Historia criminal del PSOE (II): El PSOE pierde las elecciones y opta por el terrorismo (a) /Peligro para VOX

Las elecciones de noviembre de 1933, después de dos años de caos y violencias izquierdistas, dieron una abultada mayoría a la derecha, representada sobre todo por  la CEDA  y el Partido Republicano Radical de Lerroux. Los partidos republicanos de izquierdas se vinieron abajo, y el PSOE cayó de  115 a 59 escaños. La lección que extrajeron los socialistas (salvo Besteiro, a quien marginaron Prieto y Largo Caballero) fue que había llegado la hora de imponer la “dictadura del proletariado”, es decir, del propio PSOE, para implantar un régimen de tipo stalinista, muy admirado entonces los socialistas. Largo Caballero, principal líder del partido, comenzaría a ser llamado el Lenin español.

Parte del plan de acción consistió en el terrorismo, a cargo de las Juventudes socialistas. A principios de febrero, la dirección de estas envió a sus secciones una circular: “Estamos en pleno período revolucionario (…) Nuestras secciones tienen que colocarse en pie de guerra”. En adelante las circulares debían interpretarse como “órdenes”, y  la primera de ellas consistía en organizar  “milicias juveniles armadas”  con “disciplina rígida e inflexible”, pues “la revolución se organiza como una guerra”, de la que las juventudes serían “la principal fuerza de choque”. Informaba de la decisión de “articular un movimiento revolucionario de acuerdo con la dirección de Partido Socialista” y por la “implantación del poder totalitario del proletariado”.  La revista de las Juventuides Renovación  repetía machaconamente: “¡¡Estamos en pie de guerra!! ¡Por la insurrección armada! (…)  La guerra civil está a punto de estallar sin que nada pueda detenerla”. Etc.

Cuatro meses antes, en octubre del 33, se había fundado la Falange por José Antonio Primo de Rivera. Este era un joven  abogado de 30 años, buen prosista, con cierto espíritu poético y un escepticismo intelectual poco adecuados para un líder fascista. No muy admirador de Mussolini, y menos aún de Hitler, creía que la época liberal tocaba a su fin en el mundo, y que algo parecido al fascismo libraría a España de una revolución bolchevique  y le abriría una nueva época de gloria e influencia.  Su escasa convicción se mostraba también en su reiterada disposición a ceder el papel de caudillo regenerador del país a Gil-Robles o incluso a Prieto o Azaña. A su juicio, el país estaba enfermo y decaído por falta de espíritu patriótico, y él insistía en su mensaje por un especial sentido del deber.

Su programa tenía más contenido estético que práctico, y había de realizarse por voluntad de una élite rectora ejemplar, con espíritu  “mitad monje, mitad soldado”. Trató también de formar una élite intelectual, literaria y de pensamiento.  Sumó pocas adhesiones. En 1934 se unieron a la Falange las JONS (Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista) fundadas por Ramiro Ledesma Ramos, , joven matemático e intelectual, este sí resueltamente fascista. Pero ni separados ni juntos lograron hacerse con un espacio político significativo, y pronto se dio una lucha por el poder de la que Ledesma salió expulsado.

A pesar de su debilidad, o por eso, la Falange fue elegida por los socialistas como blanco preferente de su terrorismo, hasta crear una espiral de violencia. Si uno atiende a las versiones históricas difundidas por los Preston, Juliá, Tuñón de Lara, Sheelagh Ellwood  y compañía, los causantes de esa espiral habrían sido los falangistas, de quienes se invocan frases como “la dialéctica de los puños y las pistolas (cuando se ofende a la justicia o a la patria)”, ocultando cuidadosamente los propósitos anteriores  socialistas de extrema violencia en pro de un régimen a la soviética. Tagüeña lo explica algo mejor: “Las calles se ensangrentaban con motivo de la venta de FE, órgano de Falange Española, ya que grupos armados socialistas estaban dispuestos a impedirlo. Hubo algunas represalias (…) pero los falangistas  llevaron, al principio, la peor parte”. Los socialistas asesinaban para impedir la expresión ajena. Actualmente se contentan con planes para multar y encarcelar.

Ya durante la campaña electoral de noviembre del año anterior, un joven de las JONS había muerto acuchillado en Daimiel por  socialistas, y José Antonio había salido ileso de un atrentado que había dejado  un muerto  y una mujer herida grave. En enero, nuevos atentados aumentaron el número de víctimas, con asesinatos como el de un joven de 18 años por vérsele comprar el periódico FE. Sistemáticamente, los socialistas envolvían sus atentados en denuncias victimistas de supuestos crímenes “fascistas”. El socialista Hernández Zancajo era particularmente agresivo en las Cortes, y José Antonio le replicó el  1 de febrero: “Frente a esas imputaciones de violencias vagas, de hordas fascistas y de nuestros asesinatos y nuestros pistoleros, yo invito al señor Hernández Zancajo a que cuente un solo caso con nombres y apellidos. Mientras yo, en cambio, digo a la Cámara que a nosotros nos han asesinado a un hombre en Daimiel, otro en Zalamea, otro en Villanueva de la Reina y otro en Madrid, y está muy reciente el del desdichado capataz de venta del periódico FE, y todos estos tenían nombres y apellidos, y de todos se sabe que han sido muertos por pistoleros que pertenecían a la Juventud socialista”.

