Carta abierta a un separatista / El oro de Moscú / La Reconquista

nacionalismos vasco y catalan, los-pio moa-9788490550229

Doy por supuesto que mis amables lectores difundirán a fondo e insistentemente,  como siempre,  contenidos como esta carta abierta.

Estimado señor:

 Empezaremos por un asunto que a usted no le hace gracia, pero que es definitorio: el racismo. Después de la derrota nazi nadie quiere proclamarse racista, pero en el origen de sus separatismos está la idea de ser una  una raza superior. Superior y sin punto de contacto con ninguna otra, decía Arana. Superior y en peligro de contaminarse con los “españoles”, decían Prat de la Riba y los de la Esquerra. Esto está bien documentado, mal que le pese. Me dirá usted que eso ha cambiado y ya no es así. Muy bien, si ustedes no son una raza superior, no se diferenciarán de los demás españoles porque sus diferencias son mínimas, las clásicas regionales, al lado del fondo común cultural e histórico que nos identifica a todos. Pero ¡por supuesto que el fondo de todo su llamémosle pensamiento sigue siendo ese racismo tan peculiarmente necio y ahora disimulado hipócritamente! Si usted renunciara realmente a esa manía, todas sus demás manías de secesión quedarían en el aire.

En su empeño en hacerse el diferente, usted da excepcional importancia al idioma regional, declarando ajeno y opresor al común que nos une a todos. Idioma de origen castellano pero hablado y entendido en toda España y al cual han contribuido todas las regiones. Usted pretende que la lengua común se ha impuesto y oprime a su lengua regional. Pero sabe muy bien que es falso. Lo que viene ocurriendo es justamente lo contrario: son ustedes los que tratan de marginar y excluir la lengua común. No voy a entrar en la discusión sobre el mérito de su lengua regional, y menos aún su derecho a hablarla y desarrollarla, pero sí le recordaré el hecho histórico de que el castellano se fue haciendo común por su mayor peso cultural en todos los órdenes, que fue aceptado sin necesidad de guerras por todas las regiones, y que a su desarrollo, literatura y pensamiento  han contribuido todas las regiones. Y que  con él se ha creado uno de los grandes ámbitos culturales del mundo. En su misma región, la cultura se ha desarrollado mucho más en el español nacional que en el español regional.  Y usted pretende privar a sus paisanos de la riqueza que en todos los órdenes supone la lengua común para imponerles la exclusiva de una de mucha menor influencia en todos los órdenes. ¿Y por qué pretenden ese absurdo? Por lo del principio, porque consideran la lengua regional como la propia en exclusiva.  ¿Propia de quiénes? De la “raza superior”, claro.

Otro aspecto disimulado de su racismo es su jactancia de ser más ricos que otros españoles. Y esto conviene aclararlo también. Es cierto que en Barcelona y Bilbao surgió una clase empresarial e industrial de cierto fuste por primera vez en España. Y es igualmente cierto que esa clase fue especialmente protegida desde Madrid. Es decir, fue concebida y funcionó como una política nacional de España. Ninguno de esos empresarios era por entonces secesionista, porque, aparte de que ni se le ocurría, sabía bien que su prosperidad dependía del conjunto del mercado español y de la política española.  Esto no tiene nada de particular, todos los países han desarrollado su industria con proteccionismo y en algunos centros particulares, pues sus productos tardan en hacerse competitivos con los de otros países que se han adelantado. Así ocurrió en Usa, Alemania, etc. El problema reside en el grado de proteccionismo. Cuando es excesivo, como  ocurrió en España, crea mercados cautivos que frenan la innovación y la iniciativa empresarial, por una parte, y por otra absorben rentas de otras regiones, obligadas largo tiempo a comprar productos de menor calidad y a mayor precio que los extranjeros. Este problema influyó, por ejemplo, en la guerra de Cuba. En otras palabras, un proteccionismo excesivo, que no se abolió hasta 1960, ha permitido que algunos centros industriales de sus regiones se enriqueciesen perjudicando al resto.

