Admiradores del crimen / Lutero y el judaísmo

Como de costumbre, invito a mis lectores a difundir estos artículos todo lo masivamente que puedan. Pues sin cambiar la opinión pública nada se logrará

Pide Ángel Viñas la profanación cuanto antes de la tumba de Franco. Y nada más lógico, porque a quien él admira es a Negrín. Y conviene recordar quién fue su personaje admirado. Negrín participó en el asalto a la república en octubre del 34 para imponer en España un régimen soviético, cosa que Franco contribuyó a frustrar. No cambió de actitud y explotó, como toda aquella izquierda, las  elecciones fraudulentas de 1936. En septiembre de ese año fue nombrado ministro de Hacienda, desde cuyo puesto realizó dos acciones principales: a) entrega ilegal del oro del Banco de España a Stalin, acto de trascendentales consecuencias políticas, porque convirtió al líder soviético en amo del destino del Frente Popular (cosa que casi todos los historiadores “olvidan”). Franco, desde luego, denunció el expolio, aunque en vano. b) Organizó  enseguida el robo sistemático de bienes privados y públicos y del tesoro histórico-artístico español, desde las cajas de seguridad de los bancos o los montes de piedad hasta pinturas y joyas artística de todo tipo. Por increíble que suene, él mismo se jactó de tal expolio gigantesco al reclamar en el exilio parte del tesoro, que Prieto le había robado a su vez. Este mero hecho califica a Negrín como el mayor ladrón y depredador económico de España en el siglo XX por lo menos. 

  En mayo de 1937, después de una pequeña guerra civil dentro del Frente Popular,  Negrín sucedió como jefe del gobierno a  Largo Caballero, el cual intentaba rebelarse contra la tutela de Stalin, rebelión inútil después de la entrega del oro, pues de él dependía el suministro de armas. Desde su nuevo puesto, Negrín no solo continuó el terror contra las derechas, sino que lo amplió a los  comunistas no stalinianos del POUM y a los  anarquistas (“las chekas se multiplicaron como infiernos de Dante”, se quejaban estos), y persiguió al sector de Largo Caballero, privándole de toda libertad de acción. Estos hechos se produjeron, no obstante, entre partidos que habían participado en todos los crímenes contra la libertad y contra España desde octubre del 34. La afición del personaje y sus ministros al terror se concretó en al SIM, una policía política sobre el modelo soviético e inspirada por el “consejero” staliniano Orlof.

   En cuando a las habilidades económicas de Negrín y sus ministros se plasmaron en el racionamiento y  las mayores hambres que soportó España en el siglo XX, mientras la zona franquista, estaba suficientemente abastecida y sin racionamiento, que el país tuvo por desgracia que heredar después de la victoria nacional.

  Pero el crimen mayor de Negrín consistió en el intento desesperado de alargar la guerra civil cuando ya la tenía perdida, con el fin confesado de  enlazar con la guerra mundial, que habría multiplicado las destrucciones, víctimas y atrocidades de la civil. Intento criminal que impidió Franco al derrotar a tiempo a sus enemigos. El carácter sanguinario, despiadado  y ladrón del personaje no admite la menor duda, y hasta el propio PSOE lo repudió, rehabilitándolo Zapatero.

   El conocimiento de estas cosas debería ser obligado para  todo español interesado en la historia, pero por desgracia predomina la ignorancia, debido a la miseria intelectual y moral de una derecha cuya aspiración consiste en repartirse el poder y el dinero con el partido  de Negrín. De poco han servido estudios como los míos Los mitos de la guerra civil o Los mitos del franquismo, que en cambio me han valido un boicot casi generalizado a izquierda y derecha. Y por supuesto son hechos bien conocidos de Viñas,  gran admirador de Negrín. Cabría preguntar ¿le admira a pesar de tales acciones? Pues no: le admira precisamente por ellas, pues lo que muchos entenderíamos como crímenes Viñas los entiende como prueba de  la determinación de su ídolo para derrotar a Franco a toda costa, virtud máxima a su juicio. A costa de supeditar España a la Unión Soviética y a su partido agente, el PCE, sin reparar en víctimas innecesarias, asesinatos hasta dentro de su propio bando, hambre y robo masivo.  