Los atentados continuaron. En enero y febrero cayeron otro falangista en Éibar  y uno más en Madrid, aparte de varios heridos. José Antonio trataba de frenar el ansia de venganza de sus seguidores: “Una represalia  puede ser lo que desencadene en un momento dado (…) una serie inacabable de golpes y contragolpes. Antes de lanzar así sobre un pueblo el estado de guerra civil, deben los que tienen la responsabilidad del mando medir hasta dónde se puede sufrir y desde cuándo empieza a tener la cólera todas las excusas”.  El gran problema era que el gobierno, pese a estar en manos del centro-derecha, no cumplía su responsabilidad elemental de investigar y perseguir a los agresores, con los que estos adquirían una gran sensación de impunidad y las víctimas quedaban desamparadas.

La respuesta de Falange se limitó a peleas a puñetazos, asaltos a locales de la FUE, colocación de banderas de Falange en sedes socialistas, etc. El 9 de febrero un militante del PSOE asesinó a Matías Montero, jefe del sindicato universitario falangista. La crispación subió de tono, pero tampoco entonces estalló la represalia. Los monárquicos alfonsino incitaban a la Falange ridiculizando las siglas FE como “Funeraria Española” y a José Antonio como “Juan Simón”, por la conocida copla. Trataban de empujar a la Falange a hacer el “trabajo sucio”. Ellos habían dejado caer sin resistencia a Alfonso XIII, de hecho lo habían empujado a huir, y poco después conspiraron con plena ineptitud contra la república. En marzo de 1934 planearían con apoyo de Mussolini  un golpe armado que quedaría en agua de borrajas. Dada su escasa afición al riesgo, los alfonsinos trataban de apoyar otros movimientos desestabilizadores (incluso anarquistas, según el monárquico Sainz Rodríguez). Para su frustración, José Antonio declaró  oficialmente que Falange “no se parece en nada a una organización de delincuentes ni piensa copiar los métodos de esas organizaciones”.

Pero la situación empeoraba.  Las juventudes socialistas recibían entrenamiento paramilitar en las afueras de las ciudades y organizaban paradas  como una en San Martín de la Vega, reseñada el 10 de julio en El Socialista: “Uniformados, alineados en firme formación militar, en alto los puños, impacientes por apretar el fusil (…) Un poso de odio imposible de borrar sin una violencia ejemplar y decidida, sin una operación quirúrgica”.

En marzo y abril perdieron la vida más falangistas  en diversos puntos del país, quedaron heridos por bomba cinco obreros de la imprenta que tiraba FE,  y el propio José Antonio escapaba por los pelos de un nuevo atentado. Y la lista siguió alargándose.  Entonces  el líder falangista encargó a Juan Antonio Ansaldo, un aviador monárquico de reciente afiliación,  la formación de grupos armados. El 3 de junio, Ansaldo revistaba a 800 jóvenes dispuestos: “El entusiasmo que reinó  aquel día fue inigualable. La sensación de triunfo que produjo en aquellos hombres desafiar en modo abierto y decidido leyes y fuerzas republicanas, se les reflejaba en los semblantes y miradas de orgullo y esperanza”, recuerda Ansaldo. Así nació la “Falange de la sangre”. Y comenzaron las represalias..

(Todas las citas en Los orígenes de la Guerra Civil, ed. Encuentro).

*******

**VOX es el único partido que se ha opuesto a la liberticida ley de memoria histórica. Por eso creo que debería apoyar el manifiesto expuesto en este blog y reproducido más abajo, dar la mayor difusión posible a la historia que iremos exponiendo aquí  y al estudio Por qué el Frente Popular perdió la guerra. Porque señalar como criminal la historia del PSOE es un paso, pero  en ese libro está fundamentado intelectualmente, y de poco serviría si solo accedieran a él unos pocos.    

 ** VOX debiera tener en cuenta que su mayor enemigo es el PP, y cometería un gran error si aceptase la “división de votos” que se les propone: los “moderados” o de centro, para el PP, los radicales para VOX. Esa trampa es peligrosa. El centrismo del PP nunca ha significado otra cosa que la estafa a sus votantes para seguir las políticas del PSOE y de los separatistas. Nunca dejó de ser así, año tras año, década tras década. Es tan solo el auge de VOX, que quisieron impedir a toda costa y finalmente en vano, lo que mueve al PP a intentar todo tipo de manejos y mañas, como el de la mesa del Congreso, trampas en que han caído muchos comentaristas. El PP, partido de señoritos resabiados e indecentes que han vivido del voto más inútil, emplea y empleará  contra VOX las maniobras más viles, que nunca osó aplicar al PSOE y los separatistas. El PP quiere recuperar a cualquier precio su poder y sus dineros y sabe muy bien que quien los pone en peligro es VOX. Hacer caso de sus nuevos cantos de sirena sería fatal para la única alternativa actual al régimen zapaterista.

 ********

Manifiesto contra una ley tiránica y por la regeneración democrática

La exhumación de los restos de Franco  se presenta como un acto de democracia, pero el mero hecho de que  se justifique en una llamada ley de memoria histórica radicalmente antidemocrática, revela por sí solo la realidad política e histórica del designio. Dicha ley pretende imponer a la sociedad una versión partidista del pasado español, pretensión solo compatible con regímenes del tipo de Corea del Norte, la Cuba castrista o la Venezuela de Maduro. Constituye una ofensiva contra las libertades de opinión, expresión, investigación y cátedra garantizadas por la Constitución. Ofensiva que el actual gobierno, presidido por un Doctor ficticio, pretende completar con persecución penal a cuantos discrepen de sus extraños conceptos de la democracia y la historia.