Y le recordaré otra cara de la moneda: también absorbieron sus empresas a  gran número de personas de otras regiones, precisamente porque el proteccionismo excesivo las mantenía en mayor pobreza. Es cierto que para esas personas fue una salida, pero no lo es menos que su riqueza regional de ustedes se debe en gran medida, y no debe olvidarse,  a aquellas personas, a menudo explotadas de mala manera. En buena medida, el separatista vivía de ellas y se permitía al mismo tiempo despreciarlas e insultarlas. El desprecio alcanza una cima cuando ahora se jactan ustedes de haberles ofrecido un pan que les negaban sus regiones de origen o bien  ”España”. ¡Qué generosos con los inferiores! ¿Entiende usted todo lo grotesco de ese laberinto de falacias?

En fin, usted y sus correligionarios pretenden destruir una de las naciones que más ha contribuido a moldear la historia del mundo, y disgregarla en un conglomerado de pequeños estados como los de la llamada Edad Media, inevitablemente hostiles entre sí, insignificantes en el orden internacional y juguete de intereses de potencias mayores. Ese es el contenido de su programa y no hay otro. ¿Cómo es posible tanta estupidez? Estupidez agravada porque, ante la miseria moral y política de los gobiernos que llevamos sufriendo largo tiempo, ustedes han creído ya fácil cumplir su designio. Quizá le convenga reparar en que ese tipo de gobiernos ha sido bastante frecuente en España desde hace un siglo y medio, y a pesar de ello, todas las intentonas separatistas han fracasado, incluso ridículamente, una y otra vez. España, convénzase, tiene una densidad cultural, histórica y política que no se deja destruir fácilmente, y que debería tener usted muy en cuenta si no quiere provocar nuevas desgracias a un país que ya lleva sufrido bastante de chifladuras como la suya.

**********

La oposición a Franco en los años 60: su carácter y amplitud https://www.youtube.com/watch?v=9f24L_pMW9c

Los Mitos Del Franquismo (Historia)La guerra civil y los problemas de la democracia en España (Nuevo Ensayo)

El oro de Moscú

El nivel de la actual historiografía española se pone de manifiesto en la cuestión periódicamente resucitada del oro enviado a Moscú por el gobierno de Largo Caballero, o más propiamente por tres de sus componentes: el propio Largo, Negrín y Prieto.

La cuestión históricamente decisiva es que aquel envío, al margen de cualquier motivación que se haya esgrimido, puso al Frente Popular en manos de Stalin. Simplemente eso. Sin Stalin, el Frente Popular se habría hundido en seis meses a pesar de su aplastante superioridad material de inicio. Pues bien, este hecho está ausente o apenas mencionado en la mayor parte de la historiografía, que prefiere enredarse en aspectos secundarios.

El principal aspecto secundario que ha dado lugar a multitud de intervenciones es el del motivo de su envío a Moscú. Sus autores han afirmado que se debió a que las democracias no aceptaban colaborar con el Frente Popular (“la república”, la llaman), a pesar de ser tan demócrata como ellas. Y por ahí siguen muchos historiadores de poco fuste. Al parecer no tienen relevancia hechos como que  Largo, Negrín y Prieto hubieran intentado en 1934 una insurrección contra la república para implantar un régimen de tipo soviético; o que hubieran organizado el fraude electoral de febrero del 36; o que  contribuyesen a crear un clima revolucionario a continuación, y una revolución abierta a partir del 18 de julio de aquel año. En los análisis de esa gente, estos hechos ni se mencionan. Se diría que los tres personajes eran unos buenos  demócratas que solo deseaban que otras democracias los apoyasen y que solo recurrieron a Stalin cuando se vieron sorprendidos por la falta de solidaridad de Londres y París. ¿Es que no sabían lo que representaba Stalin?

Hay otros debates de interés menor, como el de la legalidad del envío. Desde luego fue manifiestamente ilegal, pero eso no era nada nuevo en un Frente Popular que en las propias elecciones y a continuación de ellas había pisoteado a conciencia cualquier legalidad o principio democrático.

   Por otra parte, los debates secundarios sobre si el oro fue consumido o no, giran sobre problemas sin mayor interés, al no poder comprobarse fehacientemente. Excepto en  un sentido: el Frente Popular gastó, en cualquier caso, mucho más dinero que los nacionales en la adquisición de material en Rusia y otros países, y no fue solamente el oro. Lo cual arruina otra especulación de historiadores lisenkianos que aceptan la propaganda roja, según la cual se había perdido la guerra porque el Kremlin había ayudado poquito en comparación con las masas de armas suministradas a Franco  por Italia y Alemania.

