Debate de nada / Amor de delincuentes / Confesionalidad, ¿error del franquismo?

Debate de nada

Aguanté el debate durante un buen rato, no obstante resultar muy instructivo sobre la mediocridad general de los políticos. Fue divertido constatar cómo la testosterona corrió a cargo de las chicas, mientras los fulanos aparecían más “femeninos”: modositos, escandalizados por los insultos, tratando de mostrarse razonables y serviciales, exhibiendo aún más que las chicas su dolor por el sufrimiento de los madrileños a causa del virus, su “preocupación por las personas…”

Demagogia barata con  un presupuesto: el dinero cae del cielo y lo que cuenta es el modo de repartirlo. Y, claro, cada cual tenía su modo, supuestamente mejor que los demás: ahí radicaba el secreto de la economía “que lo es todo”, según el pensador del PP, idea, si así se la puede llamar,  compartida por los seis. Ninguna cuestión de importancia, ni la conducta criminal del gobierno en relación con la pandemia en Madrid y en general, ni siquiera la cuestión de la democracia, invocada audazmente por el Moñitos sin que nadie se la refiriese a  Maduro, Fidel Castro y el Gulag. Nada sobre el carácter del PSOE y su corrupción general. Nada, al menos nada contundente, sobre una educación basada en la ideología LGTBI y la memoria histórica… Por lo visto, nada de eso importa o debe importar “a los madrileños y madrileñas”. Algunas observaciones de Monasterio sobre el derroche económico y la violencia izquierdista, disueltas en la palabrería general.

Ayuso, pese a sus actitudes semejantes a VOX, es una política del PP, y no debe olvidarse. Pasó inadvertida su jactancia de la enseñanza bilingüe en Madrid, promovida por la patriota inglesa Esperanza Aguirre. Medida anticonstitucional en primer lugar, pues el idioma de España es el español, admitiéndose además las lenguas regionales. El inglés o cualquier otra lengua solo pueden y deben estudiarse  en la enseñanza pública como lengua extranjera. En segundo lugar, aunque la Constitución no lo dijera, esa es la realidad histórica y cultural de España, muy por encima de lo que pueda decir cualquier ley. En tercer lugar, ese bilingüismo obligatorio  es la marca  del espíritu lacayuno y servil de una clase política, en especial del PP “falto de formación histórica e ideológica”, espíritu compartido por los demás.

¿Por qué la enseñanza antiespañola y anticonstitucional? Porque se quiere inculcar desde la infancia la idea, sin decirlo, de que el inglés es el idioma de la cultura, sin el cual no se podrán obtener empleos decentes. Se trata de ir a una sociedad en la que el español quede  como lengua familiar y de subculturas.  Han avanzado mucho por ahí: la mayoría de los políticos, periodistas e intelectuales ignoran y desprecian, abierta o implícitamente  la  cultura e historia de España. Y han logrado transmitir a una gran parte de la sociedad ese espíritu miserable, que me temo existe también en VOX. Hasta el extremo de que casi nadie se percata siquiera de la gran felonía “bilingüe”, que ataca precisamente lo más básico: nuestra identidad cultural e histórica, esterilizando el español como lengua de cultura, en combinación con los separatismos.

Obviamente hay que votar a VOX, como vengo diciendo,  conscientes de que aún tiene camino que recorrer.

******************************

Amor de delincuentes

**Todo lo que pasa con el cartel de VOX sobre los menas  es que la chusma izquierdista y pepera ha creído encontrar en él donde morder,  aprovechando la inmensa demagogia sobre la inmigración que han realizado estos años sin oposición alguna.  Hasta ahora se vienen rompiendo los dientes en sus intentos de morder, y creen que ahora han encontrado “carne”, tratando de centrar la cuestión ahí. Pero se van a romper de nuevo los dientes, a pesar de que, como es tradicional, la derecha les hará el caldo gordo, incluyendo algunos aparentes partidarios de  VOX, que nunca hicieron oposición a aquellas demagogias pero de repente se sienten exquisitos.

 **La tiorra, que diría Unamuno, candidata por Mas Madrid, ha resultado ser (OK diario) otra doctora como el Doctor, aún más falsa (fake, dice tontitamente el diario).  Tendría que dejar el cargo, avergonzada, pero esa gente no conoce la vergüenza: dice que alguien lo puso en su currículum sin que ella se enterase. Lo mismo pretendió la Cifuentes con su máster, ¡y la “justicia” le ha dado la razón, condenando a otras personas! Recuérdese también el máster del Mequetrefe, y cómo cuando salió lo de  Cifuentes desaparecieron  unos cuantos másteres de los currículos de varios políticos, según informó la prensa. Estos pícaros de  la política quieren pasar también por  intelectuales.

**La banda del Doctor dice promover la inmigración y legal y a los menas por solidaridad humanitaria. Solidaridad “humanitaria” con las mafias que explotan esos tráficos.

**Podemos y Mas Madrid invocan “el amor” como seña de identidad. Y nadie puede negar que aman los casoplones, los altos sueldos con trabajo escaso o nulo, a las mafias “humanitarias” de los menas y la inmigración ilegal, a los okupas, a Maduro el exiliador en masa, a las leyes liberticidas, a los matones que impiden la libertad de expresión ajena, a la ETA, a los separatistas… El amor les inunda.  Deberían  volver a unirse y cambiar su nombre a “Partido del Amor”.

