Ls novelas mienten / Dúo de timadores / La roca de Prometeo

Las novelas mienten

–Verdaderamente, si no fuera por eso que llamáis terror sagrado, Sonaron gritos podría quedar como una novela de aventuras, bastante de amor, mucho de guerra, algo de costumbrismo…

–Yo creo que si me hubiera propuesto combinar esos factores, no lo habría logrado, habrían quedado como pegotes, pero salió sin apenas planeación, un poco por su cuenta. 

–Bueno, eso nos importa poco. Lo que hay es lo que realmente  te salió. El terror sale en mucha literatura, de ahora y de siempre, pero casi siempre como terror convencional, o terror animal contagioso ante peligros inminentes de muerte, o por la maldad o la locura de los “malos”. Y contra lo que dices, también el terror sagrado asoma en Cuatro perros, esas discusiones de tono metafísico, esas burlas, mismo bajo la desesperación de Moncho por la arbitrariedad divina, o la lucha inútil de Arsenio contra su homosexualidad,  y la satisfacción por su crimen, pues en todo eso  lo que asoma, para mí, es el pánico ante lo que no puedes entender.

–¿Una venganza por eso de la arbitrariedad divina? La venganza consiste en destruirse uno mismo. “Me has hecho con esas ilusiones y me las has quitado, mejor, me las has hecho fracasar. Pues al carajo todo”. 

–Pero, a decir verdad, Dios no aparece en ninguna de las dos novelas.

–No, no tienen nada de relatos piadosos. La cosa, según la veis, me recuerda algo de Lerroux en sus memorias: discutían de la existencia de Dios en la redacción de un periódico, y  un poeta, jorobado, sacó una navaja y la clavó en la mesa soltando una blasfemia brutal contra quien le habría creado con un cuerpo miserable, y al mismo tiempo con un alma ambiciosa y altiva. La anécdota está muy bien contada.   

–El contraste entre las ilusiones y los proyectos de la adolescencia y la marcha real de la vida está en muchas obras. Me parece un tema fundamental, solo que en  Cuatro perros no puede aparecer, porque solo pasa un día.

–Sí, se ha tratado mucho, los proyectos de juventud y tal, proyecto de vida… Eso lo trataban mucho algunos filósofos en los años treinta. Pero casi nunca hay ese contraste, muy poca gente se hace proyectos, ni siquiera pequeños proyectos, en realidad se va acoplando a como salgan las cosas. El proyecto de casi todo el mundo es simplemente ganarse la vida a como vaya saliendo, y disfrutar de lo que se pueda. Eso no suena muy novelable, pero las novelas mienten, ya se sabe, dramatizan  lo vulgar y corriente. 

***************************

Dúo de timadores

**Pujoliño y Dotor compiten por quién estafa mejor a la gente. La técnica la tienen bien aprendida: disfrazar las corrupciones, los desmanes y fechorías con palabras que suenen bien: por ejemplo, Pujoliño llama “bilingüismo cordial” a la exclusión progresiva del español de la vida oficial en Galicia. O dice que el PSOE es un partido mayoritariamente honrado. Claro, como el PP. 

**El antifranquismo necesita mentir constantemente, porque vive de la mentira.

**El antifranquismo es el virus que está destrozando la democracia y la unidad nacional

**El antifranquismo reúne a asesinos etarras, corruptos socialistas, déspotas separatistas, comunistas y señoritos cutremangantes del PP.  Lo mejor de la sociedad, todos socios contra Franco.

**El antifranquismo no odia a Franco a pesar de haber mantenido la unidad de España, haberle evitado la guerra mundial, haber superado los odios y miseria republicanos,  y haber dejado una sociedad reconciliada, próspera, con buena salud social, sin la deuda histórica, moral y política, del resto de Europa con los ejércitos useño y soviético… Lo odia precisamente por todo eso.

**Como en el Frente Popular, del que se considera heredero, el  antifranquismo lleva en sí todos los gérmenes de los odios y la guerra civil. 

**Ningún abortista fue abortado. Quizá, en el fondo, lo lamentan.

*******************************

La roca de Prometeo.

Una de las definiciones del ser humano (animal racional, animal político, etc.) es la de animal técnico. Es más, puede intentar entenderse la historia humana como un desarrollo, por lo demás muy evidente, de su técnica. Esto queda claramente contemplado en el mito de Prometeo,  figuración precisamente del animal técnico. La técnica permitiría al hombre burlarse de los dioses e igualarles. En el mito, Zeus condena a Prometeo a ser encadenado a una gran roca, donde le visita un águila para roerle el hígado, día tras día.