   Cabe recordar para entender al “historiador” Viñas, que este prosperó notablemente en el franquismo y como funcionario de aquel régimen. Como tantos otros, en algún momento debió de tener una revelación: lo que convenía a España eran “demócratas” como el gran Negrín. Se entiende.

   Tampoco es casual que Zapatero reivindicase a semejante espécimen político: se siente identificado con él. Como el Doctor. Como el “historiador”. Y hoy estamos ante un pasado siniestro que vuelve a amenazar la convivencia en paz y en libertad. Debido al intento de los señoritos del PP de “olvidarlo” y “mirar al futuro” mientras escupen sobre las tumbas de sus padres y abuelos.

Mitos de la Guerra civil, los (Bolsillo (la Esfera))Los Mitos Del Franquismo (Bolsillo)

*************

Son conocidas las diatribas y amenazas  de Lutero contra los judíos, que, venía a decir, chupaban la sangre de los alemanes mediante la usura; en Nueva historia de España reproduje algunas.

   Sin embargo la doctrina de Lutero puede interpretarse en buena medida como una vuelta a las concepciones judías de “pueblo elegido”.  Dios había elegido a un pueblo especial, el hebreo, cosa que el cristianismo admitía solo por un tiempo, hasta la venida de Jesús, a partir del cual toda la humanidad estaría abierta a la salvación, por su fe y por sus obras. Pero con Lutero la cuestión se planteaba de otro modo: con la misma decisión anterior sobre los judíos, Dios habría decidido desde la eternidad y para los cristianos  quiénes serían los elegidos, siendo inútiles cualesquiera obras de los condenados para cambiar esa decisión.

   Y los elegidos serían presumiblemente muy pocos. Para empezar, los seguidores de Lutero. Pero desde el momento en que estos podían interpretar la Biblia libremente, haría falta una serie de nuevas cribas para separar a quienes la interpretaban bien de quienes la interpretaban mal y por consiguiente se condenarían, pues su fe no sería correcta.

Nueva historia de España: de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

 

 

 

 

 

Creado en presente y pasado | 122 Comentarios

El sádico dios de Lutero / Una universidad enferma de estupidez.

europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449La concepción religiosa de Lutero se basaba en la predestinación, por una parte, y en la ausencia de libre albedrío por otra. Dios había destinado a la condenación a una masa, presumiblemente muy mayoritaria de seres humanos, y a la salvación a un grupo escogido. Que Dios creara masas humanas para que se condenasen no deja de ser una exhibición de crueldad, pero no lo es menos la angustia fatal de los elegidos. Pues estos, por mucho que afirmen tener fe, nunca podrán estar seguros de su predestinación, ni siquiera de su fe, ya que  solo Dios conoce el fondo de sus corazones. Tampoco podrán encontrar una señal de salvación en sus obras, pues estas, según Lutero, carecen de valor, son pura vanidad.  En realidad la noción de pecado deja de existir, un creyente puede cometer cualquier fechoría, si está predestinado por Dios a la salvación; el problema es que nunca podrá estar seguro de ella. Y tampoco las Escrituras le pueden orientar, ya que cada cual está autorizado a interpretarlas según mejor le parezca. La razón, ciertamente, desaparece por completo. Y la solución calvinista de los buenos negocios como señal de salvación choca explícitamente con la prédica de Jesús sobre los ricos.

   Muchos preguntan: ¿cómo, entonces, ha podido mantenerse el protestantismo y crear sociedades prósperas y racionales? La respuesta es que no ha creado nada: las sociedades se han sostenido más bien gracias a que el protestantismo nunca se ha aplicado realmente, salvo en las masacres de católicos y la promoción de leyendas negras. Y tampoco es cierto que las sociedades protestantes hayan sido más ricas y racionales. En algunos casos sí, en otros no. El atraso material de gran parte del norte y centro de Europa fue muy grande hasta prácticamente el siglo XX, Inglaterra fue más bien anglicana, una especie de catolicismo nacionalista. La calvinista Holanda  fue prácticamente hundida por Inglaterra, y la católica Bélgica y no Holanda, fue la primera en aplicar la revolución industrial después de Inglaterra. Es preciso acabar con ciertos mitos. Aparentemente la prosperidad y la racionalización social no dependen demasiado del catolicismo ni del protestantismo.