Y, repitamos, el efecto histórico mayor y definitivo fue que aquella decisión puso en manos de Stalin los destinos del Frente Popular. Si no se parte de ahí, todo el debate degenera en puros bizantinismos. Por cierto, un asunto derivado es el del arrepentimiento de Largo y de Prieto, pero no de Negrín, por el envío del oro y sus consecuencias. Arrepentimiento que costó a ambos su defenestración política. ¿O no tuvo nada que ver una cosa con la otra?

************

la reconquista y españa-pio moa-9788491643050

 He  expuesto (http://www.piomoa.es/?p=10595) razones por las que mi libro sobre la Reconquista es innovador y puede considerarse la mejor obra de síntesis escrita hasta ahora al respecto. Claro está que esto no es un dogma y cualquiera puede opinar lo contrario. Pero para ello debería dar asimismo razones y no sustituir estas por calificativos, como suele ser tan frecuente en estos “debates”


 

Creado en presente y pasado | 123 Comentarios

Dos concepciones de la sexualidad / Viñas, el sanguinario

No sabemos por qué, a partir de cierto grado de evolución, los seres vivos se reproducen sexualmente;  ni por qué, al menos en el caso humano, el acto sexual va cargado de un placer más intenso y distinto de cualquier otro, así como de sentimientos también de particular intensidad; ni tampoco por qué el dimorfismo sexual –no solo físico, también psíquico– es tan acentuado en el ser humano, más, probablemente, que en el resto de los mamíferos. Pero sea cual fuere la causa, los hechos son esos.

   Dejando aparte la cuestión del amor, podemos deducir de ahí dos actitudes que, llevadas al extremo serían estas: la sexualidad como instrumento de reproducción y como instrumento de placer.  La primera concepción es la tradicional en el cristianismo, que algunas prédicas querían llevar precisamente al extremo, justificando el acto sexual solo si tenía como objetivo tener hijos. La segunda es la que se va imponiendo actualmente, de modo también más extremo cada vez: se trata de utilizar los órganos sexuales para obtener el placer correspondiente, sin relación con la reproducción  ni siquiera con la división biológica en sexos opuestos. Cada una de estas concepciones origina una moral propia.

     La primera concepción, aun sin plantearse de modo extremista, relaciona la sexualidad con la reproducción, y al exigir esta un período de cuidados de la prole mucho más larga que en cualquier animal, impone una estabilidad y fidelidad conyugal también muy prolongada, que el cristianismo trata de que sea por vida, lo que se entiende por una familia. La sexualidad debería quedar regulada y ordenada aprovechando los sentimientos  amorosos naturales, el sentido del compromiso, etc., pero puede imponer obligaciones pesadas que reprimen la tendencia promiscua, sobre todo en el varón.

   La segunda concepción gira en torno a un placer que puede obtenerse de muchas maneras, por lo que sería normal tanto la homosexualidad como la pederastia u otras formas como el sadomasoquismo, que ciertamente proporcionan placer a sus practicantes, pues de otro modo no se darían. La moral gira aquí, precisamente en torno al placer, y la relación con el otro o los otros participantes no exige más compromiso que ese, generalmente pasajero o muy pasajero, porque “el otro” suele tener necesidades o exigencias no siempre agradables.  La reproducción queda en segundo plano, a menudo como una consecuencia indeseada, según demuestra la masividad del aborto, la disminución de los matrimonio y el aumento de las separaciones y divorcios. Esta concepción se presenta como la propia de la libertad y los derechos humanos.

   En fin, dejemos ahí la cosa, de momento.
************

Los Mitos Del Franquismo (Historia)La guerra civil y los problemas de la democracia en España (Nuevo Ensayo)

Viñas, el sanguinario

   A estas alturas, creerse la propaganda según la cual el Frente Popular era un conglomerado de demócratas protegidos y orientados por Stalin y abandonados ignominiosamente por las democracias inglesa y francesas, requiere no ya de enormes tragaderas, sino de una notable estupidez. Tenemos, no obstante, un “historiador”, Ángel Viñas que no solo se lo cree sino que realiza esfuerzos ímprobos por convencer a la gente de semejante memez.