Creo que nadie ha interpretado el mito mejor que Paul Diel. La roca simboliza la trivialidad y opacidad de la vida, y es la consecuencia de la técnica opuesta al espíritu. Prometeo tiene lo que ha elegido: está encadenado a la trivialidad, y el águila representa el castigo de esta, por su elección.   

Como dice Diel, los mitos tienen una profundidad insondable. Hoy, el hombre ha desarrollado una capacidad técnica que irónicamente le iguala a la divinidad, al permitirle destruirse a sí mismo. Y junto  con las maravillas de la técnica, la vida humana se ha vuelto insoportablemente opaca,  plana,  chabacana… en combinación con la histeria por algún apocalipsis. A salvar el planeta, vamos.  

Creado en presente y pasado | 42 Comentarios

Terror sagrado / Grandes problemas rehuidos / Historia complicada

El terror sagrado

De tertulia

– Yo sintetizaría  Sonaron gritos como el itinerario entre dos encuentros. Empieza con un encuentro entre padre e hijo que casi da lugar al asesinato del hijo por el padre, ignorantes ambos de su parentesco;  y termina con otro encuentro entre los dos,   en el cual el hijo reconoce al padre, no así a la inversa, y deliberadamente provoca su muerte, la del padre. El primer encuentro está a punto de volver loco al hijo, y el segundo le causa un choque psíquico que le impone  cambiar de vida.

–La verdad es que no pensé ni planeé nada de eso al escribirla. Salió así, por las buenas. No soy un gran lector de novelas, solo leí muchas en la adolescencia, después pensé que la realidad supera a la ficción. Pero, bueno, no conozco ninguna que se pueda condensar así. ¿Conoces alguna con un tema parecido? De todas formas, lo más importante es lo que llamas  itinerario, los diez años “de hierro”  entre un encuentro y otro. 

–Se puede catalogar como novela de guerra o de aventuras, pero tampoco conozco otra con ese hilo conductor, paterno-filial, tan dramático, ahí entiendo su originalidad.  Lo entiendo como eso que llaman el  terror sagrado, al principio y al final. El terror del que nacen las religiones, el terror ante la impresión del cosmos, de la insignificancia humana, de la muerte. Me ha parecido obvio en la reacción de Alberto tras el segundo encuentro: percibe de golpe el parentesco con su padre precisamente como si hubiera tras ese parentesco una decisión oscura de un poder inalcanzable, ineluctable, contra el que no puedes hacer nada. 

–Puede haber algo de eso. El terror que se advierte en las anotaciones finales del diario de González Ruano, que ya recordé en el blog, por ejemplo, y del que huimos en la vida cotidiana. ¿Y en Perros verdes? ¿Qué te parece?

–En  esa no hay itinerario. Todo pasa en un día, supongo que has querido hacer de un día el símbolo de toda una vida, como que en las andanzas de esa jornada está encerrada toda la vida, la de los cuatro… ¿Terror sagrado? No me suena que ahí asome…

Cuatro perros verdesSonaron Gritos Y Golpes A La Puerta (Ficción Bolsillo)

Cuatro perros verdes : Moa Rodríguez, Pío: Amazon.es: Libros

************************

Grandes problemas rehuidos

Hay tres puntos clave de Gran Política que todos los partidos rehúyen sistemáticamente:

a) La colonización  por el inglés, que está esterilizando nuestra cultura y convirtiéndola en un tosco remedo de la anglosajona.

b) La posición internacional de España  en la  confrontación en ciernes entre dos nuevos bloques,  su satelización a uno de ellos,  y la evolución  occidental hacia la ideología LGTBI, presentada como culminación de la libertad.

c) El significado histórico y herencia del franquismo, que están intentando destruir los principales partidos, amenazando la supervivencia de España como nación y democracia.

Cada una de estas tres grandes cuestiones debería ocasionar debates en profundidad, pero la ausencia de ellos revela la turbia decadencia política e intelectual del país. Por por eso mismo importa más traerlos ante la opinión pública, y a eso quiere contribuir este blog.

