Malhechores (IV)… pero el obrero es reacio a emanciparse.

https://www.youtube.com/watch?v=6dIY59etZL8&t=198s

*********************

Así pues, la misión del PSOE como partido marxista consistía en emancipar a la clase obrera, tarea que coincidía con la imposición del poder e ideas del partido.  Ello podría lograrse por medios pacíficos (propaganda  y agitación) y violentos, fuera combinándolos o pasando una etapa más o menos larga y fundamentalmente pacífica, para atraer a suficiente número de obreros, para pasar luego a la violencia revolucionaria abierta que derrocaría al capitalismo.

    Para ello se enfrentaba, como dijimos, con varios problemas: la masa obrera, aunque estaba concentrada en varias ciudades decisivas,  no era lo bastante numerosa en un país mayoritariamente rural. Además, pese a la degradación de los barrios y la escasa práctica religiosa, la gran mayoría seguía considerándose católica y, por supuesto, española, con un sentimiento nacional más o menos acentuado, pero muy real, y eso no podía eliminarse de la noche a la mañana. El llamado anticlericalismo, propiamente anticatolicismo, era asunto más bien de republicanos “pequeñoburgueses” liberales radicalizados; y romper esas barreras exigiría mucho tiempo y dedicación.  Entre los obreros había muchos analfabetos, lo que no era un problema demasiado grave, pues bastantes de ellos sabían leer y leían, para sí y para sus compañeros,  la prensa. Pero incluso los más ilustrados encontraban abstrusas y poco interesantes las tiradas sobre la naturaleza del capitalismo, la plusvalía, la proletarización de las capas medias y la miseria creciente, así como sobre  los “intereses históricos” del proletariado. Estaban interesados en mejoras concretas y su actitud teórica hacia los problemas sociales recordaba más bien a un catolicismo sentimental: “los pobres y los ricos” o más propiamente “los injustamente  pobres y los injustamente  ricos”. “Educar” al proletariado contras semejante mentalidad no sería tarea fácil ni rápida.

Nueva historia de España: de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))

   Un problema añadido consistía en la disputa con los anarquistas por hacerse con la clientela proletaria. Los anarquistas tenían sus propias teorías sobre cómo emancipar al pueblo aniquilando de golpe toda clase de poder, denunciaban la “dictadura proletaria” como un poder aún más dañino que el burgués, eran aún más radicales que los marxistas en el uso de la provocación,  la mentira o el asesinato y, consecuentes con sus premisas, creían eficaz el atentado terrorista mediante sociedades secretas, mientras que los marxistas se pronunciaban por movimientos de masas que, sin descartar el asesinato y en su caso el terror “plebeyo” (en frase de Marx), solo los consideraban como  práctica accesoria.  Pese a esa diferencia, eran los anarquistas quienes llevaban ventaja sobre  el PSOE en cuanto a influencia en medios obreros, aunque esa influencia fuera en los dos casos harto restringida. A lo largo de esta historia hasta finales de los años 30 del siglo XX, la rivalidad entre ambas corrientes motivaría tanto alianzas como persecuciones a tiros,  asesinatos y hasta dos guerra civiles dentro de la guerra de 1936.

   Estas realidades las exponía a su modo el  doctrinario socialista J. J. Morato (fallecería en Moscú en 1938), en El Partido Socialista Obrero (pp. 102 y ss) : “Nace el Partido en un país de formas de producción casi medievales, donde aún no se creó un capitalismo fuerte y emprendedor, donde casi no existe una burguesía, donde esta no es dueña, sino condueña, del Poder político”, por lo cual el PSOE se desarrollable “en un ambiente hostil, tanto que durante muchos años ha de comparársele con una planta de estufa” Según este autor, todo en torno a los primeros socialistas era “ausencia general de costumbres cívicas; menosprecio de los derechos, indiferencia hacia los negocios públicos, incultura, versatilidad, ligereza, barbarie, servilismo”. Como puede verse, los socialistas no aspiraban a solucionar esos problemas y atrasos, sino que dejaban la labor a la llamada burguesía… para después decapitarla.