    El caso de Viñas tiene otra faceta, y es su carácter sanguinario. Está convencido de que Negrín obraba de forma valiente y honorable tratando de prolongar la guerra, con su cúmulo de sangre y sacrificios, para enlazarla con otra peor aún, la guerra mundial. A Viñas los torrentes de sangre que costó y aún costaría más si el designio de Negrín se hubiera cumplido,  no le impresionan lo más mínimo. Por su “democracia” considera que valdrían la pena.

  Hace poco el “demócrata” sanguinario Viñas decía que es preciso llegar a un relato único sobre la guerra y el franquismo. Como en la república democrática de Corea del Norte o en la “Alemania democrática”, como la llamaban aquí: el relato de la “memoria histórica”. Hoy tenemos una universidad que acepta estas cosas, y al aceptarlas demuestra su indecencia moral, su totalitarismo político y su irrelevancia académica. Aún así, los Viñas y compañía van a tener más resistencia de la que creen.

*************

El otro día pasé por la calle Malasaña y por curiosidad busqué dos restaurantes que frecuenté en tiempo de clandestinidad y donde solía quedar con Delgado de Codes, que murió de un disparo de la policía. Uno de ellos el Bolívar, se llama hoy Bolívar-Barbadillo y ya no es barato. El otro La Glorieta, ya no existe, parece un restaurante indonesio.  Siempre me pregunto en qué consistirá el pasado y adónde habrá ido. Lo cito en “recuerdos sueltos” (https://www.libertaddigital.com/opinion/fin-de-semana/flan-con-nata-1276231117.html ), que he incluido en Adiós a un tiempo.

Adiós a un tiempo: Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas de [Moa, Pío] https://www.amazon.es/Adi%C3%B3s-tiempo-Recuerdos-sueltos-relatos-ebook/dp/B075L82G5B

Creado en presente y pasado | 61 Comentarios

La guerra civil como guerra ideológica / Falsedad del átomo

Sobre la plaga del feminismo: https://www.youtube.com/watch?v=kCLVsOVtTUE

*El franquismo fue, como todos, un régimen de partidos, aunque se llamaran “familias”. Y, como en todos los regímenes, las rivalidades entre ellos podían resultar muy peligrosas. Aquí se explican algunos aspectos clave de la cuestión, a menudo tan  mal entendida https://www.youtube.com/watch?v=9CU7pgIaARE 

Los Mitos Del Franquismo (Historia)La guerra civil y los problemas de la democracia en España (Nuevo Ensayo)

****************************

Dada la conflictiva  variedad de intereses presentes en la sociedades humanas, las guerras pueden surgir por objetivos muy variados: territoriales, económicos, políticos,  religiosos, ideológicos, etc., incluso personales. En la práctica suelen intervenir varios, aunque alguno siempre predomina y da carácter al conflicto . Si hubiéramos de definir el de España creo que su carácter ideológico sería el dominante. Grosso modo, una ideología viene a ser una concepción general del mundo, y el choque entre esas concepciones produce un tipo de guerras radicales, parecidas a las de religión. Cada bando piensa que el enemigo no solo le perjudica económicamente, por ejemplo, sino de manera total, siente que su mera presencia destruye todo lo que da sentido  a la vida social y personal, a los sentimientos que le permiten identificarse con su sociedad o sus esperanzas vitales. A estas situaciones se llega generalmente mediante procesos más o menos largos y en gran medida inconscientes para los mismos políticos.

  El problema lo vio con claridad premonitoria el editorialista del diario El Sol que en el último día del año 1935 diagnosticó: “Los españoles vamos camino de que nada nos sea común, ni la idea de patria, ni el régimen, ni las inquietudes de fuera ni de dentro, y mucho menos los postulados de la convivencia nacional”, abiertos esperanzadamente por la república. Recojo con frecuencia esta cita porque define la situación y explica, por ejemplo, la negativa de  Margarita Nelken o de Federica Montseny (entre tantas) a entender como “fratricida” la contienda: no había fraternidad alguna derivada de compartir un país y una cultura, porque las ideas y sentimientos al respecto se presentaban como radicalmente incompatibles.