*****************************   

Historia complicada 

Escribe Stanley Payne sobre Hegemonía española y comienzo de la Era Europea:

El  aspecto individual que más me ha gustado e impresionado es haber logrado   una perspectiva amplia y de conjunto de una historia tan complicada.  En  este sentido, sobre todo, es una obra singular sobre un tema ampliamente
tratado, pero nunca con tanta coherencia.

La cuestión es precisamente esa: cómo trazar una visión de conjunto evitando los dos peligros: destacar los factores que habían hecho imposible la hegemonía, como hace una bibliografía tan nutrida como absurda; y evitar un enfoque o retórica a la defensiva y patriotera, que generalmente solo percibe determinados aspectos de la cuestión. La hegemonía española tiene que analizarse en cuatro perspectivas: la lucha en Europa contra el islam otomano y sus aliados cristianos; la formación del primer imperio transatlántico en la historia humana, y con él de un vasto ámbito cultural; el esfuerzo intelectual contra el protestantismo y la evangelización del imperio; y  las grandes exploraciones que descubrieron el mundo como conjunto y abrieron una nueva era en la historia humana, en la que España y después otras potencias europeas marcaron la evolución política, militar, intelectual e ideológica. Señalar que esa era termina con la SGM tiene también máximo interés como apertura a otro vasto campo al  análisis historiográfico. Que propongo, espero que no en vano, a historiadores no contaminados por  la penosa universidad que padecemos. 

Creado en presente y pasado | 74 Comentarios

Ilusión y experiencia / España y el nuevo (des)orden mundial / Tres puntos para VOX

 Ilusión y experiencia

Ya que estamos en vacaciones, tiempo de novelas, hablaremos más de literatura. Decía que Sonaron gritos y golpes a la puerta transcurría en una época peligrosa, violenta y ardua, y sin ese trasfondo no se entendería el relato. Deliberadamente lo he contrastado  en Cuatro perros verdes con los finales de los 60, una época de paz, prosperidad creciente  y en general optimismo, aunque se reflejara en ciertos ambientes la inquietud europea después de la II Guerra Mundial y la guerra fría: sensación  de fracaso histórico y social a pesar de la riqueza creciente, existencialismos, marxismos, corrosión de la moral sexual…,  que  explotarían en el  “68 francés”. Todo ello llegaba a España un tanto amortiguado, porque el país no había sufrido la guerra mundial y se había ido recuperando  con sus propios medios.  Ortega y Gasset, al volver del exilio en 1946,   había encontrado a España con  una  “sorprendente, casi indecente salud” en contraste con el resto del continente. Aquella salud moral y cultural había ido cediendo a las manías y complejos “europeístas”, pero en 1967, año en que sitúo Cuatro perros verdes,  todavía se manifestaba en las esperanzas y desconciertos juveniles, es decir, de algunos jóvenes. Algo que, puede observarse hoy fácilmente, ya no ocurre. La juventud actual, como toda la sociedad — aunque puede ser una impresión engañosa– deja una impresión plana y gris, sujeta a la roca de Prometeo y sin siquiera el águila que con sus picotazos venga recordarle el mundo del espíritu.

Los personajes en las dos novelas son jóvenes. En  la primera se ven empujados por unas circunstancias brutales, ante las que reaccionan según el carácter de cada uno; en  la segunda, ausentes esas presiones extremas, cada cual  busca su camino y cree, con la ilusión de la poca  experiencia, que lo encontrará y recorrerá  hasta el fin. No obstante, en  algunos se perciben ya  los mínimos gérmenes que terminarán pudriendo   tal ilusión. En español, observaba Julián Marías, la palabra ilusión tiene doble sentido, como lo propio del iluso y como un impulso creativo.

****************************

España y el nuevo (des)orden mundial

Al caer la URSS se creó una situación de aparente triunfo generalizado de la ideología que solemos llamar liberal, concepto que ha tomado tintes poco nítidos. En adelante, como analizó Fukuyama, la política se reduciría  a la gestión de la economía,  de los inagotables deseos materiales de la gente.  En palabras de Putin, Usa e Inglaterra se creyeron la voz de Dios en la tierra, y que sus intereses tenían carácter sagrado. Putin después de un tiempo en que Rusia intentó entrar en las organizaciones occidentales OTAN y UE, recibiendo un despectivo portazo, pensó en desafiar aquella hegemonía angla, fomentando un mundo multipolar, en que las potencias emergentes formaran un contrabloque  que equilibrara los poderes en el mundo. 

