El problema de Gibraltar no está en Londres, sino en Madrid

(Propuesta de manifiesto. Para añadir o quitar aspectos)

España soporta la única colonia en Europa, una invasión precisamente en el mismo centro estratégico de su eje defensivo Canarias-Gibraltar-Baleares. El hecho exige una reflexión en profundidad porque los gobiernos españoles, sean del PP o del PSOE, se declaran amigos y aliados de la potencia invasora, caso único en el mundo,  lo que automáticamente convierte a España en un país satélite y sin intereses internacionales propios.

Esta posición, que hoy no toleran países mucho más pobres e indefensos, se manifiesta igualmente en intervenciones militares sucesivas bajo mando ajeno, en idioma ajeno y por intereses ajenos. Recordemos las acciones en Yugoslavia o Kosovo contra un país en proceso de disgregación por fuerzas internas y externas, cuando la propia España sufre hoy, precisamente, fuertes tensiones disgregadoras. O las costosas intervenciones sin salida  en Afganistán, un país absolutamente lejano a nuestros intereses. O en  Libia que dejó al país sumido en una guerra civil y un caos que continúa, con cientos de miles de víctimas y de huidos que han agravado las crisis inmigratorias en Europa y en la misma España.  O la presencia de aviones y tanques españoles amenazando y provocando por cuenta ajena a Rusia, un país con el que no tenemos ningún conflicto como sí lo tenemos, en cambio con el que invade nuestro territorio y que es la  segunda potencia de la OTAN, en estrecha vinculación con la primera.

Debe recordarse  que en los años 60, España obtuvo en la ONU una gran victoria política al reconocerse la obligatoriedad de devolver Gibraltar a España. Dada la arrogante negativa de los invasores ingleses a cumplir la resolución,  el gobierno español cerró la frontera con la colonia, aislándola y convirtiéndola en una ruina económica, con coste político y moral añadido y creciente para los ocupantes. Esta política, que habría dado fruto con el tiempo, fue radicalmente invertida por la casta política actual, que anuló aquella victoria, abrió la verja, multiplicó las facilidades a los invasores y convirtió la colonia en un gigantesco emporio económico de empresas opacas y contrabando masivo, con cuyas ganancias ejerce una auténtica colonización sobre el entorno –al que ha hundido económicamente– y una  corrupción sistemática sobre políticos, periodistas, abogados y jueces no solo en su entorno andaluz sino en toda España. Gibraltar ha albergado reuniones de grupos separatistas españoles y no hay duda sobre la intención de Londres y la colonia de jugar con los problemas internos de España para mantener a toda costa su ilegal, humillante y parasitaria presencia en el peñón y su entorno.

El caso de unas clases políticas que no solo admiten la invasión de su territorio sino que multiplican los gestos de sumisión y zalamerías hacia el ocupante, es quizá único en el mundo. Y no se entiende sin otros rasgos, también únicos,  de esos partidos y gobiernos. Pues ninguna otra nación soporta gobiernos que en lugar de hacer frente a los separatismos disgregadores, los ha alimentado, financiado y promovido durante décadas hasta volverlos extremadamente peligrosos vaciando de estado a dos regiones y creando una situación de golpe de estado permanente desde una de las cuales, cuyas autoridades se declaran en abierta rebeldía contra el resto del país. Esos gobiernos, sean de derecha o de izquierda, han incumplido mil veces  los puntos más elementales de la Constitución que garantiza la unidad nacional, y de la democracia, amparando toda clase de ilegalidades, acosos y propagandas contra quienes les resisten. Gobiernos que, declarándose demócratas, han propiciado leyes totalitarias de estilo comunista como la de memoria histórica u ofensivas contra los derechos de las personas como las leyes de género. Gobiernos que vienen entregando ilegalmente la soberanía española a una burocracia no representativa con sede en Bruselas.

No estamos, pues, ante un asunto menor, pues se conecta estrechamente con todos los demás problemas de fondo creados por la actual casta política y que no cesan de agravarse. El problema de Gibraltar no tiene solución militar, pero tampoco lo necesita. Es indudable que  España tiene todas las bazas, sean económicas, políticas, morales o internacionales, bazas que han utilizado los gobiernos de PP y PSOE no a favor de los intereses españoles sino de los ocupantes; procurando al mismo tiempo que la intolerable y escandalosa situación quede en la ignorancia para la mayoría de la gente o sea considerado por ella como un asunto de poca enjundia.  Gibraltar ilustra la abyección y miseria moral, intelectual y política de una casta política de la que el país debe deshacerse necesariamente y cuanto antes. Y denunciar la cuestión en sus verdaderos alcances y proyecciones es el primer paso al respecto.