   Por otra parte las impresiones de Morato reflejan muy mal la realidad histórica. Tras la invasión napoleónica ´había tomado forma en  España una triple oposición entre carlistas tradicionalistas y liberales, y dentro de estos, entre moderados y exaltados. Antes, España había sido durante tres siglos quizá el país internamente más estable de Europa, pero el resultado de las divisiones causadas por dicha invasión serían varias guerras civiles, ganadas por los liberales, y una larga serie de pronunciamientos militares de unos liberales contra otros. 

   Se suele identificar a los liberales con la burguesía, por lo que el XIX habría sido en España un siglo liberal y burgués, con fuerte influencia inglesa y francesa. De hecho, se habían ido desarrollando las instituciones capitalistas como la Bolsa, la banca e industrias no despreciables, aunque muy localizadas. Visto en conjunto, el resultado no había sido tan “medieval” o “bárbaro”  como supone Maroto (y con él una muy larga tradición de análisis más o menos marxistas). Según los estudios de Angus Maddison, España había ido superando las devastaciones de la invasión francesa, y en el plano económico estaba en situación mejor que la mayoría de los países europeos, aunque a distancia de las tres o cuatro potencias de cabeza. Claro que políticamente el balance había sido peor: el país había perdido su imperio y bajado de una de las primeras potencias a un puesto de tercera o cuarta fila, mediatizada por los intereses ingleses y franceses y sin verdadera política exterior independiente. 

    Por otra parte, Maroto encontraba que “los partidos republicanos eran fuertes y pletóricos de hombres verdaderamente ilustres y superiores”. Es difícil creer que Maroto hablara en serio después de la experiencia semidemente de la I República, pero no es incongruente pensar que aquellos meses caóticos fueran valorados  en el PSOE como un modelo que podría conducir a la “dictadura del proletariado”, es decir, del propio PSOE.

   En su I Congreso, celebrado nueve años después de su fundación en Barcelona, el PSOE proclamó: “La actitud del Partido Socialista Obrero con los partidos burgueses, llámense como se llamen, no puede ni debe ser conciliadora ni benévola, sino de guerra constante y ruda”. Otros  analistas han explicado el largo período de inanidad política del partido, hasta 1909, por esa actitud excesivamente sectaria, que no disimulaba sus fines ni le permitía alianzas con partidos que de un modo u otro pudieran ayudarle a avanzar, en especial los republicanos u otros “avanzados”, como recomendaba el Manifiesto Comunista

 Durante bastante años el PSOE no pasó de tener  un número insignificante de afiliados, entre unas docenas y unos centenares con altibajos, con influencia política casi nula y que en algunos momentos  casi podía darse por desaparecido. Sin embargo las cosas iban a mejorar para ese partido, como para los coetáneos separatismo y al anarquismo, a raíz del “Desastre” de 1898.

*************

Gracias al tremendo esfuerzo de nuestros antepasados en la Reconquista existe España y no un Al Ándalus integrado culturalmente en el Magreb. Sin embargo la mayoría de los españoles sabe muy poco, y a menudo muy equivocado, sobre  ella

La Reconquista Y España
********************

–¿Diría ud que en el franquismo se vivía mejor?

–Hombre, no había ordenadores… Pero se consumía menos droga (casi ninguna) o alcohol… Hoy España va en cabeza de Europa en cocaína, porros ansiolíticos y botellón, creo. El progreso no se detiene https://www.amazon.es/Adi%C3%B3s-tiempo-Recuerdos-sueltos-relatos-ebook/dp/B075L82G5B …

 

 

 

Creado en presente y pasado | 51 Comentarios

Asociación de malhechores (III): el PSOE se lanza a emancipar al obrero…

Los mitos del franquismo (Historia) de [Moa, Pío]
*********************

Con motivo del centenario de su fundación, el PSOE diseñó su campaña electoral de marzo de 1979 con el lema “Cien años de honradez y firmeza”. Probablemente nunca se diseñó un lema moralmente tan despectivo de la realidad histórica, un verdadero alarde de picaresca… ni  publicitariamente tan efectivo. Porque lo que la sociedad demandaba después de dos años nada brillantes de UCD era precisamente eso, honradez y firmeza. No le ganó las elecciones por razones que veremos en su momento, pero dejó al PSOE definitivamente como partido de poder alternativo. Y para aumentar la ilusión, en septiembre del mismo año abandonó o hizo como que abandonaba, el marxismo, una rémora electoral clara, de lo que también hablaremos.  Pero antes de llegar ahí nos queda mucho tiempo por recorrer, y debemos empezar por la ideología del partido y sus efectos.