El bloque llamado occidental, dirigido por Usa con Inglaterra como segunda al mando, combinaba una superioridad económica y militar tan apabullante que –parecía forzoso– haría que el resto del mundo girase en torno a él.  Como decía Madeleine Albright, jefa por un tiempo de la diplomacia useña,  “tenemos un ejército increíble y debemos usarlo”, y esta ha sido la concepción implícita. Las guerras de Irak y  Afganistán, países política y militarmente  insignificantes,  demostraron que la cosa no era tan fácil, y las siguientes de Libia y Siria, con nuevos métodos, no mejoraron el balance. Solo Serbia, con sus infraestructuras destruidas sin posibilidad de réplica, resultó un éxito real para la OTAN. 

Desde entonces, en solo treinta años, la situación mundial ha cambiado de un modo muy difícil de prever. China se ha convertido en una superpotencia con un concepto de la civilización muy distinto del de Usa, con la que aspira a rivalizar con Usa. Rusia quiere desempeñar un papel propio, pese a su inferioridad económica, que la saque de su humillación anterior. La mezcla de debilidad económica y política  con una enorme extensión y recursos  naturales hacen de Rusia una tentación para otras potencias, que podrían extraer grandes beneficios de su fractura (algo parecido ocurrió con el Imperio español cuando el país quedó exhausto por la invasión napoleónica). El gobierno ruso ha dado especial importancia, por eso al armamento nuclear.

Se irían configurando así dos grandes bloques, el “occidental”, dirigido por Usa-Inglaterra y el “oriental” en el que entrarían Rusia, China, India y algunos más, y que pugnarían por ganarse política y económicamente a los numerosos países “no alineados”, repitiendo en cierto modo las estrategias de la guerra fría. La guerra de Ucrania debe entenderse como una especie de  terremoto surgido del roce entre las dos “placas tectónicas”.  El peligro es el mayor que haya afrontado la humanidad hasta hoy, porque podría concretarse en un choque global  que destruyera la civilización y posiblemente a la propia humanidad. Es la clara conciencia de ese peligro lo que debe evitar la catástrofe. 

Por otra parte, ninguno de los dos bloques es estable. La UE tenderá a desafiar, en parte viene haciéndolo, la hegemonía angla. Y una alianza entre China y Rusia solo puede ser táctica y no estratégica, aparte de que India mira con gran recelo a la superpotencia china. Todos los intentos históricos de establecer “nuevos órdenes” mundiales,  o siquiera regionales de alguna amplitud, han durado muy poco tiempo.

En cuanto a España, su interés más fundamental sería la neutralidad (que también habría evitado la guerra de Ucrania, si el criminal Zelenski no hubiera querido hacer de su país una punta de lanza contra Rusia) Pero la neutralidad de España exigiría que el país se deshiciese de unas oligarquías políticas corruptas y opuestas a los intereses del país en cualquier terreno. Quizá eso sea imposible. Recuerdo lo que decía un judío de origen ruso que llevaba muchos años aquí y casado con una española: “El espíritu ha abandonado a España”. Pero también es verdad, como ocurrió en el siglo XV, que a un largo período de corrupción y decadencia sucedió el de los Reyes Católicos, según he recordado en Hegemonía española y comienzo de la era europea. 

***************************

Tres puntos para VOX

Creo que, en relación con el PP, VOX no debiera olvidar ni por un momento tres puntos esenciales:

1) Para el PP, el enemigo principal no es el PSOE ni los separatistas, sino VOX, que le ha arrebatado gran número de votos, y hasta ahora ha presentado un discurso  muy distinto. El PP no cesará en su política para reducir a VOX a la impotencia o satelizarlo.

2) La táctica del PP con respecto a VOX, viene a ser: debemos aliarnos contra el (supuesto) enemigo mayor, el PSOE. En esa alianza, el PP aporta lo que VOX no puede: amplia organización, larga experiencia de gestión, una gran masa de votos (en principio) garantizados. Por lo tanto, el voto útil será el que vaya al PP. Además, presentará a VOX como un partido un tanto extremista e iluso, argucia que cala en gran parte del electorado.

3) Si el votante no percibe con claridad diferencias de fondo entre PP y VOX,  se inclinará por el primero, como ha pasado en Andalucía, y no entenderá siquiera por qué Abascal ha creado un nuevo partido “debilitando” innecesariamente a la derecha. 

