Batalla cultural (II) De Hispanoamérica a Latinoamérica / El humorismo trágico del Quijote.

* Un artículo del escritor francés Arnaud Imatz sobre España y la hispanidad: https://latribunadelpaisvasco.com/art/12472/arnaud-imatz-las-elites-espanolas-y-europeas-se-empenan-en-imponer-el-multiculturalismo-a-expensas-de-la-voluntad-de-los-pueblos-nativos

Para la campaña

**Si todas las mujeres fueran feministas, quedaría demostrada la inferioridad que les achacan los misóginos. Afortunadamente no es así.

**El diario ABC, monárquico por excelencia, ataca o denigra constantemente a Franco. ¿Lo hace a pesar de que Franco trajo la monarquía actual? No, lo hace precisamente por eso.

** Dicen algunos que las diferencias entre VOX y el PP son secundarias y de matiz. Para ellos la diferencia entre democracia y tiranía frentepopulista son secundarias y de matiz.

**El PP se declara centrista. ¿Por qué? No por idea ninguna, sino porque cree que la sociedad española es “centrista” y de ahí sacará sus votos. ¿Y qué es el centrismo? Es seguir las políticas zapateriles de memoria histórica, impulso a los separatismos, rescate de la ETA, ideología de género…

**Las diferencias entre el PP, el PSOE y los separatismos son muy escasas, como demuestra todo su historial. Las diferencias entre el PP y VOX deben ser fundamentales. Parece que sí lo van siendo.

**Ante una objeción planteada por un periodista a Ortega Smith sobre una información de El País, el aludido contestó: “Si usted cree lo que dice El País, mal vamos”, o algo así. La contestación perfecta. El nivel del periodismo español

**El nombramiento de Iturgaiz en Vascongadas es perfectamente compatible con la política de Feijoo en Galicia. En Galicia espera la mayoría absoluta con su demagogia tan similar a la de los separatistas. ¿Espera en Vascongadas arrebatar votos al PNV? No: espera impedir que VOX los obtenga.

**************

europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

De Hispanoamérica a Latinoamérica

Es evidente que la realidad latinoamericana es un desastre que justifica las poses de superioridad de los anglosajones, la  conducta despectiva y despótica de ellos, con infinidad de intervenciones militares, soborno de dirigentes, descrédito del español (esto les resulta más difícil, pero dedican fondos a exp0nerlo como un idioma lamentable, ligado al genocidio, exportar el inglés y al mismo tiempo fomentar el espanglish y  lenguas indígenas casi extinguidas) y de la cultura hispánica en general. Existe una abundantísima literatura al respecto en Usa y en Inglaterra.

Incidentalmente, cuando exponía en tuíter el hecho fácilmente demostrable del historial naval español como el más decisivo y trascendental de la historia humana, salían españoletes recordando a la “Invencible” y a Trafalgar. A tal punto ha llegado la ignorancia de los españoletes sobre la historia de su país y su asunción de la propaganda anglosajona. Una distinguida comisión de expertos económicos españoles viajó hace unos años a Cartagena de Indias, donde les hablaban de Blas de Lezo pensando que sería bien conocido de ellos. Ninguno de aquellos expertos tenía la más remota idea. Hace poco comentaba yo con un historiador de cierto renombre el caso de la Contraarmada inglesa: por primera vez oía mencionarla. Es lo “normal” desde hace muchos años, incluso en el franquismo pasaba: mucha retórica y poco análisis. En ningún libro, que yo sepa, se ha argumentado sobre un conjunto de hazañas tan decisivas como el cruce del Atlántico para descubrir América,  el cruce del Pacífico y del Índico para dar la vuelta al mundo, la conexión creada entonces entre los continentes civilizados, la extraordinaria innovación técnica y científica implicada en tales proezas, cuando otras potencias navales apenas pasaban de la piratería y el tráfico de esclavos o el comercio y  navegación próximos a las costas.  

Volviendo al tema, que he tratado con cierto detenimiento en Nueva historia de España:  la tesis anglosajona es que los países latinoamericanos están como están o son como son se debe  a la “tarada”  herencia cultural, política y hasta biológica de los españoles. Pero creo que puede demostrarse más bien lo contrario, que es la adopción de ideologías antiespañolas lo que ha originado el desastre. Pues la tesis con que se hizo la independencia fue precisamente que había que adoptar la herencia cultural anglosajona o francesa y arrasar la española.

   Arrasarla  incluso biológicamente. Bolívar decretó la “guerra a muerte” para “destruir en Venezuela la raza maldita de los españoles (…) Ni uno solo debe quedar vivo”; y uno de sus lugartenientes, español, decía que para acabar con todos él mismo se suicidaría después de haber aniquilado a los demás. Panegiristas de Bolívar siguen tomando esa guerra de exterminio por “su mayor timbre de gloria Bolívar recurrió también a mercenarios ingleses, que probablemente le dieron la victoria en alguna batalla decisiva, como él mismo dijo.  Y “explicaba” el libertador a un corresponsal inglés: “El objeto de España es aniquilar al Nuevo Mundo y hacer desaparecer a sus habitantes, para que no quede ningún vestigio de civilización (…) y Europa solo encuentre aquí un desierto. (…) Perversas miras de una nación inhumana y decrépita”. Eso era precisamente lo que hacía Bolívar, que en momentos de sinceridad confesará a Santander: “Amigo, no es sangre lo que fluye por nuestras venas, sino vicio mezclado con miedo y horror”. Santander había ordenado, entre otras, una matanza de 36 oficiales españoles prisioneros, previamente perdonados por Bolívar:  ”Me complace particularmente matar a todos los godos” . Un presente que le recordó el indulto, fue también fusilado sobre el terreno. El mismo Bolívar llegó a admitir que estaban destruyendo “tres siglos de cultura, de saber y de industria”.