   Por el tiempo de su fundación, en España se había superado la época de las guerras civiles y pronunciamientos que habían caracterizado la historia política del país desde la invasión napoleónica hasta desembocar en una I República increíblemente caótica, regida por charlatanes y orates. El régimen liberal de la Restauración había traído de vuelta a los Borbones y el país comenzaba a estabilizarse y prosperar, si bien modestamente.

   Por entonces se iban formando en España núcleos muy reducidos de anarquistas y marxistas, sobre todo en los centros fabriles de Barcelona, en zonas agrarias muy oprimidas de Andalucía, o en Madrid. En Barcelona, Andalucía y Levante irían ganando terreno las agitaciones anarquistas, mientras que en Madrid, Asturias y Bilbao predominarían los marxistas, es decir, el PSOE. Cierta historiografía incide en el escaso nivel intelectual del marxismo del PSOE, pero se trata de un asunto menor, teniendo esa doctrina, además, varias interpretaciones. Pero el núcleo de ella era bien captado: la historia se entendía partiendo de la economía como una lucha de clases  entre explotadores y explotados. Esa larguísima y triste evolución estaba próxima a su fin debido a que el capitalismo desarrollaba las “fuerzas productivas” hasta el punto de hacer posible la riqueza generalizada… solo que al mismo tiempo despojaba de sus beneficios al explotado y oprimido proletariado, el verdadero creador de la riqueza. Este, por primera vez en la historia humana, tenía la oportunidad revolucionaria de asegurar la riqueza general derrocando a los explotadores burgueses. Y no tenía más remedio que derrocarlos porque la dinámica del capitalismo conducía inevitablemente a explotar y empobrecer más y más a los trabajadores, de modo que estos terminarían por rebelarse, orientados por partidos marxistas. El marxismo es ciertamente una doctrina de la guerra civil, a desatar cuando hubieran madurado las “condiciones objetivas”.

Luego, una etapa de “dictadura del proletariado” erradicaría los restos de actitudes, ideas y moral “burguesas”, hasta que el propio estado, concebido como poder de la clase dominante, se volviera innecesario.

   No vamos a entrar aquí en la discusión de las teorías marxistas, aunque cabe señalar que algunos de sus teóricos empezaban a vislumbrar en países bastante industrializados como Alemania,  que la situación de los obreros no empeoraba, sino que mejoraba mediante reformas, haciendo improbable la necesidad de una revolución. Lo mismo ocurría en Inglaterra, donde las leyes atenuaban lenta pero progresivamente las condiciones del trabajo, terribles en la primera etapa de la Revolución industrial. Quizá el mundo soñado de riqueza e igualdad, podría alcanzarse entonces sin la violencia de una revolución sangrienta, como venía a suponer Marx.

    La mayor parte de Europa, excluyendo acaso a Inglaterra y Bélgica, era más agraria que industrial, pero en Alemania y Francia la industria crecía con rapidez. En España, fábricas de cierto nivel solo había en Barcelona y Bilbao: allí explotaban mano de obra barata llegada del campo y aprovechaban un proteccionismo que limitaba su ya escaso ímpetu innovador. No obstante, en los años siguientes la industria iría expandiéndose y las condiciones de trabajo también irían mejorando.

   El marxismo, aparte de su análisis histórico y de sus profecías supuestamente científicas,  implicaba una visión del mundo etiquetada como “materialista”, que negaba al cristianismo, afirmaba la inexistencia de la divinidad y atacaba las bases de todas las religiones conocidas. Aunque se la ha acusado de resultar una nueva religión con el proletariado como divinidad recuperadora del paraíso, con sus ritos, organizaciones típicas, etc. Como fuere, el marxismo se proclamaba ateo militante y enemigo radical del cristianismo. Consideraba la religión una manifestación de la impotencia e ignorancia humana al servicio de los opresores,  que debía desaparecer paulatinamente por efecto de la ciencia y del poder político. Lo cual enfrentaba al PSOE con la tradición y la masa de los españoles, prácticamente todos bautizados, creyentes con más o menos nivel intelectual, practicantes en su mayoría. Socavar, denigrar y golpear a la Iglesia sería una de las tareas más importantes del PSOE

   Otro elemento doctrinal suponía que los obreros no tenían sentimientos patrióticos, sino que solo sentían la explotación sufrida y el ansia de un mundo de igualdad. Las patrias, las naciones, eran solo construcciones de los capitalistas para asegurarse un mercado protegido. Por consiguiente la idea de España era enfocada como un elemento más de atraso al servicio de la burguesía y la reacción, y el patriotismo debía ser sustituido por el “internacionalismo proletario”. Y esas concepciones orientaban la propaganda y la acción del PSOE.

