La aljofifa es Gran política / El lado siniestro de la condición humana

El próximo martes, a las 21.00, hablaré en 7nn sobre la hegemonía española y sobre el facundo bocazas Pérez Reverte 

***********************

La aljofifa es Gran política 

**Se lo diré de otra manera: todo lo  bueno que tienen ustedes, desde la lengua común a las universidades, la literatura  o la música, son fundamentalmente herencia española. Y todo lo malo, como el golpismo, el narcotráfico, la violencia y la corrupción…, son el legado de muchos años de  intento histérico de negar el legado  hispano y asimilarse a  culturas francesas, anglosajonas o indigenistas.

**Me pasma la obsesión de poder de personajes tan nulos como los políticos del PP y del PSOE.  ¿Qué verán en si mismos?

** La aljofifa no es solo una tontería pintoresca. Pretender que los andaluces se sientan representados en una bandera islámica, mitad árabe (omeya) mitad magrebí (almohade) según declaración de su inventor, es una burla insultante a la historia, a España,  y a Andalucía, cuya cultura, a pesar del nombre, no es andalusí, sino española, es decir, antiandalusí. Esa bandera entraña un programa de Gran política: declarar ajena a España y a la Reconquista. Obviamente, es muy difícil que la región se reislamice en plazo previsible, pero la maniobra trata en primer lugar de generar un sentimiento antiespañol exaltando a la invasión islámica como superior culturalmente, algo que se hace de manera sistemática sin llegar –todavía, al menos– a proponer la islamización más allá de favorecer la inmigración musulmana. Y uno se pregunta: ¿cómo es posible que ningún partido ataque sin contemplaciones semejante aberración de bandera y programa? Por la inmensa vacuidad intelectual y cultural de los políticos. Y por la  pasividad atontada del ciudadano corriente: me pregunto cuántos habrán aireado la cuestión en las redes sociales y demás, según he sugerido en el blog. Dudo de que hayan llegado a diez. Es lo que hay.  

************************

Una de las cosas que sorprenden  de los últimos años 60 y mediados de los 70, es la escasa fuerza y ausencia de democracia en la oposición antifranquista. Después de tantos años de “opresión y miseria”, como se describe al franquismo, tendría que haber una fortísima oposición, máxime cuando hasta el terrorismo etarra gozaba de grandes apoyos en la Europa democrática y el propio régimen se venía liberalizando desde tiempo atrás. Por eso llama la atención cómo ha crecido tanto esa oposición después de Franco, hasta el punto de imponer leyes totalitarias de “memoria histórica”. 232 – La oposición antifranquista en acción | La importancia de la literatura – YouTube

*******************************

El lado siniestro de la condición humana ( Febrero 2017

Si paseamos por la ciudad vemos a gran número de personas que van y vienen, llenan los bares, en grupos o solos, sin agredirse ni insultarse, por lo común. Muy rara vez, o ninguna, contemplaremos un suicidio, un homicidio, una violación, incluso un robo, aunque sabemos que esas cosas existen. La impresión general es de gente sana, aunque algunos parezcan algo enfermizos, y no descontenta, a menudo contenta. Veremos muchos o pocos mendigos, según los países, pero siempre muy minoritarios, etc. Esa impresión es al mismo superficial y veraz. Describe una superficie social real, pero bajo ella ocurren gran número de sucesos más o menos trágicos, desde dramas familiares a robos, ruinas económicas, crímenes… Ellos manifiestan el lado oscuro o siniestro de la condición humana. De modo semejante, cuando contemplamos la belleza de un paisaje salvaje, no percibimos la cruda lucha por la existencia que tiene lugar en él, dado que la vida se alimenta de la vida.

  Dejando aparte hechos a menudo terribles como algunas enfermedades o la muerte, gran parte de esos hechos “oscuros” se debe a las relaciones interhumanas. Las cuales, tan necesarias y  a menudo gratas, tienen siempre un elemento de roce o de choque, de insatisfacción, derivado de la diversidad de deseos individuales. Ese choque suele ocasionar graves disgustos y hasta asesinatos. La causa radica en la tensión entre los individuos y su entorno social. La sociedad permite al individuo desarrollarse y cumplir parte de sus aspiraciones; pero al mismo tiempo le impone reglas, normas y prohibiciones explícitas o implícitas, que pesan como un fardo sobre sus deseos. Lo mismo ocurre, en un plano más reducido, en las relaciones familiares, de amigos, de trabajo, etc.: abren posibilidades y al mismo tiempo son obstáculos para el individuo. Freud creía que el precio de la convivencia social era la neurosis, por la frustración forzosa de la mayor parte de los impulsos sexuales, idea que puede aplicarse a cualquier otro impulso, en particular al, digamos, económico. La mayoría de las personas se resignan de mala gana ante el obstáculo, por temor al castigo, o lo razonan y aceptan conscientemente; pero otros tratan de romperlo, sea por una fuerza irrazonable del impulso, sea porque el obstáculo se ha vuelto insufrible. En este último caso no se suele hablar de crimen o se le encuentran atenuantes.