 ***********

La reconquista y España

Dice la pandilla intelectual de El País, bien asentada en la universidad por incomparecencia de sus posibles contrarios,  que la batalla de Covadonga no existió, y la Reconquista tampoco, o es un concepto “anacrónico” o, en todo caso, “insidioso”, como decía en Marruecos el ex franquista orientador del periódico (porque los buenos eran los andalusíes, naturalmente). He analizado la cuestión en mi reciente libro sobre la Reconquista, y  la única conclusión posible es que a esa gente no le importasostener las mayores sandeces con tal de atacar la idea de España, pues de eso es de lo que en el fondo se trata.

    Por el contrario, la decisión de Abascal ha estado muy en su punto. En Covadonga comenzó ciertamente una Reconquista que permitió que los botarates de El País la nieguen en español y en un país llamado España y no en árabe o en Al Ándalus. O que sus mujeres no lleven burka… En fin, resulta repugnante tener que argumentar contra la mera estupidez, pero el problema es que todo eso sale de la universidad. De una universidad enferma. De donde salen también los políticos, periodistas e historiadores, lo “gárrulos sofistas”  empeñados en socavar y arruinar todo lo que represente España. Los mismos que han alimentado los separatismos, rescatado a la ETA, impuesto leyes tiránicas y propugnado sin disimulo la disolución de la soberanía española en manos de la burocracia LGTBI y multiculturalista de Bruselas.

   Como puede verse, la Reconquista es un asunto enormemente actual. Es precisa una reacción. VOX ha estado muy en su punto políticamente. Pero si la política no va respaldada intelectualmente y de forma seria, al final quedará en pura gesticulación. Es preciso ser consciente de ello.

Nueva historia de España: de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))

Esta semana, en Una hora con la Historia trataremos la evolución de la actitud de los anglosajones con respecto a España en la II Guerra Mundial: del respeto y la obsequiosidad al chantaje y la amenaza.

La razón por la que España no entró en la II Guerra Mundial es clarísima, por mucho que la hayan oscurecido una serie de historiadores de pandereta (Preston, Marquina, Tusell, etc.): https://www.youtube.com/watch?v=HLNO5spz9V8

 

Creado en presente y pasado | 104 Comentarios

El caso Lutero / Políticos y universidad.

 En Nueva historia de España he tratado con alguna amplitud el significado histórico de Lutero en relación con España.

Nueva historia de España: de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

Lutero se nos presenta, políticamente, como un personaje ávido de sangre y fuego, deseoso de “lavarse las manos con la sangre” de los papistas; animando a los nobles alemanes a ganar la salvación asesinando por todos los medios a los campesinos sublevados contra la dura servidumbre que sufrían; jactándose de las guerras civiles que promovía, etc. Y no se quedaban en palabras Conviene recordar las exhortaciones al asesinato y al incendio también por parte de los hugonotes u otros calvinistas.

   El asunto se agravaba por cuanto Europa sufría entonces el acoso del Imperio otomano, la lucha contra el cual recaía ante todo sobre España. Por ello, para España la rebelión luterana constituía un doble crimen. Y por ello España tuvo que luchar en varios frentes: contra los turcos, contra sus aliados, en especial Francia, contra  los promotores de guerras en la retaguardia europea y contra la piratería en el Atlántico y el Mediterráneo. Las propagandas protestante y francesa han presentado los hechos exactamente al revés, lo que no es de extrañar, pero sus versiones han sido aceptadas más o menos  por gran parte de  los historiadores y políticos españoles, lo que revela la calidad de sus universidades.