   Otra clave del marxismo consistía en negar la existencia de normas morales de valor general. Los valores tenidos por fundamentales y eternos, como la libertad, la verdad o la justicia, no pasaban de expresar los intereses de la clase explotadora: moral burguesa o capitalista, simplemente. Por tanto, al luchar contra la explotación esos valores se desvanecerían, dando paso a otros que reflejarían el esfuerzo y los intereses revolucionarios. En este punto no suele repararse, pero es crucial para entender las “hazañas” del PSOE (y de muchos partidos semejantes). En su lucha pretendidamente emancipadora, los revolucionarios no deben aceptar otro principio que la utilidad y eficacia de sus acciones, incluyendo robos, extorsiones, mentiras, fraudes y asesinatos y finalmente guerra civil. Cuanto contribuya a fortalecerle y a debilitar a los “burgueses”, sería por tanto “moral”, y erróneas cualesquiera concepciones éticas que debilitaran la lucha o causaran derrotas.. “Bueno y malo” quedaban sustituidos por “útil y erróneo”. No es que consciente y deliberadamente los marxistas adoptasen estas concepciones éticas, sino que las mismas derivaban de modo inevitable de sus principios generales.

   No se entenderá, por tanto, al PSOE, sin tener en cuenta las bases de su ideología. Había decidido emancipar a los obreros y por medio de ellos a la sociedad,  mediante la guerra civil, para acabar con la explotación, la religión, el patriotismo y la moral “eterna”. En cierto modo paradójico no dejaron de ser “honrados”. Por eso los que argumentan que en definitiva los socialistas son tan humanos como cualesquiera otros (lo cual es verdad) deben atender a su ideología para comprender cómo, por ella, el PSOE ha producido más ladrones y asesinos, terroristas y cómplices del terrorismo, de los separatismos, etc.,  que cualquier otro partido en el siglo XX y lo que va de este.

*****************

Una Iglesia enferma en una democracia fallida

Que el designio de profanar la tumba de quien salvó a la Iglesia y la cultura cristiana del exterminio, no despierte una ola de indignación desde el papa al último católico, revela una Iglesia enferma en una sociedad enferma.

Que el plan de atacar las libertades de opinión, expresión e investigación so pretexto de “apología del franquismo”, no despierte la furia de periodistas, intelectuales y universitarios, revela una cultura inane, enferma, en una democracia fallida.

Que un gobierno se proponga públicamente ultrajar la tumba de quien salvó la cultura cristiana del exterminio y al país de la disgregación, y aplastar las libertades más elementales, revela que se trata de un gobierno de macarras con vocación de chekistas.

En breve: tras la muerte de Franco, y contra quienes se consideraban herederos del criminal Frente Popular, el pueblo votó una democratización de la ley a la ley, desde el franquismo y no contra el franquismo. Todavía la gente recordaba lo que se había jugado en la guerra civil, la evitación de la guerra mundial para España, la prosperidad y la casi desaparición de los odios republicanos, etc. Los enemigos de aquel régimen, básicamente comunistas, etarras, separatistas y socialistas, han necesitado mucho tiempo para socavar la herencia del franquismo borrar la memoria de la gente mediante una falsificación sistemática, y ahora se sienten ya capaces de cualquier fechoría. Cada generación tiene sus propios desafíos, y el de esta consiste en destruir a los destructores de España y de la democracia.

    En frase de Julián Marías, es preciso que no pensemos  en lo que va a pasar, sino en lo que podemos hacer.