Nueva historia de España: de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))

   Lo absurdo del caso es que aquellos furiosos hispanófobos eran también españoles o medio españoles “de raza”, y por tanto  ”estúpidos, viciosos, feroces y por fin  supersticiosos” según un tal Olmedo, bautizado como “El Homero de América”, nada menos.  Otro de los aspectos tragicómicos de aquella gente era que se proclamaban al mismo tiempo herederos de los antiguos imperios indios. Y por cierto que los indios, que conocían bien a los criollos,  o se mantuvieron al margen o se pusieron al lado de España, siendo por ello masacrados por  sus “libertadores”. A los indios “asquerosos” les reservaba la soga el “educador de Argentina”, Domingo Sarmiento, que también recomendaba “no economizar la sangre” con los gauchos, que servirían de “buen abono”. Hombre práctico.  Incidentalmente, lo mismo decía la Pasionaria  que convenía hacer con los nacionales. en la guerra civil 

   Lo cierto es que no consiguieron, ni ellos ni sus sucesores, erradicar la cultura hispánica, pero sí deteriorarla y esterilizarla, y hundir a esos países en el caos y la mediocridad “de la anarquía al despotismo militar, y viceversa” (Tocqueville);  de donde no tienen trazas de salir. Ya Miranda “el precursor”, agente pagado de Londres, terminó diagnosticando de los suyos: “Esta gente no es capaz sino de bochinche”.  Vistos en perspectiva, los “libertadores” y sus herederos parecen botarates iluminados y sangrientos, que al final quedaban en bandas de ladrones. Treinta años después de la  independencia, Sarmiento, el hispanófobo  ”educador”,  admitía : “Vése tanta inconsciencia en las instituciones de los nuevos Estados, tanto desorden, tan poca seguridad individual, tan limitado en unos y tan nulo en otros el progreso intelectual, material o moral de los pueblos, que los europeos (…) miran a la raza española condenada a consumirse en guerras intestinas, a mancharse con todo género de delitos y a ofrecer un país despoblado y exhausto como fácil presa a una nueva colonización europea”.  Y lamentaba que América no hubiera sido colonizada por daneses o belgas, con lo que los Sarmientos, españoles estropeados en fin,  no habrían llegado a existir, quizá por fortuna para todos.   Otros se alegraban pensando que el español se disolvería pronto en nuevas lenguas y dialectos al modo del latín, con lo que cada república tendría la suya… En fin, en Nueva historia de España expongo más ampliamente las circunstancias de la independencia, también ignoradas masivamente por la mayor parte de nuestras “élites”, tan propensas a erigir estatuas a los “libertadores”.    

Por cierto que en España tampoco se andaban por las ramas los anglómanos, filofranceses y “europeístas”. El buen rey Amadeo se desesperaba: “No entiendo nada. Estamos en una jaula de locos”. En las Cortes, Pi y Margall afirmaba que “nuestras pretendidas glorias no fueron sino una interminable serie de hechos que nos deshonran”;  y Castelar declamaba a su vez: “No hay nada más espantoso, nada más abominable, que aquel gran imperio español que se extendía como un sudario sobre el planeta”. Azaña lo define como “un imperio de mendigos y frailes aliñado con miseria y superstición”. Ortega “descubría” que España tenía una historia “enferma”, “anormal”… En fin, de modo parecido a Hispanoamérica, aquí tuvimos nuestra buena ración de botarates iluminados por la luz que creían llegarles de Francia o de Inglaterra, y que en sus perturbados cerebros solo generaba “bochinche”, a menudo muy sangriento.

En conjunto puede decirse que, contra las interpretaciones anglofrancesas y protestantes, el desastre de los países hispanos no viene de la herencia española, sino de haber intentado destruirla para adoptar precisamente las ideologías que les proponían desde Usa, Inglaterra o Francia, y que por lo que se ve, no acaban de injertar bien. Esto es algo que debe estudiarse, porque al resultado de una batalla contribuyen las dos partes: los vencedores y los vencidos con sus errores. En suma: aunque el  término Latinoamérica es posterior a la independencia, podría resumirse en él la  evolución  de estos países como una huida de sí mismos, de sus raíces e identidad. Y esto, que en las personas conduce a serios desarreglos nerviosos y de carácter, en los pueblos da lugar a “latinoamericanismos”.

* Viene al caso este vídeo de Paco Linares sobre la Venezuela de Maduro: https://www.youtube.com/watch?v=bXuThL4Is84

**************

Historia criminal del PSOE en “Una hora con la historia”: Companys se lanza a la guerra civil en compañía del PSOE: https://www.youtube.com/watch?v=UMSL5JuZYKs

Mitos de la Guerra civil, los (Bolsillo (la Esfera))Por Que El Frente Popular Perdio La Guerra Civil

********************

El Quijote como humorismo trágico

El Quijote es reconocido por casi todo el mundo como una de las escasas obras máximas de la literatura occidental, tales como La Ilíada, Antígona, la Divina Comedia, varias tragedias de Shakespeare, quizá Guerra y Paz,  Los hermanos Karamázof o alguna más. Como todas ellas, ha dado lugar a infinidad de estudios e interpretaciones. Una de ellas hace hincapié en el humorismo, quizá la obra cumbre en ese estilo. Sin embargo, el crítico inglés J.  Ruskin, lo consideró “una burla de los más sagrados principios de la humanidad”,  es decir, del heroísmo, la justicia y el amor;  ”desde entonces el diablo ha refrenado los más puros impulsos y propósitos bajo el membrete de quijotismo, más que bajo ninguna otra marca o argucia”.  Esto es cierto en parte: definir a alguien como un quijote, en España y fuera, tiene una connotación entre conmiserativa y despectiva: “¡hay que ser realistas!”.

En Nueva historia de España he tratado algo el caso al analizar los tres grandes mitos que, según Maeztu, creó la literatura española del Siglo de oro: La Celestina, el Quijote y Don Juan  (aunque la literatura de la época  no se agota en ellos ni mucho menos). De la primera he reproducido de Nueva historia alguna interpretación en el blog, de la que estoy bastante contento. Del mito de Don Juan habría que hablar más. Y del análisis del  Quijote no estoy muy satisfecho, aun teniendo en cuenta que, como de los anteriores, un libro de historia general solo puede condensar algunos rasgos esenciales: “En él, la vida parece acotada por un humorista como historia de idealismo, frustración y absurdo (…) Quizá con la literatura pasa algo semejante a las matemáticas: no hablan de cosas reales, y sin embargo expresan la realidad de un modo imprecisable”.