El contenido de esa ley es una valoración negativa del régimen anterior y de su principal figura, Francisco Franco. Quizá sea demasiado pronto para tener una perspectiva histórica ecuánime sobre Franco y su tiempo, pero no debe ocultarse que las valoraciones de la ley proceden sobre todo de propagandas del antiguo Partido Comunista –el mayor enemigo del franquismo y  única oposición real a él, que no la tuvo democrática significativa– y de grupos separatistas. Tampoco debe olvidarse que el comunismo ha perpetrado crímenes monstruosos y aplastado las libertades  más básicas. Y lo hizo, cabe recordar, en nombre de un peculiar concepto de democracia, llamada “socialista” o “popular”. Estos datos permiten calibrar la solvencia de sus valoraciones, que ahora intentan implantarse como dogmas desde el poder. Intentan imponer un viejo totalitarismo so pretexto de “combatir” a un régimen finado hace cuarenta años, y que ya es parte de la historia de España

Hemos podido comprobar en estos años efectos de dicha ley tales como la utilización manipuladora y emocional de las víctimas de un solo bando y el ensalzamiento de auténticos asesinos como defensores de la libertad; el impulso a los despotismos, ilegalidades y golpismo separatistas; exigencias de censura en los medios contra la libertad de expresión; adoctrinamiento ideológico totalitario en las escuelas; incentivación de odios sociales reminiscentes de los que desgarraron la república, manifiestos en ofensas y ataques a locales, iglesias y sentimientos religiosos de gran parte de la población; justificación de los crímenes de ETA e incremento de agresiones, asaltos, incluso ya algún asesinato ultraizquierdista; y, en general una perturbación creciente del ambiente social y político.

   Desde hace años se oyen en la sociedad clamores de regeneración democrática frente a evidentes abusos y degradación política, condensados precisamente en la citada ley. Por todo ello, y en nombre de la necesaria regeneración, los abajo firmantes exigimos la urgente derogación de una ley tiránica,  incompatible con la libertad y la igualdad de todos los españoles. Es preciso acabar con esta peligrosa anomalía, hija de una propaganda totalitaria y falseadora de la historia,  que amenaza gravemente la convivencia cívica en paz y en libertad.

 

Creado en presente y pasado | 5 Comentarios

Historia criminal del PSOE (I) / “Razón libertaria” / Iglesia e Hispanidad.

¿Qué le parece la frase de Abascal sobre la historia criminal del PSOE?

–Me parece muy descriptiva. Y que uno de los grandes errores de la democracia fue haber ocultado cuidadosamente esa historia, por izquierda y derecha desde la transición.  La derecha, lo más que ha hecho son algunos pellizcos de monja, para a continuación seguir las iniciativas políticas del PSOE. Ya con Suárez,  con Aznar y no digamos con Rajoy. Por consiguiente, esa historia debe ser conocida, la he tratado en libros, pero iré haciendo un amplio resumen en el blog. Ya que ellos insisten mucho en la historia, para falsificarla y justificar así sus desmanes actuales, es preciso insistir en ella para restablecer la verdad, porque de la verdad va a depender que la democracia o la propia España salgan adelante.

Me temo que ni sus libros ni su blog van a contribuir gran cosa a ese fin. Los grandes medios y la universidad están en sus manos.

–Sí, esta derecha de señoritos chulillos, ignaros  y cutres ha entregado los medios y la universidad a la izquierda y los separatistas. Por lo tanto es preciso redoblar los esfuerzos contra todo eso. El gran problema que encontramos siempre es el mismo: mucha gente ve con más o menos claridad, que la sociedad sigue un camino siniestro, pero encuentra la excusa para no hacer nada al considerar eso de los medios y la universidad. En lugar de encontrar ahí un estímulo para esforzarse. Espero que haya suficientes lectores del blog para difundir esta historia a todos los niveles. Y hay que hacerlo con valor y tenacidad.

No obstante, condenar al PSOE en bloque parece excesivo. De todos modos, sus miembros son personas como los demás, con sus vicios y virtudes.

–Sí, son personas como las demás, y eso quiere decir que al menos parte de ellas pueden recapacitar. Porque los socialistas son los primeros que ignoran la historia de su partido. Pero eso tiene poco que ver con el asunto. No estamos hablando de personas particulares, sino de su acción de conjunto como partido.  También está claro que no todo lo que hizo el PSOE está mal, pero si hacemos un balance entre lo que ha hecho bien y lo que ha hecho mal, lo segundo pesa mucho, muchísimo más que lo primero.

Diga algunas cosas que ha hecho bien.

–Por ejemplo: aunque en la práctica sus medidas siempre han perjudicado a los obreros, su misma demagogia ha servido para plantear la necesidad de mejorar las condiciones de vida sociales, cosa que, paradójicamente, han hecho más bien las derechas, sobre todo en el franquismo. Pero creo que las derechas, por sí mismas, apenas se habrían preocupado. También han expandido el gasto público en medidas sanitarias, en  la enseñanza universitaria y otros aspectos beneficiosos en principio. Claro que lo han hecho con una gran dosis de corrupción y destrozando el nivel intelectual de la enseñanza, pero el mero hecho de aumentar el gasto ha sido bueno. Ahora bien, el PSOE ha sido el partido que, con el terrorismo anarquista y los separatismos, más contribuyó a hundir el régimen liberal de la Restauración, con el que España iba saliendo adelante. Y forzó así la dictadura de Primo de Rivera. Luego, en la república, fue el partido que dinamitó la democracia y la mera convivencia, con su pistolerismo, su insurrección, sus fraudes electorales y sus asesinatos, siempre en compañía de los separatismos. Fue el partido que causó la guerra civil, porque la quiso y la organizó, el que puso al Frente Popular bajo la tutela de Stalin, el que organizó el robo sistemático del patrimonio artístico y de bienes particulares… Y el que desde la transición se ha ocupado sobre todo en destruir el estado de derecho matando a Montesquieu y desacreditando a la democracia mediante una corrupción masiva, el incumplimiento o desvirtuación de las leyes, el terrorismo de gobierno, la colaboración con los separatismos, el rescate de la ETA… Claro que ha podido hacerlo gracias a que el PP nunca ofició de verdadera oposición, sino de compinche. Compinche despreciado por el propio PSOE y los separatistas, pero compinche.