**********

Cómo España desafió al mundo después de la II Guerra Mundial. Había otra clase política: https://www.youtube.com/watch?v=7neo_O2PHCA

Los Mitos Del Franquismo (Historia)

********

Plataforma Memoria de Franco

En cuanto a Franco, he propuesto una plataforma informal de difusión de información histórica veraz sobre lo que fue y significó su victoria y su régimen. En este blog, en Una hora con la Historia, en varios libros como Los mitos del franquismo, La guerra civil y los problemas de la democracia y otros, he expuesto con gran abundancia datos y argumentos. Aquellos que se han convencido, y son bastantes, son casi siempre, por desgracia muy pasivos. En palabras de Julián Marías, se plantean “lo que va a pasar y no lo que pueden hacer”, que siempre es mucho cuando hay voluntad. De modo que el terreno sigue dominado por la propaganda totalitaria y antiespañola.

Un ejemplo: “Una hora con la Historia”, enfocado contra la ley de memoria histórica,  lleva años tratando de mover a sus oyentes en dos sentidos: la difusión y comentario del programa en redes y círculos de conocidos, y el apoyo económico. A estos muy reiterados llamamientos han respondido hasta ahora solo unas ochenta personas, ochenta valientes, por lo que el programa sigue siendo muy poco conocido y se mantiene económicamente en mínimos o bajo mínimos. Es preciso que eso cambie o estaremos haciendo una labor inútil. La cuenta para colaborar con el programa: BBVA, ES09 0182 1364 3302 0154 3346

 

Creado en presente y pasado | 36 Comentarios

Un debate lamentable, o VOX en la encrucijada

Cómo España desafió al mundo después de la II Guerra Mundial: https://www.youtube.com/watch?v=7neo_O2PHCA

*****************

Me repugna de tal manera la charlatanería de feria, por no decir de timadores de esquina, propia de nuestros políticos, que nunca los oigo. Hice anoche una excepción con el debate de los candidatos a la comunidad de Madrid. De los del PP, Podemas, PSOE y C´s todo está dicho y no desmerecieron unos de otros. La decepción fue Rocío Monasterio, que quedó muy floja al caer en dos trampas. En primer lugar  la tendida por el PP y algunos estrategas superficiales, según la cual VOX, C´s y PP deben ir unidos para echar a la izquierda. Está claro que si ese es el objetivo, resulta preferible votar al PP, ya que este es más experimentado y sólido como partido, mientras que VOX solo puede proclamar su “coraje” subjetivo, como ella hizo, lo cual no convencerá a casi nadie, pues el votante de derecha siempre va a “lo seguro” y le espanta la imagen de “extremismo”, como se ha demostrado en las elecciones pasadas.  Por otra parte, echar al PSOE es un objetivo negativo, que suscita cierto rechazo, y además muy mal explicado. Al PSOE le da un argumento: “Esos fanáticos no tienen otro objetivo que echarnos para ponerse ellos y recortar el gasto social”.

Por el contrario, VOX debería explicar muy claramente dos cosas con un ejemplo que tiene bien a mano y convincente para todo el mundo: que la izquierda es Venezuela, es Maduro, son los cinco millones de parados de Zapatero, etc., y que es ahí adonde conducen siempre sus políticas contra la pobreza, que siempre son contra la pobreza de ellos mismos. Y debe explicar por qué se presenta contra el PP y C´s pues el PP siempre ha aplicado las políticas del PSOE,  y C´s no ha cesado de colaborar con ese partido.  Además, creo que VOX tiene en Andalucía una experiencia de cómo se las gastan esos “unitarios contra Sánchez”. Podría decir a la desvergonzada del PP: “VOX no se presenta para quitar votos al PP. Se presenta porque el voto al PP ha sido siempre útil a las políticas del PSOE y concretamente a las de Zapatero. Por eso hace falta una alternativa. El voto al PP es el más inútil que ha habido, el voto a VOX es el realmente útil para frenar las derivas izquierdistas y separatistas”. Algo así.

En segundo lugar, cayó en la trampa de desvincular a Madrid y sus problemas de los problemas generales del país. No solo se trata de bajar impuestos, cheque escolar (que la inmensa mayoría de votantes no sabe de qué va) y medidas prácticas similares. Se trata de señalar también, y con fuerza que Madrid es parte de España, y que esos partidos son responsables de la situación calamitosa que vive el país, de golpe de estado permanente, de corrupción,  de peligro de disolución, etc.  Todo ello afecta a Madrid, no solo los problemas puramente locales. Madrid será la capital de España mientras esos partidos no logran acabar con ella.

También conviene tener una respuesta pronta a las acusaciones de fascista o de extrema derecha, y sacarla aunque los enemigos no la expresen abiertamente: “Dicen que nuestro partido es fascista o de extrema derecha. Si ser fascista o extremista de derecha consiste en defender la unidad nacional, la legalidad constitucional, las libertades básicas, entonces somos fascistas. Si el fascismo consiste en propiciar la disgregación y la pérdida de soberanía del país, la corrupción generalizada, el ataque a la libertad con leyes totalitarias como las de memoria histórica o las de género, y agredir y acosar al discrepante, entonces los fascistas son ustedes”. Es la única forma de romper el efecto del ataque y volverlo contra sus autores dejando claras las cosas. Pero constato que en VOX la acusación de “fascismo” o “franquismo” suscita un miedo que podría convertir a ese partido en un PP algo más “extremista”.

