Yo he lanzado bastantes iniciativas prácticas, que no han tenido eco. Por ejemplo, la cuestión de la “salud social”: en Usa u otros países, habría originado algún instituto de estudios “global”, por sus enormes consecuencias políticas. Aquí nadie ha utilizado siquiera el concepto. Y si a alguno se le ocurriera es probable que le pusiera un nombre inglés y fomentara los ensayos en inglés. Es solo un caso, podría extenderme sobre otros cuantos. Hay indicios de una mayor iniciativa actualmente, pero  hoy por hoy  predomina lo contrario. Por mi parte hago lo que puedo, y ya irán cambiando las cosas, espero.

http://archipielagoduda.blogspot.com/2013/07/la-magnifica-novela-de-pio-moa.html

Sonaron gritos y golpes a la puerta (Novela Historica(la Esfera)) de [Moa, Pío]

***********************

 

Creado en presente y pasado | 119 Comentarios

VOX (IV) Necesidad de un discurso histórico. Los tres frentes populares

los mitos del franquismo-pio moa-9788490603499

La izquierda y los separatistas  tienen una coherente versión histórica de la historia reciente: en 1936 Franco y los suyos dieron un golpe de estado contra un régimen democrático, que llaman la república, la cual amenazaba los privilegios de los “enemigos del pueblo y de la libertad”. Luego instituyeron una dictadura feroz, durante cuarenta años. Y tras la muerte del dictador, sus seguidores y beneficiarios impusieron una transición democrática a medias, desde el franquismo y no contra él, reteniendo gran parte de su poder. Y hoy ha llegado el momento democratizar plenamente a España, integrarla en Europa, etc. Este esquema histórico es el que subyace a todas sus políticas y argumentario. 

   La derecha resolvió aceptar en gran parte el discurso anterior, oponiéndole solo la consigna de la “reconciliación” y una actitud de echadora de cartas “mirando al futuro”. Con ello demostraban una pobreza política, intelectual  y moral extrema, se veían despojados de la calidad de demócratas, obligados a “demostrar”  que no eran franquistas  a sus oponentes, “demócratas” por naturaleza,  los cuales podían exigirles más y más “pruebas” y concesiones. Así se privaban de una política consecuente y clara,  se refugiaron pronto en la cuestión económica, y sobre todo escupían sobre las tumbas de sus padres y abuelos.  Esta increíble miseria de la derecha tiene sus raíces en el Concilio Vaticano II, que rompió con el franquismo, dejándolo sin ideología, y respaldó moral y físicamente a los vencidos en la guerra civil.

    El discurso histórico del antifranquismo es perfectamente coherente, aunque falso en todos sus aspectos, y el de la derecha ni siquiera puede llamarse discurso político o intelectual. Es la nada.  El Frente Popular no fue la república, sino la destrucción de ella mediante el golpe de estado de unas elecciones fraudulentas seguidas de un verdadero régimen de terror. Se compuso de partidos separatistas y totalitarios acompañados de los mariachis republicanos de izquierda, a su vez golpistas desde 1933. Carecía, por tanto, de toda legitimación democrática Y por ello mismo, los partidos que después se identificaban moral y políticamente con el Frente Popular estaban en la misma posición.  (Diré de pasada que esta evidencia decisiva he sido el primero o de los primerísimos en señalarla e insistir en ella).

   Si VOX quiere significar en política algo diferente de la congregación de partidos-mafias, y no diferir solo en cuestiones menores o de matiz que pueden llevarle a ser uno más o a ser absorbido por el PP,  debe dotarse de un discurso no menos coherente que el de la izquierda y separatistas, pero verídico. Y que en líneas generales podría ser el siguiente.

 a) Franco no derrotó en 1939  a una democracia, sino a un frente popular disgregador y totalitario, salido de unas elecciones fraudulentas. Y no tuvo oposición democrática, sino comunista y/o terrorista, porque era preciso asegurar un país próspero y sin odios antes de replantearse una democracia, y  todo el mundo lo entendía más o menos conscientemente. Y eso fue lo que hizo el franquismo.

b) Franco volvió a derrotar después de muerto a un nuevo frente popular en ciernes. Fue en el referéndum de 1976, cuando la inmensa mayoría del pueblo votó por una democratización desde el franquismo y contra una amalgama de partidos izquierdistas y separatistas (“rupturistas”) que se identificaban con los derrotados del 76. Con la novedad de incluir a grupos cristianos y similares salidos del confusionismo sembrado por el Vaticano II.

c) Los frentistas no renunciaron a las tesis que les daban la citada coherencia, sino que aprovecharon las ventajas que les proporcionaba la democracia para socavarla, bien conscientes de la utilidad que representaba una visión de la historia, aunque fuera falsaria. Con Zapatero lograron fuerza suficiente para anular la transición, deslegitimar por fin al franquismo, y con él a la monarquía y a la democracia, agravando los problemas de separatismos y el impulso totalitario, bien manifiesto en un tipo de propaganda, en leyes como la de la memoria histórica o la de género, o en la recompensa política a los asesinatos de la ETA.

d) Cumplida esta primera parte, quedaba aún ultrajar al hombre que los había vencido por dos veces y destruir de alguna manera, física o simbólicamente, el Valle de los Caídos, que con su mera presencia denunciaba la falsedad del discurso frentista y de sus políticas derivadas.