  Según los protestantes, Lutero representaba la libertad de pensamiento, o “la libertad” en general, frente al “oscurantismo”, la tiranía y la violencia achacadas a España. En realidad, Lutero reaccionaba contra la razón, lema del Renacimiento que entonces se extendía por Europa a partir de Italia. El protestantismo fue esencialmente oscurantista. Sus prédicas  no solo debilitaban materialmente a Europa, sino que socavaban el cristianismo desde sus cimientos. Como decía Carlos V, “Si este hermano está en lo cierto, entonces toda la historia anterior de la cristiandad habría sido un enorme error”. Lo suyo no fue una reforma, sino una reinvención del cristianismo, una auténtica revolución.

La libre interpretación de la Biblia (libre, excepto la de la tradición de la Iglesia, que debía ser prohibida) conducía directamente a la disgregación interna de la cristiandad. El mismo Lutero lamentaría sus consecuencias, porque su propia interpretación era puesta en tela de juicio. Sus seguidores  se disgregaron en numerosas sectas hostiles entre sí. Tuvieron la enorme suerte de gozar del escudo español frente a Constantinopla –con la que flirteaban– pues de otro modo habrían experimentado directamente las caricias de los jenízaros.

********

P. Tal como ud se expresa a menudo, diríase que no hay ahora más historiador importante en España que usted mismo.

–Bueno, digamos que el silenciamiento y boicot que sufren mis libros justifica hasta cierto punto una reacción que puede parecer excesiva. Para empezar, yo hablo de los temas que trato, y sin duda hay también en ellos historiadores importantes. Pienso en Luis Suárez, Ricardo de la Cierva, Cuenca Toribio, los hermanos Salas Larrazábal, etc. Pero por alguna razón mis libros han suscitado una verdadera furia, seguida de ninguneo absoluto, de casi todo el llamado “gremio” intelectual, y ya lo de gremio indica mucho.  Incluidos bastantes que están de acuerdo con mis tesis pero no se atreven o no quieren exteriorizarlo. O bien las adoptan más o menos, pero evitando citarme. A mí me parece que eso define a una universidad enferma. No hay debate, y sin debate no hay vida intelectual.

P. Sobre la guerra civil son bastantes los que le reconocen acierto en sus tesis o algunas de ellas, aunque sea con la boca chica. O claramente, como Stanley Payne y varios otros, pues usted ha investigado el tema a fondo. Pero con la reconquista es más dudoso que le puedan reconocer ese acierto.

La reconquista y España

–Muy bien: si no lo reconocen que lo digan y expliquen por qué lo dicen. Yo estoy dispuesto a debatir en serio.  Pero el ambiente que predomina es una mezcla de pedantería, mediocridad y miedo. No debaten porque tienen miedo a que sus carreras y posición salgan perjudicadas, esa es la lamentable realidad. Por cierto, me preguntaba una amiga por qué creo que los políticos españoles son tan mediocres y ruines. Creo que tiene mucho que ver en ello la baja calidad de nuestra universidad desde hace mucho. Casi todos los políticos salen de la universidad.

********

La razón por la que España no entró en la II Guerra Mundial es clarísima, por mucho que la hayan oscurecido una serie de historiadores de pandereta (Preston, Marquina, Tusell, etc.): https://www.youtube.com/watch?v=HLNO5spz9V8

Creado en presente y pasado | 56 Comentarios

Gibraltar y Rusia / El “temperamento” en la Reconquista

Mesa redonda, ayer, sobre Gibraltar en el Centro Riojano. Presentó Pedro López Arriba e intervinieron José María Carrascal (que llegó sangrando por la frente, de una caída), José Ramón Remacha, embajador de España; Guillermo Rocafort, economista y abogado; Guillermo Rocafort, economista y abogado; José María Manrique, coronel de artillería; y un servidor. Hubo discrepancias de cierto fondo, y las intervenciones se publicarán en internet, podrá verlas quien esté interesado.  Mi punto de vista:

*España es el único país de Europa y del mundo que tiene invadido su territorio con una colonia extranjera, y cuyos gobiernos se declaran amigos y aliados de la potencia invasora. Ya eso define perfectamente la posición y la “política” internacional de la casta, clase o chusma política.