Hay un tema que debería haberse tocado, y es la profanación de la tumba de Franco. Ahí el argumentario podría ser algo así:  ”El gobierno trata de exhumar, que es una forma de profanar, la tumba de Franco. No vamos a entrar en la valoración de su obra, aunque sí a señalar que casi todo lo que se viene diciendo contra él son falsedades elaboradas por la propaganda comunista, su única oposición real mientras duró el régimen y hoy aceptada sin crítica por demasiada gente. Sí diremos que esa profanación se planea con arreglo a una ley, la de memoria histórica, que es totalitaria porque en Corea del Norte o Cuba o Venezuela se puede dictar la historia desde el poder, pero en una democracia no. Y que dicha profanación lleva consigo otras profanaciones: la de los derechos de la abadía y de la familia y finalmente la del estado de derecho. Es normal que separatistas, comunistas tipo Podemas y PSOE  o la ETA legalizada estén de acuerdo en esas profanaciones, pues nunca han sido partidos democráticos, pero es también natural que quienes nos consideramos demócratas, nos opongamos. Y que lamentemos que la Iglesia, a la que Franco salvó del exterminio, o la monarquía, traída también por Franco después de su propia autodisolución en 1931, se pongan de perfil en este turbio asunto”.

VOX se encuentra hoy en una posición complicada y de cómo reaccione va a depender su auge como alternativa o su progresivo desinflamiento como un PP algo particular.

Los Mitos Del Franquismo (Historia)La guerra civil y los problemas de la democracia en España (Nuevo Ensayo)europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

********************

En cuanto a Franco, he propuesto una plataforma informal de difusión de información histórica veraz sobre lo que fue y significó su victoria y su régimen. En este blog, en Una hora con la Historia, en varios libros como Los mitos del franquismo, La guerra civil y los problemas de la democracia y otros, he expuesto con gran abundancia datos y argumentos. Aquellos que se han convencido, y son bastantes, son casi siempre, por desgracia muy pasivos. En palabras de Julián Marías, se plantean “lo que va a pasar y no lo que pueden hacer”, que siempre es mucho cuando hay voluntad. De modo que el terreno sigue dominado por la propaganda totalitaria y antiespañola.

Un ejemplo: “Una hora con la Historia”, enfocado contra la ley de memoria histórica,  lleva años tratando de mover a sus oyentes en dos sentidos: la difusión y comentario del programa en redes y círculos de conocidos, y el apoyo económico. A estos muy reiterados llamamientos han respondido hasta ahora solo unas ochenta personas, ochenta valientes, por lo que el programa sigue siendo muy poco conocido y se mantiene económicamente en mínimos o bajo mínimos. Es preciso que eso cambie o estaremos haciendo una labor inútil. La cuenta para colaborar con el programa: BBVA, ES09 0182 1364 3302 0154 3346

***********************

He comprado en Amazón (8 euros) los dos libros que usted anuncia, “Adiós a un tiempo” y “El erótico crimen”.  Sus recuerdos están llenos de poesía, una poesía extraña, sobria,  igual que sus poemas. Me han dejado con ganas de comprar el “Viaje por la Vía de la Plata” y “De un tiempo y de un país”, ya que usted expone allí trozos de ambos. Pero por mucho que he mirado en librerías, nada. Me han dicho en algunas que están descatalogados. ¿Es cierto? Pero quería hablarle sobre todo de la novela. Hace años leí “Sonaron gritos y golpes a la puerta”, por consejo de una amiga. Me pareció espléndida. Pero la del erótico crimen es tan distinta que me dije: ¿cómo puede haberla escrito el mismo autor? Usted habla de otro autor, Moh Ul-sih, que debe de ser chino. ¿Podría explicarlo? (…)”.  Mª L. P. G.

   No sé si esta explicación le resultará convincente, doña María Luisa: http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/ha-muerto-moh-ulsih-1893/3.html   En cuanto a Adiós a un tiempo y La Vía de la Plata, están descatalogados. Creo que podrían reeditarse, pero por el momento no hay muchas perspectivas.

Adiós a un tiempo: Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas de [Moa, Pío]El erótico crimen del Ateneo: La novela negra como la vida misma que arrasa en el mundo de [Moa, Pío, Moh, Ul-Sih]

En Amazon: https://www.amazon.es/dp/B075L82G5B/ref=sr_1_6?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1505330466&sr=1-6&keywords=p%C3%ADo+moa

 

 

 

 

 

Creado en presente y pasado | 142 Comentarios

El modelo económico franquista (I). Tres pinturas de I. Repin

El mundo contra España al terminar la II Guerra Mundial, y porqué España salió adelante: https://www.youtube.com/watch?v=crRSkT5xsHg

*************

Está por estudiar en serio la concepción y funcionamiento económico durante el franquismo. Por supuesto, los que se declaran franquistas nunca lo han hecho y casi todos los estudios hechos vienen lastrados por un antifranquismo de base. Algunos más ecuánimes, como los de Velarde Fuertes, tienen un tinte exculpatorio que los debilita. En Los mitos del franquismo he expuesto algún esbozo.

