Conspiranoias / ¿Vivir peligrosamente, o con tranquilidad?

 

Blog I: ¿Es el PSOE un partido democrático?:http://www.gaceta.es/pio-moa/psoe-partido-democratico-28102014-1934

**El próximo domingo, en Cita con la Historia, hablaremos de la Falange, un tema que habrá que tratar más ampliamente. 

*************************

   La conspiranoia podría definirse como la idea de algún ente o institución que concentraría toda o casi toda la maldad del mundo, explicando la permanencia del mal. El hombre vive en la atmósfera moral, del bien y el mal, sin casi percatarse de ello, como el pez en el agua. Pero el bien y el mal son abstracciones de los bienes y males concretos. Normalmente, cada cual tiende a pensar que el bien consiste en lo que conviene a sus intereses y deseos, y el mal en lo perjudicial para ellos. Este es un sentimiento primario y casi animal, pero en la práctica encontramos que el bien de unos es el mal de otros, real o imaginariamente (para el envidioso, el bien ajeno es un mal aunque no le perjudique, por tanto imaginario).  De este choque cotidiano surge la noción de justicia,  con la cual intentamos establecer un equilibrio de bienes y males entre los individuos. A un nivel más alto, pensamos en el bien y el mal vinculados a la política, que atañe a toda la sociedad, y distinguimos políticas mejores o peores, que repercuten de distintas formas impersonales sobre los individuos. De ahí el apasionamiento en torno a los partidos y sus jefes, de quienes esperamos una bondad, o les atribuimos  una maldad que tendemos a absolutizar, como se observa en las luchas electorales y más en general políticas. Hasta aquí la cosa es normal, aunque expuesta a muchos extremismos.  El análisis político busca criterios para orientarse en esa selva de situaciones, ideales e intereses.

    La conspiranoia da un paso más allá: concreta la abstracción del mal  no tanto en un partido  o personaje particular cuanto en una fuerza oculta y secreta que maneja los hilos desde la oscuridad, con una previsión absoluta en pro de intereses asimismo no muy claros  pero en todo caso  perversos. Es una conclusión aparentemente lógica, porque la sociedad y las luchas políticas tienen tantas variantes,  alternativas, cambios, contrastes entre palabras y hechos, que la mente se pierde un tanto y busca alguna causa o fuerza profunda bajo el aparente caos.  Y quizá exista esa fuerza, al modo de las leyes que explican el comportamiento de los objetos físicos. Pero esa “ley” no ha sido descubierta, quizá resulte intrínsecamente misteriosa, por lo que la conspiranoia, descontenta, busca y desde luego encuentra la razón de los males en alguna fuerza oscura, pero concreta o concretable al menos por el nombre. Una vez hallada, los sucesos malignos se vuelven de una claridad pasmosa como manifestaciones de ese mal. La idea no es muy cristiana, pues esta encuentra el bien y el mal en cada individuo, en la condición humana emancipada del instinto y al mismo tiempo condenada por haberlo superado.   

   Un caso típico es el de la masonería para muchos católicos. Es cierto que, por su propia concepción , la masonería es una especie de fe prometeica o luciferina, anticristiana;  que actúa como sociedad secreta y  por ello, conspiradora. Pero la conspiranoia cree que es la única o principal fuente de conspiraciones, identifica toda manifestación anticatólica como necesariamente masónica,  e imagina a dicha sociedad –en realidad muy dividida– como un ejército secreto disciplinado que obedece sin falta a sus jefes tenebrosos.  La conspiranoia cree que el mundo moderno, con todas sus incertidumbres, convulsiones, guerras y crímenes, es  obra de la masonería, suponiendo la existencia anterior de un estado de cosas, justo, estable, ordenado,  con cada cosa en su sitio bajo los principios católicos. Nada de ello es cierto: ni existió ese estado ideal, ni las conspiraciones  masónicas son las únicas existentes (entre los católicos abundan igualmente), ni existe una especie de gobierno secreto del mundo capaz de concentrar el mal y prever todos los cambios posibles para lograr sus objetivos. Por otra parte es muy probable que para los masones (y otros que no lo son), la Iglesia católica represente algo parecido: un mal esencial prolongado durante demasiados siglos, que atenaza la libertad y la potencia creadora  del ser humano.  El genocidio anticristiano de las izquierdas en nuestra guerra civil  permite entender el asunto. Otros objetos de la conspiranoia son el capitalismo, Wall Street, la CIA, antaño el Kremlin y el KGB, etc.  Hay muchas variantes. Lo esencial de ellas es que permiten entender los hechos más enrevesados con poco esfuerzo. Pero, eso sí, convirtiendo el análisis en una parodia.