   Creo que el fondo de la obra de Cervantes es un humorismo trágico. Es fácil verlo como una obra divertida sin más, incluso genialmente divertida. Pero Don Quijote es un personaje muy complejo, combinación de aspiraciones sublimes y razonamientos profundos, y  lucha por hacerlos realidad. Bajo la risa o la sonrisa que provocan sus desventuras late una advertencia sobre nosotros mismos, sobre la vida humana en general. ¿Cuál es esa advertencia? Resulta oscura, no queda claramente precisada. Si se limitara a la idea de que los nobles sentimientos y aspiraciones están condenados al fracaso, sería una obra profundamente pesimista, pero tampoco lo es. Bajo la superficie, son los fracasos, precisamente, los que justifican al personaje, los que dan un sentido a su acción. No un sentido claro, moralista o pedagógico, eso trivializaría un tanto la obra, que es lo que ocurre, afortunadamente solo de modo parcial, con Tolstoi. Las grandes obras conmueven algo muy hondo en nosotros mismos, pero nunca sabríamos expresarlo racional y claramente, solo sentirlo de modo confuso, y las obras literarias que suelen considerarse realmente grandes es eso lo que provocan. Por supuesto, puede haber y hay muchas otras interpretaciones,  porque ese tipo de obras es inagotable.

Creado en presente y pasado | 37 Comentarios

La batalla cultural contra la colonización (I) / Una idea sobre literatura

Historia criminal del PSOE en “Una hora con la historia”: Companys se lanza a la guerra civil en compañía del PSOE: https://www.youtube.com/watch?v=UMSL5JuZYKs

 * Un artículo de Arnaud Imatz sobre España y la hispanidad: https://latribunadelpaisvasco.com/art/12472/arnaud-imatz-las-elites-espanolas-y-europeas-se-empenan-en-imponer-el-multiculturalismo-a-expensas-de-la-voluntad-de-los-pueblos-nativos

***********

 Bajo el título “La mirada anglosajona sobre el mundo hispano”, la fundación FAES ha dedicado recientemente un espacio al comentario de José María Ortega Sánchez sobre varios libros  publicados recientemente en Usa e Inglaterra. Como Bolivar: American Liberator;  y Silver, Sword and Stone, de una tal Marie Arana;  Britain, how Britain made de modern world (nada menos, en el que España no cuenta), por el ultranacionalista y ultraeconomicista Niall Ferguson caracterizado por The Times como el historiador “British” más brillante de su generación; o Violencia, a new history of Spain, estado autoritario que solo puede mantener la unidad por la violencia según el “hispanista” Jason Webster.  Blood and gold, the making of Spain, un documental de la BBC;  y así sucesivamente.

Para esta mirada anglosajona, dice el articulista, “el ethos español es ominoso, marcado por la violencia y el fanatismo. Forjado en la Reconquista, su cénit serían los Reyes Católicos con la destrucción del último resto del paraíso andalusí, la prohibición del judaísmo y el “genocidio” americano. Tras ello, centurias de despotismo y corrupción, del que la Guerra Civil y el franquismo serían derivación lógica. Este ethos  habría ahogado primero a los pueblos ibéricos y después a quienes fueron con ellos “contaminados”. Por ello, España sería una anomalía. Un país occidental por poco; y el resto del mundo hispánico  países casi occidentales, ambos en los márgenes y fuera de los forjadores de la civilización occidental. Esta forma de mirar suele ir acompañada por el desprecio a las manifestaciones de ese ethos,  es decir, a nuestras señas de identidad comunes, en especial el español y el catolicismo cultural y, en ocasiones, con la idea de que los que participamos de ese ethos estamos contaminados por taras morales –a veces hereditarias– , en especial violencia y corrupción. Así, la idea de que el español es una lengua asociada al genocidio colonialista, “monarquista y machista”  –como los contra-congresos  vociferan– (…) no difiere del odio al catolicismo  (…) Y la denuncia de Andrés Manuel Pérez Obrador de que los españoles transmitieron la corrupción  no dista mucho de las explicaciones “epigenéticas” de Arana”. Los españoles, y por contagio los hispanoamericanos, estarían “tarados”. 

   Cierto que hay otros enfoques en Usa e Inglaterra,  pero estos, como dice el articulista, son allí, con diferencia, los preponderantes y más espoleados por la crítica académica , por el gran aparato propagandístico de la BBC, a menudo por Hollywood, y alabados por el mundillo progresista español. 

    Es poco útil  intentar demostrar las falsedades de ese tipo de historia, porque el fondo de ella es una lucha cultural, de la que los anglosajones son muy conscientes, que trata de destruir la herencia hispana, denigrándola con tintes, por cierto, claramente racistas, reminiscentes de los nazis. Lucha de la que en España apenas hay consciencia, sino que mayoritariamente se han recogido tales ideas como cosa “natural”. Por cierto que me ha sorprendido que algo así aparezca en FAES, un taller de ideas absolutamente anglómano, como lo es la fundación Elcano, a través de las cuales y de otras, se intenta infundir en España lo que podríamos llamar “ideología anglosajona”, al modo de “la ideología alemana” de Marx.  El artículo merece leerse por extenso (http://revistasculturales.com/xrevistas/PDF/103/2076.pdf?ct=t()&mc_cid=cad9e1e135&mc_eid=21cc92040c )

   El hecho es que la dependencia psicológica, moral y cultural de las élites (más bien contraélites) española hacia Inglaterra y Usa es hoy determinante, y lo mismo ocurre con los odiadores de Anglosajonia y sus inútiles y pueriles exabruptos, unos y otros obsesionados por lo que puedan pensar o decir de nosotros los ingleses  o useños. Es claro que ellos no son nuestros amigos y que, como decía Salvador de Madariaga, por otra parte muy anglómano la mayor parte de su vida, “aspiran a degollar nuestra cultura”. Y han conseguido reducir a servidumbre moral e intelectual a gran parte de nuestras élites, llamémoslas así.  Se trata de una batalla en la que una de las partes cede el terreno sistemáticamente y casi sin darse cuenta de lo que ocurre. Una batalla que llevo años librando en solitario o casi.

Es preciso preocuparse mucho menos de lo que digan y piensen fuera y mucho más de desarrollar nuestras raíces culturales, cada vez más secas por esta colonización. Y tomar la contraofensiva, quitando a los anglosajones su pretendida autoridad moral para juzgarnos o juzgar a nadie. El recuento de sus crímenes, genocidios y atrocidades es lo bastante escalofriante como para volverlos más humildes. Es preciso que al “hispanismo” se responda con un “anglosajonismo”, es decir, con historiadores hispanos que, sin demagogias ni gritos pongan la cuestión en sus verdaderos términos.