Así, quien se ocupe del caso deberá recurrir a los trabajos de antifranquistas, y en particular a las estadísticas. Las Estadísticas históricas de España tienen gran interés en cuanto a los datos, si uno prescinde de  los artículos “explicativos” de ellos. Son tres volúmenes, de la Fundación BBVA,  coordinados por Albert Carreras y Xavier Tafunell y prologados por un historiador de la “categoría” de Josep Fontana (he dedicado algún artículo a este mentecato: https://www.libertaddigital.com/opinion/pio-moa/josep-fontana-analiza-49987/ ;  https://gaceta.es/blogs/pio-moa/falsificacion-metodo-historia-josep-fontana-15022017-1639-20170215-0000/ ). Y los datos expuestos en las tablas correspondientes demuestran no solo que el franquismo tuvo un gran éxito económico, sino también el mayor antes o después, al menos en los últimos tres siglos de historia de España.

Es fácil distinguir dos etapas económicas en el franquismo, la de la autarquía hasta 1959, y la de la liberalización comercial a partir de entonces. La primera etapa suele presentarse como de hambre, atraso y miseria, en contraste con la segunda,  cuyo innegable auge económico (“el milagro español”) no se debería al franquismo (faltaría más), sino a la incidencia de las pujantes economías del resto de Europa occidental, que habría beneficiado así a España, a pesar de su régimen régimen. Entonces la economía propiamente franquista habría sido la de la miseria autárquica, mientras que la segunda etapa reflejaría una especie de claudicación del franquismo. Como de costumbre, los aspectos positivos de la época son pintados como realizados a pesar del franquismo, pintado a su vez, por otra parte, como una tiranía absolutista. La contradicción da igual a esos “analistas”.

Los datos desmienten por completo, una vez más, esa historia. En varios artículos he recogido el auge experimentado ya en los años 40, referidos a los fuertes aumentos de producción siderúrgica o de cemento, de energía eléctrica, teléfonos, vuelos en avión etc., con respecto a la república (es decir, a 1935, el mejor año republicano –con gobierno de derecha– , y no a la primera mitad de 1936, de desarticulación económica bajo el Frente Popular). Datos  condensados en estos dos: la esperanza de vida al nacer saltó de 50 a 62 años, aproximándose a la media europea, que hacia el final del régimen sobrepasaba al resto de Europa excepto Suecia; y la estatura media, tan relacionada con la alimentación, que muy pronto superó la de la república (https://www.libertaddigital.com/opinion/pio-moa/datos-de-los-anos-40-60287/ ).

Estos datos desmienten el supuesto de que la renta per cápita republicana (la de 1935, insisto) no se recobró hasta 1951, incluso 1954 o 56, según los “expertos”. Ya en los años 40 se superó sin duda alguna. Y esto tiene una importancia especial, porque fueron años en que España tuvo que afrontar las restricciones y luego el maquis y un criminal aislamiento impuesto desde el exterior, a pesar de no haber participado en la guerra mundial. En tales condiciones, los logros de aquellos años deben reputarse como verdaderas hazañas. El valor de la experiencia española debe contrastarse con la del resto de la Europa del oeste, la cual quedó arruinada (Inglaterra endeudada hasta las cejas) y estancada hasta que el Plan Marshall comenzó a reactivarla ya en 1948. Esos países no se rehicieron económicamente con sus propias fuerzas, como lo hizo España. Tal como no se habían liberado con sus propias fuerzas (la colaboración con los ocupantes nazis superó muy ampliamente la resistencia a ellos), sino por el ejército useño e indirectamente el soviético. Estos “detalles” no son insignificantes sino que marcan de lleno el período y le dan su sentido.

España, naturalmente partía de una producción y capacidad técnica muy inferiores a las de los grandes países eurooccidentales, por lo que su recuperación no alcanzó entonces el nivel de ellos, aunque en los años 60 se les aproximaba rápidamente. Pero, partiendo el bajo nivel, empeorado por la república, los índices de crecimiento del PIB fueron muy notables. Los economistas lo estiman para los años 40 entre el 1,1% anual, cifra excesivamente baja, aunque similar a la de muchos años desde la transición) y 3,8%. Ya se sabe que los economistas suelen discrepar, a veces enormemente, en sus estimaciones. En cuanto a los años 50, las estimaciones se disparan: entre el 4, 4 y el 7,25%, un crecimiento espectacular.

¿Pudo haberse mantenido, por tanto el ritmo de crecimiento “autárquico” (en gran parte impuesto por un aislamiento internacional finalmente derrotado)? La historia económica nos dice que todas las recetas ensayadas terminan agotándose,  desde el liberalismo típico al keynesianismo o la autarquía (que fue muy exitosa en Alemania bajo el nazismo, pero seguramente se acercaba ya entonces a sus límites). Hacia 1959, la economía española, cuyo crecimiento exigía  crecientes importaciones y las consiguientes divisas, había llegado a una situación límite. En tales circunstancias, el régimen, empezando por Franco, aceptó el plan que le proponían sus economistas, salidos de la primera Facultad de Económicas de España (la república no solo no se había preocupado de tal cosa, sino que había cerrado la única escuela superior de economía en la Universidad de Deusto). Ese plan suponía una liberalización muy amplia que facilitaba la inversión exterior y la relación comercial con el resto de Europa (que durante años había tratado de limitarla a España). Y el crecimiento económico fue tan fuerte que aproximó a España más que nunca a los países ricos de Europa occidental, y diversos analistas estimaban que en unos años más superaría a Italia e Inglaterra.