Dado que el término “ideología” se presta a muchas interpretaciones, expondré en qué sentido lo empleo aquí con más precisión del resumido más arriba. El concepto procede de Marx, para quien la ideología consistía en un conjunto de ideas sobre el mundo y la vida humana con pretensiones de valor general pero  creado en realidad para justificar la dominación de un grupo social sobre la mayoría explotada. Siendo esa su función, sus pretensiones explicativas son en realidad parciales y falsas, opuestas a la ciencia. La  religión sería la ideología por excelencia.

 En mi ensayo sobre Europa en su historia, he expuesto la cuestión de otro modo: el hombre es en gran medida un misterio para él mismo, y la necesidad de encontrar sentido a su vida y actividad le obliga a depositar fe en algo fuera de su alcance, que les dé ese sentido. La base y sustancia de la cultura europea es el cristianismo, el cual entraña una fuerte tensión interna entre fe y razón o, como a veces se expresa, entre el legado de Jerusalén y el de Atenas. Esa tensión ya dio lugar en la llamada Edad Media  a intensos debates entre los escolásticos, con conclusiones divergentes. Con el protestantismo, la tensión se resolvió a favor de la fe y en contra de la razón, “la ramera de Satanás” en frase de Lutero, socavadora permanente de la fe.  El catolicismo, en Trento, buscó una vuelta a la difícil armonía entre ambos componentes, pero la Ilustración lanzó un nuevo embate contra el cristianismo al privilegiar la razón y someter la fe a un demoledor examen racionalista. La Ilustración afirmaba la creencia en que la razón conseguiría llegar a conclusiones universalmente válidas, necesarias y por tanto de aceptación forzosa para todo el mundo. Esto, sin embargo, no dejaba a su vez de ser una fe, y el resultado no fueron en modo alguno aquellas “verdades universales” sino ideologías diversas y a menudo radicalmente enfrentadas.

Considero aquí, por tanto, que las ideologías son concepciones del mundo y del hombre, basadas en la razón, con los correspondientes programas prácticos. O más apropiadamente, basadas en una Razón divinizada y reforzada por la ciencia o un concepto de la ciencia. Las ideologías principales en los dos últimos siglos y medio han sido el liberalismo, el marxismo y, ya en la primera mitad del XX, el fascismo y el nacionalsocialismo. El encontronazo entre las tres daría lugar a la II Guerra Mundial y a una profunda decadencia de Europa. En cada una de esas ideología se aprecian, además, interpretaciones discrepantes y hasta opuestas, de modo que ni siquiera puede decirse de cada una que aporte unas conclusiones unívocas y necesarias. Todas ellas estuvieron presentes en la guerra de España, y  también otras menores, en particular el anarquismo, muy influyente en la contienda civil y en los movimientos que condujeron a ella. Para entender la conducta del Frente Popular y más ampliamente la guerra, será imprescindible, por tanto, examinar el contenido de las ideologías en pugna así sea a grandes rasgos: estudio casi siempre ausente en las historias de aquellos episodios.

************************

La teoría atomista de Demócrito suele presentarse como  un gran avance en el pensamiento científico, pero en realidad es una composición racionalista contradictoria. Racionalista porque extremaba el hecho de que toda la materia puede ir dividiéndose en “pedazos” más pequeños, por lo que había que llegar a un elemento  indivisible, pues de otro modo no existiría nada.  Sin embargo, el mundo resultante sería una acumulación gigantesca  de átomos iguales,  con un aspecto uniforme y solo diferenciado en tamaños. Como  evidentemente no era así, había que suponer “algo” ajeno a los átomos, que les haría comportarse de maneras muy distintas para originar un mundo tan multicolor y variado, lo cual eliminaba la propia teoría como explicación última. O bien atribuir a los átomos formas, colores y agarres diversos, lo cual implicaba composiciones distintas, es decir, negaba asimismo la propia teoría.  

   La teoría atomista se ha aplicado también, con pretensiones científicas, a la sociedad. Esta se compondría a su vez de átomos (individuo significa lo mismo que átomo), lo cual daría origen a sociedades perfectamente uniformes, más aún que las de las hormigas.  Hay en las ideologías una especie de nostalgia por  esa igualdad que garantizarían los átomos personales y que visiblemente nunca existió. También las ideologías quieren ser “científicas”.