*************

Campaña por la verdad histórica

**Si el franquismo hubiera sido la tiranía brutal y genocida con que la presentan sus enemigos, entonces la ETA y el GRAPO y los comunistas serían  apóstoles de la libertad. 

**Si el franquismo fuera la dictadura asesina que dicen los antifranquistas, estos y sus padres, que medraron en aquel régimen incluso en su aparato del estado, serían cómplices de los asesinos.

**Al hablar del franquismo, uno debe preguntarse tres cosas: a) ¿por qué coinciden contra él desde la ETA al PP, pasando por casi todos los demás? b) ¿Por qué casi todos lo atacan cuando ha desaparecido hace 40 años? c) ¿Por qué para atacarlo tienen que perseguir las libertades de opinión, expresión investigación y cátedra?

** ETA, PSOE, separatismos y PP rivalizan en antifranquismo. Salvo la ETA, ninguno de ellos hizo oposición a aquel régimen: copian de la ETA y los comunistas. Hoy ya no corren riesgos.

** Ninguno de los partidos antifranquistas tiene historial democrático, muy al contrario. Pero hablan de democracia mientras socavan las libertades para, dicen, atacar al franquismo.

***********

Qué es la literatura

Como he señalado, la definición del hombre como “mamífero sentimental”, aunque los términos resulten algo chuscos (y puedan mejorarse), es mucho más apropiada que la de “animal racional”.  Primariamente, lo más propio del ser humano es su sentimiento del mundo, de la vida y de sí mismo, de su yo. De ese sentimiento, inexistente o muy primitivo en los animales, deriva todo lo demás: la imaginación, la razón, la religión y la moral. Y una de sus manifestaciones más fundamentales es precisamente la literatura, tan emparentada con la moral y la religión.

La palabra literatura se emplea en diversos sentidos, como pasa con los conceptos generales, pero lo que comúnmente se entiende por ella es lo que tienen en común la poesía, el teatro y la novela. Y lo que tienen en común es ser ficciones basadas en el sentimiento y la imaginación, y que atañen a la condición humana. Las ficciones pueden tener una base real, como ocurre con los mitos, pero su rasgo principal es ese carácter de ficción o de subjetivismo  muy fuerte y más o menos comunicativo, como en la poesía. De otro modo sería historia o ensayo.

Omar Jayam expresó magistralmente en un poema la raíz más profunda de la angustia humana; pero ese sentimiento angustioso es precisamente la matriz de la religión, del mito y de la literatura, una derivación de este último. No hay manera racional de penetrar en el misterio de la vida, que se presenta como un sinsentido. El sinsentido es algo que la psique humana no puede aceptar  y que intenta de algún modo superar o aclarar mediante relatos ficticios que, como decía Saturnino Salustio, nunca sucedieron, pero existen siempre. La medida del valor de la literatura es la profundidad con que penetran en la condición humana conmoviendo nuestro sentimiento. Hay, desde luego, una manera racional  de abordar dicha condición, que es la filosofía. No es un esfuerzo inútil, pero nunca alcanza su objeto. La formulación de Omar Jayam (hay muchas otras parecidas, pero ninguna tan sintética) lo pone de relieve.

Si las explicaciones técnicas o racionalistas de la literatura fueran reales, cualquiera de esos explicadores podría escribir en serie los mejores relatos literarios.

Creado en presente y pasado | 83 Comentarios

Qué es el PP / Índice de “Por qué el Frente Popular perdió la guerra”

Historia criminal del PSOE. 1934: Franco defiende la República: https://www.youtube.com/watch?v=aBVMI4dw7i4&feature=youtu.be 

Presentación de libro Franco en imágenes, por fin, en Sevilla: https://www.elcorreodemadrid.com/libros/174461369/Acto-de-presentacion-en-Sevilla-capital-del-libro-Franco-en-imagenes-SND-editores-Parte-II-Estamos-aqui-porque-nos-da-la-gana.html

*************

**Según el PP y el PSOE, apoyar y financiar los separatismos y marginar cualquier resistencia a ellos es política centrista o progresista. Denunciar tales cosas es de “extrema derecha”

** Según PP y PSOE, satelizar a España cultural, política y militarmente a intereses ajenos es una política de progreso y libertad. Denunciarlo es de “extrema derecha”.

**Según PP y PSOE, las leyes totalitarias de memoria histórica y de género son una gran manifestación de la democracia. Denunciarlas es de “extrema derecha”.

**Según PP y PSOE, fomentar la inmigración salvaje es beneficioso, porque esos inmigrantes pagarán nuestras pensiones. Denunciarlo es de “extrema derecha”.

   Etc.

Los Mitos Del Franquismo (Historia)

*************

 Iturgaiz, que se ha pasado la vida embelleciendo la política proseparatista del PP con una aparente oposición y sin descolgarse en ningún momento del partido, dice ahora que no hay unidad de la derecha porque VOX no quiere. Pretende que el PP y VOX están en lo mismo, por lo que VOX sería innecesario y fagocitable. VOX tiene ahí, como en Galicia, una magnífica oportunidad para explicar breve y claramente, lo que le separa de ese partido nefasto.

Para entender lo que es y ha sido el PP solo hay que atender a su historial. Fraga trató de imitar a Suárez para ganar votos, y solo el hundimiento de UCD le permitió adquirir cierta relevancia, pero manteniendo una línea próxima a la anterior. Pese a su aparente energía, Fraga  demostró escasa talla política, como examiné en La Transición de cristal. Terminó en Galicia con una orientación cada vez más parecida a la de Pujol en Cataluña, y  dejando a su partido en un embrollo monumental. Luego, Aznar pareció cambiar de línea. Llegó al poder a impulsos de la crisis (3 millones de parados) y de las denuncias de corrupción al PSOE. Entonces se habló de “regeneración democrática”,  que debía incluir una actitud más combativa hacia los separatismos. Pero inmediatamente se abandonó esa molesta consigna,  se aceptó de hecho la corrosión de la independencia judicial (la muerte de Montesquieu), todas las corrupciones del PSOE , y  la colaboración con los separatismos prácticamente se disparó.  Hay que poner en el haber del PP aznarino una política europea algo más independiente, incluso el recuerdo, aunque inane, de Gibraltar, y sobre todo el cese de la colaboración de hecho con la ETA que había sido hasta entonces (hasta su segundo mandato) la política seguida por los gobiernos de UCD y PSOE. Sin embargo estos aciertos no impiden un balance negativo:  impulso a los separatismos cuando había experiencia de sobra de lo que eran y querían y  degradación de la política, culminada en la abyecta condena del 18 de julio, es decir, de la propia democracia salida del referéndum del 76. Con ello Aznar regalaba íntegra la interpretación de la historia, por tanto del presente, al nuevo frente popular en ciernes. Condena acompañaba, y no es casualidad, de una generalizada denigración de España.