 En todo caso, no puede separarse en crecimiento del “milagro” del de la “autarquía”. Sin el éxito previo de esta, el milagro habría sido imposible o mucho más pequeño. Otro “detalle” que suelen olvidar los expertos.

Los Mitos Del Franquismo (Historia)europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

******

Exposición de Iliá Riepin

En Moscú visitamos una exposición en la Galería Tretiakof sobre la obra de Iliá Repin (o Riepin), probablemente el mayor pintor ruso, aunque desdeñado por las vanguardias, inferiores a él. Riepin vivió el zarismo, las convulsiones y la revolución de 1905, así como la revolución bolchevique, y sus cuadros pintan cada época con auténtica genialidad. Falta uno de sus más famosos, el de Iván el Terrible y su hijo (https://historia-arte.com/obras/ivan-el-terrible-y-su-hijo), dañado por un fanático.

Cabría extenderse mucho, pero tres me llamaron especialmente la atención por su simbolismo: una procesión religiosa en Kursk, verdadera acusación no tanto contra la iglesia ortodoxa, que también,  como contra una concepción religiosa miserabilista, de falsa humildad y resignación en la esperanza de un más allá de justicia. En especial la expresión de un tullido harapiento que avanza penosamente apoyado en  una muleta, algo desviado. Otra figura, con una vara parece indicarle que no se acerque al grupo central, donde desfilan gentes de clase media, y unos guardias, a caballo, mantienen el orden.  La mirada del tullido es fija, entre demente y desafiante, al lado de otras de humilde resignación. https://historia-arte.com/obras/procesion-religiosa-en-kursk Me hizo recordar una anécdota en las memorias de Lerroux: En el periódico donde trabajaba de joven había un poeta llamado Luna, jorobado. Un día discutían de la existencia de Dios, y alguien dijo: “Vamos a ver, el poeta señor Luna, ¿qué piensa usted de Dios?” El garabato humano saltó de la silla al suelo, se enderezó tanto como pudo, sacó de debajo de la mesa la navaja cabritera y clavándola con gesto de fiereza sobre el tablero, contestó… soltando redonda blasfemia. El gusano se levantaba iracundo contra el Creador, que había permitido que un alma altiva y ambiciosa se alojase en un cuerpo miserable y ridículo. Creyentes y ateos sintieron cruzado su rostro por el trallazo de la grosería y por el grito de Satanás rebelándose contra la injusticia divina. Por donde el blasfemo resultaba el más poseído de los deístas, confesor de la divinidad a la que injuriaba.

Aunque Repin era creyente, el cuadro fue visto como una crítica de fondo a la situación social rusa. Su punto de vista aparece mejor en el cuadro de los cosacos de Zaporoshie escribiendo una contestación al sultán turco Mehmet IV, que les ordenaba someterse a él sin más dilación. Los cosacos  le contestan con una carta llena de bromas y burlas, y en la escena se les ve sugiriendo al escribiente frases entre grandes carcajadas. Aquí no hay nada de humildad ni de resignación, ni tampoco de furia contenida, sino una vitalidad libre, humorista  y llena de confianza y audacia. Seguramente el ánimo que Repin deseaba para los suyos.    https://www.google.com/search?rlz=1C1LDJZ_enES500ES505&biw=1280&bih=913&tbm=isch&sa=1&ei=af3gXPWBKKXJgwe0nr34DA&q=Cuadro+de+R

Los comunistas explotaron las pinturas de Repin que les parecieron más útiles para su propaganda “social”, y le invitaron a volver de Finlandia, donde el pintor malvivía.  Sin embargo la opinión de Repin sobre los bolcheviques queda perfectamente expuesta en el cuadro que les dedicó: https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Bolchevik_1918_Repine.jpg

Creado en presente y pasado | 86 Comentarios

Qué fue el franquismo y por qué le debemos la democracia

P. Usted ha dicho que Los mitos del franquismo es un estudio innovador. ¿En que sentido lo es?

–Sobre el franquismo existe ya una amplia bibliografía, con tres direcciones: su condena como una especie de dictadura fascista; su condena atenuada como una dictadura que hizo algunas cosas buenas, aunque no fue demócrata; y una versión que niega los ataques de los otros, en posición defensiva. La primera bibliografía reproduce una propaganda de origen comunista y es pura bazofia, pero muy eficaz, al haber sido adoptada con más o menos matices por otras tendencias, incluidas de derecha. La segunda suele presentarse como liberal, y su condena es más moderada, pero mantiene como eje del análisis una metafísica dicotomía “dictadura-democracia”,  históricamente insostenible. Y la tercera, al ser defensiva, se ve limitada por los enfoques de los otros, sin salir de ahí o reivindicando para la actualidad un franquismo mal analizado y por hoy inviable. Mi enfoque difiere de todos ellos.