**Hope Aguirry, conocida patriota inglesa, dice que la línea a seguir por el PP debería ser la de Ayuso y no la de Casado.  No sabemos si es que Ayuso habla bien inglés, que es lo que importa.

**También Cayetana está impresionada con el brío de Ayuso. ¿Será que Ayuso se ha enterado de  que la buena historia de España empieza con la Constitución del 78? Cayetana estudió en Inglaterra, así que debe dominar el inglés, como Hope. Podrían formar un nuevo partido: Partido del Progreso y la Prosperidad en Inglés (PPPI). O directamente Progress and Prosperity Party, por ejemplo

**El Coletas ha dicho que lo mejor es que los viejos “se vayan a la mierda”. Entre él y el Doctor han logrado hacerlo con más de cien mil personas, convirtiendo a España en uno de los países punteros, sino el más puntero, en mortalidad proporcional a la población. ¡Y luego les acusan de ineptitud ante la pandemia!

**Algunos tratan de vergonzoso el trato criminal dado por los separatistas catalanes a policías y tropas en relación con el virus. ¡Hay que ver lo vergonzosa que se ha vuelto la gente! En lugar de exigir la cárcel para los delincuentes se conforman con sentir vergüenza por ellos

************************

La confesionalidad, ¿error del franquismo?

¿Fue un error del franquismo su confesionalidad como estado católico? En un plano muy general, creo que sí,  como dejó de relieve el concilio Vaticano II. Pero en el plano histórico concreto fue una decisión inevitable y no perjudicial, como la autarquía, tan absurdamente criticada. Como he dicho, las cuatro familias del régimen estaban unidas por la común declaración católica. Además, la guerra fue en gran medida una guerra religiosa, de las que se había salvado España en el siglo XVI, pero que resurgía extrañamente en el siglo XX. Había que optar por la religión católica o por la marxista y similares. Además, el Vaticano fue la principal ayuda exterior del franquismo durante años.

Claro que para entonces una gran masa de la población había dejado de identificarse como católica, y por otra parte es difícil decir qué se quería decir en política al definirse como católico. La polémica en torno a Ortega y Unamuno, o la iniciativa de la revista Escorial, planteaban el mismo problema en el plano cultural. Los católicos tradicionalistas propendían a censurar o desentenderse de Ortega y otros, así como de los intelectuales que permanecían en el exilio. Por otra parte, la cultura del franquismo, ¿fue realmente católica? Solo una parte menor de ella, del mismo modo que, por lo mismo, no puede considerarse ideológicamente franquista. Estos asuntos los he tratado en Años de hierro como definitorios de las dificultades que aparecen bajo  una definición ideológica o religiosa. Porque esas dificultades llegan hasta hoy, sobre todo después del  Vaticano II.

Años de Hierro: España en la Posguerra 1939-1945 de [Pío Moa Rodríguez]

 

En el otoño de 1940 morían, en circunstancias  muy diversas, cuatro representantes emblemáticos de la república y el Frente Popular: Besteiro, Companys, Zugazagoitia y Azaña. En ellos se encerraba gran parte de la historia del país entre 1931 y 1940. 180 – La muerte de Azaña, Besteiro y Companys | Memoriadores y república – YouTube

Creado en presente y pasado | 28 Comentarios

Ayuso y VOX / Años de hierro / Una loa a la muerte

En el otoño de 1940 morían, en circunstancias  muy diversas, cuatro representantes emblemáticos de la república y el Frente Popular: Besteiro, Companys, Zugazagoitia y Azaña. En ellos se encerraba gran parte de la historia del país entre 1931 y 1940. 180 – La muerte de Azaña, Besteiro y Companys | Memoriadores y república – YouTube

**********************

Crónica. Ayuso y VOX

**Es un hecho significativo que conforme el franquismo se liberalizaba, su oposición se volvía más totalitaria. Un momento cumbre fue cuando la entrevista a Solzhenitsin en TVE, en 1976,  reveló una oposición simpatizante con la URSS, desde Cela o Benet a los propios “eurocomunistas”.

**Los antifranquistas suelen acusar a Franco de ser como ellos

**Los antifranquistas que se dicen liberales, y que vivieron muy cómodamente en el franquismo, resultan muy poco respetables con sus pomposas condenas.

**Gregorio Marañón dijo que los liberales “no merecemos perdón”, por haber contribuido tanto a traer una república caótica congraciándose con PSOE y azañistas.

**La beatificación de Azaña por derechas e izquierdas durante décadas, es una muestra relevante de la irrelevancia intelectual e ignorancia histórica de la derecha, así como de la desvergüenza de la izquierda.

**Azaña entendía muy bien la ínfima calidad del personal republicano. Pero no acababa de ver que eran sus políticas, las de Azaña, las que lo promocionaban.

**”La España de la rabia y de la idea”, decía A. Machado. Mucha rabia y muy poca idea sensata.

**Las elecciones de Madrid las ganará merecidamente Ayuso, que no el PP. Pero si las gana a costa de votos que deberían ir a VOX, las capitalizará el PP. O incluso la izquierda.