************************

De las tres partes (De Sonaron gritos y golpes a la puerta), la que más me ha gustado es la tercera, porque describe un contraste:  entre la vida normal que le gusta a Carmen pero que a Alberto le causa rechazo, y una última aventura que termina volviendo medio loco a Alberto y le obliga a “someterse” definitivamente a Carmen. Y también por el ambiente cargado de la posguerra,  las tertulias, el fracaso de los amigos tertulianos, el del simpático Tenreiro, que  por un braguetazo también se hunde en la vida anodina de un rico de provincias, la angustia de la poetisa que siente cómo la juventud se le escapa, mismo la descripción de la misa negra, la descripción del buen obrero comunista…  Los guardias civiles parecen los menos simpáticos. Me parece la parte más rica de la novela, psicológicamente la más lograda, podría ser una novela independiente.  ¿Coincidiría usted conmigo?

Casi todos los comentarios califican la segunda parte como la más lograda, incluso algunos ven la tercera algo pesada. Pero me alegra que usted piense lo contrario.  No he querido hacer del relato una aventura todo el tiempo trepidante, la vida real no es así. El protagonista vuelve de Rusia y encuentra un ambiente tan diferente, un poco plomizo por comparación, centrado en las necesidades concretas de cada día. Tenreiro deja sus aspiraciones literarias por una vida más cómoda, los otros también van sumergiéndose en en “las convenciones y trivialidades de la vida”, cuando dos años antes parecían más  animosos. Solo la incertidumbre y las tensiones propias del posible final del franquismo  hacia la terminación de la guerra mundial, alteran un tanto un ambiente  que Alberto encuentra anodino. Él mismo da por concluida su juventud inquieta y trata de acomodarse a un modesto y rutinario pasar. No lo consigue del todo.  Lleva  demasiados años de vida insegura y peligrosa, que le atrae, y la tentación de salirse del carril participando en la lucha contra el maquis  le puede, aun si con ello arriesga destruir su matrimonio, pues Carmen apenas puede ya soportarlo. Pero llega al final de su carrera de peligros dando con lo que menos podía esperar, un golpe definitivo que cierra su  juventud volviendo a su comienzo. Es entonces cuando “se somete”, si así quiere verse. Queda abierta la cuestión de si es preferible una existencia calmada, rutinaria y aceptablemente productiva, o “vivir peligrosamente” como recomendaba Nietzsche. Sería un tema interesante de discusión para los lectores. Alberto se da cuenta igualmente de que le falta el estímulo intelectual de Paco, y su carrera posterior como profesor de filosofía también se hunde en la mediocridad.

Comparaba  Zgzna a Paco  con Nietzsche en el sentido de que este, bajo sus apelaciones, era un hombre atormentado y timorato, con lo cual también Paco resultaría débil bajo su apariencia. Pero el amigo de Alberto cumple bastante bien los requisitos nietzscheanos, es arrojado y desinhibido. No obstante, le hunde la culpa por  la catástrofe que provoca. Eso le pasaría al más templado, salvo que al mismo tiempo fuera un tanto brutal psíquica y moralmente, al modo de muchos personajes literarios del siglo XX.

Creado en presente y pasado | 168 Comentarios

¿Salir del euro? / Ambigüedad de “Carmen”

Blog I: Para empezar a entender el franquismo:http://www.gaceta.es/pio-moa/empezar-entender-franquismo-26102014-2001 

******************************

Nuestros políticos nos metieron en el euro asegurándonos que garantizaría una prosperidad ya  permanente y sin apenas altibajos. Como en España se ha instalado una masiva hispanofobia y todo lo que contribuya a destrozar nuestra soberanía o nuestra cultura es recibido con alborozo, prácticamente nadie de opuso, salvo dos o tres economistas (como mi amigo J. J. R. Calaza) o políticos de los que nadie hizo caso. Muchos lo aceptaron diciendo que era mejor que “Europa” (la burocracia de Bruselas) gobernase nuestra economía en lugar de nuestros corruptos políticos, que se pondrían a darle a la máquina de hacer billetes… olvidando que quienes nos metían en el euro eran precisamente  aquellos políticos corruptos supuestamente adictos a la maquinita.

El hecho es que, lejos del crecimiento estable prometido por unos politiquillos de tres al cuarto, España sufre la peor crisis de Europa después de Grecia, y que la misma está obviamente relacionada con el euro. Y también es un hecho que nadie ha dimitido ni siquiera hecho algo así como una autocrítica o siquiera un análisis de por qué las cosas han resultado al revés de lo prometido. España es el país en que ningún político se hace responsable de nada. Ciertamente, hemos entrado en una trampa de la que resulta muy difícil salir, con previsión de una crisis muy prolongada, dependiendo además en gran medida de que en el resto de Europa se mantenga el estancamiento  se acentúe. Pero el euro no solo perjudica a España, también a Francia, por ejemplo, donde existe una opinión pública cada vez más favorable a abandonarlo.  Aquí no, porque a la irresponsabilidad de nuestros políticos corresponde una escasísima formación democrática de la gran mayoría de la población. Todo el mundo está harto de la casta política por muchas razones a menudo confusas, pero quien  está encauzando el descontento es el Leninito español. Son 39 años de deseducación democrática que pueden terminar de cualquier modo.