La mayor parte del electorado está simplemente confuso. Muchos se han alejado asqueados del PP por la larga trayectoria de traiciones de este partido, y han ido hacia VOX. Pero si perciben en VOX un PP bis, más radicalizado y gritón, preferirán abstenerse. Y el proceso de destrucción de la herencia del franquismo (unidad nacional, democracia, monarquía…) llegará a su fin o dará pie a un nuevo periodo de violencias.

************************

 

 

Creado en presente y pasado | 35 Comentarios

Época violenta y peligrosa / VOX debería rectificar /Gloriosa tradición del PSOE

Época violenta y peligrosa

Toda novela, incluso la más fantasiosa, tiene directa o indirectamente un trasfondo histórico, que algunas, calificadas de “históricas”, llegan a intentar cambiar o reinterpretar utilizando a los personajes reales. Esto último me parece una arbitrariedad infantil. En la mayoría de los relatos de ficción, el trasfondo histórico es muy difuso, apenas discernible,  y no pretende otra cosa; pero en otras es fuerte y evidente, y eso ocurre con la trilogía que aún no he terminado. Como decía, en la primera, Sonaron gritos y golpes a la puerta, los personajes  actúan a lo largo de diez años, entre la guerra en Cataluña y el maquis en Galicia. El protagonista principal no es  una figura puramente imaginaria, pues hubo bastantes hombres que lucharon sucesiva y  voluntariamente en la guerra civil, en Rusia y en o contra el maquis. El protagonista, Alberto, tiene su contrafigura precisamente en su propio padre, asesino de la familia de Alberto y por poco de este  mismo, y que también combatió en  la guerra de España, en Rusia y en el maquis, pero en sentido contrario. Obviamente, pocos en aquella época tuvieron esa triple experiencia, quizá unos treinta mil lucharan en la guerra civil y en Rusia, y los que sumarían además al maquis no llegarían quizá al  millar. Pero siendo pocos eran tremendamente  ilustrativos  de la época, mucho más que los muermos estancados  de La Colmena. Tal como lo son los pocos militantes activos de un partido, aunque aquellos de los “años de hierro” de un modo más existencialmente significativo. Fue una época violenta y peligrosa,  que volvía extremas las conductas, en cualquier sentido que se produjeran, incluyendo la picaresca.

*************

VOX debería rectificar

*A principios de año, creo recordar,  VOX preparaba una moción de censura contra el Dotor.  Abascal en un gesto falsamente caballeroso y contradictorio, dijo que lo habían abandonado para no perjudicar al PP, sumido entonces en una crisis interna: “A nosotros el único sorpasso que nos interesa es al PSOE, que se ha aliado con los enemigos de España”. ¿Y el PP no? ¿Por qué ha roto Abascal con el PP, entonces, si solo se diferencian en cuestiones secundarias o de matiz? Asombroso. Si la gente solo ve diferencias de matiz, y no de raíz entre VOX y el PP, votará al PP como la opción más útil. Y se preguntará por qué Abascal ha creado un nuevo partido, que debilita la unidad de la derecha, en lugar de presionar dentro del PP, como Ayuso, por ejemplo.

*La anterior moción de censura de VOX fue un gran éxito de propaganda, que le permitió llegar ampliamente a la opinión pública y definir al PSOE  por debajo de su hojarasca retórica y de paso retrató al PP. Una segunda moción de censura habría sido un nuevo gran éxito aunque no consiguiera desalojar al Dotor, y por las mismas causas. Si VOX no se distingue claramente del PP y no lo “sorpassa”, será cosa de poco tiempo que termine desinflándose, como pasó en Andalucía, donde se ha vuelto irrelevante después de sus jactancias de que iba a gobernar con el Nocilla, a quien ahora se ofrece a ayudar patéticamente “contra la inflación”.

*Ahora VOX, o varios de sus dirigentes, creen que el electorado  les exige que vayan aliados como auxiliares del PP, con la esperanza de superarlo mostrándose más radical en tales o cuales aspectos. Para lo que deben dejar en segundo plano la gran política y ocuparse fundamentalmente de las políticas menores, “las que interesan a los ciudadanos”, y a las que todos apelan (¿qué partido va a defender la inflación, que parece ahora  la cuestión clave para VOX? Todos hablarán contra ella y tan bien o mejor que VOX).