La corrosión de España y  de la democracia en el PP era indirecta: consistía en centrar toda la atención en la economía y hacer como si los demás problemas (la democracia y la unidad nacional) no existiesen o no tuvieran importancia. Para aquella gente con mentalidad de señoritos, como ha sido tradicional desde hacía más de un siglo, tampoco la cultura tenía mayor interés, así que la regalaron íntegra, junto con la enseñanza, a la izquierda y los separatistas. En su visión de las cosas, “España es centrista”, idea traducida en “la gente no quiere líos ni problemas, lo que quiere es dinero”. Y siempre habría un amplio espacio electoral que se negaría a votar al PSOE, por lo que no tendría más remedio que votar al PP, pasara lo que pasara: El voto “útil”.  La democracia consistiría en un reparto del poder y el dinero con el PSOE y la financiación de los separatismos, a ver si estos se calmaban un poco. Una “democracia de amigotes”, en fin.

  Un error garrafal de aquel PP fue meter a España en la guerra de Irak, con un espíritu de absoluta subordinación y satelización a Usa en un conflicto completamente ajeno a nuestros intereses. Lo hizo además sin dar ninguna explicación ni combatir la demagogia de la izquierda, que bien supo explotar el malestar popular por la fechoría. El pago fueron los atentados del 11-m de 2004. El problema consistió en a quién atribuir el crimen: si a la ETA, el PP ganaría las elecciones. Si a los islámicos, ganaría el PSOE. Y fueran quienes fueren los autores, la impresión casi generalizada, promovida hábilmente por la izquierda,  es que se trató de un atentado islámico en respuesta a la implicación de España en Irak. El resultado fue la subida de un delincuente como Zapatero al poder,  el rescate y premio a la ETA por sus crímenes, un impulso redoblado a los separatismos,  y la imposición subrepticia de un nuevo régimen de frente popular con las  leyes totalitarias de memoria histórica y de género y de la ideología lgtbi. Todo ello fue posible tranquilamente  porque el PP había desarmado previamente cualquier oposición.  Se le ha acusado de no haber dado la batalla de las ideas, injustamente porque el PP carecía de cualquier idea que no fuese utilizar la economía a modo de soborno y repartirse el poder con sus socios. Eso ha sido siempre la democracia para estos señoritos cutres, incultos y chanchulleros,  contempladores de futuros y ansiosos por parecer demócratas a los ojos del nuevo frente popular, el conjunto de partidos más liberticidas que ha sufrido España desde los años 30. 

   Y de nuevo volvió el PP al poder empujado por la crisis económica y por la indignación de los votantes ilusos  que creían que Rajoy enmendaría las leyes y delitos del PSOE. Cualquiera con dos dedos de frente, que analizara la política anterior y la retórica del momento  de ese partido, sabría que no iba a ocurrir nada de eso. El PP prosiguió los recortes y subida de impuestos ya comenzados por Zapatero, y mejoró algo la economía, sin hacer ningún milagro. Pero su orientación siguió siendo la misma: desarticular progresivamente a España financiando y apoyando los separatismos y marginando cualquier resistencia a ellos, por una parte, y satelizando política y culturalmente a España en la UE y en la OTAN, sin atisbo de política independiente. Y, por supuesto, manteniendo el frente popular zapateril, al cual se incorporó de hecho, pese a las coces y el merecido  desprecio que al mismo tiempo recibía de los zapateristas.  Su herencia ha sido el gobierno del Doctor, que  ha echado al PP del poder por corrupción siendo él más corrupto aún. Toda una descripción de la situación actual, junto con el golpe de estado permanente desde Barcelona y Madrid.

    Este es el PP y esta es su trayectoria, su escuela y sus ideas –por llamarlas así–  políticas. Sus aparentes cambios actuales, como una retórica seudopatriótica o maniobras como la de Iturgaiz, no obedecen a ninguna renovación ideológica, sino al miedo al auge de VOX, que les quita votos, y por tanto poder  y dineros. Iturgaiz soltará palabrería sin ningún fondo, y seguramente logrará atraer un número de votos que deberían ir a VOX,  mientras en Galicia el prepotente Feijoo continúa con mayor entusiasmo la línea que han llevado los separatistas abiertos en Cataluña o Vascongadas, y por el estilo en  Valencia o Baleares. Y siempre, por supuesto, la satelización integral,  cultural y política, del país.

   Lo que se plantea hoy no es simplemente quién mande, sino problemas de mucho más calado: es la democracia,  la demolición del régimen de frente popular con sus leyes totalitarias,  y el reforzamiento de la unidad nacional: todo lo cual exige una política diametralmente opuesta a la seguida hasta ahora por el PP, y la que aspira a continuar  con un poco de disfraz una vez reduzca a VOX a un apéndice suyo, como pretende. Ahora se irá viendo la destreza de Abascal y su partido para evitar el contagio de la mofeta y  dejar las cosas claras ante la mayoría de los españoles.   La gran tarea del momento es derrotar al nuevo frente popular y sus auxiliares en el terreno de las ideas y la política.

