Ante la guerra (y II) España.

Ante la guerra (y II) España.

1. La posición de España ante la guerra que nos anuncian los jefes de la UE, no puede ser más falsa. Al igual que en los casos de Irak, Afganistán, Siria o Libia, se hace entrar en juego la cuestión de la democracia. Pero aquí deberían ser obvias dos puntos: a) que la cuestión de más o menos democracia en Rusia, corresponde abordarla a los propios rusos, de ninguna manera la va a resolver la OTAN ni la UE, como  no la ha resuelto allí donde ya ha intervenido. b) España no puede dar lecciones de democracia a nadie, siendo un país con leyes totalitarias de memoria, de género, de odio y similares, que atentan directamente contra la libertad personal y política. Bien es verdad que no hace sino seguir un camino  impuesto por la UE, a excepción de Hungría y en menor medida Polonia.

2. Asimismo, debe repetirse hasta que cale en la conciencia común, que España no es propiamente aliada en la OTAN y la UE, sino más bien servidora auxiliar de los intereses de Usa e Inglaterra. Por obra de sus gobiernos PP y PSOE, que solo dicen la verdad cuando se acusan mutuamente de corruptos.  Para estos no cuenta el hecho de que tales supuestos aliados invaden España en el punto estratégico de Gibraltar; que Usa tiene bases militares que, caída la URSS, no defienden a España y nos hacen blanco en la guerra en ciernes; que la OTAN y parte de la UE protegen a Marruecos, única nación que amenaza directamente nuestra integridad territorial, de la cual son también muy amigos tanto el PP como el PSOE. Estos gobiernos conciben el papel de España como suministradora de carne de cañón empujándola a un posible conflicto general por intereses que podríamos simbolizar en Gibraltar: no en vano convirtieron esa colonia, antes ruinosa para Londres, en emporio de negocios oscuros y corruptores de la política nacional.

3. España se encuentra en esa falsa posición porque sus gobiernos han hecho de ella un país dependiente, sin verdadera soberanía política. La han privado de un ejército nacional convirtiéndolo en ejército cipayo al servicio de intereses ajenos, bajo mando ajeno y en idioma ajeno. Más grave y profunda aún es la colonización cultural por el inglés, impulsada por dichos gobiernos, sin olvidar que la lengua oficial de hecho de la UE es dicho idioma, pese a la salida de Inglaterra. La presencia del inglés en el espacio público y en todas las actividades en España, desplazando al español cada vez más a lengua doméstica muy contaminada de espanglish, es un fenómeno creciente, alentado por dichos gobiernos, en la ciencia y la técnica, en la economía, el deporte y la cultura en general. 

4. Ante esta situación y sus evidentes peligros, no se percibe una reacción adecuada, sino más bien una atonía general. El país parece una gran masa amorfa y sin espíritu que se deja conducir como sonámbula a un cada vez más posible conflicto por intereses que ni nos van ni nos vienen. Una masa en acelerada pérdida de su identidad por la supeditación mencionada, combinada con una verdadera invasión de inmigrantes inasimilables,  so pretexto de que “pagarán nuestras pensiones”, las de una sociedad envejecida y caduca, al parecer sin ánimo de permanecer en el escenario de la historia. Ante los anuncios de una nueva guerra europea, España debe recobrar la política de neutralidad que la salvó de las dos pasadas guerra mundiales, lo cual implica al mismo tiempo recuperar la democracia y la conciencia de la propia historia y cultura. Un reto histórico que es preciso afrontar, so pena de disolución nacional.

europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

 

 

 

 

Creado en presente y pasado | Comentarios desactivados

Ante la guerra (I) Europa

La Segunda Guerra Mundial: Y el fin de la Era Europea (HISTORIA)

Ante la guerra (I) Europa

1- La guerra de Ucrania está afectando profundamente a toda Europa, mientras los gobiernos de la UE hablan de intensificarla e incluso expandirla  por el continente.  Ante esta evidencia la reacción popular y política apenas existe todavía, exceptuando a la Hungría de Orbán. Parece que todos los gobiernos están dispuestos a ampliar el conflicto catastróficamente.