Ha olvidado usted decir que colaboró con la dictadura de Primo de Rivera.

–Eso, precisamente, hay que anotarlo a su favor. Entonces, por unos años, el PSOE se convirtió en un partido razonable con una acción fructífera. Aunque fuera en contra de sus presupuestos doctrinales, o precisamente por eso. Fue la única época en que el PSOE obró positivamente. Ah, y durante el franquismo, en que hizo a los españoles el enorme beneficio de desaparecer dentro del país, sin imitar a los comunistas, que sí lucharon, y de entretenerse en el exilio disputándose sus  jefes  los inmensos tesoros robados a la nación. Realmente ha sido lo más positivo que hizo el PSOE en su historia, colaborar con Primo de Rivera y desaparecer bajo el franquismo. En conjunto ha sido el partido más nefasto y perjudicial para España en el siglo XX y lo que va del XXI.

Habrá quien se pregunte a qué se debe eso.

–De manera muy escueta, le recordaré que en la Transición hubo un altercado interno en el PSOE sobre el marxismo.  Como le dificultaba ganar votos, fue abandonado en apariencia. En la práctica nunca lo fue. Jamás ha habido un análisis de lo que supuso esa teoría en la historia realmente criminal de ese partido. Pero eso lo analizaremos al final de esta serie. Empezaremos por los hechos concretos. Y empezaremos también por la guerra civil, para remontarnos luego más atrás.

***********

Libertarismo

Al exponer en mi último libro las ideologías en confrontación durante la guerra civil he señalado un rasgo importante de cada una de ellas, aunque no tendría por qué ser definitorio y en parte resulta algo arbitrario. Así “la razón igualitaria” en el marxismo, “la razón económica” en el liberalismo, etc. Pero alguien me ha criticado lo de “la razón libertaria” en el anarquismo, puesto que libertario  es sinónimo de ácrata. Como si pusiera “el liberalismo o la razón liberal”.  Pero no es lo mismo. En primer lugar, al  señalarlos como razones, estoy excluyendo de ellos el elemento religioso, pues todas afirman asentarse en la razón humana. Y el libertarismo es el contenido profundo de la anarquía: defiende la absoluta independencia o soberanía del individuo con respecto a la sociedad. Su lógica podría ser algo parecido a esto: “yo tengo mi vida, que se acabará un día, y no puedo supeditarme a las normas o intereses de otros, que mermarían y deformarían mi propia existencia. Nadie puede tener autoridad sobre mí, ya que nadie es superior a mí, aunque quiera invocar a su favor a un dios inexistente para limitar o destruir mi libertad. La mayoría de la gente se somete a las normas que otros imponen, y lo hace por ignorancia de sí mismo y por cobardía. Yo debo realizar los deseos que la naturaleza ha puesto en mí, sin ninguna limitación externa, salvo las que yo mismo me imponga si lo tengo a bien“. Por eso la figura del bandido ha gozado de tanto aprecio tradicionalmente en medios anarquistas. Como vemos, tiene mucha relación también con el sentimiento del yo, del que hemos hablado un poco recientemente. Cosas como estas ayudan a entender la conducta de la CNT-FAI en la guerra.

**************

Nueva historia de España: de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))

Iglesia e Hispanidad

Usted considera entonces que la Iglesia está en contra de España y de la Hispanidad.

–Usted no lee bien. Lo que digo es que España, la Hispanidad y la Iglesia católica son cosas distintas y a veces opuestas, como ahora mismo. Pero históricamente España no solo  ha sido católica, sino la mayor defensora y difusora del catolicismo en los siglos XVI-XVII. Y aun entonces con choques bastante graves con la Iglesia. Hoy, desde hace mucho tiempo, no puede plantearse de esa manera una política o gran política. El franquismo cometió un grave error al identificarse demasiado con la Iglesia. Tenía necesariamente que reivindicar su importancia, pero sin esa identificación que se demostraría  casi suicida.

Pero ha dicho que los misioneros dejaban de lado la lengua y cultura españolas.

–En gran medida fue así. Claro que de un modo u otro contribuían a extenderlas, pero de modo secundario. El ejemplo mejor lo tiene en Filipinas, donde las órdenes religiosas tuvieron un poder extraordinario. Y allí el español casi ha desaparecido, porque solo se hablaba en los medios españoles  en algunas ciudades y en sus círculos próximos. De ahí que a los useños les fuera tan fácil ir marginándolo e implantando el inglés, y hoy ni siquiera es lengua oficial por respetar la historia. Las oficiales son el inglés y el tagalo, creo. Pero en definitiva todo eso es secundario hoy. Se trata de plantear  si es posible hacer algo serio con la hispanidad, yo creo que sí, pero hay que partir de una apreciación realista de dónde estamos.