Dejar el euro es posible, claro está, aunque ciertamente llevaría consigo serios costes. ¿Más que seguir en él? No lo sabemos, pero deberíamos tener al menos una idea. Los politicastros que nos metieron en él con promesas demagógicas  y sin el menor análisis real, deberían al menos tener un plan por si fuera preciso o conveniente salir. Pero no se pueden pedir peras al olmo: ni lo han hecho ni lo harán. Todo lo que saben hacer es horrorizarse, pensando que fuera de él no existe vida. Son así de necios, pero quienes pagan su necedad (y corrupción) somos el conjunto de pueblo español.

Tendría gracia que después de ese fanatismo ciego por el euro, este se rompiera por decisión de otros países, como Francia, y aquí nos quedásemos, una vez más, colgados de la brocha.

Unas consideraciones sobre el euro desde el punto de vista francés. (Hay que decir que cada economista dice una cosa distinta y para el profano es tan difícil aclararse como para los propios expertos) http://entrepriseemplois.fr/Documents/euro.pdf

*************************

3.-La figura de Carmen (en “Sonaron gritos y golpes a la puerta”)me parece muy ambigua: de primeras resulta simpática  con su entrega, su sentido común y su “normalidad” psíquica. Pero vista más de cerca, nos percatamos de que consigue arrastrar a Alberto a una vida vulgar, anodina. Ella tiene éxito con Alberto, pero no consigue que sus hijos  le salgan como quería, en eso fracasa. Una vez más, ¿quiere usted decir algo con eso? La primera lectura me pareció entretenida, como le he explicado, pero la segunda me ha parecido mucho más interesante, pero asimismo un tanto deprimente.

Efectivamente, la figura de Carmen –y no solo ella– puede enfocarse desde distintas perspectivas: como la de la mujer amante que sacrifica muchas cosas por su Alberto (pero también Alberto sacrifica algo por ella); como la que tiene una idea de la vida estrecha y consigue “domar” al inquieto Alberto, castrándole psíquicamente (no obstante lo que empuja a Alberto a acabar con su aventura no es solo la presión de Carmen, a la que sin duda quiere, sino, más aún, la liquidación de su padre natural); como la víctima de las aventuras de este, que ella juzga un tanto alocadas en sí mismas, aparte de detestar la violencia implícita en ellas (esto es algo en que las izquierdas estarían conformes, y sobre todo mucha otra gente  hoy, cuando la no-violencia se ha convertido en una aparente religión para muchos. Digo aparente). También se la puede ver como una heroína psíquicamente equilibrada: asume serios riesgos auxiliando a la quinta columna durante la guerra, pero después da por concluida este, y por tanto considera innecesarias nuevas heroicidades. ¿Tiene razón ella o la tiene su novio-marido? Y hay más posibles interpretaciones, como ocurre con las personas reales.

En todo caso, Carmen tiene suerte con Alberto, pero no con sus hijos. Se empeña en darles una educación y una moral católicas, pero dos de ellos salen excesivamente ansiosos de dinero, supeditando a él los principios morales que Carmen ha querido inculcarles; y el tercero resulta comunista. Los dos primeros triunfan, al menos consiguen lo principal de lo que buscaban, mientras el tercero termina un tanto lastimosamente como oscuro profesor de instituto, abandonadas sus viejas ilusiones. Esto es un grave fracaso para Carmen y su marido, desde luego, aunque este no parece haberse implicado mucho en la educación de sus hijos. Sin embargo, se trata de unos apuntes finales en la novela, más que nada sociológicos: ha ocurrido en numerosas familias  en los años 60. Se pueden sacar conclusiones políticas, pero he querido evitarlas. Sonaron gritos… no es una novela política, como sí lo fue otra con la que algunos la han comparado, indebidamente, La paz empieza nunca, de Emilio Romero.

¿Es deprimente todo esto? Una vez más hay que considerar el valor de las acciones: ¿lo tienen por la acción misma, o por su final?  Por mi parte, creo que lo primero, porque el final de las acciones humanas es siempre la muerte. Por eso no me parece haber escrito una novela pesimista, pese a todo.