2.- El argumento consiste en que Rusia, después de invadir Ucrania, prepara una invasión mayor sobre el resto de Europa, ante cuya amenaza, presentada como inevitable,  la UE debe prepararse para derrotar a Rusia, a ser posible, en Ucrania, y  si no en una guerra general. ¿Es este un argumento real o mera propaganda que esconde otros objetivos?

3. El argumento especulativo de una agresión rusa general demuestra la realidad de que los cálculos de la OTAN y la UE han fallado. Ya desde la tercera semana de la invasión afirmaron que Rusia había perdido la guerra, perspectiva con la que engañaron a Zelenski, no deliberadamente, sino porque OTAN y UE estaban convencidas de que el ejército ruso era atrasado en armas y doctrina, y sobre todo de que las sanciones arruinarían su economía, y, más aún, de que aislarían internacionalmente a Rusia, con lo que esta solo podría ir al desastre a corto o medio plazo. Tales cálculos han fallado, por lo que ahora agitan la argucia opuesta: Rusia y su ejército son tan fuertes que amenazan a todo el continente.

4. Para entender la cuestión es preciso atender a otros aspectos generales. a) Es la OTAN la que ha ido rodeando progresivamente a Rusia de bases militares, y no a la inversa; b) Los presupuestos militares de la OTAN, incluso de la UE sola, son inmensamente superiores a los de Rusia; c) Las economías de la OTAN y la UE son también muy superiores a las de Rusia, lo que les permitiría incrementar sus gastos militares actuales mucho más que a Rusia. Por lo tanto es muy poco probable –salvo improbable locura de sus dirigentes– que Rusia se proponga atacar  a potencias en realidad mucho más fuertes. Puede vencer en Ucrania, pero no más allá.

5. Debemos atender también a tres precedentes: a) Putin no quería la guerra, como demuestran los acuerdos de Minsk, de 2014,  firmados por representantes rusos, ucranianos y de la OSCE (Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa) en representación de la UE y la OTAN. Los acuerdos garantizaban la unidad de Ucrania, con autonomía para las regiones de lengua y cultura rusas, atacadas  en guerra civil por el gobierno de Kíef. Sabemos, por confesión propia, que los acuerdos fueron firmados por los occidentales con la intención de  incumplirlos y ganar tiempo para rearmar a Ucrania, es decir, para proseguir la guerra a mucha mayor escala, con la ilusión de que derrotar allí a Rusia y causarle un incalculable desastre político interno.

6. b) Todavía seis semanas después de recomenzada la guerra, en marzo de  2022, pudo llegarse a la paz sobre la base del reconocimiento de la neutralidad de Ucrania, pero el acuerdo fue saboteado directamente por Inglaterra e indirectamente por Usa, sobre la base del cálculo mencionado en el punto 3. La derrota de Rusia y la fragmentación de su enorme territorio  parece un objetivo crucial en la gran estrategia de la OTAN, especialmente de la Useña e inglesa, por razones no del todo explícitas pero que parecen relacionarse con unos vastos designios geopolíticos y económicos de hegemonía mundial. En todo caso, y a día de hoy, la percepción rusa de estar sufriendo una agresión de los “herederos” de Napoleón y Hitler,  suena bastante más razonable que la de una prevista gran ofensiva rusa sobre el resto de Europa. 

7. c) El tercer precedente consiste en las guerras mantenidas en lo que va de siglo por la OTAN, más o menos apoyada por la UE, en Serbia, y sobre todo en Afganistán e  Irak directamente, y en Libia y Siria por medio de testaferros. En todos los casos se pretextó la defensa o la expansión de la democracia como razón de esas guerras. Pero creyeran sinceramente o no en tal motivo los políticos responsables, en todos los casos el resultado ha sido  la destrucción de los países afectados, guerras civiles, cientos de miles de muertos y millones de desplazados y refugiados. Esta experiencia debería haber dado lugar a análisis más meditados y  prudentes. Sin embargo se ha llegado a la suma imprudencia con Ucrania

  8: Especial relevancia tuvo, en cuanto a Irak, la falsa acusación de poseer ese país armas de destrucción masiva, un argumento que recuerda al de las intenciones rusas de invadir la UE. Con la enorme diferencia de que Rusia sí tiene, efectivamente armas de destrucción masiva, como las tiene la OTAN. Lo que convierte la ampliación del conflicto en  el riesgo terrorífico de la mayor catástrofe de la historia, no solo para Europa sino para la humanidad. Y no se percibe una reacción suficiente ante el peligro.

europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

Si encuentra usted de interés este blog, repare en que también podría interesar a otra mucha gente, a la que no llega debido a las políticas de “cancelación”. Usted podría hacerlo llegar a algunas de esas personas.