 

Creado en presente y pasado | 20 Comentarios

Sobre la Hispanidad

En su blog habla usted muy poco del concepto de Hispanidad, y sin embargo debería  entrar en su concepto general de nacionalismo español…

–Ramiro de Maeztu acuñó el concepto de Hispanidad relacionándolo fundamentalmente con el catolicismo, como hacían Menéndez Pelayo y otros. Pero lo único que realmente une a estos países es el idioma y diversos rasgos culturales relacionados con él.  Si fuera por la Iglesia apenas existiría algo como la Hispanidad. Los misioneros se preocuparon muy poco de propagar la lengua y cultura españolas, aprendían las lenguas indígenas y predicaban en ellas. En el sentido, tan básico, del idioma, la Hispanidad se consolida después de la independencia, un dato paradójico porque los gobiernos independientes eran muy hispanófobos. Pero necesitaban un instrumento para consolidarse como nuevas naciones, y el idioma era esencial. La historia está llena de esas paradojas.

Luego, habría que excluir al catolicismo

–No, el catolicismo es un hecho histórico y cultural que no se puede dejar de lado ni minusvalorar, aunque esté retroceso en toda América y en España, sobre todo después del Vaticano II, y no se le vean trazas de mejorar. Pero no es un hecho político ni económico ni ideológico. El catolicismo es universalista, y para él la cuestión de España o de la Hispanidad es accidental. A mí me asombra que Menéndez Pelayo dijera que sin el catolicismo España volvería a las tribus prerromanizadas, cuando, en sus mismas narices, los separatismos eran tan católicos como él mismo. Y cuando la unidad cultural de España se consiguió básicamente con la romanización antes que el cristianismo.

Pero la base lingüística es insuficiente, ya que, como vemos, ni España ni Hispanoamérica pueden ser hoy un modelo civilizatorio para nadie. Muchos dicen que es por el abandono o pérdida de importancia política del catolicismo.

–Digamos que España e Hispanoamérica comparten otro elemento de unión, muy negativo por lo demás: unos siglos XIX y XX harto desastrosos, con alguna que otra excepción. Esto requiere un análisis en profundidad, que no puede abordarse a base de retórica grandilocuente. Hoy, lo que priva en occidente, incluso en el conjunto del mundo,  es el modelo anglosajón. España no puede ser “amiga y aliada” de los anglosajones, por todo tipo de motivos. Tampoco debe ser su enemiga. Se trata de conseguir una situación de mutuo respeto y hasta algo de indiferencia. Pero el problema de fondo es cultural: la potencia cultural del mundo anglosajón, desde el cine a la ciencia o el pensamiento o la técnica, es tremenda, en lo bueno y en lo malo. La potencia cultural o creativa del mundo hispánico en cambio es muy endeble, casi insignificante en comparación. Se apoya en el elemento puramente cuantitativo del número de hablantes, está cada vez más satelizada a la anglosajona y tiene la rémora psicológica de la leyenda negra, que ahora patrocina el jefe católico  Pancho I de la Pampa, para más inri.

¿Ve usted perspectivas de cambio?

–Algunos chispazos, muy pocos, aunque esperanzadores. Desarbolar la leyenda negra es muy importante y algo se va haciendo desde mi Nueva historia de España. Por supuesto, ya Julián Juderías y otros hicieron una gran labor, pero puede decirse que estaba prácticamente olvidada. Ahora los libros de Roca Barea, Iván Vélez, Pedro Insua y otros ayudan a cambiar las cosas. En el franquismo se combatió la leyenda negra,  pero con gran debilidad intelectual. Y desde la transición, sobre todo, ha predominado abrumadoramente su aceptación, en la universidad, los medios y la política.  Incluso Julián Marías defendía la labor histórica de España en los siglos XVI y XVII, pero sin gran entusiasmo. Para él lo mejor era el siglo XVIII, cuando España perdió su originalidad creativa;  y especialmente el reinado de  Carlos III, que supuso un golpe muy fuerte a la cultura en España, sobre todo con la expulsión de los jesuitas, pero no solamente. Reivindicar un pasado ciertamente importante en la historia del mundo es esencial, pero si de ahí no salen más que grandilocuencias y retórica, poco adelantaremos. La cuestión es mucho más de fondo. Y parte muy importante de ella es para nosotros la cuestión del franquismo. Mi libro reciente Por qué el Frente Popular perdió la guerra termina con un epílogo: hay que superar el falso debate  de la democracia en la guerra civil para sustituirlo por el de la significación histórica del franquismo, que ya he abordado en Los mitos del franquismo, pero requiere más profundización, lógicamente. Esto es también importante para el ámbito cultural hispánico. 