******************

*****************

Los problemas de la Reconquista: https://www.religionenlibertad.com/cultura/48522802/Pio-Moa-ALa-Iglesia-apoyo-la-Reconquista-como-lucha-contra-el-islam-no-como-designio-politicoA.html

Creado en presente y pasado | 52 Comentarios

Una sociedad seriamente enferma en una democracia fallida

Que el designio de profanar la tumba de quien salvó a la Iglesia y la cultura cristiana del exterminio, no despierte una ola de indignación desde el papa al último católico, revela una Iglesia enferma en una sociedad enferma.

Que el plan de atacar las libertades de opinión, expresión e investigación so pretexto de “apología del franquismo”, no despierte la furia de periodistas, intelectuales y universitarios, revela una cultura inane, enferma, en una democracia fallida.

Que un gobierno se proponga públicamente ultrajar la tumba de quien salvó la cultura cristiana del exterminio y al país de la disgregación, y aplastar las libertades más elementales, revela que se trata de un gobierno de macarras con vocación de chekistas.

En breve: tras la muerte de Franco, y contra quienes se consideraban herederos del criminal Frente Popular, el pueblo votó una democratización de la ley a la ley, desde el franquismo y no contra el franquismo. Todavía la gente recordaba lo que se había jugado en la guerra civil, la evitación de la guerra mundial para España, la prosperidad y la casi desaparición de los odios republicanos, etc. Los enemigos de aquel régimen, básicamente comunistas, etarras, separatistas y socialistas, han necesitado mucho tiempo para socavar la herencia del franquismo borrar la memoria de la gente mediante una falsificación sistemática, y ahora se sienten ya capaces de cualquier fechoría. Cada generación tiene sus propios desafíos, y el de esta consiste en destruir a los destructores de España y de la democracia.

    En frase de Julián Marías, es preciso que no pensemos  en lo que va a pasar, sino en lo que podemos hacer.

******************

*****************

Los problemas de la Reconquista: https://www.religionenlibertad.com/cultura/48522802/Pio-Moa-ALa-Iglesia-apoyo-la-Reconquista-como-lucha-contra-el-islam-no-como-designio-politicoA.html

Creado en presente y pasado | 67 Comentarios

El PSOE como asociación de malhechores (II). “Al servicio de los trabajadores”.

Ahora más que nunca es imprescindible conocer lo que fue en realidad el franquismo y contrastarlo con lo que fue y es en realidad el PSOE:

Los Mitos Del Franquismo (Bolsillo)

P.  Pero no puede ud negar que el PSOE ha defendido siempre los intereses de los trabajadores frente a la explotación y los abusos del capital… ¿O va a decir que esas cosas no existieron o no existen?

–Eso requiere también abandonar la palabrería y atender a  los hechos.  Solo con Primo de Rivera adoptó el PSOE una actitud constructiva y beneficiosa para los trabajadores. En la república el resultado de sus huelgas demagógicas y sus violencias fue de un millón de parados, y el paro en aquel tiempo podía ser muy dramático. En los dos años de colaboración ministerial, por ejemplo, el número de los muertos por hambre duplicó ampliamente los de la dictadura de Primo de Rivera y volvió a niveles de cuarenta años antes. Parece que el desempleo masivo es la contribución del PSOE a “los intereses de los trabajadores”. Felipe González dejó un paro de tres millones, y Zapatero de cinco millones. En cambio en el franquismo hubo prácticamente pleno empleo, es más, el pluriempleo estaba muy extendido. Hubo emigración por los mejores salarios entonces en Alemania y otros países, no por falta de trabajo aquí. Sin embargo, según la doctrina de estos malhechores, el franquismo hundía en la miseria a los obreros.