.

Creado en presente y pasado | 108 Comentarios

18 de julio. / Colaboración con la ETA /Antifranquismo contra democracia

Todos los 18 de julio deberían celebrarse  con reuniones, comidas y acciones exteriores como difusión de documentos breves sobre el significado histórico de Franco y gran número de pintadas de “Viva Franco”.  El medio son las asociaciones informales, tertulias o “grupos de afinidad”. Así funcionan en general los movimientos actuales feministas, animalistas y similares. Pero los “franquistas” parecen incapaces hasta de eso, prefieren  combinar la queja con la inacción, o con baladronadas o simplezas ridículas y antidemocráticas que hacen el juego a los otros.  A ver si vamos diferenciando y saliendo de ahí.

   Otro ejemplo: dentro de la lucha contra la ley de memoria histórica, los oyentes del programa “Una hora con la historia” deberían tomar a pecho su difusión o la difusión de libros como Los mitos del franquismo. No se percibe casi nada de esto, salvo por un número muy reducido de francotiradores. Quizá piensen que eso de la memoria histórica no tiene importancia.

***********

   El juez Pedraz ha rechazado la querella de VOX contra Zapatero por colaboración con banda armada. Con ello realiza un acto más de colaboración con la ETA. Creo que ese juez tiene un historial político harto peculiar, que no recuerdo ahora.

**************

El antifranquismo habla en nombre de una presunta democracia, pero nada puede ser más revelador el hecho de que necesita vulnerar los principios más  elementales de la democracia para llevar adelante sus siniestros proyectos.

***********

Ayer pasé por la calle Malasaña y por curiosidad busqué dos restaurantes que frecuenté en tiempo de clandestinidad y donde solía quedar con Delgado de Codes, que murió de un disparo de la policía. Uno de ellos el Bolívar, se llama hoy Bolívar-Barbadillo y ya no es barato. El otro La Glorieta, ya no existe, parece un restaurante indonesio. ¿Adónde irá el pasado? Lo cito en “recuerdos sueltos” (https://www.libertaddigital.com/opinion/fin-de-semana/flan-con-nata-1276231117.html ), que he incluido en Adiós a un tiempo. ¿Adónde irá el pasado?

Adiós a un tiempo: Recuerdos sueltos, relatos de viajes y poemas de [Moa, Pío] https://www.amazon.es/Adi%C3%B3s-tiempo-Recuerdos-sueltos-relatos-ebook/dp/B075L82G5B

Creado en presente y pasado | 38 Comentarios

La Reconquista y la España actual / Madrid, colonia inglesa

Usted afirma que su libro sobre la Reconquista es el mejor que se ha escrito hasta ahora.

–Creo que es el mejor como obra de síntesis.  Por supuesto, hay otros estudios mucho más detallados o mejores en unas u otras partes. De todos modos, usted puede mirar en internet los libros del mismo estilo publicados en los últimos años, y comparar.

Sin embargo, la universidad no le reconoce a usted siquiera como historiador.

la reconquista y españa-pio moa-9788491643050

–Ese no es un argumento. En todo caso me hace un honor. La universidad actual se define por  su aceptación de la ley de memoria histórica. Y se define como moralmente miserable, políticamente totalitaria y académicamente infumable. Y no solo porque está dominada por los fulanos de la memoria histórica, sino que sus contrarios carecen del mínimo valor moral para sublevarse contra esa porquería. Esa universidad produce grandes cantidades de material muy mediocre, cuando no de auténtica basura, en letras y humanidades. Y eso es una tragedia porque la universidad viene siendo desde el siglo XII o XIII el espinazo de la cultura occidental.

–Bien, ¿y qué hace su trabajo superior a los demás?

–En primer lugar, el planteamiento. La Reconquista, que debería estar perfectamente asumida como hecho crucial de la nación, está siendo negada porque se está negando a España en un doble proceso que he señalado mil veces, de disgregación interna y de disolución en la burocracia de Bruselas. No es que se niegue a España porque la historia de la Reconquista sea una falsedad, sino que se niega la evidencia de la Reconquista porque se quiere negar a España. Si no se empieza por entender esto, entender la actualidad política de la Reconquista, lo que se estudie empezará por estar desenfocado y embrollará la cuestión en lugar de clarificarla.