Los Mitos Del Franquismo (Historia)

P. ¿En qué difiere, concretamente?

–En todo, realmente. Considere el caso de la guerra civil, origen de aquel régimen. Se ha presentado y se sigue presentando como un conflicto entre demócratas y reaccionarios a partir de un golpismo militar. El golpe realmente lo habían dado las izquierdas y separatismos ya en octubre del 34, fracasando, y lo habían repetido con unas elecciones fraudulentas en febrero de 1936. Pero lo esencial no son esos problemas en cierto modo formales, sino lo que se dirimía en el conflicto. Y basta ver a quiénes agrupaba el Frente popular para entenderlo: se dirimía la integridad de la nación, la continuidad de la cultura cristiana, la libertad personal, el derecho de propiedad, etc. Ahora algunos necios achacan la guerra  a unos locos sanguinarios que arrastraron a los demás a una lucha sin sentido, olvidando lo que estaba realmente en juego. A ese nivel ha descendido el análisis histórico en una universidad degradada. Puede parecer asombroso que algo tan evidente como lo que representaban uno y otro bando  haya desaparecido o quedado en segundo plano en casi toda la bibliografía sobre esta historia.

P. Así, en su opinión, la cuestión de la libertad y la democracia no desempeñaron ningún papel.

–Ante todo, no confundamos libertad con democracia. La libertad es connatural al ser humano y se presenta de muchas formas a lo largo de la historia. La  democracia es un método de selección de oligarquías mediante el sufragio universal, e implica libertades políticas, además de las personales,  y también un mayor control de la persona por el estado. Es un régimen históricamente muy reciente, fruto de una orientación política ya muy antigua en Europa, presente ya en San Isidoro, de oposición al despotismo y limitación del poder. En principio es un régimen mejor que otros, y también hace menos brutales las luchas por el poder, pero, como cualquier otro régimen conocido, puede tener buenos o malos resultados. En España, la república tuvo los peores resultados posibles, abocando a una descomposición nacional y social. Por eso, identificar al bando perdedor con la democracia o inspirarse en él, desacredita la propia democracia y la vuelve imposible. En el franquismo casi nadie quería una democracia que se identificaba con la experiencia republicana y el frente popular. Nadie, excepto los comunistas, y por muy buenas razones, ya que durante la guerra se convirtieron en el elemento dirigente del Frente Popular, y esperaban repetir.

P. No obstante, hoy se reconoce a la democracia como único régimen con legitimidad, y el franquismo se oponía a ella por principio.

La guerra civil y los problemas de la democracia en España (Nuevo Ensayo)

–La legitimidad de un régimen la dan su origen y su ejecutoria. El franquismo  fue una reacción contra el golpismo izquierdo-separatista, afrontó con éxito enormes desafíos, y su ejecutoria se resume muy en breve: durante él, España mantuvo su integridad, su independencia y las raíces de su cultura histórica, olvidó los odios de la república y se transformó en profundidad, social y económicamente. Añadamos que libró a España, y con ella a una parte significativa de Europa,  de las atrocidades de la II Guerra Mundial, quedó libre de las deudas morales, políticas y económicas del resto de Europa occidental con el ejército y las finanzas useñas, así como con Stalin,  y se reconstruyó brillantemente con sus propias fuerzas en medio de una criminal  hostilidad exterior. Son hazañas de un nivel histórico desconocido en España desde la invasión napoleónica por lo menos. Pero nadie habla de estas auténticas proezas ni saca lecciones de ellas. Es más, se tiende a considerarlas males.  El franquismo tuvo muy pocos enemigos internos, aunque muchos externos, que fracasaron una y otra vez.  Explico todo esto en Los mitos… porque nadie, que yo sepa, lo ha explicado con claridad.

P. De acuerdo con eso, el franquismo debería haber perdurado, o deberíamos intentar volver a él.

–Lo que debe perdurar es cierto espíritu de patriotismo, cierto orgullo por los logros conseguidos en medio de tantas dificultades y hostigamientos, y una política dirigida a asentar sobre aquellos logros  la integridad nacional, la independencia y la democracia. Queda el problema de la raíz cultural católica, a la que España no puede renunciar… pero hoy su mayor enemiga parece ser la propia Iglesia, así que por ahí el problema no es menor que el de los separatismos, Gibraltar o la disolución en una UE también anticristiana y por ello antieuropea. No hace falta ser creyente para entender el alcance del problema. El franquismo salvó a la Iglesia directamente del exterminio y luego le concedió excesivos privilegios, difuminando la distinción entre Dios y el César y proclamando la identidad de España con el catolicismo, lo que es tanto como negar la entidad política de la nación. Ese fue uno de los fallos del franquismo, que ciertamente pagó muy caro después del Vaticano II.  