Nueva historia de España: de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))Los Mitos Del Franquismo (Bolsillo)

************

Por qué el Frente Popular perdió la guerra civil  (Causas y consecuencias históricas)

 Índice

  Introducción

                      Primera parte: Análisis militar-político

 Capítulo I: Qué fue el Frente Popular

Capítulo II: Fuerzas en presencia y fracaso de las milicias,

    “         III: La pugna por la ayuda exterior

   “          IV: El Frente Popular logra defender Madrid

    “         V:  Franco ataca al Norte cantábrico

   “          VI: Los comunistas derrocan al “Lenin español”

    “          VII El segundo Gobierno de la Victoria pierde el norte

    “          VIII De la victoria imposible al “Resistir es vencer”

    “          IX: Teruel: de una victoria a un gran desastre

    “          X: La última oportunidad del Frente Popular: el Ebro y Munich

    “          XI Un derrumbe apocalíptico

    “          XII Algunas observaciones clave

    Segunda parte: Los hombres que…

 Cap. XIII: Importancia de las semblanzas y biografías

“       XIV: Manuel Azaña o la demolición de la España tradicional

“       XV: Cuatro jefes militares de las izquierdas

“       XVI: Tres líderes  socialistas: Largo Caballero, Negrín y Prieto

“       XVII: Dos dirigentes comunistas: José Díaz y Jesús Hernández

“       XVIII:Dos protagonistas del anarquismo; Durruti y García Oliver

“       XIX: Dos representantes del separatismo: Aguirre y Companys

“        XX: Tres damas de la revolución: La Pasionaria, Margarita Nelken y Federica                  Montseny

                          Tercera parte: Las grandes cuestiones del conflicto

 “        XXI:  ¿A quién perteneció la legitimidad?

“        XXII: Europa ante la contienda de España

“        XXIII: Genocidio y terror

“        XXIV:  Los intelectuales, la destrucción cultural y la represión de posguerra

“        XXV: Consecuencias: el exilio y reconstrucción

                         Cuarta parte: Una guerra de ideologías

 “        XXVI: Origen y significado de las ideologías

“        XXVII:  El marxismo o la razón igualitaria

“        XXVIII: El anarquismo o la razón libertaria

“        XXIX: La razón de las razas separatistas

“        XXX: El liberalismo o la razón económica

“        XXXI: El fascismo o la razón jerárquica.

“        XXXII El nacionalcatolicismo o la razón relativizada

 Conclusión: Un nuevo frente popular y un nuevo Gran Debate

 

 

 

Creado en presente y pasado | 19 Comentarios

Régimen de criminales y ladrones / Feminismo y Greta

Protagonistas de la Transición: “vida y destino”: https://www.youtube.com/watch?v=x8propQCOiU

***********

 He escrito este libro, Por qué el Frente Popular perdió la guerra. Causas y consecuencias históricas, y al explicarlo explico también qué fue aquel régimen, formado por partidos totalitarios y separatistas, que amenazaban la continuidad de España, de la cultura cristiana, de la propiedad privada y de la libertad más elemental.

   Como dijo Besteiro, uno de los muy escasos socialistas honrados y demócratas, el Frente Popular se asentó sobre un Himalaya de falsedades. Y el escritor liberal Gregorio Marañón, lo calificó de régimen de la estupidez y la canallería. Leyendo este libro comprenderán hasta qué punto son ciertas estas cosas, cómo el Frente Popular fue un régimen de criminales y ladrones.

 Hoy, en el 80 aniversario de la guerra, ha resurgido un nuevo frente popular de hecho,  compuesto por el PSOE, los comunistas de Podemos y los separatistas, ninguno de los cuales fue nunca demócrata y que han sumido al país en un golpe de estado permanente y amenazan la integridad nacional y la libertad de los españoles.

   El nuevo Frente Popular funciona también con un himalaya de falsedades sobre la historia. Como esas falsedades no pueden sostenerse en un debate libre y abierto, han impuesto una ley totalitaria llamada de memoria histórica que atenta gravemente contra las libertades de opinión, expresión, investigación y cátedra. Y actualmente tratan de ampliarla para arruinar con multas o encarcelar a quienes defendemos la verdad sobre aquellos sucesos.

   Considero que los españoles tenemos el derecho y el deber de conocer nuestra historia real, al margen de propagandas, a fin de cortar el rumbo disgregador y golpista que nos están imponiendo actualmente.

 Por cierto, he enviado un ejemplar del libro al actual presidente con esta dedicatoria: “Al doctor Sánchez, por si sus ocupaciones le dejan tiempo para aprender algo de la historia de su país y de su propio partido”.

******

Feminismo y Greta

**Es evidente que a las mujeres les conviene el patriarcado. Imaginen lo que sería de ellas bajo el dominio de las histéricas feministas. Como los obreros bajo el dominio de los comunistas.

**Si observan ustedes las consigna de las feministas, verán que todas giran en torno a lo genital (bolas chinas, almejas, etc.). Su pensamiento radica ahí.

**Una de las consignas de las feministas es: “prender fuego a la conferencia episcopal”. Dado que esa conferencia (con alguna excepción) se ha convertido en una banda de cacos, más o menos como el PSOE, la consigna podría ser aceptable para el ciudadano no feminista.

**El caso de la Greta: adolescentes histéricas las hay por miles o millones en el mundo. Lo significativo es que desde el papa a los grandes dignatarios –tan poco dignos– mundiales, finjan tomarla por un oráculo. Toda una revelación de por dónde va el mundo.

**Nada más eficaz contra los estafadores del “cambio climático”, hasta hace poco “calentamiento global”, que recoger sus predicciones a lo largo de los últimos 50 0 60 años.