¿En concreto?

–En concreto: España es una nación de lengua latina transformada, de historia cultural muy mayoritariamente romana y católica, de derecho derivado del romano, etc. etc.; cosas que nada tienen que ver con Al Ándalus.  ¿Cómo podría haberse llegado a esto sin la Reconquista? Pues esta reflexión tan elemental no la ha hecho casi nadie, con lo que la polémica –apenas existente– entre partidarios y opuestos a la Reconquista tiende a caer en discusiones inconcluyentes, de detalles o bizantinas. Por otra parte la Reconquista fue enormemente rica en avatares políticos, militares económicos y culturales, enlazados a menudo con lo que ocurría más allá de los Pirineos o del estrecho de Gibraltar. Por esa misma riqueza es fácil perder el hilo al estudiarla. Piense en los separatismos, que nacen de una mezcla de integrismo religioso, racismo y anhelo de volver a la disgregación supuestamente maravillosa de la llamada Edad Media. Con lo que estamos en un intento de volver atrás el reloj de la historia para balcanizar España en estaditos enfrentados y manejados por potencias exteriores. ¿Ve usted hasta qué punto es importante la Reconquista? ¿Ve usted hasta qué punto es necesario un enfoque claro? Pues es lo que he intentado en mi libro. Hace años surgió la polémica entre Sánchez Albornoz y Américo Castro, de muchísimo interés pero inconcluyente en muchos aspectos. La idea de Sánchez sobre el “temperamento” no es mucho mejor, a mi juicio, que la de Castro sobre las “vividuras” y similares.

**************

El franquismo fue, como todos, un régimen de partidos, aunque se llamaran “familias”. Y, como en todos los regímenes, las rivalidades entre ellos podían resultar muy peligrosas. Aquí se explican algunos aspectos clave de la cuestión, a menudo tan  mal entendida https://www.youtube.com/watch?v=9CU7pgIaARE 

*******************europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

He propuesto la iniciativa de un documental con el título: “Madrid, capital de España o colonia inglesa”? Podría empezar por situar la cámara en algún punto de mucho movimiento e ir enfocando los miles de personas con ropas adornadas por frases, generalmente idiotas, en inglés o por la bandera británica. Es importante señalar las ropas y mochilas de los escolares, donde más se aplica esa política y no por casualidad. Un documental con pocos comentarios y mucha materia visual. Seguramente habrá quienes puedan hacerlo, otra cosa es que quieran.

   Sería parte de la campaña sobre Gibraltar. Quiero recordar la necesidad de exponer el manifiesto una y otra vez en internet en wasap o por otros medios. Que permanezca presente durante meses.

Este manifiesto se dirige a millones de españoles, por lo que invitamos a nuestros lectores y oyentes a difundirlo por todos los medios, con enlace a este blog (http://www.piomoa.es/?p=10249 ). En una segunda etapa pasaremos a recoger firmas. Se trata de crear una plataforma que ponga en primer plano un problema que es de primer plano, pues afecta íntimamente a la política exterior e interior de España. Un problema ocultado o desvirtuado sistemáticamente  por todos los partidos, con la excepción parcial de VOX. Se trata de si ha de continuar el actual proceso de satelización política y cultural a intereses ajenos, acompañado del desguace del propio país, o de reaccionar contra esas políticas nefastas de una vez y con máxima energía

España soporta la única colonia en Europa, una invasión  en el mismo centro neurálgico de su eje defensivo Baleares-Gibraltar-Canarias. El hecho exige una reflexión en profundidad porque los gobiernos españoles, sean del PP o del PSOE, se declaran amigos y aliados de la potencia invasora, caso único en el mundo,  lo que automáticamente convierte a España en un país satélite y sin intereses internacionales propios.