**El problema de la corrupción de los políticos es que corrompe a toda la sociedad. ¿Cómo puede haber tanta gente que siga votando a partidos pro separatistas y prototalitarios como el PP y el PSOE? El cambio no será fácil, pero es indispensable.

**¿Cómo han podido esos partidos usar la bandera de la democracia para consumar sus delitos? Porque la derecha (PP) carece de pensamiento democrático. O de pensamiento en general. Por eso no puede dar la batalla de las ideas.

******************************

Años de hierro

Acabo de leer su libro “Años de hierro”, comprado en Amazon.  Me ha parecido uno de los mejores que ha escrito usted, y que además aborda la posguerra española de una manera original, no solo por los datos que ofrece, sino también por ponerlos en relación con la guerra europea en la que se desarrollaban, lo cual casi nunca se hace. Y también por trazar un panorama global de la cultura y la economía. Es muy difícil conjugar adecuadamente tantos factores. Algo que se ve enseguida es que culturalmente fue un período de verdadera importancia. Hace años leí “La edad de plata, 1902-1939″, de José Carlos Mainer,  y me tragué aquello de que con el final de la guerra civil España había entrado en un período de negrura cultural. Usted ha demostrado con su libro que no fue así, ni mucho menos, y que los charlatanes abundan demasiado en la historiografía española… (Juan Carlos L. Doiro).

Así como sobre la guerra civil se ha mentido de modo sistemático y muy “documentado”, la mentira sobre la posguerra ha sido  extremadamente pobre y esquemática, unos simples calificativos como “hambre, represión, oscurantismo”, etc., acompañados de cuatro datos mal hilvanados y del fracaso de Franco, que por lo visto quiso entrar en la guerra mundial y Hitler no le dejó. La historiografía española en relación con el franquismo es vergonzosa: por lo falsa la de izquierda y por lo roma y pobre la de la  derecha, incapaz de rebatir como es debido tanta basura.  La portada no me gusta, aunque la editora la consideró comercial, y pensé que tampoco tenía importancia. La tiene. También he tratado la época, literariamente, en Sonaron gritos y golpes a la puerta

Años de Hierro: España en la Posguerra 1939-1945 de [Pío Moa Rodríguez]

***************************

Una loa a la muerte

Hace 17 años publiqué en LD este artículo. Intentaré otro día desarrollar la idea:

No sólo Millán Astray dio, según dicen, un viva a la muerte. También la alaba, por ejemplo, Tarrida del Mármol, destacado ácrata implicado en el terrorismo de finales del siglo XIX y principios del XX. Tarrida encontró a la muerte un valor, por así decir, revolucionario: “Comprendemos que ínterin no venga la igualdad social durante la vida, la dulce amiga lleva ya resuelto el problema sociológico (…) igualando bajo su rudo golpe a nobles y a plebeyos, a parias y a magnates”.

Y encontraba otra buena razón de alabanza: “Cuando al cabo de un día pesaroso, el cuerpo fatigado descansa en brazos de Morfeo, es aquel sueño una delicia tal que al despertar y entrar de nuevo en posesión de nuestras penas, sentimos hondo pesar porque aquel feliz estado de reposo no se ha prolongado. ¡Loado sea el sueño! ¿Y la religión, que pretende eternizar el yo, quiere que se la llame consuelo? (…) La muerte es el sueño para no despertar. ¡Loada sea la muerte!”

Un tercer argumento: la muerte no sólo da fin a nuestros sufrimientos, sino que “preside las transformaciones incesantes de la materia, hace desaparecer los seres vetustos para dar origen a los nuevos, ella es el instrumento de la selección natural, fuente de todo progreso, ella es la dulce amiga que nos hace desaparecer del rudo combate cuando ya ansiamos (…) un reposo relativo”.

Pero en cuanto a consuelo, el de la igualación del magnate y del paria es nulo. Al revés, lleva a un summum insoportable la desesperanza del paria. Finados sus días irreversiblemente, el paria habrá sufrido su vida miserable sin alternativa posible, mientras que el magnate habrá gozado de la suya, y lo habrá hecho con plenitud desde el enfoque materialista de Tarrida. El desconsuelo para el paria es absoluto, pero al magnate, ¡que le quiten lo bailao! La desesperación bien podría convertir al paria en instrumento de muerte: ¿pierde algo con suicidarse o con segar otras muchas vidas mediante una bomba?

Cabe objetar que, aunque Tarrida esté harto de su yo, a otros, incluso “parias”, la destrucción del yo les angustia. Y que, aunque él desee el descanso eterno, la mayoría de la gente prefiere soportar todo el tiempo posible la dosis habitual de pesares y cansancio. Bien, pero ¿merece respeto una gente guiada por la irracionalidad y el instinto, incapaz de compartir ideas elementales como las que la razón dicta a Tarrida? ¿Merece mucho desvelo la vida de tales cobardes animalescos?