Mitos de la Guerra civil, los (Bolsillo (la Esfera))Por Que El Frente Popular Perdio La Guerra Civil

***********

Por qué el Frente Popular perdió la guerra civil  (Causas y consecuencias históricas)

 Índice

  Introducción

                      Primera parte: Análisis militar-político

 Capítulo I: Qué fue el Frente Popular

Capítulo II: Fuerzas en presencia y fracaso de las milicias,

    “         III: La pugna por la ayuda exterior

   “          IV: El Frente Popular logra defender Madrid

    “         V:  Franco ataca al Norte cantábrico

   “          VI: Los comunistas derrocan al “Lenin español”

    “          VII El segundo Gobierno de la Victoria pierde el norte

    “          VIII De la victoria imposible al “Resistir es vencer”

    “          IX: Teruel: de una victoria a un gran desastre

    “          X: La última oportunidad del Frente Popular: el Ebro y Munich

    “          XI Un derrumbe apocalíptico

    “          XII Algunas observaciones clave

    Segunda parte: Los hombres que…

 Cap. XIII: Importancia de las semblanzas y biografías

“       XIV: Manuel Azaña o la demolición de la España tradicional

“       XV: Cuatro jefes militares de las izquierdas

“       XVI: Tres líderes  socialistas: Largo Caballero, Negrín y Prieto

“       XVII: Dos dirigentes comunistas: José Díaz y Jesús Hernández

“       XVIII:Dos protagonistas del anarquismo; Durruti y García Oliver

“       XIX: Dos representantes del separatismo: Aguirre y Companys

“        XX: Tres damas de la revolución: La Pasionaria, Margarita Nelken y Federica

                 Montseny

                          Tercera parte: Las grandes cuestiones del conflicto

 “        XXI:  ¿A quién perteneció la legitimidad?

“        XXII: Europa ante la contienda de España

“        XXIII: Genocidio y terror

“        XXIV:  Los intelectuales, la destrucción cultural y la represión de posguerra

“        XXV: Consecuencias: el exilio y reconstrucción

                         Cuarta parte: Una guerra de ideologías

 “        XXVI: Origen y significado de las ideologías

“        XXVII:  El marxismo o la razón igualitaria

“        XXVIII: El anarquismo o la razón libertaria

“        XXIX: La razón de las razas separatistas

“        XXX: El liberalismo o la razón económica

“        XXXI: El fascismo o la razón jerárquica.

“        XXXII El nacionalcatolicismo o la razón relativizada

 Conclusión: Un nuevo frente popular y un nuevo Gran Debate

Comentario bibliográfico.

Creado en presente y pasado | 131 Comentarios

El Frente popular y la cuestión de la legitimidad / Jayam 14. Actitudes ante la muerte

Por qué es clave la cuestión de la legitimidad del poder

En la tercera parte de Por qué el Frente Popular perdió la guerra, da usted importancia crucial a la cuestión de la legitimidad de cada bando. No obstante tiene más importancia el tema, que también trata usted, de la intervención extranjera, que sin duda fue esencial. Cualquiera que haya sido la legitimidad de cada uno, lo que importa en definitiva es que la guerra la ganaron unos y la perdieron otros.

Por Que El Frente Popular Perdio La Guerra Civil

–Esa es básicamente la tesis de los historiadores digamos franquistas.  Y por eso ha resurgido con tanta fuerza el frente popular. Porque el argumento de este es que la legitimidad correspondía a los que perdieron, y por tanto, para sanear, por así decir, la historia de España, es preciso que la democracia enlace con los demócratas del frente popular, eliminando el supuesto fraude de la transición. En el libro examino esta cuestión, que es la clave de todo. Porque la historiografía de izquierda y separatista da por hecho esa legitimidad, mientras que a los franquistas, en sentido amplio, ese problema nunca les preocupó gran cosa,  lo diluyen sentimentalmente en lo de “guerra fratricida” y similares, aunque el fondo es que lo que cuenta para ellos  es quiénes ganaron y por qué, reduciendo ese porqué a un asunto técnico, de conducción militar y económica. Esta posición suena a muchos un tanto matonesca y desagradable a pesar del sentimentalismo conciliatorio. No, la cuestión de la legitimidad es la clave absolutamente, y la intervención extranjera es secundaria.

No puede ser secundaria, porque sin ella ninguno de los dos bandos habría dispuesto de armamento moderno. Por lo tanto cabe distinguir cuál de ellos recibió más y mejor armamento como explicación fundamental del resultado de la guerra. Moradiellos y muchos más atribuyen la victoria de Franco a su recepción de más y mejores armas.

–Lo de las armas es, insisto, secundario. La argumentación de Moradiellos y todos esos busca empeorar la cuestión de la legitimidad al identificar a los nacionales con Hitler. Sostuve con Moradiellos una polémica en El Catoblepas, de Gustavo Bueno, y no salió bien parado, porque desafiaba los datos conocidos con demasiado evidencia. Pero, una vez aclarada la cuestión de la legitimidad, como creo haber hecho en el libro, al menos en síntesis, la intervención exterior adquiere otra dimensión, esta sí puramente técnica. ¿Hubo realmente una intervención italoalemana superior a la soviética? ¿Puede hablarse de intervención o de simple  ayuda? ¿Cómo fue en cada caso y en cada etapa de la guerra? ¿Qué carácter político general tuvo la intervención de cada potencia exterior, es decir, qué perseguían, sea interviniendo o ayudando?  Todo esto es un capítulo aparte, y también ahí ofrezco algunos enfoques nuevos. Como en los temas de  la represión y la cultura, que también intento aclarar en el libro frente a la imponente masa de farfolla de estos años.

La versión predominante en la universidad es directamente contraria a la que usted sostiene. Y usted ha señalado que la universidad es la columna vertebral de la gran cultura o la alta cultura. ¿Puede tener usted razón frente a tantos?

Mitos de la Guerra civil, los (Bolsillo (la Esfera))

Y así está la universidad, una universidad de “memoria histórica”. Intelectualmente todos esos están derrotados, pero política y económicamente siguen dominando el cotarro. Han  hecho un gran esfuerzo, que ya los define, por silenciarme. Una amigo me ha comentado: “Es como lo que el Duque de Alba decía en relación con Antonio Pérez: no quería nombrarlo, ni para bien ni para mal”. La diferencia es que Alba mostraba así su desprecio, mientras que estos catedráticos demuestran solo su miedo. De otro modo no habrían aceptado la ley de memoria histórica. Tengo que decir que no se trata solo de profesores de izquierda o separatistas. Son incluso peores los de derechas, que van en plan “científico”. Un sacerdote que escribía una tesis y me citaba, recibió de sus superiores el consejo de no hacerlo, porque yo no era “científico”. Aquí no hay cretino que no se declare científico, y cuanto más mediocre más científico. Es una universidad basura, y lo digo con sentimiento porque, en efecto, la universidad debía ser lo que usted ha dicho. La universidad española viene recibiendo desde hace bastantes años duras observaciones desde distintos ángulos, pero se mantiene como un bloque o más bien como un mazacote insensible a cualquier crítica. No obstante, eso debe cambiar y creo que cambiará, espero que a no tardar demasiado. VOX tiene ahí un campo donde jugar.