Esta posición, que hoy no toleran países del llamado Tercer Mundo, se manifiesta igualmente en intervenciones militares sucesivas bajo mando ajeno, en idioma ajeno y por intereses ajenos. Recordemos las acciones en Yugoslavia o Kosovo contra un país en proceso de disgregación por fuerzas internas y externas, cuando la propia España sufre hoy, precisamente, fuertes tensiones disgregadoras. O las costosas intervenciones sin salida  en Afganistán, un país absolutamente lejano a nuestros intereses. O en  Libia que dejó al país sumido en una guerra civil y un caos que continúa, con cientos de miles de víctimas y de huidos que han agravado las crisis inmigratorias en Europa y en la misma España.  Etc. O la presencia de aviones y tanques españoles amenazando y provocando por cuenta ajena a Rusia, un país con el que no tenemos ningún conflicto como sí lo tenemos, en cambio con el que invade nuestro territorio y que es la  segunda potencia de la OTAN, en estrecha vinculación con la primera.

Debe recordarse  que en los años 60, España obtuvo en la ONU una gran victoria política sobre Inglaterra, al reconocerse la obligatoriedad de devolver Gibraltar a España. Dada la arrogante negativa de los invasores  a cumplir la resolución,  el gobierno español cerró la frontera con la colonia, aislándola y convirtiéndola en una ruina económica, con coste político y moral añadido y creciente para los ocupantes. Esta política, que habría dado fruto con el tiempo, fue radicalmente invertida por la casta política actual, que anuló aquella victoria, abrió la verja, multiplicó las facilidades a los invasores y convirtió la colonia en un gigantesco emporio de empresas opacas y contrabando masivo, con cuyas ganancias ejerce una auténtica colonización sobre el entorno –al que ha hundido económicamente– y una  corrupción sistemática sobre políticos, periodistas, abogados y jueces no solo en su entorno andaluz sino en toda España. Gibraltar ha albergado reuniones de grupos separatistas españoles y no hay duda sobre la intención de Londres y la colonia de jugar con los problemas internos de España para mantener a toda costa su ilegal, humillante y parasitaria presencia en el peñón y su entorno.

El caso de unas clases políticas que no solo admiten la invasión de su territorio sino que multiplican los gestos de sumisión y zalamerías hacia el ocupante, es quizá único en el mundo. Y no se entiende sin otros rasgos, también únicos,  de esos partidos y gobiernos. Pues ninguna otra nación tolera gobiernos que en lugar de hacer frente a los separatismos disgregadores, los ha alimentado, financiado y promovido durante décadas hasta volverlos extremadamente peligrosos vaciando de estado a dos regiones y creando una situación de golpe de estado permanente desde una de ellas, cuyas autoridades se declaran en abierta rebeldía contra el resto del país. Esos gobiernos, sean de derecha o de izquierda, han incumplido mil veces  los puntos más elementales de la Constitución que garantiza la unidad nacional, y de la democracia, amparando toda clase de ilegalidades, acosos y propagandas contra quienes les resisten. Gobiernos que, declarándose demócratas, han propiciado leyes totalitarias de estilo comunista como la de memoria histórica u ofensivas contra la igualdad de derechos de las personas como las leyes de género. Gobiernos que vienen entregando ilegalmente la soberanía española a una burocracia no representativa con sede en Bruselas.

No estamos, pues, ante un asunto menor, pues se conecta estrechamente con todos los demás problemas de fondo creados por la actual casta política y que no cesan de agravarse. El problema de Gibraltar no tiene solución militar, pero tampoco la necesita. Es indudable que  España tiene todas las bazas, sean económicas, políticas, morales o internacionales. Esas  bazas las han utilizado los gobiernos de PP y PSOE contra los intereses españoles y a favor de los ocupantes; procurando al mismo tiempo que la intolerable y escandalosa situación quede en la ignorancia para la mayoría de la gente o sea considerado por ella como un asunto de poca enjundia.  Gibraltar ilustra la abyección y miseria moral, intelectual y política de una casta política de la que el país debe deshacerse necesariamente y cuanto antes. Y denunciar la cuestión en sus verdaderos alcances y proyecciones, combatir el oscurantismo deliberado hacia la misma, su ocultación a los españoles,  es el primer paso al respecto.

Nueva historia de España: de la II guerra púnica al siglo XXI (Bolsillo (la Esfera))Los Mitos Del Franquismo (Historia)

**********

 

Creado en presente y pasado | 39 Comentarios