La loa de Tarrida descansa, en definitiva, sobre el carácter de la muerte como instrumento de progreso. Pero con ello se hunde por otra vía en las, para él, tinieblas de la religión y el misticismo. ¿Qué puede importarle a su yo, destinado a total desintegración, el progreso de posteriores generaciones? ¿Debería él aumentar sus pesares luchando y sacrificándose por ellas? ¿Puede haber un incentivo en la esperanza de ser recordado como un héroe? Vanidad ridícula, que no puede compensar ni en un átomo la vida de trabajos y miserias realmente pasada. Además, incluso ese consuelo vanidoso exige una fe: la de que la posteridad le vea como un héroe y no como un loco, un imbécil o un malvado.

La muerte, por otra parte, no sólo iguala al rico y al pobre: aun más desesperante resulta que iguale al bueno y al malo, por ejemplo al buen anarquista y al malvado burgués. El ácrata se justifica en la lucha por la justicia, o lo que él toma por tal, pero desde su materialismo, esa justicia se desvanece, y su opción moral queda en nada. El único sentido de la acción anarquista, al final, consiste en una reacción resentida y desesperada por el hecho de no ser él magnate en vez de paria, de no poder dedicar su tiempo a disfrutar de los únicos bienes y la única vida posibles.

La muerte se mantiene ante nosotros como una esfinge tan indiferente a las loas como a las maldiciones, unas y otras por igual insignificantes. Pero la actitud adoptada hacia ella tiene efectos prácticos, al parecer. Por ejemplo, de encomiarla al modo como lo hace Tarrida, a convertirse en instrumento de ella contra sí mismo o contra otros, sólo hay un paso muy fácil.

Creado en presente y pasado | 53 Comentarios

La nostalgia / Quién trajo la república? ¿Quién la destruyó ?/ ¿Católico el franquismo? /

La nostalgia

Luis del Pino ha dicho que la novela Sonaron gritos y golpes a la puerta le había “enamorado”, interpretándola así: Es esa desengañada compasión la que transforma en elegía la historia. Elegía por unos ideales muertos, por unos amigos muertos, por un pasado que se antoja casi irreal. Y a pesar de todo, por debajo o por encima de ese llanto, late en la historia la pulsión de la vida, en la que el humor y el amor conviven codo a codo con la tragedia, justificándola y trascendiéndola. No es por tanto tristeza, sino caridad, el sentimiento que predomina en la historia. Caridad para con los seres humanos que, acertados o errados, tratamos de sobrevivir mientras defendemos aquello que creemos que es justo. Pero caridad también, llena de distante ironía, para con aquellos otros que se las arreglan siempre para prosperar en cualquier circunstancia, precisamente porque nunca defenderán nada: son los idealistas los que promueven los cambios, pero son los descreídos los que acaban siempre aprovechándolos.

Desde luego, eso no tiene mucho que ver con mi intención al escribirla, pero es muy buena señal que se pueda interpretar de varias maneras,  porque la intención del autor  es lo de menos en una obra literaria. Es más, cuando la intención se trasluce claramente, la obra pierde otro tanto. El ensayista Carlos López Díaz la ve así: hábilmente escrita, con personajes con los que uno se encariña hasta el extremo de que experimenta cierta sensación inconfundible de leve nostalgia cuando concluye la lectura, y de algún modo tiene que despedirse de ellos.

Esto quizá se parezca algo más a la intención. El tema viene a ser una especie de nostalgia. El protagonista, Alberto,  ha tratado de olvidar aquellas peripecias juveniles transcurridas entre dos parricidios que le  habían llevado, uno y otro, al borde del colapso psíquico. Y afirma haber vivido feliz su vida posterior con Carmen, su mujer, “una sola carne”, pero al rememorarlo brevemente también da la sensación de que aquella felicidad le parece en retrospectiva “demasiado normal”, un tanto ajena a su personalidad. Ya viejo, jubilado y viudo, de pronto un sueño y una vieja foto le despiertan una inesperada nostalgia por aquel pasado de peligros mortales buscados y de depresión anímica entre uno y otro,  cuyo comienzo y desenlace tanto le había conmocionado. Cree que vale la pena recordarlo, tan distinto de su vida posterior, en la que la vida profesional ha sido mediocre, aun si la matrimonial, dice, ha sido feliz.

Por eso en Cuatro perros verdes aparece un hijo suyo, Diego, como otro hombre de acción con cierta intensidad filosófica (marxista) en un contexto social básicamente pacífico, con un significado más parecido al de su abuelo que al de su padre. 

****************************

La Segunda República Española: Nacimiento, evolución y destrucción de un régimen 1931-1936Por Que El Frente Popular Perdio La Guerra Civil

 ¿Quién trajo la república? ¿Quién la destruyó?

Irrita oír que el estudio de la república debe quedar como cuestión erudita y sin relevancia práctica actual, o que un libro más sobre aquel tiempo no añade nada a lo ya sabido. Sobre lo primero, hay que estar tan ciego ante la realidad actual como ignorante del pasado. Y en lo segundo, por asombroso que suene, la inmensa mayoría del material historiográfico es de poco nivel, aunque aclare tales o cuales detalles. Dada la cantidad de hechos o datos que entran en la historia, es muy fácil que los árboles no dejen ver el bosque,  es decir, que los  detalles nos impidan captar el conjunto y su lógica. Muchos historiadores, no digamos memoriadores, llaman pomposamente  “complejidad” a sus embrollos interpretativos.