*Otro grave  error de VOX, es promover una “ley de concordia” (idea del PP) como si un gobierno pudiera obligar a la gente a “concordarse”. De nuevo asoma la pretensión totalitaria, ya “normal2 en todos los partidos, de dictar desde el poder  los sentimientos de la gente. La demagogia implícita es que “los españoles se abrazaron y reconciliaron”, además, en la transición. Eso es cierto solo a medias:  no hubo abrazo, aunque sí reconciliación de hecho, y no en la transición sino en los años 40, cuando el franquismo salvó a España de la SGM y venció al maquis y al aislamiento. La “concordia” cae implícitamente en la infame demagogia del PP al pretender que la guerra se libró porque algunos locos sádicos  de un lado y otro decidieron matarse y arrastrar a los demás españoles. Ahora se trataría de “olvidar” y  “abrazarse”. La verdad incuestionable es que fue una guerra de sovietizantes y separatistas contra partidario de la unidad nacional y la cultura española, de raíz cristiana. Y que ganaron precisamente los buenos. Mientras estas verdades evidentes no se reconozcan, la política navegará a la deriva, satelizada a  las demagogias socialistas-separatistas.

*Denunciar que las leyes de memoria crean odios está bien, pero es enormemente insuficiente. Lo principal es que son leyes inadmisibles, totalitarias, que deben combatirse desde el primer momento. En segundo lugar, que las mismas leyes implican el reconocimiento de que las versiones de izquierda son falsas, ya que necesitan tales leyes. Y solo en tercer lugar que, efectivamente, fomentan los odios sociales. No se debe atender a lo más secundario y explotable emocionalmente, dejando de lado lo real y de verdad relevante. Es como la llorera sentimental por la “guerra entre hermanos”, olvidando lo que pretendían unos “hermanos” y otros.

*Temo que vamos a ver cómo VOX se va desinflando. Quizá ello le incite a rectificar.

**************************

 Gloriosa tradición del PSOE.

ZP y el Dotor  han declarado “honestos” e “inocentes” a Chaves y Griñán, autores de uno de los mayores robos  desde la transición. Para entenderlo hay que remontarse a una tradición ya inveterada en el PSOE:

Juan Negrín, socialista, presidió el gobierno del frente popular durante casi dos años, desde mayo de 1937 hasta el final de la guerra. Es por tanto el principal dirigente y representante de lo que fue el Frente Popular. Antes de él, el jefe máximo había sido durante ocho meses el también socialista Largo Caballero, El Lenin español, que a su vez había sucedido al caótico y efímero (mes y medio) gobierno del azañista José Giral. Pese a su leninismo, Largo Caballero había sido defenestrado por los comunistas después de una pequeña guerra civil entre las izquierdas en Barcelona.

Terminada la guerra, surgió una demostrativa polémica entre Negrín y otro líder socialista de máxima relevancia, Indalecio Prieto, ambos exiliados. El motivo eran los tesoros cargados en el yate Vita, que Negrín había enviado a un agente suyo en Méjico, pero del cual se había apropiado limpiamente — por así decir– Prieto en combinación con el presidente mejicano Cárdenas. En sus cartas, Negrín explica cómo había reunido aquellos tesoros, por la labor de “hombres previsores no impulsivos, precavidos contra la improvisación”, gracias a lo cual “Nunca se ha visto que un Gobierno o su residuo, después de una derrota, facilite a sus partidarios, como lo hacemos, medios y ayudas que ningún Estado otorga a sus ciudadanos después de una victoria”.

El tesoro del Vita, como otros juntados con tanta previsión desde casi el comienzo de la guerra, incluían desde joyas valiosísimas del patrimonio artístico e histórico español, hasta colecciones filatélicas raras, o monedas antiguas de oro y plata guardadas en museos, o piezas saqueadas en archivos particulares, el contenido de las cajas de seguridad privadas en los bancos, descerrajadas, y hasta las alhajas humildes en las casas de empeños… Un expolio gigantesco, acompañado de numerosas destrucciones irremediables. Lógicamente, Negrín se sentía moralmente decepcionado por la actitud de su correligionario: “Lo que estos hombres previsores no supieron adivinar, ni para ello existe reactivo que lo delate, es hasta qué punto la infidelidad, y deslealtad de unos guardianes podrían malograr sus cálculos. La situación resultante de nuestro error ha sido que una buena parte de esos caudales, por la intervención personal de usted , o por su consejo, se encuentra hoy no sabemos ni en qué manos ni en qué sitio, bajo su custodia o a sus órdenes”.