 

Creado en presente y pasado | 296 Comentarios

Panorama desde el puente / La muerte de los padres

Blog I: católicos, judíos, protestantes y el trabajo: http://www.gaceta.es/pio-moa/caolicos-judios-protestantes-trabajo-debate-c-vidal-23102014-1815 

**************************

Que el PP se hunda definitivamente no es ninguna tragedia. Esperemos que la alternativa VOX cobre fuerza, claridad y buena táctica.

La semianalfabeta Susana: “Queremos extender a toda España los logros socialistas en Andalucía”: 35% de paro

Podemos es comunista: nada mejor que nazi.

Susana y Pedro podrían terminar de hundir al nefasto PSOE. Si lo lograran merecerían un monumento

Pujol no solo resume el espíritu del separatismo, también de la casta política: 30 años robando y mintiendo y “nadie” se enteraba.

Hay que ver con qué fervor se toman los desgraciados españoletes el desplazamiento de su lengua y cultura por las inglesas.

El término “Latinoamérica” refleja un propósito deliberado de desespañolizar América #NuevaHistoriaDeEspaña

Los asesinatos y asesinos de la ETA cuentan con la complicidad del PSOE y el PP. Se olvidan las evidencias.

****************************

(del otro blog)

Contesto a las dos primeras preguntas:

1.- ¿Tiene algún significado especial en “Sonaron gritos”,  alguna intención literaria, la muerte de los “dos padres” del protagonista?

Los dos mueren muy violentamente. A decir verdad, no había ninguna intención. Al empezar la novela con un episodio que se basa en un hecho real, me di cuenta de que el asesino de quien Alberto consideraba su padre –y que en cierto modo lo era: digamos el padre social— tenía que ser el padre biológico. Pero el modo de su muerte solo se me ocurrió cuando me acercaba al final del relato. Cabe preguntarse: ¿cual es el padre auténtico?  Los dos lo son, y ninguno del todo. El “padre social” carga por amor a su mujer  con el hijo que no es suyo, pero no llega a quererlo, solo a respetarlo, con distanciamiento. Ello explica en parte la considerable neurosis de Alberto y cierto distanciamiento con respecto a su madre, pues de modo inconsciente percibe que para ella él es un motivo de culpa. Por eso, posiblemente, al terminar la guerra  no se ocupa demasiado  en saber qué ha sido de ella, encargando a su tío, a quien desprecia,  que se ocupe del asunto y dando por supuesto que tanto  ella como su hermana han sido asesinadas.  Quien salva a Alberto de una neurosis más definitiva es su amigo de escuela Paco, que vuelve a salvarlo cuando se hunde psíquicamente tras el asesinato de su “padre social”.

   Alberto se entera de que va a provocar la muerte a tiros de su padre biológico  (¿real?)  solo en el último momento, y todo lo que puede hacer es abstenerse de participar en la matanza de él y sus compañeros. ¿Por qué se abstiene? Realmente nunca lo había conocido y  sabía que era el asesino de su madre, su hermana y su “padre social”. Por tanto,  podría estar justificado que tomara venganza directamente, máxime después de haberse endurecido en aventuras sangrientas. No hace nada por evitarlo –ya era demasiado tarde–  pero un tabú le impide tomar parte. No se da del todo cuenta de ello hasta después. ¿De qué se da cuenta? De que aquel personaje a quien, sin haberlo conocido, había odiado y sigue considerando que merecía  ese odio, era la causa directa de su propia existencia, de que él estuviera en el mundo;  y de que  en muchos rasgos se parece a él mismo  más de lo que le habría gustado. Lo percibe de pronto como una especie de revelación, de sentimiento profundo e inexpresable con palabras, como cuando aprende que su padre social no era el auténtico, pero de manera más demoledora para su psique. A partir de ahí decide olvidar  en lo posible aquellos diez años juveniles y “convertirse” a una vida corriente, si se quiere anodina, al lado de Carmen, seguramente violentando sus inclinaciones naturales.

       Ya le digo que no había intención planificada de desarrollar así el relato, simplemente salió de ese modo, con una lógica  poco consciente. Algún lector ha dicho que le recordaba a mitos griegos.  Paul Diel ha explicado algunos de ellos por  el contraste entre el “padre mítico” y el padre real, en esos héroes que son “hijos” de algún dios, aunque aparentemente lo sean de algún humano. El “dios” representaría los dones con que nace  la persona, que no deben nada a la educación del padre real, aunque esta pueda desarrollarlos o frustrarlos. Ahí hay una posible línea de interpretación que no seguiré ahora, porque resultaría algo complicado.

  2.- El relato es muy pesimista: casi nadie consigue lo que quiere, el ímpetu idealista juvenil termina en frustración. ¿Quiere describir con ese pesimismo una situación histórica o una situación general (“la vida lo echa todo a perder”)?