 P. Pero insisto en que, en general, el PSOE luchaba contra los abusos y la explotación, muy reales.

–Quizá deberíamos decir mejor que el PSOE  ha explotado la denuncia de esos abusos para obtener un poder que siempre fue maléfico.  Abusos y explotación, lo mismo que crímenes o corrupción, se dan en todas las sociedades y bajo todos los regímenes. Son manifestaciones de la condición humana. Lo importante es el grado en que se producen. No es lo mismo un abuso bastante generalizado que un abuso ocasional, una ciudad llena de violencia que otra en que es escasa, una corrupción extendida que una corrupción limitada. Pero, precisamente, el PSOE presenta demagógicamente los casos de explotación como generalizados y característicos, dando a entender que tiene el remedio absoluto. Un remedio que suele ser peor que la enfermedad. Esas demagogias atraen por una parte a intelectuales seudoidealistas que se creen llamados a remediar los males de la humanidad, y por otra a los sectores sociales más embrutecidos. No tiene ud más que recordar los crímenes realmente sádicos y viciosos cometidos en la guerra civil por socialistas, anarquistas y otros.  Por los “milicianos sudorosos” y violadores cuyo recuerdo tanto excita sexualmente a alguna escritora progre, no sé si socialista, en cualquier caso próxima. Y  ahora mismo  solo tiene que mirar las redes sociales para ver la brutalidad, el odio gratuito y el lenguaje soez y amenazante que acompaña a las gentes influidas por las propagandas del PSOE, de los separatistas, proetarras, etc. La guerra civil  nació de tales ambientes creados sistemáticamente por las propagandas “en defensa de los trabajadores y contra la explotación”. Y el PSOE no ha aprendido nada de la historia.

P. No obstante, debe reconocer que en el PSOE ha militado gente que sentía una indignación genuina ante los atrasos del país, y que ha contribuido a superarlos. Usted mismo fue en otros tiempos comunista radical

–Vuelvo a remitirle a los hechos. ¿Cuál es el balance de la actuación histórica del PSOE? Políticamente siempre ha ido con los disgregadores de España, con los separatistas y con los terroristas. El mismo PSOE tiene su propio historial terrorista. Provocó la guerra civil y asesinó a mansalva. Otro punto clave ha sido la apertura de la verja de Gibraltar, anulando la victoria diplomática de España en la ONU y convirtiendo la colonia en un emporio corruptor… ¿Todo esto lo ha hecho para servir los intereses de los trabajadores, de los oprimidos? Siempre ha sido un partido antiespañol,  ya lo explicó Julián Marías: tiene un concepto negativo de la historia de España. Y, añado yo,  alucinadamente positivo de sí mismo, siendo un partido intelectual y moralmente deleznable.  Y esto es grave, porque España es la base de la democracia y no al revés. El balance económico no ha sido mejor: paro, abusos, corrupción  y demagogia, al tiempo que impotencia para destruir un sistema económico que, según su doctrina, causa todos los males.

Y con lo de la indignación genuina volvemos al principio: claro que hay gente en el PSOE que se ha tragado todas sus teorías sinceramente, aunque muchos otros son perfectos hipócritas. Porque, en fin, el marxismo es una doctrina muy consistente cuando se aceptan sus premisas básicas: que la historia es la historia de la explotación del hombre por el hombre y de la lucha de clases derivada. Y por eso vamos a empezar por examinar la ideología del PSOE, una ideología que tiene esa capacidad de transformar en auténticos delincuentes a personas en otro sentido corrientes y normales. Lo que pretende ahora en relación con el Valle de los Caídos es un auténtico acto de guerra, propio de una mente criminal.  Y ya que menciona mi caso, le diré que mi evolución se debe a un largo proceso de investigación y reflexión, es decir, a algo que nunca ha hecho el PSOE con su aparente renuncia al marxismo para adoptar otras ideologías intelectualmente ridículas pero con el mismo fin destructivo. Y que por eso cultiva el renacer de los odios del pasado, de un espíritu guerracivilista que nunca le abandonó, salvo cuando las circunstancias le impusieron una moderación aparente.

****************

Análisis muy interesante de Arnaud Imatz  sobre “el mayo del 68″ y sus efectos, en Razón Española.

*************

Las discusiones bizantinas sobre la existencia de Don Pelayo y Covadonga: https://www.youtube.com/watch?v=6dIY59etZL8

 

Creado en presente y pasado | 40 Comentarios

Breve historia de una asociación de malhechores: el PSOE (I)

¿Existieron Don Pelayo y Covadonga?: https://www.youtube.com/watch?v=6dIY59etZL8&t=2949s  

***********************

P. ¿No es demagogia tildar de asociación de malhechores a un partido que cuenta entre sus miembros a figuras de la talla moral de Besteiro o Zugazagoitia?