 

Creado en presente y pasado | Comentarios desactivados

Vértigo de la vida / Reconquista improbable / Rusia y Europa (II) Cuestión de despotismos

  Dicho en pocas palabras: ¿Tiene futuro la Hispanidad?      318 – El problema de la Hispanidad | Síndrome Losantos (youtube.com)

****************

De un tiempo y de un país (IV) Vértigo de la vida

En Adiós a un tiempo incluyo, aparte de un viaje a pie por Las Hurdes y trozos sueltos del Viaje por la vía de la Plata, algunos capítulos de De un tiempo y de un país, uno de ellos el encuentro extraordinariamente casual, con las cuatro personas llegadas a Madrid con el objetivo de reconstruir el auténtico partido comunista, degenerado por el “revisionismo” burgués, según la doctrina defendida por Mao y Enver Hoxha contra los soviéticos desde que Jruschof denunció crímenes en Stalin. Procedían de un grupo llamado OMLE  (organización de marxistas leninista españoles) que se había formado en París con jóvenes al calor del “mayo francés” del 68, y en Estrasburgo con algunos viejos militantes exiliados muy críticos con Carrillo. Su trabajo en Madrid iba a ser penoso y desalentador.

   No era el único grupo “marxista-leninista” español que se había formado en Francia, dando lugar a una picaresca típica de los exilios, que aludíen el libro. Yo entonces estaba en el PCE revisionista procurando agitar la Escuela Oficial de Periodismo. Al principio me burlaba de las pretensiones de aquellos personajes, pero, ayudado por  algunas lecturas de Lenin, me percaté de que Carrilo no era más que una imitación pobre del “renegado Kautski”, y terminé uniéndome al grupillo. Todo esto de las peleas doctrinales y la agitación  me suena hoy, cincuenta y pico años después,  extraño y  poco sugestivo. Lo interesante ahora, me parece constatar la enorme improbabilidad de que fuera a topar con aquel grupúsculo perdido en una ciudad de tres millones de habitantes. Todo pasó porque yo buscaba habitación en piso compartido, porque dos de los  llegados de Francia (una pareja, ella francesa) querían compartir su pequeño piso en la calle Cartagena, para ahorrar gastos, y porque  me informó de ello un compañero de la escuela de periodismo, Fernando Bellón, que conocía indirectamente a la pareja  por un amigo “progresista” dedicado al teatro. 

Aquel azar pudo haberme costado la vida a los pocos años, como a otros embarcados en la misma nave: otro azar. Uno puede preguntarse: “¿quién soy yo?”… Cuando uno se asoma a estos abismos, siente vértigo.

De Un Tiempo Y De Un Pais - 1

*********************************

Reconquista (IV) El desenlace más probable

Otro problema que he querido exponer en La Reconquista y España lo presenta la fuerte tensión entre los impulsos integradores y los disgregadores del proceso. Me parece evidente que sin el precedente de la nación creada por Leovigildo y Recaredo, la Reconquista no habría sido posible, y también que el resultado final  más probable, con mucho, habría sido la balcanización de la península en cuatro reinos cristianos  hostiles entre sí, incluso en cinco, con uno musulmán al sur. De hecho, a tal situación había abocado el larguísimo proceso anterior. Y con él se encontraron los Reyes Católicos, que, contra mil obstáculos, rehicieron, en fin, el reino de hispanogodo, excluyéndose por poco Portugal. En ese logro histórico coincidieron dos hechos: la persistencia, pese a todos los contratiempos, del ideal integrador heredado del reino de Toledo, más el genio político, imposible de prever, de Fernando e Isabel. 