P. Volvemos a lo mismo: ¿no es incompatible el franquismo con la democracia?

–Lo que hizo inviable la democracia fueron los separatismos y totalitarismos de la república y el frente popular, con su incremento de la miseria, la violencia  y los odios sociales. El franquismo no pensaba volver a aquella democracia fallida, y sin embargo creó las condiciones para una democracia aceptable. Lo que trajo el franquismo fue una sociedad próspera, con libertad personal notable y libertades políticas crecientes, y libre de los odios del pasado. Porque el régimen democrático funciona muy mal en sociedades lastradas por la miseria y los odios, como fue la república y como está volviendo a ser ahora mismo. Sin una amplia clase media, sin una prosperidad considerable y sin unos políticos moderados y algo cultos e identificados con el país, la democracia degenera rápidamente. ¿O va usted a creer que la democracia se debe a las bandas de políticos delincuentes de que ahora “disfrutamos”. El franquismo no puede volver, por muchas razones, pero debe servir de inspiración a una democracia que sin sus logros habría sido imposible

   Hoy nos hallamos en una situación crítica: al franquismo se debe la monarquía, la pervivencia de la iglesia y la democracia. Y los actuales gobernantes, corruptos, ignorantes, autores de leyes norcoreanas y despóticas, colaboradores con los separatismos y los invasores del país por Gibraltar, promotores del golpe de estado permanente desde Cataluña… planean ultrajar los restos de Franco, mientras los monárquicos, el alto clero y los que se dicen demócratas se hacen los desinteresados. Es difícil imaginar una abyección y un peligro mayores.

************

El mundo contra España al terminar la guerra mundial. Una experiencia histórica y una lección que deben recordarse: https://www.youtube.com/watch?v=crRSkT5xsHg

Creado en presente y pasado | 94 Comentarios

La lógica del GULAG

El mundo contra España al terminar la guerra mundial. Una situación histórica que debe recordarse: https://www.youtube.com/watch?v=crRSkT5xsHg

****************

El museo del GULAG en Moscú es muy digno de visitarse. Empieza en un tercer piso, del que se va descendiendo a las plantas inferiores, con videos, audios, mapas y  explicaciones, todas en ruso y las más generales en inglés. La primera impresión es la de las puertas,  muestras auténticas  traídas de algunos campos de presos, o de casas particulares o de centros de detención: puertas que cerraban la vida anterior de las víctimas y la abrían al horror. Puertas cargadas de historia y de historias, que daban paso a la detención de madrugada, al lugar de los interrogatorios o de las ejecuciones, a dependencias de los campos… Millones de personas traspasaron aquellas puertas que marcaban su destinos. Unas veinte millones fueron enviadas al GULAG, donde, según cifras oficiales, perecieron dos millones. Para hacernos cargo, en nuestra guerra civil murieron unas 260.000 personas, y habría sufrido el GULAG más del 80% de la población española de entonces.

Todas las acciones humanas tienen un aspecto lógico, susceptible de razonarse, y  otro surgido de profundidades oscuras que no acabamos de entender bien. El GULAG, como tantos otros hechos que provocan un sentimiento de horror, encierra sin embargo su propia lógica. No empezó con Stalin, aclara el museo, sino con Lenin,  y sus apelaciones al uso masivo del “terror rojo”. Órdenes concretas inspiradas en el precedente de la Revolución francesa. Esto es importante, porque la francesa ha quedado para la historia como el modelo de las revoluciones “burguesas”, y hasta el segundo centenario de la misma se venía considerando el Terror como un elemento quizá doloroso pero necesario y en definitiva positivo para la evolución de la sociedad. Solo en ese centenario han empezado a reconsiderarse las cosas. Para Lenin, como para Stalin, el terror era una necesidad, que llegaba hasta calcular más o menos científicamente el número de asesinatos precisos, de modo que  había que rellenar la cuota como fuera, arrestando a cualquier persona.

 ¿Por qué era necesario el asesinato en masa? Por una consecuencia lógica de la doctrina marxista. El impulso profundo de la historia consistiría en la diferenciación de la sociedad en clases, con la consiguiente explotación y opresión de unas por otras,  y la lucha entre ellas, y por entonces se abría la posibilidad de construir una sociedad nueva, sin explotación ni opresión. Esta era una idea poderosa y difícil de desbancar.  Y pasar al nuevo estadio histórico exigía eliminar a las clases hasta entonces dominantes, de las cuales no podía esperarse que abandonasen sus privilegios por convicción razonada (en algunos caso, sí, pero no en general). Si se quería acceder a esa gran sociedad fantástica, la resistencia de los “parásitos y explotadores” debía ser aplastada por medios drásticos, que incluían directamente el exterminio o bien  la “reeducación” en condiciones inhumanas de trabajo forzado.