  No estoy seguro de que sea tan pesimista, aunque depende de como se mire. Desde luego, hay una frustración  mayor o menor de todos los protagonistas, pero yo diría que  ello ocurre después de una lucha, de un esfuerzo que, a pesar de todo, podría tener valor por sí mismo. En definitiva es la cuestión de si la vida tiene verdadero valor, puesto que sus esfuerzos, angustias y alegrías terminan siempre en la fosa. El protagonista, después de su última peripecia, prefiere apartar de su memoria todos aquellos avatares, pero a última hora, en la vejez, antes de morir, decide escribirlos. ¿Por qué? Obviamente porque a pesar de que no le quedan muchos años en este mundo, encuentra que aquellas viejas acciones tienen un valor y se siente culpable por su largo olvido, por el desprecio implícito no solo a sí mismo sino también a sus viejos camaradas, muertos o vivos, de los que no ha querido saber más. Es claro  que Carmen ha participado en ese deseo de olvidar, pues para ella habían sido un calvario  las peripecias de su marido, y aunque las respete por  ser parte de la biografía de él,  por otra parte le causan repulsión, porque detesta la violencia y las encuentra muy poco “cristianas”. Muerta Carmen,  Alberto se siente en algún modo liberado  y recupera , en recuerdo añorante, aquellos años perdidos. Ahora bien, ¿cuál es el valor de ellos? Eso no puede cuantificarlo nadie. Simplemente las cosas han sido así, y quizá merezcan recordarse, nadie sabría decir con certeza por qué ni para qué.  

   Paco, en contraste con su amigo Alberto, es un personaje vital, desenfadado,  ingenioso y audaz, sin traumas psíquicos, pero termina también naufragando de la manera que él menos habría querido o esperado, sintiéndose “esclavo” de un amor súbito que provoca  la desgracia de todos los implicados. Su hermana Carmen sí se sale con la suya, pero la otra hermana, Luisa, mucho más complicada, terminará de mala manera, como su padre, en la oscuridad del Gulag. También en ello ha tomado parte el padre biológico de Alberto. Cosas parecidas han ocurrido muchas veces  en la vida real, sobre todo en circunstancias tan agitadas  como las de aquellos tiempos.  Son parte de la vida. Otra cosa es que yo haya acertado a narrarlas debidamente, espero que en alguna medida sí.  

Creado en presente y pasado | 213 Comentarios

Treglown (y IV) “Explicación” de las atrocidades típicas de los ingleses

Blog I: Preguntas sobre una novela: http://www.gaceta.es/pio-moa/preguntas-novela-21102014-2123 

**************************

Voy a proponer al señor Treglown un relato simétrico al suyo sobre las muchachas “enterradas vivas” en Grazalema: Hace unos años se descubrieron en el patio de una casa inglesa los restos de numerosas personas asesinadas. Según la versión habitual, se trataba de víctimas de algún asesino en serie, cosas que pasan de vez en cuando en Inglaterra. Pero cabe la sospecha de que se trataba en realidad de católicos irlandeses liquidados por los servicios secretos de Su Graciosa Majestad. No había huellas de balas, pero probablemente fueron torturados salvajemente antes de morir y les obligaron a cavar la fosa a ellos mismos. Es sabido que, dada la eficaz guerrilla de resistencia irlandesa, los jamesbond ingleses han recurrido a todos los recursos para aplastarla, desde acusaciones con pruebas  falsas (no hace mucho salieron absuelto varios que habían pasado muchos años de cárcel bajo falsa acusación de terrorismo), hasta el asesinato puro y simple. Otro objetivo habitual ha sido capturar mujeres para utilizarlas como rehenes  con la esperanza de inducir a los republicanos irlandeses a rendirse. La ideología imperialista inglesa  era intrínsecamente brutal, mucho más que la fascista. El fascismo italiano cometió muy pocos asesinatos, pero los salvajes bombardeos británicos sobre niños, mujeres y ancianos alemanes, también franceses y anteriormente árabes en Irak y otros puntos, hablan por sí mismos, y están estrechamente relacionados con las políticas de exterminio de indígenas en Usa, Canadá o Australia,  hambrunas inducidas como en Irlanda o Bengala, expulsión de poblaciones como en Escocia y otros lugares, más antiguamente las de judíos, la piratería y el comercio de esclavos, o las feroces persecuciones contra los católicos en la misma Inglaterra, mucho más sanguinarias que las atribuidas a la Inquisición (acerca de la cual debería el señor Treglown informarse un poco).

   ¿Qué tal?  Desde luego, ni el señor Treglown ni yo tenemos la menor idea de lo que haya podido ocurrir con las muchachas de Grazalema. Solo que yo no me fío, de entrada, de las explicaciones y menos todavía de los explicadores de la  “memoria histórica”, mientras que nuestro buen profesor no solo los cree a pies juntillas, sino que les añade  sus propias lucubraciones para hacerlas más creíbles al público anglosajón, quizá más ignorante, aunque no más lleno de prejuicios,  que quien pretende informarle.