   No podemos saber cómo habría sido en concreto la historia posterior, pero sin duda habría sido muy diferente de  haber continuado la península dividida, con gran parte de sus energías gastadas en querellas internas, seguramente aprovechadas por potencias exteriores, en especial por Francia e Inglaterra, además del Imperio otomano. ¿Habría sido posible entonces el descubrimiento de América y del mundo? Quizá los portugueses, que llegaron al Japón, habrían encontrado América por Alaska. Quizá Castilla habría cruzado antes o después el Atlántico, pues tenía ya una tradición naval de primer orden, bien visible en su contienda con Inglaterra en la Guerra de los cien años. Pero ninguno de aquellos reinos habría influido en el resto de Europa, ni mucho menos alcanzado la hegemonía en ella: mucho más probable habría sido que la poderosa Francia hubiera explotado la división española para enfrentar a sus reinos entre sí  y satelizar a uno u otro.

   La contienda con Francia, herencia de Aragón, en especial de su parte catalana, fue victoriosa al asumirla Castilla, anteriormente aliada de Francia. Y no fue en Granada, sino en Navarra, apartándola del protectorado francés, donde culminó la Reconquista en su crucial  aspecto político. Estas cuestiones suelen quedar un tanto nebulosas en la mayoría de las historias, perdidas a veces entre mil detalles, aun si importantes.

La reconquista y España

*****************************************

Rusia y Europa (II) Cuestión de despotismos

De acuerdo con lo anterior podríamos  entender a Rusia como un doble parapeto: de Europa frente a las ancestrales invasiones asiáticas, y  también frente a las propias tiranías imperiales europeas encarnadas especialmente por Napoleón y por Hitler. Más que país euroasiático se diría país contra Asia y contra Europa. Pero lo segundo es sin duda exagerado, ya que la propia Rusia ha sido tradicionalmente una tiranía imperialista, incluso más acentuada que las centroeuropeas.

En general, Europa, o el resto de Europa, ha  visto a Rusia como un país enorme,  semibárbaro y despótico, amenazante por sus grandes recursos y poder militar. Este temor es especialmente agudo en los países europeos fronterizos con Rusia, que se sienten pequeños y casi inermes al lado de un coloso del que sospechan intenciones expansivas a su costa. Situación agravada tras la desintegración de los imperios centrales en la I Guerra Mundial. A su vez, los rusos han sentido tradicionalmente a la Europa occidental a la vez como una fascinación, un sistema a imitar, y como una amenaza, de la que han partido las grandes agresiones napoleónica, de la guerra de Crimea y las dos mundiales del siglo XX.

   Pero es cierto que  la tendencia despótica en Rusia y su diferencia  con las de Europa occidental vienen de muy pronto. La opción de la Rus de Kíef por el cristianismo ortodoxo tenía por consecuencia la unidad del poder religioso y el político, con predominio del segundo,  típico del Imperio bizantino. En el cristianismo católico o latino, en cambio, ambos poderes estaban mucho más claramente separados y en fuerte tensión, que llegaba a las armas. De esa tensión, difícil de armonizar,  nacieron probablemente las libertades políticas y las Cortes o parlamentos que limitaban el poder de los reyes. Esta es una tradición que en España se encuentra ya en San Isidoro y en los concilios de Toledo, y se desarrollará durante la Reconquista y más adelante en la Escuela de Salamanca.

   En el cristianismo, el poder  viene de Dios, pero obsérvese la conclusión  tan contraria de ese principio en Iván IV El Terrible  y  Francisco Suárez,  casi coetáneos: para Iván su poder, por venir de Dios, debía ser absoluto  sobre hombres y tierras, como le explicaba a la reina Isabel de Inglaterra, mientras que para Suárez, el poder llegaba de Dios  al rey a través de  la conformidad del pueblo. Una doctrina, la del jesuita español,  fuertemente desaprobada también en Inglaterra y Francia.  Como la cuestión es compleja, baste aquí señalar  algunos puntos: el protestantismo daba preeminencia al poder político (cuius regio eius religio), generando iglesias nacionales; la tendencia al poder absoluto, hasta cierto punto similar a la concepción de Iván IV  se implantó en Francia a finales del siglo XVII extendiéndose a gran parte de Europa, también a España; la servidumbre, mientras existió en Europa occidental suponía ciertos derechos de los siervos, mientras que en Rusia llegaba a una práctica esclavitud. Estas diferencias iban a acentuarse con la Revolución rusa.

europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

 

 

 

 

Creado en presente y pasado | Comentarios desactivados

Reconquista (III): Toledo / Fondo de la crisis/ Tiempo y país (III): cambio de espíritu/ Rusia y Europa (I)

Reconquista (III)  y reino de Toledo

Es muy frecuente que las historias de España en la llamada edad media (edad de supervivencia), pasen por alto o nieguen el papel del reino visigodo (desde Leovigildo) en la Reconquista, suponiendo el legitimismo visigodo invocado por los reyes un invento “ideológico” tardío, no se sabe bien por qué. Otra suposición es que el reino visigodo había quedado olvidado muy pronto después de la invasión musulmana. Suposición añadida es que el reino de Toledo se encontraba en descomposición o decadencia cuando llegaron los invasores, “explicando” así la rápida victoria islámica. No faltan tampoco los que niegan que hubiera tal invasión. Ni, por supuesto, una reconquista. Algunos aluden al hecho de que la palabra “reconquista” es muy tardía (antes se la solía llamar restauración): estas personas parecen creer que la gente no tenía cabeza antes de que se inventara la palabra para nombrarla. Es  más, tampoco existiría siquiera un concepto de España, a no ser meramente geográfico, algo así como los Balcanes, el desierto de Gobi o el mar Caspio: España, como concepto cultural o político, no habría existido hasta las fechas muy posteriores que quiera ponerle cada profesor o historiador de la galería.

Es increíble la cantidad de teorías, algunas perogrullescas, otra simplemente disparatadas, en relación con aquella invasión y la larga lucha contra ella. La actual universidad, en concreto, fabrica al respecto charlatanería a destajo, con el agravante de que muchos profesores la imponen despóticamente a los alumnos. En todas estas variadas historietas hay un fondo común, del que nacen tales teorías: la aversión a la idea de España. He estudiado un poco esa aversión, que toma gran fuerza desde principios del siglo XX y marca o contamina tanto la historiografía como las políticas y que, entre otras cosas, condujo a la guerra civil;  y actualmente a un proceso disgregador y golpista más  dañino cada año que pasa.

Por lo demás, la pregunta básica sería: ¿Por qué la historia posterior a la invasión islámica ha sido tan diferente en la península hispana y en el Magreb o las demás regiones  conquistadas y asentadas por el islam? En La Reconquista y España

La reconquista y España

**********************************************

El fondo de la crisis

**Dos manías de la derecha que prueban su inepcia analítica: el doctor “quiere el poder por el poder”, y “es un mandado” de misteriosos “amos”. Él obra así porque tiene esas convicciones. Y tampoco el PP obra por complejos. Los complejos son de sus votantes, en todo caso.

**No es cierto que el doctor quiera el poder por el poder. Eso es más bien el PP. El doctor cree tener una misión histórica: destruir la herencia del franquismo, es decir, la unidad nacional, la democracia y la monarquía.

**El fondo de toda la crisis y de toda la política española descansa sobre dos puntos de los que casi nadie quiere hablar: vindicación del franquismo como origen de la democracia y la monarquía; y urgencia de la neutralidad cuando OTAN y UE preparan una nueva gran guerra europea.

**Tradicionalmente socialistas y separatistas han ido aliados, de hecho o de derecho. A partir de Aznar se les ha unido el PP. Muchas veces lo he explicado.

**Los separatistas odian a España. Pero odian aún más a los vascos, catalanes, gallegos, andaluces, etc., que según ellos no solo estaban esclavizados por España durante siglos sino que, en el colmo de la abyección, se sentían ellos naturalmente españoles.

**La base de los separatismos vasco y catalán especialmente era la pintoresca pretensión de ser razas superiores a los demás españoles. Antes de la guerra lo decían abiertamente, después de la derrota nazi, disimulan. Pero siguen igual

**Aunque el cristianismo nunca se ha ido de Occidente, hoy no es posible definir a este por aquel, como lo era en tiempos ya bastante lejanos. En la crisis que sufre, tanto el cristianismo como Europa occidental.