– A pocos me podrá citar. Besteiro fue relegado de la dirección del partido por haber anunciado a los demás que estaban preparando un baño de sangre que además sería inútil. ¿Quién representaba al PSOE, Besteiro o los otros? Desde luego los del baño de sangre. Besteiro empezó creyéndose la doctrina del PSOE y fue deformando el marxismo sin romper nunca con él.  Zugazagoitia podía ser una buena persona, pero contrajo muy graves responsabilidades en la organización de la represión… En fin, figuras de talla moral existen en todos los partidos, porque hay quienes creen con fervor una determinada ideología y están dispuestos hasta a sacrificar la vida por ella. Pero aunque existen héroes en todos, en algunos son más frecuentes que en otros, y a decir verdad el PSOE ha generado muy pocos héroes. Siempre me quedo con una escena relatada por Vidarte y que recojo en Los orígenes de la guerra civil: está reunida la dirección del partido para desencadenar la insurrección de octubre del 34. La consideran directamente una guerra civil, que mucha gente pagará con la vida, pero eso no les preocupa. Lo que les angustia es la posibilidad de fracasar, porque eso puede costarles la cabeza. ¿Qué acuerdan entonces? Que en tal caso dirán que no tienen nada que ver, que se trató de una respuesta “espontánea” de las masas ante un peligro fascista. Un peligro que también sabían inexistente. Esto retrata a la perfección a ese partidos y a sus gentes, sus ansias de poder ¡y de dinero! Porque siempre fueron así, antes y después: unos malhechores. Como partido y al margen de personalidades moralmente mejores o peores, que insisto, se encuentran con más o menos abundancia en todas las ideologías.

los origenes de la guerra civil española-pio moa-9788474905267

P.   Es fácil exponer una anécdota  como la que ud cuenta, pero tendrá que demostrar que ella retrata permanentemente al partido. Algunas actuaciones más nobles habrá tenido. Y por otra parte, en sus filas han militado intelectuales importantes como Fernando de los Ríos o Araquistáin o el propio Besteiro  y algunos otros más modernos…. .

– Vamos a ser serios:  el PSOE y, en general, el marxismo español, nunca produjo un solo intelectual  o teórico de relieve. El marxismo de esos que ud ha citado es de risa, pura palabrería mezcla de marxismo reducido a tópicos y de humanitarismo hueco. En el caso de Araquistáin, reproducción simplificada de lugares comunes leninistas. Nunca ha habido más.  Y, por supuesto, me propongo demostrar precisamente que aquella escena es definitoria, no fue lo que podríamos llamar una quiebra moral aislada. El PSOE siempre fue, en grado excesivo, picaresca teñida de sangre y dinero. Ahora mismo, esos individuos corruptos que no hicieron oposición al franquismo,  ellos ni sus padres, quieren vengarse de quien los derrotó hace ochenta años, y lo hacen de una manera que nuevamente retrata una bellaquería y bajeza moral indescriptible: quieren exhumar sus restos para exponerlos a cualquier nueva profanación en un cementerio corriente. Ya en la guerra civil demostraron esa afición a desenterrar muertos y hacerlos objeto de mofa. A ver si esos intelectuales y personas de talla moral que ud menciona levantan ahora la voz. O levantan la voz contra el ataque directo a las libertades so pretexto de franquismo.

P.  Pero es un partido que siempre se ha posicionado por la democracia, y sin él es inimaginable una democracia en la España de hoy.

–  Lo que usted demuestra con esa objeción es un enorme problema de ignorancia política e histórica que está destrozando la democracia, precisamente, y al propio país. Jamás ha defendido ese partido ninguna democracia, por el contrario, ha sido el peor cáncer de cualquier régimen de libertades.  En la transición pudo haberse civilizado, por así decir, cuando, según se dice, abandonó el marxismo, su marxismo elemental por no decir cutre. Pero no hubo tal abandono. Fue simplemente un acto más de picaresca electoralista y se hizo en medio de unos “debates” que dan risa o la darían si la cosa no fuera tan seria. Abandonar el marxismo habría supuesto un análisis histórico de lo que había supuesto tal doctrina en la historia del PSOE (y de sus repercusiones en la historia de España). Una democracia no puede subsistir en una sociedad  empobrecida,  llena de odios e ignorante sobre la historia y la cultura de su pueblo. El franquismo dejó una sociedad próspera y sin apenas odios, pero la ignorancia sobre la historia del PSOE, de los separatismos, sobre las causas y significado de la guerra,  era completa para la mayoría. Eso permitió, por ejemplo, que el PSOE se presentase como “el partido de los cien años de honradez”, otra típica maniobra de picaresca.