   En el artículo anterior expliqué por qué los relatos de la “memoria histórica” no son ni pueden ser fiables, sino muy  al contrario. Están elaborados por gentes subvencionadas,  muy ideologizadas y poco respetuosas con la verdad, convencidas de que contra Franco valen las más absurdas patrañas y calumnias. Algunos historiadores y yo mismo hemos demostrado una y otra vez sus embustes,  pero no parece importarles mientras tengan subvenciones y medios a su disposición: siguen en plan de fiscales cuando tendrían que estar en el banquillo. Lo cual no impide que algunas de sus acusaciones sean ciertas porque, claro está, atrocidades las cometieron los dos bandos, como pasa en todas las guerras – y, por cierto, en la SGM las atrocidades de todos los bandos superaron en enorme proporción a las cometidas en España–. Solo que aquí quienes empezaron, lo hicieron con mayor sadismo y llevaron su afición hasta asesinarse copiosamente entre ellos mismos fueron esos “republicanos” tan respetados  y llorados por quienes se sienten identificados con ellos, o sea, con sus crímenes, pues ese es el verdadero intríngulis del asunto.  Por algo definen como “víctimas” del franquismo tanto a chekistas como a los inocentes que hayan caído en unas circunstancias muy emocionales.

   El libro, por lo demás, no perdona tópico alguno, por supuesto está García Lorca –pero no el número mucho mayor de intelectuales asesinados por el Frente Popular—y empezando por el que sirve de  título a su libro, el Valle de los Caídos, sobre el que no para de soltar sandeces, desde lo de los  “presos republicanos” hasta que  está gestionado por la Fundación Francisco Franco, organismo presidido por la temible hija de Franco”. Pero este hombre ¿cómo no ha realizado el mínimo esfuerzo exigible para enterarse un poco en serio? Uno duda de si se trata del típico extranjero iluso que da con pícaros o golfos que le cuentan trolas  y él se las cree sin más,  o bien participa deliberadamente en la farsa para divertirse a costa de la credulidad del  público angloestadounidense, para el que está escrito, según él nos informa (una reseñista del NYT lo califica, como Muñoz Molina, de “un libro sagaz y sugerente” dice la mala traducción de la contraportada). El hombre cree al delincuente  Garzón “quijotesco”. Su resumen de la historia de España, con, entre otras cosas, la “feroz” conquista de América, entra simplemente en el pintoresquismo.  El libro está repleto de “datos” por el estilo, y no puedo dedicar más espacio a sus dislates porque  exigiría demasiadas entradas.

   Treglown dedica el grueso de su obra al comentario de libros y películas, en las que vierte a gusto sus prejuicios con pretensiones de sagacidad. Al menos no es tan necio de negar la existencia de una importante cultura en el franquismo (alguno de sus colegas le comentó riendo que “cabría en una tarjeta postal”); pero el esfuerzo que realiza no pasa, una vez más, de una colección de tópicos mejor o peor hilvanados. Y lo que queda es precisamente esto, aunque su sagacidad no le permita entenderlo: en el franquismo se creó una cultura importante, parte de ella antifranquista –a menudo comunistoide—otra parte favorable al régimen  y la mayor parte apolítica. Es decir, la censura no impidió una diversidad ideológica y de enfoques ni condenó a la oscuridad  ningún libro o película importante. Contra todos los mitos, fue un régimen notablemente liberal hacia la alta cultura, con una censura más bien grotesca e ineficaz. Hoy, en cambio, existen numerosas censuras y un ambiente general más asfixiante. Y no solo aquí. ¿Por qué no se han traducido libros míos al inglés o al francés, pese a no haber sido rebatidos y tratar temas sobre  los que parece haber considerable interés en esos países? Una censura semejante hubo de sufrir Orwell cuando se le ocurrió hablar de sus experiencias en España en un tono que no admitía la corrección política, es decir, la tendencia totalitaria de entonces. 

   Sobre la cultura en el franquismo diré dos cosas, aunque no sea el momento de explayarlas: fue bastante más variada e importante que en la actualidad. Y lo fue sobre todo en los años 40.  Creo que la de los 50 y posteriores fue descendiendo de nivel hasta llegar a la situación actual, que sí merece el nombre de páramo, aunque muy abundante en monte bajo.