************************************

Tiempo y país (III) En la transición, el espíritu había cambiado

Al terminar el franquismo me llamó la atención el abandono de todo espíritu épico por la izquierda. La lucha contra la terrible tiranía franquista, ¿no debiera haber generado un relato de esfuerzo y heroísmo? Solo el PCE podría haber intentado algo de ello, pero apenas lo hizo. En cambio triunfó enseguida el espíritu del PSOE, que podríamos llamar lúdico-hedonista, hay que decir que a un nivel muy pedestre. Así lo definieron ellos mismos. Esto me sorprendió mucho por su incoherencia, como explico en De un tiempo y de un país. Sin embargo tenía una clara lógica, por cuanto el PSOE no hizo oposición real al “régimen genocida”, pues sus dirigentes y escasos militantes se habían preocupado más bien de prosperar en él,  incluso dentro de su funcionariado, con aquel estilo diríamos entre juguetón o lúdico, y placentero, incluyendo en aquel placer la queja y la crítica a Franco. “Contra Franco vivíamos mejor”, como dijo alguno, sin percatarse de la ironía.

Para culminar la broma, el propio régimen había ayudado al PSOE a reorganizarse hacia el final. Lo había hecho por una mezcla de olvido de la historia y de esperanza de que tal partido hubiera aprendido algo de su propio pasado. Pero lo que hizo el PSOE fue tratar de torpedear el tránsito a la democracia. Si bien a la vista del fracaso,  su sentido pragmático le hizo aceptarla  a medias y por un tiempo más o menos largo. Que ya se está acabando.

Pero De un tiempo y de un país se refiere al PCE(r)-GRAPO y apenas habla del PSOE, que a efectos prácticos no existía por entonces. Nosotros, con la idea alucinada de una revolución de estilo soviético –la misma del PSOE en los años 30–, sí luchábamos con el mencionado espíritu épico contra los “genocidas”.  Lo cual alarmó enormemente a los lúdico-hedonistas, varios de los cuales habían sido confidentes de la policía franquista. Y  que hicieron lo indecible por presentar al PCE(r)-GRAPO como si se pareciese a ellos. Leyenda que perdura entre los necios, de los que ya dice la Biblia que son infinitos.

En Galería de charlatanes menciono la indignación que me produjo comprobar, en los propios archivos del PSOE, la manera, tan  desvergonzada como masiva, con que se venía mintiendo a los españoles sobre su propia historia.

De Un Tiempo Y De Un Pais - 1

***************************************************

 Rusia y Europa (I) ¿Rusia salva a Europa?

Conviene prestar atención a problemas que suscita la guerra en Ucrania, en que diversos países cercanos a Rusia se siente amenazados  por Rusia,  en que Rusia se siente amenazada por los herederos de Napoleón y Hitler, en que no acaban de estar claros los designios de la UE y la OTAN… Y que podría volverse incontrolable y extenderse al resto del continente.

Los rusófilos señalan que Rusia ha salvado a Europa en al menos cinco ocasiones: en el siglo X, cuando la Rus de Kíef optó por el cristianismo ortodoxo y no por el islam, como pudo haber ocurrido. Entonces Europa centro-occidental sufría el acoso del islam por el sur, los vikingos por el norte y los  magiares por el centro. Un islam desde el este, desde el poderoso imperio de Kíef habría podido da el golpe de gracia a una Europa acosada por todas partes. La segunda ocasión sería la batalla de Kulikovo, en el siglo XIV, primera gran derrota, aun si no todavía decisiva,  de los tártaro-mongoles, aliados en aquella ocasión con lituanos y genoveses. En general, Rusia había ido absorbiendo desde el siglo anterior lo más peligroso de las invasiones mongolas, y desde el siglo XVI su expansión por Siberia, Rusia había eliminado el peligro de las invasiones asiáticas, recurrentes durante un milenio. Pero, en general, estos beneficios han sido poco apreciados en la Europa centro-occidental, donde Rusia siempre inspiró una mezcla de aversión y temor

Cabe señalar cierto paralelismo con España, cuya Reconquista absorbió unas fuerzas musulmanes que de otro modo habrían amenazado mucho más directamente a la Europa occidental, y que, ya en el siglo XVI, tuvo a raya el nuevo empuje conquistador islámico otomano, sin que todo ello fuera muy apreciado en la Europa centrooccidental, donde primó más bien la aversión a España, mezclada con temor durante un siglo y medio, y con desprecio posteriormente. Es un paralelismo curioso, aunque, desde luego, no debe exagerarse su importancia: todos los países tienen similitudes y diferencias con otros, y desde luego la historia de España es bien diferente de la rusa.