      Así que le voy a resumir en pocas palabras  la historia del PSOE, que iré detallando en nuevos artículos:

1. Ese partido nació en el régimen liberal de la Restauración. Aprovechando sus leyes se fue desarrollando hasta llegar a los municipios y a la Cortes, organizó una rebelión sangrienta contra él y contribuyó a hundirlo en compañía del terrorismo anarquista y de los separatismos, en 1923.

2. El resultado de aquellas “revoluciones” fue la dictadura de Primo de Rivera, dictadura sumamente suave y benéfica. Y en una nueva maniobra picaresca, el PSOE, a través de su UGT, pasó a colaborar con ella  para hacerse con el espacio sindical de la CNT, aprovechando que el sindicato  proscrito era este, el anarquista, debido a  su terrorismo anterior.

3. Al llegar la república, nuevamente un régimen de libertades en principio, aceptó colaborar con los “burgueses esperando que pronto madurasen las condiciones para su “revolución”. Dos años de gobierno de izquierdas con su caos y violencias, bastaron para que la gente se hartase y diera el gobierno a las derechas. Entonces el PSOE juzgó que las condiciones para su revolución habían madurado y declaró la guerra civil en octubre de 1934.

4. Fracasada la intentona, el PSOE lanzó una vastísima campaña de embustes sobre la represión de Asturias, campaña que le sirvió para organizar una propaganda electoral de tremenda violencia en las elecciones de 1936. Aquellas elecciones fueron fraudulentas, y el PSOE volvió a su táctica revolucionaria-delictiva desbordando desde la calle, en violencia continua, junto con los anarquistas, al gobierno “burgués” al que en teoría apoyaba.

5. El PSOE volvió a declarar la guerra asesinando a Calvo Sotelo. Y luego, durante la contienda, destacó por sus chekas, la organización sistemática del expolio del patrimonio histórico-artístico español, el envío del oro español a Stalin y una corrupción enorme. No protagonizó un solo acto heroico en los frentes, pero sí innumerables crímenes y robos en la retaguardia.

6. Derrotado junto con sus aliados separatistas, comunistas, anarquistas y burgueses golpistas, el PSOE se dedicó a vivir de los tesoros expoliados en el exilio, mientras que su oposición al franquismo, al revés que la de los comunistas, fue casi nula

 7. Llegada la democracia, el PSOE fue el partido más favorecido, con mucho, en gran medida por presiones y dineros del exterior, alemanes, venezolanos y otros. “Cien años de honradez” lo avalaban. Desde el poder extendió la corrupción, la colaboración con los separatismos y una mezcla de colaboración y terrorismo gubernamental en relación con la ETA. Y ahora quiere exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos, transformar este de acuerdo con sus llamémosles ideas, y perseguir la difusión de la verdad sobre aquel régimen y sobre la propia historia del PSOE.

En fin, el PSOE solo ha obrado razonablemente en dos ocasiones: colaborando con Primo de Ribera y manteniéndose en un discreto cuarto plano con Franco. Lo asombroso es que los dirigentes de ese partido se declaren orgullosos de semejante historial. Bueno, asombroso para los ignorantes, claro. El PSOE nunca ha contribuido a ninguna democracia, más bien ha actuado como parásito de ella. Y ello requiere una explicación, porque, como ud ha dicho al principio, no se encuentran solo malhechores en él, sino también algunas  personas incluso de cierta calidad moral e intelectual. ¿Por qué, entonces, el resultado de conjunto ha sido el propio de una asociación de malhechores? Para entenderlo habrá que volver a su historia, empezando por su ideología.

P. P. Pero no puede ud negar que ese partido ha defendido siempre los intereses de los trabajadores frente a la explotación y los abusos del capital… ¿O va a decir que esas cosas no existieron o no existen?

****************

Ahora más que nunca es imprescindible conocer lo que fue en realidad el franquismo y contrastarlo con lo que fue y es en realidad el PSOE:

Los Mitos Del Franquismo (Bolsillo)

 

 

 

Creado en presente y pasado | 18 Comentarios