Pero la legitimidad de un poder, de cualquiera, no deja de ser un asunto muy poco objetivo,  pues cada cual, cada forma de poder, la reclama para sí.

Esa es una visión demasiado esquemática. Podríamos decir que todo poder nace de la violencia y se apoya en la violencia, pero curiosamente necesita para mantenerse de otro elemento, el de la legitimidad.  Una excepción aparente  fue la II República, que nació sin violencia, pero no porque no la buscase, sino porque la monarquía prefirió suicidarse. No obstante, antes los republicanos habían intentado el golpe militar, y a continuación se dedicaron a ejercer la violencia contra el rey que les había regalado el poder… Pero, en fin, ningún poder de mantiene solo por la violencia. Necesita convencer a una parte suficiente del pueblo de que es beneficioso para el conjunto. Los poderes que no lo consiguen caen pronto. El régimen de Maduro se apoya en la violencia, en la corrupción y la demagogia que opone a una parte menor del pueblo contra la mayoría. ¿Cuánto puede durar? Dudo que mucho.  En la guerra civil,  el Frente Popular intentó construir su propia legitimidad, y lo habría conseguido, por más o menos tiempo, si los comunistas se hubieran impuesto de forma determinante. Lo intentaron y avanzaron bastante hacia ese fin, pero no lo consiguieron del todo.

Los Mitos Del Franquismo (Historia)

***************

Mi amigo Paco Linares ha hecho este vídeo de denuncia del terror madurista: https://www.youtube.com/watch?v=bXuThL4Is84

Historia criminal del PSOE. 1934: Franco defiende la República: https://www.youtube.com/watch?v=aBVMI4dw7i4&feature=youtu.be 

***********

Actitudes ante la muerte.

Ante el angustioso misterio de la vida personal, Jayam y Tolstoi dan soluciones opuestas. Para Jayam no queda otra salida  que aprovechar la parte agradable de la vida olvidándose de dicho misterio (este es el consejo que da continuamente y que él es el primero en no seguir). Tolstói, en cambio sostiene que ese misterio puede ser penetrado, y que tras la barrera de los convencionalismos y adornos con que generalmente se  disfraza la existencia cotidiana, hay una verdad horrible y repugnante: la muerte define la realidad profunda de  la vida. ¿Qué hacer ante ello?  “Mientras hay ganas de comer, uno come; de cagar, uno caga; mientras existe el deseo inconsciente y absurdo de saber y decir la verdad, uno intenta saberla y decirla”.  En otras palabras, el hombre que no se quiera engañar sobre la realidad, debe buscar y decir la verdad de ella porque en él se encuentra ese impulso en el fondo sin sentido. Comparado con  el  argumento de Tolstoi, el de Jayam casi parece optimista y alegre.

Otra aproximación en Leopardi, cantor del deseo infinito y el tedio resultante, ante la muerte de su amada  Silvia, personificación de la belleza y el amor:  ¿Es este el mundo aquel? ¿Estas las obras, /  el amor, los sucesos, los placeres / de los que tanto entre los dos hablábamos? / ¿Esta es la suerte de la raza humana? /  Al llegar la verdad /  tú, mísera, caíste: y con la mano /  la fría muerte y la desnuda tumba /  de lejos señalabas.  Siendo materialista, Leopardi impreca a la naturaleza: Oh, natura, natura, ¿por qué no cumples luego lo que ayer prometías?  ¿Por qué tanto a tus hijos engañas? (Jayam se dirigía a Alá, pero sin creer en él, realmente). Leo en Dante, poeta del deseo,  de F. Nembrini: “La pregunta que siempre me hacen los chicos  en clase es: “¿Por qué Leopardi no se pegó un tiro?”. “Porque siempre mantuvo que la máxima dignidad del hombre reside en mantener abierta  esta pregunta, “y padecer necesidades y vacío y, aún así, aburrimiento, me parece el mayor signo de grandeza y de nobleza que se pueda ver en la naturaleza humana”.

   Puede compararse también con las coplas a la muerte de su padre, de Jorge Manrique…

 

 

 

Creado en presente y pasado | 113 Comentarios

VOX y Franco / Jayam 13. Dos reflexiones sobre la muerte

Mi amigo Paco Linares ha hecho este vídeo de denuncia del terror madurista: https://www.youtube.com/watch?v=bXuThL4Is84

Historia criminal del PSOE. 1934: Franco defiende la República: https://www.youtube.com/watch?v=aBVMI4dw7i4&feature=youtu.be 

***************

VOX y Franco

La ley de memoria histórica, tanto la existente como su empeoramiento previsto, tienen relación inevitable y directa con Franco y su régimen, pues giran en torno a él y por tanto en torno a la democracia. Políticamente es preciso evitar la dialéctica de pro o contra Franco, adonde quieren llevar la cuestión el frente popular y el PP, y dirigirla a la cuestión de la democracia. La contraofensiva, que no debe ser solo defensa, frente a esa ley,  puede y debe basarse en dos puntos: “En democracia, todo el mundo puede pensar y argumentar como quiera sobre Franco y el pasado en general, pero nadie puede imponer a los demás sus opiniones desde el poder. Y ni los separatistas ni el PSOE, con su historia criminal, tienen autoridad moral para imponer su opinión a los españoles y perseguir las contrarias”. Es decir: lo que está en cuestión no es un régimen que ya no existe, sino la democracia que se está destruyendo con leyes totalitarias.

 Con esto y una enérgica campaña explicativa al respecto queda zanjada políticamente la cuestión. Otra cosa es la lucha intelectual, la investigación, debate y defensa en la libertad –que intenta proscribirse–,  de la verdad histórica sobre el franquismo. De eso no tiene por qué encargarse un partido, ya lo  hacemos algunos historiadores y asociaciones ad hoc, que pueden y deben  desarrollarse.