**********

Por qué el Frente Popular perdió la guerra civil  (Causas y consecuencias históricas)

 Índice

  Introducción

                      Primera parte: Análisis militar-político

 Capítulo I: Qué fue el Frente Popular

Capítulo II: Fuerzas en presencia y fracaso de las milicias,

    “         III: La pugna por la ayuda exterior

   “          IV: El Frente Popular logra defender Madrid

    “         V:  Franco ataca al Norte cantábrico

   “          VI: Los comunistas derrocan al “Lenin español”

    “          VII El segundo Gobierno de la Victoria pierde el norte

    “          VIII De la victoria imposible al “Resistir es vencer”

    “          IX: Teruel: de una victoria a un gran desastre

    “          X: La última oportunidad del Frente Popular: el Ebro y Munich

    “          XI Un derrumbe apocalíptico

    “          XII Algunas observaciones clave

    Segunda parte: Los hombres que…

 Cap. XIII: Importancia de las semblanzas y biografías

“       XIV: Manuel Azaña o la demolición de la España tradicional

“       XV: Cuatro jefes militares de las izquierdas

“       XVI: Tres líderes  socialistas: Largo Caballero, Negrín y Prieto

“       XVII: Dos dirigentes comunistas: José Díaz y Jesús Hernández

“       XVIII:Dos protagonistas del anarquismo; Durruti y García Oliver

“       XIX: Dos representantes del separatismo: Aguirre y Companys

“        XX: Tres damas de la revolución: La Pasionaria, Margarita Nelken y Federica                  Montseny

                          Tercera parte: Las grandes cuestiones del conflicto

 “        XXI:  ¿A quién perteneció la legitimidad?

“        XXII: Europa ante la contienda de España

“        XXIII: Genocidio y terror

“        XXIV:  Los intelectuales, la destrucción cultural y la represión de posguerra

“        XXV: Consecuencias: el exilio y reconstrucción

                         Cuarta parte: Una guerra de ideologías

 “        XXVI: Origen y significado de las ideologías

“        XXVII:  El marxismo o la razón igualitaria

“        XXVIII: El anarquismo o la razón libertaria

“        XXIX: La razón de las razas separatistas

“        XXX: El liberalismo o la razón económica

“        XXXI: El fascismo o la razón jerárquica.

“        XXXII El nacionalcatolicismo o la razón relativizada

 Conclusión: Un nuevo frente popular y un nuevo Gran Debate

Creado en presente y pasado | 40 Comentarios

Méritos de la Falange / Los líderes en la historia

Protagonistas de la Transición: “vida y destino”: https://www.youtube.com/watch?v=x8propQCOiU

**********

Falange

De los cuatro partidos o familias del franquismo es probable que haya sido la Falange el que ha sufrido mayores ataques, debido a que sus afinidades con el fascismo (italiano) la hacían más vulnerable después de la guerra mundial. Sin embargo gran parte de esos ataques son puras calumnias o explotan defectos y fallos que ocurren en cualquier sistema social, de modo que si hacemos un balance, creo que los méritos pesan mucho más que los defectos. La Falange era quizá la familia o partido con  mayor sensibilidad social, muy endeble en los demás y mayormente reducida a lo que llamaban caridad. No podemos despreciar esa caridad, puesto  que se manifestaba en la red de asilos, orfanatos y hospitales mantenidos por la Iglesia, pero también es verdad que aceptaba una inferioridad de posición y condiciones de gran parte de la población, que no mejoraba al conjunto de la sociedad. El propósito de la Falange era una mejora de las condiciones generales contra, precisamente, los aspectos más viciosos y paralizantes de ese concepto de la caridad, denostado no sin razones.

     Destacaré tres grandes méritos de la Falange, entre otros: 1) La Seguridad Social, a ella debida principalmente, y una de cuyas manifestaciones fue un aumento espectacular de la esperanza de vida al nacer, que a su vez condensaba otras mejoras diversas, como la de la vivienda. 2). La gran labor de la Sección femenina en la promoción profesional, el nivel de estudios, la higiene y los conocimientos generales de millones de mujeres, y la rápida caída de la mortalidad infantil. 3) La División Azul, que protagonizó la mayor gesta militar exterior española de los últimos dos siglos, combinando un espíritu realmente heroico, cada vez más reconocido, con una conducta humanitaria hacia la población civil. La Falange destacó también en las duras condiciones de posguerra en mantener el espíritu que terminó por derrotar las presiones y el aislamiento exterior.

   No deja de sorprender la escasísima capacidad de los falangistas, desde  la transición,  para recordar estas y otras cosas, permitiendo que fueran sus enemigos quienes escribieran a su modo la historia del movimiento, a base de destacar los elementos más negativos. José Antonio, muy consciente de la importancia de la lucha cultural  e ideológica, trató de formar en torno a él un círculo intelectual de alto nivel, cosa que no logró del todo, aunque sí en parte.  Creo que él mismo lamentable el estilo algo ramplón de muchos de sus seguidores, poco dotados para la poesía o el pensamiento. La literatura, y en general la labor intelectual falangista, mejor o peor, espera un tratadista ecuánime.

Conocer lo que fue el franquismo es esencial para mantener la democracia y la unidad de España:

Los Mitos Del Franquismo (Historia)

**********

Importancia de los líderes

En su libro sobre el Frente Popular, usted dedica una parte a cierta evaluación de sus líderes. ¿Cree usted que los líderes tienen especial relevancia en el devenir histórico?

–Eso es una vieja disputa.  Los comunistas, como en el célebre poema de Bertolt Brecht, suelen negar el valor de los grandes personajes y exaltar en cambio el papel de “las masas”. No puede ser más revelador el hecho de que en los regímenes comunistas la figura del máximo dirigente adquiera proporciones casi divinas. En fin, es obvio que en todas las actividades humanas surgen personas dirigentes que asumen también las mayores responsabilidades. Por decir algo, es muy difícil concebir la Revolución rusa sin Lenin, la china sin Mao, la invasión de la URSS sin Hitler o quizá la resistencia inglesa sin Churchill.