*España es el único país del mundo que, habiendo obtenido en la ONU  una trascendental victoria política sobre Inglaterra en relación con Gibraltar, la ha visto anulada por sus gobiernos y partidos posteriores.

*Los gobiernos actuales obligan al  ejército español a intervenir en operaciones de interés ajeno, bajo mando ajeno y en idioma ajeno. El interés, el mando y el idioma de los invasores de Gibraltar. El ejército es quizá la institución donde es más fuerte  la colonización por el idioma actual de Gibraltar, presentado implícitamente como lengua superior.

*Especialmente revelador es el provocador despliegue de tanques, aviones y misiles en torno a Rusia, un país que ni nos amenaza ni nos agrede (como sí hacen nuestros “amigos y aliados con su colonia), cuya amenaza militar es un mito; como lo era la de Libia, país destrozado por la OTAN, en cuya criminal destrucción participaron los gobiernos españoles.

*A la OTAN le interesa España, pero a España no le interesa la OTAN, pues tiene fuerza económica y, si quiere, militar suficiente para afrontar a su único enemigo potencial, Marruecos, cuyas aspiraciones sobre Ceuta y Melilla (por lo menos) protege también implícitamente la OTAN.

*La política internacional española debe consistir en no involucrarse en operaciones de interés ajeno. Una vez desaparecido el expansionismo soviético, España debe volver a la neutralidad, única Gran Política exterior que ha convenido al país. Una neutralidad amistosa o benévola hacia Usa y la OTAN. Pero neutralidad.

* El problema de Gibraltar, la OTAN, etc.  se resume en la existencia de una clase, casta o chusma política corrupta, indigna y servil, ajena a todo sentimiento patriótico. La misma que ha fomentado y financiado todas las maniobras e ilegalidades separatistas hasta llegar al golpe de estado permanente. Esa casta debe desaparecer si España ha de continuar. Actualmente está en crisis, y VOX puede representar una alternativa. Pero VOX, como los demás partidos, carece de una postura definida y estudiada en política exterior, algo que habrá que plantearle la sociedad española antes o después.

***********
P ¿Era realmente necesario un nuevo libro sobre la reconquista, después de los de muchos ya publicados, y de polémicas como la de Sánchez Albornoz y Américo Castro?

–Ciertamente se publican muchos libros poco útiles, que no aportan nada nuevo; o bien libros absurdos, como muchos sobre la Reconquista. El mío es un reenfoque en muchos aspectos clave. La bibliografía actual se divide básicamente entre los que aceptan la Reconquista y los que la niegan aunque tengan que hacerlo en español y en un país llamado España, de cultura latina y religión predominante católica, como ocurría en el reino hispanogótico, anterior a la invasión musulmana.  Realmente se trata de negar a España, un deporte seudointelectual muy extendido y que revela mucho sobre el repulsivo estado de nuestra universidad.

P. El suyo, obviamente, acepta la Reconquista, pero también otros muchos lo hacen.

La reconquista y España

–Le pondré un ejemplo: Sánchez Albornoz sigue siendo el mejor medievalista español, creo que nadie lo ha superado, aparte de su polémica con las fantasías hispanófobas de Castro. No obstante, él basa gran parte de su enfoque en la idea de un “temperamento” español en el fondo de los sucesos históricos. Un temperamento nacido de una fuerte mezcla de razas blancas que habría llegado aquí sucesivamente, a esta península del fin del mundo entonces. En realidad, la composición genética de los españoles es más homogénea que la de la mayor parte del resto de Europa, es decir, que no ha habido tanta mezcla. Pero además, eso del temperamento le lleva a hablar de una “España islámica”, lo que es una contradicción en el mismo concepto. La “España” islámica se llamó al Ándalus y era exactamente lo contrario de lo que en términos culturales y políticos entendemos por España. En buena medida esa falsificación nace de una cierta patriotería que busca atribuir a España los logros culturales andalusíes, a Averroes, Maimónides y demás. Si alguien podría reivindicar esos logros sería más bien Marruecos, por afinidad cultural y porque allí marcharon gran número de andalusíes.