   Exponer y explicar incansablemente este esquema puede dar a VOX la fuerza política y moral de la que carece el resto de la derecha, y limpiar de basura y telarañas el esperpéntico panorama político actual. Podrá decirse que es una tarea difícil y a largo plazo, como la que debieron afrontar los frentistas en 1976. Creo que es difícil, pero no tan a largo plazo. Porque es lógico, comprensible, revela el embuste contrario, explica la situación cada vez más dramática a la que están arrastrando al país, y gran cantidad de personas pueden entenderlo.

   Algunos aconsejan a VOX aliarse con otras fuerzas como Ciudadanos y el PP frente a las amenazas inminentes hoy en marcha. Creo que esa alianza o acuerdo es hoy  imposible, porque esos partidos siguen girando en torno al discurso de los frentistas, haciéndolos cómplices de estos. Y porque desdeñan abiertamente a VOX.  Solo desde un claro deslindamiento de posiciones serían posibles acuerdos parciales. De otro modo la ceremonia de la  confusión estaría servida una vez más, y probablemente VOX desaparecería, absorbida por el “nuevo” PP y por Ciudadanos.

************************

Involución permanente, con Luis del Pino: Carta abierta al Papa. Algo sobre “El erótico crimen…”: https://esradio.libertaddigital.com/sin-complejos/involucion-permanente.html :

El erótico crimen del Ateneo: La novela negra como la vida misma que arrasa en el mundo de [Moa, Pío, Moh, Ul-Sih]Adiós a un tiempo: Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas

https://www.amazon.es/El-er%C3%B3tico-crimen-del-Ateneo-ebook/dp/B07GD83ZN8/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1534250734&sr=1-1&keywords=er%C3%B3tico+crimen+del+ateneo

*******************

* Alguna gente no entiende que la carta abierta al Papa no tiene por objeto convencerle o alertarlo de lo que él sabe de sobra, y que probablemente no hará el menor caso. Tiene por objeto exponer a la Iglesia ante su responsabilidad  si no se opone al crimen que está fraguando el gobierno. La carta será útil en la medida en que miles de personas la difundan.

*Casado propone sustituir la ley de memoria histórica por una “ley de la concordia”. Este idiota cree, como la izquierda, que la historia puede decidirse por ley. Comparten una mentalidad totalitaria.

*Es un dato definitivo que el partido más guerracivilista y corrupto de la historia reciente de España esté dirigido por un fulano relacionado familiarmente con el negocio de la prostitución homosexual

*Los partidarios de ultrajar la tumba de Franco forman el sector social más ignorante, cargado de odio, engañado y explotado por los partidos más antiespañoles y antidemocráticos: ETA, separatistas, socialistas, Podemos, el mismo PP, Ciudadanos… Corruptos e indecentes

*Resumen de la situación: Un macarra vinculado al negocio de la prostitución homosexual quiere ultrajar los restos de Franco. La monarquía, respetuosa, pues vale. La Iglesia, respetuosa con tanta pederastia, lo apoya. los demócratas de pandereta, también respetuosos con el macarra

*En una democracia de pandereta (desde ETA al PP, pasando por Podemos, todos son aquí “demócratas”), un macarra ligado a la prostitución homosexual se permite ultrajar los restos del mayor estadista de España en siglos.

*El indecente Osoro animando a la familia Franco a que claudique ante el macarra de la prostitución homosexual y su gobierno de tiorras

*Creo que el dato de la relación del presidente de España con el negocio de la prostitución homosexual, empeñado en ultrajar la tumba de Franco, resume y simboliza la realidad de una democracia de pandereta, bananera o fallida.

*Quienes llaman a Franco “dictador” para ocultar sus inmensos logros para España, no son demócratas sino son parásitos de la democracia. De una democracia que Franco hizo posible y ellos están destruyendo.

*El dato que describe mejor la situación en España es EL RESPETO. Respeto a un gobierno de macarras y tiorras. El respeto a lo que no es respetable siempre implica falta de respeto a lo que sí lo es: al general que convirtió a España en un país próspero y libre de los viejos odios.

***********************

   La Reconquista es la historia de la lucha entre dos naciones y culturas radicalmente opuestas: España y Al Ándalus 

la reconquista y españa-pio moa-9788491643050

Creado en presente y pasado | 137 Comentarios