Para VOX este asunto tiene máxima relevancia, porque le permite alzarse como alternativa poniendo en evidencia el carácter corrupto y totalitario de los demás partidos; y le permite también diferenciarse netamente del PP, convertido en miembro vergonzante del nuevo frente popular, pues la maniobra de ese partico consiste en fagocitar a VOX pretendiendo que las diferencias son menores, lo que haría innecesario el partido de Abascal. Si se olvida esto, es posible caer en cualquier trampa. 

 En este asunto, VOX debería actuar con máxima energía y sin complejos. Leo que algunos de sus dirigentes creen que debe darse poca o ninguna importancia al asunto porque les identificaría con “la extrema derecha”, etiqueta que les ha perjudicado mucho. Nada más lejos de la realidad. Esa etiqueta la han usado y seguirán usando al máximo, pero cada vez con menor efecto. Lo que ha perjudicado a VOX durante años ha sido el muro de silencio en que han tratado de encerrarlo los demás partidos. Pero ese muro se ha roto a pesar de todos los cuentos de “extrema derecha”, y por tanto da ahora a VOX la oportunidad de hacerse oír de los españoles, contraatacar y demostrar el carácter antidemocrático y antiespañol de los partidos de la memoria histórica. Nada podría ser más peligroso que dar explicaciones y justificarse ante las argucias del frente popular. Hay que poner a este en situación de intentar justificarse, y eso es hoy perfectamente posible.

Vacilar hoy o perderse en cuestiones menores podría ser nefasto.

Mitos de la Guerra civil, los (Bolsillo (la Esfera))Por Que El Frente Popular Perdio La Guerra CivilLos Mitos Del Franquismo (Historia)

*************

Dos reflexiones contrarias sobre la muerte.

El filósofo persa  expresa ideas como esta:  Admitamos que hayas vivido cien años dichoso /  y que vayas a vivir otros cien más / ¿Cuál es tu destino?  O bien: Por este mundo disparatado / cuyas únicas puertas son la noche y el día, /
¡cuántos altivos sultanes fastuosos y opulentos / pasaron un instante, y luego se marcharon!  Y pronto sobre las cenizas de todos nosotros ha de crecer la hierba. El destino, tan parejo a la necesidad que busca la ciencia y las ideologías, de la que ya hablamos algo en el blog comentando la obra de Lev Shéstof Atenas y Jerusalén. Así lo expresa Jayam: El dedo del destino tan solo una palabra /escribió antes de irse /  Nada, ni la inteligencia, ni el amor, ni la compasión, hará que se retracte / No hay lágrimas bastantes para poder borrarla.

   De ahí la protesta:  Si ha sido Dios el que creó los seres / ¿Por qué tan pronto ha que destruirlos? /  Si son feos e imperfectos, ¿quién tiene la culpa? / Y si bellos y buenos, ¿para qué aniquilarlos?  Preguntas para las que no hay respuesta y que sin embargo están presentes y obsesivas en el fondo de la consciencia humana:  Muchos santos y sabios pasáronse la vida / discutiendo del mal y del bien. /Pero el eco burlose de ellos cual de falsos profetas /  y sus bocas se llenaron de polvo.

Comparemos expresiones como las anteriores con unas reflexiones angustiadas  de Tolstoi por la muerte de su hermano Nicolái:

“Él estaba en lo cierto cuando nos decía que nada hay peor que la muerte. Y cuando uno piensa bien y se da cuenta de que la muerte es, al fin y al cabo, el final de todo, entonces ve que nada hay peor que la vida. ¿Qué sentido tiene luchar y esforzarse si de lo que fue N. N. Tolstoi no ha quedado nada para él?  Nunca dijo que la muerte se acercaba, pero yo sé que estaba al acecho de cada uno de sus pasos (…) Apenas unos minutos antes de morir se quedó dormido y de pronto se despertó y con terror susurró: “¿Pero ¿qué es esto?”. La había visto, estaba siendo engullido por la nada. Y si él no encontró nada a que asirse, ¿qué encontraré yo? Menos todavía Y con toda certeza ni yo ni nadie lucharemos hasta el úlimo minuto contra ella como lucho él (…)  Mil veces me digo: “Dejemos que los muertos entierren a los muertos”; algo tiene uno que hacer con las fuerzas que aún le quedan, pero no se puede convencer a una piedra de que caiga hacia arriba (…)  ¿Qué sentido tiene todo si mañana se presentarán los suplicios de la muerte con toda la bajeza de la cobardía, la mentira, el autoengaño, y terminarán en la inexistencia, en la nada para uno mismo?

” Es curioso. Sé útil, sé honrado, sé feliz mientras vivas, se ha venido diciendo desde hace siglos, y también nosotros; y la felicidad,  y la honradez, y la utilidad  están en la verdad, y la verdad a la que yo he llegado después de treinta y dos años de existencia es que la situación en la que alguien nos ha puesto es el más horrendo engaño, la peor maldad para la que no encontraríamos palabras (nosotros, los liberales) si una persona pusiera a otra en esa misma situación. Que se alabe a Alá, a Dios, a Brahma. Así es el benefactor. “Hay que tomar la vida como es” “No fue Dios, vosotros mismos os pusisteis en esa situación”. Pero ¡cómo! Si yo tomo la vida como es, como la condición más ordinaria, la  más repugnante, la más embustera. Y que no fui yo quien se puso en esa situación  lo demuestra que hace siglos que tratamos de creer que esto está muy bien, pero en cuanto el hombre alcanza un grado superior de desarrollo, deja de ser estúpido, le queda claro que todo es absurdo, un engaño, y que esa verdad que, pese a todo, él ama por encima de cualquier cosa, esa verdad es horrible. Que en cuanto la ves mínimamente bien, con cierta claridad, despiertas y con terror exclamas, como mi hermano: “¿Qué es esto?”

    “Claro que mientras hay ganas de comer, uno come; y de cagar, uno caga; mientras existe el deseo inconsciente y absurdo de saber y de decir la verdad, uno intenta saberla y decirla. Esto es lo único que me ha quedado del mundo de la moral, más allá no pude ir. Es lo único que haré, solo que no en la forma del arte. El arte es una mentira y yo ya no puedo amar una bella mentira”.

No cabe duda de que estos pensamientos de Jayam y Tolstoi, muy contrarios entre sí,   son muy dignos de reflexión. De hecho constituyen líneas del pensamiento humano desde siempre. Al parecer sin salida  

************

 

Creado en presente y pasado | 84 Comentarios