Un ejemplo de cómo se ha solido difuminar lo esencial al analizar la república, presentada casi siempre como régimen de izquierda. En realidad, la trajeron las derechas y la destruyeron las izquierdas y los separatistas. La trajeron Miguel Maura, Alcalá-Zamora y Sanjurjo, más numerosos intelectuales algo ebrios de retórica, en particular Ortega, Marañón y Pérez de Ayala a quienes nadie acusaría de izquierdistas; y todo ello con la complicidad pasiva o no tan pasiva de la mayoría de los monárquicos, empezando por Romanones. Eso casi nunca se aclara.  Aquella gente no conocía  su propio país.

Las izquierdas, desorganizadas y mal avenidas hasta poco antes, incluso colaboradoras de la dictadura de Primo de Rivera,  fueron organizadas por los derechistas. Pero  enseguida se apropiaron del régimen por el método de quemar iglesias, bibliotecas y centros de enseñanza. Porque el gran problema de aquel terrorismo inicial no son tanto los hechos en sí como el que las izquierdas en pleno los atribuyeran “al pueblo”, no  a bandas de delincuentes, identificándose así con ellas. En estos sucesos iniciales, nunca corregidos, se encierra  la clave y  el secreto del devenir republicano.   En mi libro he querido destacarlo, porque en casi ninguna historia se explica, ni siquiera se expone, con claridad.

Ello nos lleva a otro problema: el de las desdichadas características generales de las izquierdas y las derechas españolas, que hoy volvemos a sufrir.

**********************

En el otoño de 1940 morían, en circunstancias  muy diversas, cuatro representantes emblemáticos de la república y el Frente Popular: Besteiro, Companys, Zugazagoitia y Azaña. En ellos se encerraba gran parte de la historia del país entre 1931 y 1940. 180 – La muerte de Azaña, Besteiro y Companys | Memoriadores y república – YouTube

*****************

¿Católico, el franquismo?

 Usted critica al franquismo por haberse declarado  estado confesional católico, pero es una crítica falsa. Usted mismo ha señalado que lo único que unía a las cuatro familias o partidos del régimen era el catolicismo. Además, el régimen salvó, casualmente, a la Iglesia católica de ser exterminada, y el catolicismo, usted mismo lo admite, es el núcleo de la cultura española. Además, el Vaticano fue el principal y casi único apoyo del régimen en el período del criminal (usted lo admite) aislamiento. Además, usted lo ha admitido, la Iglesia ha tenido bastante que ver con la excelente salud social de España en el franquismo. Y por no continuar, estados confesionales son también Inglaterra, o Suecia, que lo ha sido hasta hace poco, en realidad sigue siéndolo, o Israel también es confesional en la práctica, aunque se declara laico. Y cito a estos tres países porque han sido postulados como modelos que debería imitar España. Usted mismo señala el Vaticano II como una especie de traición a España, por lo tanto sus decisiones deberían ser sometidas a revisión (…) C.P.M.

Lo dejo aquí para discusión.

Los Mitos Del Franquismo (Historia)

 

 

 

Creado en presente y pasado | 69 Comentarios

Las elecciones del Frente popular y el delito de violación /Abrirse a la vida

En el otoño de 1940 morían, en circunstancias  muy diversas, cuatro representantes emblemáticos de la república y el Frente Popular: Besteiro, Companys, Zugazagoitia y Azaña. En ellos se encerraba gran parte de la historia del país entre 1931 y 1940. 180 – La muerte de Azaña, Besteiro y Companys | Memoriadores y república – YouTube

***********************

Las elecciones del Frente Popular

He dicho a menudo que el problema de los “memoriadores” no es que vivan en el error, es que viven DEL error, es decir, de la mentira. Una especie de picaresca, de larga tradición por otra parte. Por esa razón tienen que refugiarse en una ley totalitaria de memoria “histórica”, que ponga a salvo sus embustes contra el debate exigido por la honradez intelectual y por la democracia.

Uno de los temas básicos en que han querido asentar los políticos y memoriadores su legitimidad como herederos del Frente Popular, consiste en afirmar que este ganó unas elecciones democráticas en febrero de 1936. Hace muchos años demostré –y para ello solo hacía falta citar a Azaña y a Alcalá-Zamora, aparte de muchas otras evidencias– que las elecciones no fueron normales, es decir, democráticas.  Más recientemente los historiadores  Tardío y Villa demostraron que hubo fraudes concretos  en dichas elecciones (lo han hecho casi pidiendo excusas por su atrevimiento y poniéndose arrogantes conmigo por haberme adelantado en la cuestión decisiva). Lo he explicado de este modo: las elecciones no fueron democráticas, por lo que probablemente fueron también fraudulentas. Villa y Tardío han demostrado los fraudes, o parte de ellos, lo cual es muy importante, aunque no lo más importante. Por eso algunos memoriadores como Moradiellos, Santos Juliá, Calleja y otros, han querido rebatir a Tardío y Villa en ese punto secundario para insistir en que,  aun con fraudes o distorsiones menores, el Frente Popular había ganado las elecciones, con lo que los villanos de la historia serían quienes se rebelaron contra él.