Esos son casos muy especiales. Pero en relación con el Frente Popular no aparecen personajes de tal influencia.

–No, la impresión general es de una gran mediocridad en todos los terrenos. Recuerde que ya lo señalé como una crítica de Besteiro a los otros líderes socialistas. Pero ello no obsta para que sea preciso trazar una semblanza de los principales, ya que ellos fueron los que sostuvieron las ideas, los objetivos y la lucha del Frente Popular durante casi tres años. Una historia queda muy confusa o incompleta si no aborda al menos los rasgos principales de ellos.

¿No hay una contradicción entre considerarlos mediocres y haber resistido tanto tiempo a alguien como Franco, a quien pinta usted casi como un estratega genial?

–Lo diré de otro modo: si atendemos a sus hechos y olvidamos la palabrería y los juicios gratuitos, Franco fue uno de los militares españoles o extranjeros más destacados del siglo XX. Pero, es verdad, usted puede preguntar cómo tuvo que hacer tal esfuerzo para derrotar a otros políticos y militares francamente mediocres? La respuesta está en los líderes comunistas. Ahora, cuando examinamos a esos líderes, como José Díaz, Hernández, la Pasionaria y demás, los encontramos igualmente mediocres. ¿En qué quedamos, entonces? Los comunistas españoles tenían una estrategia, al revés que sus aliados, pero no la habían elaborado ellos, sino que provenía de la Komintern, es decir, del Kremlin, del mismo Stalin en definitiva. Y por mucho que repugne aquel sistema, sus principales jefes no tenían nada de mediocres. Su inteligencia y amplitud de comprensión de las fuerzas y objetivos en juego se muestran bien en sus logros, aunque estos tengan mucho de diabólico, por emplear esta expresión. Los líderes comunistas españoles no tenían nada de brillantes, pero sí de disciplinados, y esto ya era una ventaja sobre sus aliados socialistas, anarquistas, separatistas o republicanos de izquierda. No encontramos entre ellos uno solo que destaque, pero es que además eran muy indisciplinados. Si no es por los comunistas y tras ellos Stalin, Franco habría vencido en menos de medio año. Digamos que tampoco el personal político y militar de que dispuso Franco mostró una brillantez excesiva, aunque en conjunto sí superior a sus adversarios. Franco supo hacer grandes cosas con medios materiales mínimos al principio, y con medios humanos medianos. El más destacado intelectualmente fue Serrano Suñer, que no obstante cometió algunos serios errores y que por su propia superioridad suscitó la  aversión de muchos otros.

¿No tendría usted que haber tratado entonces más bien a los más destacados asesores militares y políticos enviados por Stalin?

–Sí se podría. Pero estos, aunque muy influyentes, eran simples mandados desde el punto de vista histórico. En el libro los menciono, así como el trágico final de muchos de ellos a manos del propio Stalin. Togliatti habría sido también un punto importante, porque era el principal agente de la Komintern. A pesar de todo ello, quienes llevaron disciplinadamente el peso de la acción fueron los comunistas españoles,  procuraron hacerlo lo mejor posible y en fin de cuentas no lo hicieron mal, hablando en términos puramente técnicos.

Hay otras visiones de la historia, más científicas, que dejan en segundo término la influencia de las personalidades, dando primacía a las influencias y desarrollos económicos, por ejemplo.

–La economía es muy importante, claro está, pero no niega el papel de los dirigentes, pues estos son también responsables de las decisiones económicas. Además, lo datos meramente económicos favorecieron enormemente al Frente Popular, sobre todo en los primeros meses, lo que hizo que estuvieran muy confiados en la victoria… que no consiguieron.  Realmente los nacionales no lograron la superioridad económica (aunque organizaran mejor la economía) hasta que conquistaron la zona norte, con la industria pesada y de armamentos, las minas de hierro, carbón y otros minerales y  numeroso personal cualificado. Por otra parte analizo una decisión económica y política más transcendental del Frente Popular, el envío del oro a Moscú, que casi nunca se examina en sus términos y consecuencias reales.

 Aun con todo ello, ¿pueden dar idea clara de los personajes unas pocas semblanzas muy condensadas? ¿No dejan fuera tal número de aspectos de sus biografías que por eso mismo se vuelven arbitrarias?

–En parte es así.  Las motivaciones,  trayectoria vital y destino de las personas son algo inagotable y en gran parte inasequibles al observador externo. Digámoslo todo: también al propio personaje, que mantiene a menudo mil ilusiones sobre sí mismo: “una cosa es lo que se piensa, otra lo que se dice y otra más lo que se hace”.  Pero la semblanza de un personaje histórico, aunque aluda necesariamente a los aspecto más personales, puede centrarse con bastante verosimilitud en su relación con los acontecimientos políticos que le afectan en medida decisiva y que a menudo son provocados por él mismo. Es lo que he querido hacer en el libro. Y repito que una historia que no preste atención a las personalidades protagonistas que orientan la acción general, es una historia mutilada.

  Las masas, en definitiva, ¿carecen de importancia?

–Tienen suma importancia, porque sin ellas no hay dirigentes, que por otra parte surgen de ellas. Pero las decisiones no las toman “las masas” o “el pueblo”, eso debe quedar claro desde el principio.  Son cosas obvias, pero a menudo se complican con problemas falsos o rebuscados.

Creado en presente y pasado | 48 Comentarios