Si venimos a los siglos XIX y XX, puede decirse que, al derrotar a Napoleón y a Hitler, Rusia habría librado nuevamente a Europa de dos opresivas tiranías. Cabe incluir la I Guerra Mundial, cuando la intervención rusa  ocupó una gran parte de las fuerzas alemanas que de de haberse volcado en el frente occidental habrían vencido probablemente a las anglofrancesas.

¿Es cierto lo anterior?  En parte sí y en parte no. Pero nos ilustra sobre varias grandes líneas de fuerza  en la historia europea y nos plantea diversos problemas, también sobre el concepto de Occidente.   Es muy llamativo que tanto Napoleón como Hitler fueran europeístas, en el sentido de aspirar a una unión europea, hegemonizada por Francia o por Alemania, la cual habría exigido la eliminación política –por lo menos política– de Rusia, percibida o pretendida como una permanente amenaza bárbara sobre Occidente.  Es significativo también que en ambos casos Inglaterra se aliase temporalmente con Rusia para derrotar a ambos europeísmo. Y hoy la historia parece repetirse, con la diferencia de que la parte anglosajona aparece unida a la europeísta contra Rusia..

Por lo que respecta a España, su contribución de la derrota de Napoleón tuvo la mayor importancia, y de otro modo la tuvo también su neutralidad en las dos guerras mundiales, particularmente en la segunda. Y hoy se le presenta el dilema de actuar como país independiente o bien supeditado a los intereses de unas potencias que son cualquier cosa menos amigas y aliadas de España

********************************************

  Dicho en pocas palabras: ¿Tiene futuro la Hispanidad?      318 – El problema de la Hispanidad | Síndrome Losantos (youtube.com)

 

 

Creado en presente y pasado | Comentarios desactivados

La UE, en vivo / Paradojas de la historia / Reconquista (II) y cine / Tiempo y país (II) Atracción del marxismo

El libro de Luis del Pino aludido el otro día se titula Yo, el difamado. Autobiografía apócrifa de un buen rey,  editorial La esfera de los libros.

**************************************

Un autorretrato de la UE

**Como decía ayer, Eurovisión define desde hace muchos años, y siempre in crescendo, la realidad profunda de la UE. La otra cara de ese aquelarre “artístico”  es el  aquelarre político:  la preparación de una nueva gran guerra en Europa, después de haber destruido países enteros, con cientos de miles de muertos y millones de desplazados. Naderías.

**https://es.sott.net/article/93506-Zajarova-Eurovision-2024-supero-cualquier-orgia-o-sacrilegio-ritual

**No es seguro que los inmigrantes vengan a pagar nuestras pensiones. Suena más probable que vengan a dar el golpe de gracia a unas sociedades seniles, decadentes y corruptas.

Paradojas

**Una doble  paradoja de la historia: la monarquía fue destruida por los monárquicos en 1931, y la república lo fue por el frente popular (que se proclamaba ultrarrepublicano) en 1934 y 1936

**Otra paradoja: el franquismo salvó a la Iglesia del exterminio, y la Iglesia terminó socavando y dejando sin futuro al franquismo.

**Una más: el PP procede directamente del franquismo, y sin embargo condenó al franquismo en 2002, por obra de Aznar. Es decir, se condenó a sí mismo.

**Otra: el PSOE y los separatistas no hicieron oposición a Franco, que sí hicieron los comunistas. Pero tras desaparecer el franquismo se han tornado antifranquistas  rabiosos. ¿Y eso por qué? Por los réditos políticos. Con la colaboración del PP

*El gran éxito de los herederos del Frente Popular (PSOE, separatistas y desde 2002 el PP), ha sido reducir a cenizas el patriotismo en gran parte de los españoles. Dicen que lo hacen por la democracia. Pero sin patriotismo nada nos uniría, y la democracia sería imposible. No en vano el frente popular fue una alianza de comunistoides y separatistas, que condujo a la guerra.