   Para entender la cuestión:  es como si alguien intenta violar a una mujer. Contra lo que piensan los simplones o malintencionados, el delito permanece aunque la víctima logre deshacerse del delincuente y escapar a tiempo.  Tardío y Villa han demostrado que los violadores consiguieron su propósito, pero lo primero y esencial es entender que se trataba de violadores.

Resumiré lo que he explicado ya en El derrumbe de la República (2001, Ed. Encuentro) y  en mis  últimos dos libros sobre el carácter no democrático de aquellas elecciones

La Segunda República Española: Nacimiento, evolución y destrucción de un régimen 1931-1936Por Que El Frente Popular Perdio La Guerra Civil

a) Las elecciones fueron convocada de forma ilegítima por el dúo (derechista o centrista, como se prefiera) Alcalá-Zamora- Portela. Portela había prorrogado ilegalmente los presupuestos, por lo que iba a ser enjuiciado por la Diputación Permanente de unas Cortes que ellos habían suspendido arbitrariamente, y para escapar a la acusación tuvieron que disolver las Cortes y convocar elecciones. He expuesto el proceso que desde la insurrección del 34 llevó a esta salida, pero aquí basta con señalar el dato.

b) A las elecciones se presentaron una izquierda unida en el Frente Popular,  más, de hecho, los separatistas catalanes. Estos partidos se habían sublevado contra la república en octubre de 1934,  con un programa de guerra civil. El Frente popular se proponía “republicanizar” el estado, es decir, depurarlo y transformarlo de modo que la derecha no pudiera gobernar ya más. En su lenguaje pervertido, “republicanizar”  consistía en abolir la democracia o lo que  quedaba de democracia en la república del 31.

c ) La propaganda del Frente popular fue desde el primer momento de una virulencia calumniadora y un odio realmente feroz, acompañada de violencias físicas, que, junto con el precedente de 1934, presentado como hazaña progresista, no podía presagiar más que lo que efectivamente vino después.

d) La decisión de fraude y violencia quedó bien explícita en las palabras de Largo Caballero y del “moderado” Azaña advirtiendo que de ningún modo admitirían una victoria de la derecha en las urnas.  Estos propósitos fueron públicos, demostrando que estaban dispuestos a intentar el golpe y la guerra civil como en 1934.

d) Sobre el transcurso de las elecciones, Azaña confiesa la verdad en carta a su cuñado Rivas-Cherif: “Los gobernadores de Portela huyeron casi todos. Nadie mandaba en ninguna parte y empezaron los motines”. Los gobernadores eran los encargados de velar por el escrutinio, y los motines y algaradas callejera empezaron, efectivamente, apenas se hicieron públicos unos primeros resultados favorables a las izquierdas. 

e) El propio Portela huyó literalmente, en un ambiente de inseguridad de los recuentos y de preguerra civil, después de traspasar apresuradamente el poder a Azaña. Las, llamémoslas, irregularidades (violencias e imposiciones) no hicieron más que aumentar en una segunda vuelta, en una “revisión de actas”  consistente en el robo de diputados a la derecha y en la repetición de dos elecciones provinciales. El propio Azaña aclaró enseguida que el poder no saldría ya más del Frente Popular.

f) El fraude generalizado concluyó en abril con la expulsión de la presidencia de Alcalá-Zamora, un suceso esperpéntico muy descriptivo de todo el proceso demente del Frente Popular. La izquierda estaba en el poder gracias a que Alcalá-Zamora había disuelto las Cortes unos meses antes, ¡y  los mismos beneficiarios de la disolución declaraban que dicha disolución había sido improcedente! Por lo tanto estaban en el poder de modo improcedente. Había en ello cierta justicia poética, pues el derechista Alcalá-Zamora, destituido por sus beneficiarios,  había sido el gran destructor del centro derecha y causante de aquellas elecciones nefastas. Las causas las he analizado en mis dos últimos libros.

g) Desde el mismo proceso electoral no cesaron de aumentar las violencia, asesinatos, incendios y arbitrariedades, la independencia judicial quedó abolida y los cuerpos de seguridad fueron infiltrados por delincuentes de izquierda. El asesinato final de Calvo Sotelo por una mezcla de guardias de asalto y milicianos socialistas  capitaneados por un guardia civil muestra hasta qué punto la propia policía se había convertido en una terrorista. Pero este es ya otro proceso, aunque  paralelo al  electoral.

h) Está clara, entonces, la voluntad y manejos  del Frente Popular para  violar la legalidad republicana y la democracia. Y  asimismo que esa voluntad y manejos se vieron coronados por el éxito, y no solo por los fraudes concretos demostrados por  Villa y Tardío. Aunque estos, por una rarísima circunstancia, no se hubieran producido, y hubieran ganado sin fraude preciso, el delito era brutal y flagrante.