Creado en presente y pasado | 192 Comentarios

J. Treglown (III) El turbio negocio de la “memoria histórica”, cunetas y fosas

Blog I. La vergonzosa decadencia de España:http://www.gaceta.es/pio-moa/vergonzosa-decadencia-espanola-20102014-1439

**Horarios corregidos del seminario sobre “Los separatismos  catalán y vasco, teoría y práctica”: En Centro Riojano de Madrid, Serrano 25. Cuatro sesiones, días 23, jueves; 25 sábado; 29,  miércoles; y 31, viernes Todos los días a las 19,30, menos el sábado, a las 10,30. Inscripción, 50 euros. Los separatismos son un elemento crucial en la crisis histórica que sufre España en la actualidad, y sin embargo son un fenómeno mal conocido en sus bases doctrinales y desarrollo hasta la actualidad.  Información: 915 766 766

***********************

El libro de Treglown debe de tener algunos méritos, puesto que le ha valido una dura “crítica” de Helen Graham por no encomiar lo bastante, a juicio de esta señora, el turbio negocio de la “memoria histórica”, no atacar con el suficiente empeño la censura de la época que supuestamente arruinaba  la cultura española, etc.  En rigor, Graham parece no conocer de la historia reciente de España mucho más que la propaganda de quienes se siguen llamando con plena impropiedad  republicanos y simpatizantes.  Y sobre el embarrado cimiento de esa propaganda ha elevado ella una historiografía que califica  de profesional con optimismo envidiable. Aquellos republicanos tenían de la libertad y la democracia un concepto poco alejado del stalinismo, algo que también ocurre con una tradición de intelectuales británicos, como es sabido. Pues bien,  el enfado de doña Helen se justifica porque el señor Treglown hace algunas tímidas insinuaciones de que la “memoria histórica” está politizada; o una suave crítica implícita a los “republicanos”;  o admite que la cultura española del franquismo no fue tan insignificante como se pretende.

   Pero en conjunto Treglown sigue casi plenamente la línea del antifranquismo más tópico. Su libro empieza con una impresionista visita al cementerio de San Rafael, en Málaga, donde yacen “más de  4.000 personas—en su mayoría hombres, pero también mujeres y niños— ejecutadas sin juicio previo  entre 1936 y 1955”. Explica también: “Los soldados de Franco eran una mezcla de duros legionarios españoles, mercenarios del norte de África, a los que en la región de Málaga se sumaron rápidamente las tropas rebeldes con base en la península y columnas motorizadas de la Italia fascista (…) Bombardearon el puerto de Málaga desde el aire, lo cañonearon desde el mar y luego lo invadieron por tierra. La cantidad de bajas de civiles que trataban de escapar horrorizó a los observadores más encallecidos”. Luego habla de la represión “hasta bien entrada la década de  1940 bajo el célebre fiscal Carlos Arias Navarro, el “carnicero de Málaga”.

   El siguiente capítulo empieza con la relación de “quince mujeres veinteañeras cuyos  restos  –junto con los de un chico adolescente que, según se dice en el lugar (Grazalema) fue obligado a cavar la tumba–  se encontraron en 2008 (…) No tuvieron nada que ver con la política, a menos que se considere la posibilidad de que una de ellas haya estado prometida a un republicano. Cuatro estaban embarazadas. No se asegura cómo murieron: no se encontraron balas. Si hemos de creer las narraciones de otras atrocidades en la misma región, es probable que las mujeres fueran violadas, torturadas y enterradas vivvas”. Y “explica”: “En muchos casos el motivo principal eran las represalias: en la zona había hombres leales al gobierno republicano que llevaban a cabo una eficaz campaña de guerrillas contra las fuerzas rebeldes. Otro objetivo habitual  de capturar mujeres era utilizarlas como rehenes con la esperanza de inducir a los republicanos ocultos a rendirse (…) La ideología “nacional” era intrínsecamente brutal, estrechamente relacionada  como estaba al fascismo, fundamentada en décadas de escaramuzas imperiales en Marruecos y, antes de eso, en las nociones de limpeza étnica e ideológica que se remontaba, por vía de Inquisición, a las antiguas expulsiones de musulmanes y judíos de España”. Y así sucesivamente. En suma,  Desde hace varios años España busca a sus desaparecidos. Están en todas partes, en todas las comunidades autónomas, en todo tipo de terrenos”.

   Esto es propaganda antifranquista de 24 quilates.  ¿Qué más se puede pedir? Hace falta un fanatismo exacerbado  para quejarse  del buen Treglown como hace doña Helen. Que, por cierto, fue nombrada para la cátedra Rey Juan Carlos I de la universidad de Nueva York por nuestras oficiosas  e incultas autoridades político-académicas, de cuyo nivel intelectual tenemos constantes pruebas.