Tamaña “infidelidad” enfurecía a Negrín, que exigía a Prieto la devolución de lo robado (por ambos) s caudales. Prieto no pensaba como él. Replicó que sería “conciso y discreto porque lo exige la naturaleza de los asuntos ante la posible difusión de esta correspondencia”, y negaba la autoridad de Negrín sobre aquellos bienes respaldándose en acuerdos vagos de grupos de exiliados, así como del gobierno mejicano, el cual “trató conmigo el asunto con nobleza y generosidad loabilísimas”. Generosidad sin duda correspondida. La polémica, reveladora hasta lo grotesco (la he resumido en Los mitos de la guerra civil), derivó a las responsabilidades por la derrota, de la que se echaban mutuamente las culpas.

La polémica Negrín-Prieto, que he resumido en “Los mitos de la guerra civil”, por su carácter brutalmente revelador y al mismo tiempo tragicómico, y hasta por su valor literario, debería ser conocida por todos los españoles. Su desconocimiento explica, precisamente, muchas conductas muy actuales. Negrín, por cierto, está siendo reivindicado como un héroe por el PSOE y por historiadores próximos a ese ejemplar partido de “los trabajadores”. ¡Y tanto que trabajan!

 

 

Creado en presente y pasado | 23 Comentarios

Cómo hemos llegado a esto / Hoy por ti, mañana por mí / La farsa y el drama

A principios de los años 70, el franquismo se iba descomponiendo, y se planteaba el problema de una evolución controlada desde su legitimidad y evitando una repetición de la experiencia republicana.  Afortunadamente, lo segundo era posible debido a los logros sociales y políticos del régimen en sus 40 años. 

 238 – El franquismo, entre la descomposición y la evolución controlada | Hegemonía española … – YouTube

****************************

Cómo hemos llegado a esto

Me pregunta una señora en una librería por qué llamo parte de una trilogía a dos novelas tan distintas como Sonaron gritos y golpes a la puerta y Cuatro perros verdes, y de qué tratará la tercera No pude contestarle por falta de tiempo, pero es verdad que una trilogía debe estar recorrida por un mismo hilo temático. Y ese hilo es aquí  la evolución de España en tres momentos clave: los  “años de hierro” de la guerra y la posguerra; los años de inquietud  política y existencial hacia finales de los 60;  y la actualidad, que tratará de reflejar la tercera. ¿En qué sentido puede la literatura reflejar una realidad social o histórica? Creo que puede hacerlo de manera más profunda que la historia convencional, pero ese “puede” es precisamente su mayor peligro, el de la patochada arbitraria. Tanto la primera como la segunda novela deben verse como reacciones de los personajes ante una sociedad y un tiempo: reflejan esas sociedades y al mismo tiempo no se identifican con ellas. Reflejan más bien pequeños fragmentos de la realidad, que no por fragmentaria deja de ser significativa.  Debo señalar que el tiempo social de hoy me produce una especial repulsión. Lo siento como un tiempo de farsa, de histeria y trivialidad. Seguramente en cualquier época  hay mucho de todo eso, pero hoy lo encuentro asfixiante. En  parte, el hilo de la trilogía podrían condensarse en un “¿cómo hemos llegado a esto?”

Cuatro perros verdesSonaron Gritos Y Golpes A La Puerta (Ficción Bolsillo)

Cuatro perros verdes : Moa Rodríguez, Pío: Amazon.es: Libros

*************************

“Hoy por ti, mañana por mí”

**Tienen razón el Dotor o el ZP al insistir en que el Chaves 0 el  Griñán son inocentes. Para todos ellos, robar los fondo públicos es lo más natural e inocente del mundo. Y admiran a Negrín, el campeón de ese deporte. 

**Pero, como siempre,  lo más relevante del asunto EREs ha sido la reacción del PP por boca de Pujoliño: “No usaré la condena para desacreditar al PSOE”. Es toda una filosofía: “Todos somos iguales, y además somos socios. Nos necesitamos. Hoy por ti, mañana por mí”. 

**Leo que la sentencia de los ERE se ha aplazado para que no influyera en las elecciones. La “justicia” española es así.

**Me dicen que el ex Coletas ha dejado a la Montero por la Lilith, o que comparte a las dos. Si es así, hay que reconocer que el macho alfalfa es generoso: a cada una de sus compañeras de cama la sitúa en altos cargos del estado. Ahora bien: ¿es eso verdad o un simple rumor típico de una derecha maloliente? Si es falso, dan asco sus propagadores, aunque personalmente no me interesa. Pero si es cierto, tiene importancia  política: ¿por qué no se atreve la prensa a decirlo claramente e insistir sobre ello? Como sobre las saunas o el doctorado del otro fulano. El interés del caso está en que el periodismo español está al nivel ínfimo de la política.  