i) Hay dos equívocos que deben disiparse al analizar estas cuestiones. La izquierda y los separatistas nunca basaron su supuesta legitimidad en aquellas elecciones ni en ningunas otras. La han basado siempre en su presunción de representar “al pueblo” (aunque la mayoría del pueblo no les  votara), “a los trabajadores” (aunque les trajeran desempleo, miseria y tiranía, como ocurrió inmediatamente),  al “progreso” (aunque fuera hacia el abismo), a  la “raza vasca” o “catalana” (aunque solo aportaran violencia y opresión a vascos y catalanes) etc. Esa “legitimidad” farsante y fanática con un fondo de “estupidez y canallería” denunciado por  Gregorio Marañón,  les hacía sentirse autorizados para sublevarse en guerra civil si ganaba la derecha, o para falsear las elecciones e impulsar el terror una vez ganadas de ese modo.

j) Un segundo equívoco no menos importante: cuando los memoriadores y políticos por el estilo hablan de “democracia”, entienden por ella precisamente lo que aquí he resumido: el liberticidio y el fraude.  Se trata de la perversión del lenguaje, que bautiza con palabras biensonantes las peores tropelías. Técnica en que es experto el gobierno actual. Si tenemos esto en cuenta nos evitaremos muchas trampas dialécticas y discusiones inútiles, y la repetición de una historia lúgubre.

******************************

Abrirse a la vida

A) El tema del despertar a la vida o de abrirse a ella en la adolescencia, es de los más  sugestivos literariamente O sea, Cuatro perros verdes podrías haberla titulado también como una que recuerdo, La vida sale al encuentro. Nunca la leí, pero se leía mucho cuando yo era joven, sospecho que era algo gazmoña, pero tuvo mucho éxito.

Me suena, sí, hay mucha de esa literatura juvenil, pero no tiene nada que ver con mi novela. Casi toda la literatura juvenil que conozco es un poco tipo Peter Pan, no trata el enfrentamiento con la vida sino que la da por estancada en esa edad, aunque la describa mejor o peor.  Sí, es un tema muy sugestivo. Ya os dije que había cometido una ligereza al recomendarla a aquellas chicas  como juvenil y optimista. Es juvenil porque trata de esa edad en que se abre la vida, ya dije,  pero no es optimista ni pesimista, al menos en mi intención.

C) Ahí está la cosa: ni esa ni la de gritos y golpes la he visto como pesimista. No puede decirse que sean optimistas, tampoco. Realistas, quizá. Es la lucha por una vida que acucia a los chavales pero que no la comprenden.

A) Ni la comprenden, ni la comprendíamos entonces ni la comprendemos luego. Lo que pasa es que nos vamos amoldando a las circunstancias, guardando siempre una insatisfacción con ellas, con la realidad, y nos queda una imagen encantada por aquellas ilusiones. A todos nos pasa algo de eso. La vida  es poco comprensible, pero nos empuja. En tus novelas encuentro eso, un impulso vital, creo que la idea es de Bergson, pero no estoy  seguro de que se refiera a lo que digo. Sí, impulso vital. Son personajes que aunque quieran dárselas de estar de vuelta de todo, o hastiados, en realidad  están llenos de vida, de esa vida que tal vez sea incomprensible, pero que nos acucia, nadie lo puede negar, y que tratamos de entender lo mejor posible,  con religión, con comunismo, con existencialismo… Eso es lo que quiero decir. Tú mismo has hablado algo de eso, si no te he entendido mal. 

 

 

 

Creado en presente y pasado | 24 Comentarios

Viejos errores / Ante la vida adulta / Ceguera moral / Clave de la persecución religiosa

Crónica. Viejos y actuales errores 

**Es preciso votar a VOX, porque de paso se apoyará a Ayuso, que en algunos aspectos sigue una línea parecida. Aunque Ayuso merezca ganar, sus votos serán capitalizados por el mequetrefe del Máster. No es ella quien manda en el PP, sino el susodicho mequetrefe, trepador en el PP capaz de acusar a Abascal de haber vivido de ese partido, en el que se había jugado la vida.

**Ante todo, hay que entender las mañas de Casado, el mequetrefe del Máster. Como está perdiendo votos a chorros en favor de VOX,  trata de imitar el discurso de Abascal haciéndose el duro y el enérgico  frente al Doctor, para acabar siempre apoyándole. Lleva meses con el mismo manejo y algunos creen que su dureza es  real.

**La táctica del hombre del Máster en relación con el Doctor puede resumirse así: “Es preciso acabar con VOX , que nos quita votos. Para eso usted debe dejar al Coletas y encamarse conmigo, que soy más guapo y tengo un Máster. Usted y yo tenemos títulos intelectuales, así que nos podríamos arreglar muy bien”.

**La línea del PP, ahora y siempre, es repartirse el poder, el dinero y la corrupción con el PSOE y los separatistas. Nunca se han opuesto realmente a ellos, sino que han actuado de auxiliar de ellos. A eso le llaman democracia y hasta dicen que sirve a España.

**Veo que los medios tratan  el aniversario de la república como si fuera una cuestión  de pura ilustración histórica sobre un pasado lejano. Lo mismo decían algunos en la presentación de mi libro sobre la república. Por el contrario, la república tiene máxima actualidad política. Ahora mismo se repiten maniobras muy parecidas para acabar con la monarquía. Y los neorrepublicanos de ahora son  como los antiguos, que describió Lerroux: “trepadores intrépidos, con una audacia parecida a la impudicia” o, como decía el propio Azaña, solo capaces de una “política de amigachos, incompetente, de codicia y botín sin ninguna idea alta”. O, como decía Gregorio Marañón, “estupidez y canallería”.