En una entrevista reciente sobre la película El círculo del poder, que describe el entorno íntimo de Stalin visto por su proyectista de cine privado, me preguntaba un joven cineasta si, en mi opinión, aquella gente creía en sus ideales o eran simples cínicos que defendían su poder a costa de lo que fuere. En mi opinión sí creían en sus ideales –que incluían, desde luego, su poder personal–. Me parece difícil defender un poder sin reparar en millones de víctimas a no ser que se crea también en el ideal declarado. Otra cosa sería la locura pura y simple, que encontraría pocos seguidores.

 Y sin embargo seguía habiendo una locura implícita. La doctrina explicaba suficientemente cómo tenían que ser forzosamente las cosas, y sin embargo las cosas nunca resultaban como estaba previsto, lo que solo podía atribuirse al sabotaje y la resistencia disimulada o abierta de los reaccionarios. El propio Lenin llegó a declarar (eso no viene en el museo):  ”parece como si condujésemos un automóvil, y el automóvil no fuera por donde queremos, como si otra fuerza extraña lo condujera”. Cito de memoria, venía a ser algo así. 

   Porque, como se explica en el museo, el contraste entre la doctrina y la realidad convertía a aquella sociedad en la de la sospecha y la denuncia. Nadie estaba a salvo de ser denunciado por supuestas actividades o actitudes contrarrevolucionarias, y ello creaba un clima social de sumisión y miedo permanentes, e incluso más entre los propios comunistas. Porque la igualdad nunca se alcanzaba. Es más, la desigualdad, no solo social sino también doctrinal, crecía al infinito. Resultaba que la gran mayoría de los que se declaraban marxistas no entendían bien la teoría y la interpretaban de maneras erróneas, desviacionistas. En rigor, solo una persona, Lenin o Stalin, sabían interpretarla correctamente y todos –salvo los saboteadores– debían estar muy atentos a sus versiones procurando a su vez aplicarlas con temor y cuidado obsesivos.

  Así, algo tan fácil de entender y constatar en la vida real como las desigualdades socioeconómicas, y la obligación moral de suprimirlas –obligación que se habría vuelto realizable entonces, de acuerdo con la teoría científica–, daba lugar a un sinfín de complicaciones de pesadilla.  

   Desviando un poco la cuestión, en Moscú se encuentra un gran parque conocido por sus iniciales “Vedenjá”, dedicado a los logros económicos del socialismo en agricultura y ganadería. Es un espacio monumental ajardinado, con amplias fuentes y  un tono por así decir helenístico, con abundancia de columnas, culminado al final en un museo del espacio y rodeado por grandes edificios de los estilos tradicionales de las repúblicas soviéticas.  Se entra por una gran puerta triunfal, a la que sigue otra sobre la que unas figuras de un tractorista y una koljosiana sostienen en alto un gran haz de espigas. Una estatua de Lenin, un asesino de masas en definitiva, da carácter al conjunto.

Lo importante es esto: los logros económicos y en particular agrícolas, de la Unión Soviética fueron realmente insignificantes, por no decir negativos: pasaron de exportar trigo a importarlo, y las hazañas “científicas” de Lisenko  se saldaron con catástrofes productivas, lo mismo que la colectivización. Pero cuanto mayores eran los fracasos o más mediocres los logros, más se necesitaba compensarlos con exhibiciones grandiosas de propaganda. Las cosas no podían ser como eran, tenían que ser como la teoría científica había decidido.  Otro dato: una gran fuente rodeada de quince figuras doradas, femeninas, representando “la amistad entre los pueblos”. El despotismo siempre vino unido a la ñoñería.  Lo vemos hoy en España: a la ñoñería y el victimismo.

   Me recordó un poco a la Feria del Campo erigida en Madrid en el franquismo. Esta no tenía nada de la ostentación monumental del “Vedenjá”, se compone de bellas casas rurales dispersas y edificadas en el estilo de cada región. En cambio los logros agrícolas del franquismo fueron muy reales. Pero el franquismo no tenía una doctrina científica. Por eso tampoco su represión, que fue haciéndose insignificante a lo largo del tiempo, tuvo tampoco nada que ver con el GULAG. Ahora salen algunos pretendiendo comparar los campos iniciales de prisioneros españoles con los nazis o los soviéticos. No hubo nada de eso. En cambio sí hubo ya un esbozo de GULAG en campos de concentración del Frente Popular, un hecho poco investigado y del que la opinión pública apenas sabe nada.

*************

Si buscásemos la raíz de la actual degradación de la democracia y la universidad,  creo que la encontraríamos en la falsificación sistemática del pasado reciente, de la guerra civil y el franquismo. Pues una democracia que no se asiente sobre los indudables logros de ese pasado y pretenda enlazar con una república caótica y un frente popular abiertamente criminal, marcha inevitablemente a la ruina. Constato que un asunto de tal calado apenas ha recibido atención historiográfica seria,  sustituida en unos casos por mera propaganda de tipo comunistoide y en otros por  tópicos y simplezas. La comprensión del franquismo es una necesidad actual y urgente, algo que no parece comprender la mayoría. 

Los Mitos Del Franquismo (Historia)La guerra civil y los problemas de la democracia en España (Nuevo Ensayo)

 

 

Creado en presente y pasado | 113 Comentarios