 P. El punto de vista que usted sostiene en su libro podría beneficiar a Marruecos o al islam en general, cuando reivindican Al Ándalus.

— Lo beneficiaría si cayéramos en el multiculturalismo. Y hay un empeño real en difuminar los rasgos históricos y culturales de España. Pero debe quedar claro que España no es Al Ándalus y que no puede reivindicar una cultura contra la que se fue formando, precisamente. En el libro distingo, cosa que no suele hacerse, entre cultura popular y cultura de élite. Debido al arrasamiento de la cultura hispanogótica y a la incorporación de logros griegos o indios, y a sus propias elaboraciones, Al Ándalus disfrutó de una cultura de élite muy importante durante los primeros siglos, para anquilosarse y retroceder, mientras la cultura de élite española no cesaba de desarrollarse. Observe que el judío Maimónides fue rechazado por los judíos y el Averroes musulmán lo fue por los musulmanes, mientras que ambos influyeron considerablemente en la escolástica europea.

Pero la cultura popular, lo explico en el libro, fue desde el principio muy superior en España, en relación con el estatus de la mujer y muchas otras cosas. Y políticamente, Al Ándalus fue siempre un régimen extremadamente despótico y esclavista, mientras que las propias necesidades de la Reconquista hicieron de los reinos españoles unos sistemas con más libertad no solo que Al Ándalus sino también que el resto de Europa.

********

La razón por la que España no entró en la II Guerra Mundial es clarísima, por mucho que la hayan oscurecido una serie de historiadores de pandereta (Preston, Marquina, Tusell, etc.): https://www.youtube.com/watch?v=HLNO5spz9V8

años de hierro: españa en la posguerra 1939-1945-pio moa-9788497347365

Creado en presente y pasado | 70 Comentarios

Esencia del cristianismo / La Reconquista reenfocada

Hoy, día 11, en el Centro Riojano, Serrano 25,  a las 19,00, mesa redonda sobre Gibraltar hoy, con la presentación y moderación  de Pedro López Arriba. Intervienen Pío Moa, José María Carrascal, Guillermo Rocafort y José Ramón Remacha.

**************

En esencia, el relato cristiano gira en torno a la salvación, un concepto difícil de interpretar y quizá pueda exponerse así:

 Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. Esto significa, quizá entre otras cosas, que lo creó como un ser moral, esto es, libre ante el bien y el mal. La inclinación al mal fue imponiéndose hasta que Dios castigó-purificó al hombre con el diluvio (este mito se encuentra también en otras culturas). Posteriormente, para contrapesar la tendencia dominante al mal, eligió a un pequeño pueblo particular para revelarle los principios éticos que debían salvarle. Ese pueblo, el judío, demostró también una fuerte inclinación a la desobediencia, por lo que recibió castigos, a veces tremendos, aunque no uno exterminador como el diluvio. Caídos bajo el duro yugo de Roma, los judíos esperaban un mesías que los liberase y los situase por encima de los demás pueblos (ya que eran el elegido) pero Dios decidió de otro modo: el mesías ya no sería el liberador del pueblo judío, al cual esperaba un castigo casi exterminador al rebelarse contra Roma. Tampoco sería un mesías propiamente dicho, sino el mismo Dios en figura humana. Y su mensaje ético rompería en gran parte con el tradicional judío y sería aplicable a toda la humanidad, a la que así redimiría mostrándole el camino de la salvación.

El contenido de la misión de Jesús sería este: al predicar una nueva ética levantaría contra él las fuerzas del mal hasta llevarlo a la muerte infamante en la cruz. En ese sentido su predicación y pasión resumiría la historia humana hasta entonces. Su crucifixión supondría el triunfo decisivo del Mal… Pero, no pudiendo ser Dios derrotado, la resurrección sería el factor necesario de esperanza para los hombres,  como señalaba San Pablo. Significaría la victoria del Bien sobre el Mal, identificado también con la muerte.