**El argumento actual contra la monarquía es que viene del franquismo. Y es verdad. Como viene del franquismo la paz más larga que haya vivido España en siglos. La mayor prosperidad que haya vivido en siglos. La seguridad social. Y sobre todo la democracia. El franquismo no tuvo oposición democrática, sino totalitaria y terrorista.  ¿Cómo podría venir ninguna democracia del antifranquismo? Al contrario, el antifranquismo viene siendo el cáncer de la democracia.

**Los neorrepublicanos, básicamente totalitarios y separatistas como antaño, no han aprendido de la historia e intentan repetirla. Y tampoco han aprendido los monárquicos, que vienen repitiendo los mismos errores, deslegitimándose ellos mismos. Y ahí está el mayor peligro. Creo que quien lea con alguna atención  mi libro sobre la república podrá sacar algunas conclusiones.

Cuatro perros verdes

****************************

Ante la vida adulta

He hablado brevemente con Luis del Pino, en su espacio de radio,  de Cuatro perros verdes en relación con un comentario en Amazon.  La novela trata esencialmente de la actitud de cuatro estudiantes ante la vida que se les abre,  a finales de los  años 60.  Son un adolescente y tres algo  mayores, en torno a los 22 o 23 años, que en esas edades es una diferencia importante.  En la novela anterior Sonaron gritos y golpes a la puerta, la iniciación a la vida venía dada por las circunstancias de violencia extrema de la guerra civil, que imponían una toma de posición, pese a la inmadurez de los protagonistas, pues los pretendidos neutrales se verían arrastrados por las circunstancias. En Cuatro perros verdes la situación es de  paz y seguridad, con ciertos temores difusos en relación con el comunismo que pugnaba por volver a hacerse presente en el país. La situación personal resulta  mucho más complicada que en los años 30, con opciones más amplias y elecciones más difíciles. Y este es el  argumento: la mezcla de desconcierto, de ilusión y de temor ante la vida adulta que empieza. El tema  ha sido tratado en diversas novelas y de diversos modos, pero casi siempre fuera del marco histórico y girando sobre los problemas de un solo protagonista, lo que inevitablemente estrecha notablemente el relato.

*******************

Ceguera moral 

En sus diarios, Azaña pinta el peor retrato posible de los republicanos, como una chusma mezcla de imbéciles, maliciosos y  malintencionados ávidos de botín. Sin embargo no parece entender que esa chusma ha alcanzado tanto poder debido, precisamente a las políticas del propio Azaña.  Alcalá Zamora percibe a los correligionarios de Azaña y a los socialistas como “un manicomio suelto,  entre la locura y la delincuencia”, y sin embargo terminará haciéndoles el juego y destruyendo la opción moderada de Lerroux y Gil Robles, que había salvado la república frente al asalto de octubre de 1934, y habría podido estabilizarla. Portela Valladares, ante las violentas elecciones de febrero de 1936, reclamaba “estabilidad y convivencia ” frente a “la pugna despiadada , fundamentalmente inferior y destructiva de dos irreconciliables banderías”. Sin embargo fueron los manejos de Portela y de Alcalá-Zamora los que habían impuesto aquellas demenciales elecciones. Vayamos a la actualidad: el PP reclama centrismo y moderación. Su centrismo y moderación ha consistido en allanar el camino a los destructores de la unidad nacional y de la democracia.

La Segunda República Española: Nacimiento, evolución y destrucción de un régimen 1931-1936Por Que El Frente Popular Perdio La Guerra Civil

**********************

Una clave de la persecución religiosa 

En la persecución religiosa por el Frente Popular llama la atención la orgía de odio y sadismo con que se produjo: sacerdotes quemados vivos, mutilados, toreados, arrastrados por tranvías, monjas violadas y torturadas antes de asesinarlas… Las  explicaciones que se daban eran que los curas disparaban “contra el pueblo” desde sus iglesias, lo que nunca ocurrió;  o que se alineaban con los explotadores, cuando la mayoría de las víctimas ejercían labores de ayuda y promoción de las personas con pocos recursos; o que impedían la cultura con su ancestral oscurantismo, cuando eran los perseguidores los que quemaban bibliotecas y centros de enseñanza ya desde el primer mes de la república.

Creo que aquel odio ensañado tenía una motivación más profunda: la pretensión de las ideologías de suprimir la moral y sustituirla por una libertad sin responsabilidad ni consecuencias. Esto es lo que fundamentalmente ofrecen las ideologías. Y es evidente que la Iglesia, con todas las críticas concretas que puedan hacerse a sus normas morales, suponía el gran obstáculo a la vuelta al paraíso preconizado por sus enemigos. De pronto, mucha gente se sentía víctima, no ya de opresiones concretas,  sino de siglos de opresión material y mentiras morales que les impedían una felicidad sin obstáculos. Sentían una rabia vengativa por ellos y por sus antecesores, y pensaban que masacrando a la Iglesia se emancipaban. ¿De qué se emancipaban? Precisamente de las exigencias morales.

 

Creado en presente y pasado | 34 Comentarios