 **El PSOE se cree autorizado a mentir de forma sistemática porque pretende que su objetivo es tan sublime que merece la pena cualquier fraude si ayuda a acercarlo. También puede decirse lo contrario: el objetivo es tan falso que necesita mentir sin tasa para sostenerse.

**El mayor daño económico de la guerra civil no vino de la guerra misma, sino de los locos experimentos revolucionarios del frente popular.

************************************************

La reconquista y España

Reconquista (II)  y cine.

Un problema de la Reconquista que ha hecho perder el sentido común a muchos, empezando por  Ortega y Gasset, es el de su duración. Que durase casi ocho siglos les parece que desmiente el concepto. ¿Pero niega la duración y complejidades de un proceso su resultado? Sin duda costó mucho y con muchos altibajos, pero el resultado es que España recuperó su carácter cristiano, latino y europeo, y básicamente su unidad política, cuando lo más probable habría sido  la integración de la península en un mundo musulmán, norteafricano-oriental y de lengua árabe. El proceso que hizo posible la Reconquista, tan lleno de sucesos y personajes extraordinarios, de aventuras, complejas influencias,  azares e improbabilidades,  es único en el mundo de entonces, europeo y mediterráneo. Decía Julián Marías que muy bien podría haber dado pie a un género de cine, como el del oeste useño. No ha sido así, por falta de talento, parece.  

También es muy común una identificación excesiva del aspecto político y el religioso en la Reconquista.  La restauración política de España, no completada por la secesión de Portugal,  tardó algo más que la toma de Granada. Desde el punto de vista religioso, o si se quiere desde el interés de la Iglesia, la reunificación de España no era un objetivo prioritario. De hecho, la separación de Portugal debe mucho a los intereses de la Iglesia.

Notemos que sin la Reconquista no existiríamos cultural ni incluso personalmente. Eso le debemos. Existirían Al Ándalus y los andalusíes,  y no habríamos llegado a nacer los españoles. Ni siquiera existirían los profesores lelos que  niegan la Reconquista y prohíben emplear el término a sus alumnos. Esto no habría sido malo. Que esos profesorcillos no existieran, quiero decir.

******************************************************

De un tiempo y un país (II). La atracción del marxismo

¿Por qué ha llegado el marxismo a atraer a tanta gente y a convencer a tantos intelectuales (pensadores, historiadores, escritores en general)? Una razón muy general es que la vida humana, en cualquier régimen, provoca un fondo de malestar personal por el contraste entre lo que se quisiera y lo que es posible, complicado  por la propia condición moral del ser humano. Toda doctrina que prometa al hombre superar esas limitaciones intrínsecas, o explote indignaciones morales o personales, encontrará seguidores, como ocurre con tantas sectas y  utopismos políticos. Pero al marxismo le caracterizaba –le sigue caracterizando, pues no ha desaparecido– un complejo análisis histórico anunciador de un mundo mejor, mucho mejor.

 Ese análisis dice ser científico, y en parte lo es. Por científico suele entenderse seguro e ineluctable, y no solo en la mentalidad popular. Por esa razón, la sociedad igualitaria y satisfactoria para  los más profundos anhelos personales llegaría por la propia dinámica histórica de las masas, sobre la base “material” de la economía y al margen de los deseos,  ilusiones y esfuerzos personales, siempre tan contradictorios y mal calculados. Una consecuencia lógica parece que sería la abstención del esfuerzo personal, vuelto innecesario. Y sin embargo parece que superar el capitalismo para alcanzar la sociedad deseada ha exigido una devoción activa, a menudo arriesgada, sacrificada y aventurera. No hay menos contradicción en el carácter científico: así como la técnica se orienta por un principio de finalidad, la ciencia prescinde metódicamente de él, es decir, priva de todo sentido los procesos naturales  y sociales. También los personales. Creo que algo de estas contradicciones no muy dialécticas puede percibirse en De un tiempo y de un país.

 

De Un Tiempo Y De Un Pais - 1

 

Creado en presente y pasado | Comentarios desactivados