   Ahora, ¿cuál ha sido la historia posterior de la humanidad, tras la redención por Jesús? ¿Y la historia de los que se definen por su fe en Jesús y su resurrección?

  Entiéndase que esta aproximación ultrabreve no pretende resolver ni definir la cuestión, sino  solo exponer una posible  idea general, desde luego  discutible.

************

P. Existe ya una bibliografía muy amplia sobre la llamada reconquista. ¿Por qué ha escrito entonces el libro, no siendo además especialista?

La reconquista y España

–Hay una bibliografía amplia sobre épocas o aspectos de la Reconquista, así llamada porque es el concepto que mejor le corresponde. Pero poca bibliografía de síntesis sobre esa etapa histórica, curiosamente exclusiva de España. Y la poca que hay no me satisfacía. Por eso lo he escrito. Aparte de eso, no existen especialistas en esa parte de la historia. Es un período demasiado largo y amplio para admitir especialización. Los especialistas lo son en temas o épocas muy concretas y limitadas.  Por otra parte, la especialización suele tener el problema de que los árboles terminan por no dejar ver el bosque. Así, es demasiado frecuente pretender consluciones demasiado generales de unos estudios demasiado particulares.

P. ¿Qué motivos tiene usted para estar insatisfecho con las obras corrientes?

–En general, mi concepto de la historia es más amplio que el habitual, que suele girar sobre la política o la religión o la economía, y centrarse demasiado en el tema, abstrayéndolo del entorno. Le podría poner muchos ejemplos. Al hablar de la guerra civil española nadie o casi expone cuál era la concepción general ideológica y estratégica  de Stalin, mucho más amplia que la de Hitler en relación con España, y sin embargo tiene enorme relevancia. Al tratar la posguerra española, tampoco se da suficiente relieve a la evolución de la guerra mundial, que sin embargo fue repercutiendo en España de forma muy importante… Creo que mis libros aportan bastante en ese sentido, no solo relatan con más o menos precisión los hechos, como hacen todos, sino que explican o al menos abordan  las ideologías y motivaciones de fondo que estaban en juego. En Nueva historia de España, por poner otro ejemplo, relaciono de modo constante la evolución histórica de nuestro país con la de Europa, pero también con la del mundo, aunque, obviamente, la evolución de culturas como la china o la india tengan tan poco que ver con la de España. Pero lo hago porque España es el país que descubrió el mundo como conjunto y estableció al menos un principio de interrelación entre continentes y civilizaciones. Esto es algo esencial y sin embargo casi nunca se destaca como merece, o simplemente se olvida. Y, desde luego, si no es por España, el catolicismo y la Iglesia serían hoy una religión pequeña y poco influyente.

 P. Pero en relación con la Reconquista…

–Pues lo mismo. Generalmente se la estudia o expone en el plano religioso-político y casi nada en el cultural. Y en el primero, casi nunca se expone la tensión a menudo muy fuerte, entre los objetivos políticos y los religiosos, sino que se los identifica de manera excesiva. Así, hablar de “reinos cristianos” es un error, o al menos una insuficiencia que induce a error, porque no especifica que se trataba de reinos políticos españoles, pues reinos cristianos los había por toda Europa. No es una cuestión trivial. Y la evolución cultural también provocó tensiones entre lo propiamente autóctono que iba forjando la lucha con el islam y desde la herencia hispanogótica, y las aportaciones e imposiciones provenientes del exterior, sobre todo de Francia, con fuerte contenido también político. En conjunto, mi enfoque de la Reconquista difiere de modo considerable tanto de quienes la niegan, por supuesto,  como de la mayoría de quienes la aceptan, generalmente con pocas matizaciones en el sentido de que hablamos.

*********

La razón por la que España no entró en la II Guerra Mundial es clarísima, por mucho que la hayan oscurecido una serie de historiadores de pandereta (Preston, Marquina, Tusell, etc.): https://www.youtube.com/watch?v=HLNO5spz9V8

años de hierro: españa en la posguerra 1939-1945-pio moa-9788497347365

 

 

 

Creado en presente y pasado | 121 Comentarios