**“Vox se atribuye como éxito en Andalucía haber inclinado la balanza social a favor de la derecha”. Es decir, que se plantea el papel de auxiliar del PP.  Pésimo augurio,  si no reacciona.

**Tengo la desagradable impresión de que VOX está sufriendo la nefasta influencia de los asesores de imagen, expertos en sustituir la política por truquillos para seducir a la parte más tonta del electorado.

**“El problema –dice un  lector– es que la parte más tonta del electorado es la mayoritaria y sin ella no se pueden ganar elecciones ni dejar de ser un partido testimonial”. “Para esa parte,  según usted mayoritaria, ya están el PP y el PSOE. No hace falta ningún otro partido. No es que la mayoría sea tonta, es que está desorientada precisamente por esa demagogia, la “imagen” y demás. Se supone que VOX va en otra dirección y es esa la que le hizo crecer enormemente. En cambio, en plan “imagen” se ha vuelto irrelevante en Andalucía. El  Nocilla no tiene necesidad alguna de VOX, y es muy fácil que este partido se desinfle como auxiliar del PP.

**Si la gente no entiende con claridad cuál es la diferencia entre VOX y PP, o piensa que son cuestiones de matiz,  considerará siempre más útil votar al PP

**Dice un  parlero de la tele que “te pegaban con la bandera de España”. Él todavía está lleno de chichones. Añade que esa bandera representa a “gente muy concreta”. Es cierto, a la que libró a España de los crímenes soviéticos y separatistas y trajo más tarde la democracia. Igual que el parlero biempagado ese representa a los chekistas.

**********************

La farsa y el drama

El caso del rey emérito es digno tanto de una farsa como de un verdadero drama: durante varios decenios su figura fue intocable, su prestigio nacional e internacional extraordinario, era el hombre que había traído la democracia, el “rey de los republicanos”, el “reconciliador”, también promotor de la “entrada en Europa” y tantas cosas más. Y hoy se ceban en él los más corruptos acusándole de corrupción, le obligan a exiliarse de su país, cosa que no se hace con cualquier ciudadano corriente y moliente, su hijo parece estar harto de él, su esposa oficial no se ha dignado visitarle en su exilio, salen a la luz sus devaneos sexuales, que muchos creían sin relevancia política, incluso como un rasgo simpático,  y  aún más le perjudica sus relación con la tal Corina, que se ha querellado contra él por acoso, y ha sido respaldada por la justicia inglesa. Su enamoramiento de la Corina era de por sí patético, la vieja historia del carcamal que se entrega a una amante más joven y espabilada, en quien  él, espabilado viejo caimán de la políticas,  deposita su confianza casi como un niño.  De figura egregia se ha convertido en hazmerreír y muñeco de pimpampún  con el que los enemigos de la democracia y de España buscan  desacreditar la monarquía, no en vano salida de la legítima voluntad de  Franco. 

Fernández de la Mora detestaba especialmente a Juan Carlos, a quien conoció personalmente de príncipe y luego desde fuera como rey. Me comentaba  su frivolidad y pobreza intelectual. Le dije “¿Cómo es que siendo tan poco inteligente ha llegado a lo que ha llegado?” “Es que tendemos a identificar la inteligencia con el rendimiento intelectual, pero hay muchas clases de inteligencia. Si a mí me sueltan de pronto en la selva amazónica, a los tres días estoy muerto. En cambio Juan Carlos se aliaría con el jaguar, se comería a la boa…”. 

Es cierto que las habilidades políticas son a menudo distintas de las intelectuales. Pero todo tiene una medida y un límite. Juan Carlos sobrepasó ambos. Volvió la monarquía por decisión de Franco, y ha sido su beneficiario quien la ha puesto en peligro.  Han sido muchos años en que su prestigio político parecía asegurarle contra  sus propias costumbres, pero al final le están sacando cada una de sus digamos debilidades para anular sus viejos prestigios. Personalmente penoso y ya digo, digno de un drama. Y políticamente destructivo.

.

Creado en presente y pasado | 40 Comentarios