   Bien, vamos a analizar estas tiradas del señor Treglown. En primer lugar un historiador, o un simple periodista, tiene la obligación de valorar sus fuentes, cosa que él no hace en lo más mínimo, sea por una culpable ingenuidad o por complicidad. Si lo hubiera intentado, se habría percatado de algunos hechos esenciales:

1.    La excavación de tumbas lleva ya al menos 14 años; De los dos últimos no tengo   datos, pero en los primeros 12 años se exhumaron 1.328 restos, que incluyen a personas presuntamente asesinadas, otros  enterrados en combate o muertos por otras causas. No se mencionan  las excavaciones infructuosas  ni los restos de inequívocos asesinados nacionales, que han sido recubiertos según testimonio de Fernando Paz

2.      No obstante la cifra, exigua para tantos años de trabajos, los excavadores pretenden que hay 100.000 o 150.000  restos por desenterrar, lo que daría para muchos decenios de tarea. Estas excavaciones están subvencionadas, lo que debe indicar algo a un historiador medianamente perspicaz. No es cierto que “España” busque a desaparecidos. Los buscan ciertos personajes poco escrupulosos, interesados en  seguir indefinidamente con el cuento.

3.      Las excavaciones han estado llenas de fraudes, algunos descubiertos y otros encubiertos. Uno de los más “fuertes” fue el del osario del barranco de Órgiva en Granada, donde habrían sido asesinados entre 3.000 y 5.000 republicanos –salían hasta testigos—y acerca del cual preparaban una gran campaña la universidad de Granada y autoridades locales, la prensa de izquierdas, redes sociales y el diario El País. El montaje se derrumbó cuando los forenses dictaminaron que los huesos eran de perros y cabras (Ver http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/la-tecnica-del-odio-1451/6.html).  Está por hacer una investigación a fondo sobre este infame negocio, aunque las cifras  y el carácter de las represiones están bien aclaradas desde  los estudios de R. Salas Larrazábal hasta los de A. D. Martín Rubio, pasando por los míos y otros. Sin conocerlos, no es posible escribir con alguna solvencia sobre estos asuntos. Un historiador medianemente serio se habría preocupado de conocer los estudios y versiones contrarias a las de estas campañas, cosa que nuestro profesor no hace en absoluto. De haberlo hecho no caería en tales trampas, a no ser que deseara  colaborar con ellas.

4.      Otro aspecto del fraude está relacionado con las subvenciones oficiales  e indemnizaciones sustanciosas a quienes se proclamen víctimas o familiares de víctimas. Es fácil entender que esas recompensas estimularán muchos “recuerdos”, a menudo de difícil comprobación, ayudados por la multitud de bulos y rumores que crean la propaganda o el simple chismorreo.

5.      Un historiador competente se percataría enseguida de que todo ese negocio tiene que ver con una “ley de memoria histórica” propia de un régimen totalitario, pero no de una democracia, por cuanto en ninguna de estas se impone por ley una versión de la historia. Quien fuera a investigar en Cuba y se contentara con los datos ofrecidos por el gobierno, se desacreditaría de inmediato. Pero en España están sucediendo cosas semejantes y casi nadie se escandaliza.

 

6.      Un historiador medianamente serio sabría que nadie fue asesinado simplemente por ser republicano, sino que aquellos republicanos eran en su gran mayoría extremistas que destruyeron la legalidad de la II República y  perpetraron innumerables crímenes y atrocidades sádicas –en Málaga, desde luego, y en numerosos lugares más –. Y que fueron ellos los que empezaron con el terror y los asesinatos bastante antes de la guerra, en plena república.  

 

7.      Un investigador de alguna solvencia se daría cuenta del revelador fraude de la “memoria” histórica con solo el calificativo de “víctimas” que se da a todos. En aquellas circunstancias es obvio que caerían algunos inocentes. Pero es también evidente que cayeron muchos más culpables, chekistas, etc.  Al igualar a todos como “víctimas”, la ley de memoria histórica se desenmascara como una ley auténticamente chekista: ensalza a los asesinos al nivel de los inocentes y rebaja a estos al nivel de los asesinos.

 

8.        En fin, por lo que respecta a Málaga, los terribles bombardeos de que habla, y todos los demás, fueron absolutamente insignificantes comparados con los de los ingleses y useños sobre la población civil alemana (mujeres, niños y ancianos sobre todo, pues los hombres jóvenes estaban movilizados). Pero parece que estos no acaban de “horrorizar a los observadores más encallecidos”. Por cierto, lo de “carnicerito de Málaga” lo inventó un periodista algo golfo “antifranquista” retrospectivo. Arias Navarro fue fiscal en Málaga antes y después de la guerra, y uno de varios, sin que haya pruebas de haber sido especialmente duro.

   Salta a la vista que escribir la historia como hacen Treglown o Graham conduce a una mezcla de chifladura y de disparate, no por ello menos dañinos. No me alargo más sobre esta cuestión. Me había propuesto no dedicar al libro de Treglown  más de tres artículos, pero le dedicaré otro más.

Creado en presente y pasado | 132 Comentarios