   El criminal propiamente hablando pone sus deseos o intereses por encima de cualquier norma moral o legal o de deseos o intereses ajenos. Aquí cobra significado la frase sartriana de “el infierno son los otros”, que él explicaba de forma restringida (sentirse juzgado por los demás) pero que puede interpretarse más ampliamente.  El crimen llega a hacerse aparentemente gratuito. Hay personas que sienten placer en el dolor ajeno, y no solo en el dolor de quien consideran enemigo sino, más aún, del inocente, como se ve en muchos crímenes de pederastia. En el plano de grupo, ello se percibe en costumbres brutales o en  los crímenes de guerra.

    Lo que llamamos crimen es la manifestación típica de ese lado oscuro del hombre, que se hace parcialmente visible en las secciones de sucesos de los medios de difusión, secciones que suelen ser las más atendidas por la gente. Como dijo creo que W. R. Hearst, la gente estará siempre atraída principalmente por dos cosas, el crimen y el sexo;  y él, desde luego, sacó pingües rentas de la explotación y trivialización de ambos. En los países anglosajones, particularmente, la prensa amarilla es la de tirada más espectacular, pero el dicho de Hearst tiene aplicación general. Y la causa de esta atracción, a menudo fascinación morbosa, por los crímenes y criminales, radica en que de algún modo nos vemos reflejados en ellos. No pocas veces el delincuente o el criminal suscita admiración en muchos individuos, como aquel que ha osado desafiar las normas que los demás obedecen a desgana, por miedo o cobardía. Ahí radica también la loa de los anarquistas (o de muchos de ellos) a los criminales comunes. Después de todo, siempre se puede racionalizar que las leyes son impuestas por unos pocos, y que el orden social encubre los intereses de unas minorías, las cuales se imponen mediante la amenaza y la violencia policial.  De ahí que cuando  la ley cae por tierra, en las revoluciones, por ejemplo, suelan desatarse masivamente  los odios y los actos de venganza o de rapiña.

    Podríamos distinguir entre crímenes y delitos. Los delitos serían las vulneraciones de la ley, con daños sociales más o menos grandes, pero sin un componente moral claro, mientras que llamaríamos crímenes a aquellas transgresiones con un fuerte contenido moral. La diferencia importa: la ley es una norma convencional decidida por un grupo muy pequeño de personas, que se suponen representar “pueblo” –aunque esto es a su vez una convención más bien que un hecho real–; norma que los individuos deben obedecer aunque no la conozcan, y cuya infracción va asociada a un castigo. Crimen, en el sentido que aquí queremos darle, es un acto que afecta a nuestras convicciones profundas, más bien sentimientos,  sobre el mal y el bien, incluso si la ley de un modo u otro lo permite o no lo contempla. Por supuesto, la ley tiene un componente moral, que consiste en el mantenimiento del orden social, y la moral tiende a manifestarse en leyes o costumbres concretas; pero ley y moral no son equivalentes.

   En cuanto al crimen, el “fardo” no es tanto el temor al castigo por el estado, un temor en cierto modo externo, como la culpa interior asociada a la moral. Cuando examinamos la ferocidad con que se produjo la persecución religiosa en la guerra civil, percibimos pronto la falsedad de las acusaciones a los curas como “enemigos del pueblo, unidos a los explotadores y suministradores de un peculiar opio en beneficio de los ricos”, etc. El fondo del asunto era la rebelión contra las exigencias morales predicadas por la Iglesia, que culpabilizan el desencadenamiento libre de los deseos. El castigo legal a los delitos empieza y acaba en sí mismo, generalmente no supone al delincuente otra cosa que el daño externo, en cambio la culpa moral es un sentimiento penoso, interior y persistente, difícil de proyectar, pero que puede originar reacciones explosivas como aquella de la guerra civil, con su especial ensañamiento. La ideología promete, en general, una libertad sin responsabilidad ni culpa, en que los deseos se cumplirían sin trabas. De ahí su atractivo y también su imposibilidad.

    Por lo demás, la promesa se acompaña de la idea de que la sociedad (o el estado, o el capitalismo…)  es mala, pero el individuo es bueno, por lo que este no tendría en definitiva más que buenos deseos, que no precisarían represión alguna. La historia real indica más bien lo contrario: los deseos del individuo son en principio ilimitados e insaciables, se ejercen a menudo a costa de otros individuos, por lo que la sociedad va poniéndoles trabas que permitan la convivencia en paz,  mediante normas y castigos. Si bien esas normas o leyes pueden ser sentidas como injustas o inmorales, y no pocas veces lo son: la ley tiende a la moralidad, pero no la sustituye.

Creado en presente y pasado | 47 Comentarios

El secreto de Europa / Generación del 40 / Batalla literaria

El secreto de Europa

Lo que he llamado Era Europea puede decirse que terminó con la II Guerra Mundial, después de la cual  su potencia no solo política o militar, sino ante todo espiritual, parece haberse desvanecido. Hoy define a Europa la bandera LGTBI, no hay que decir mucho más. Es imposible saber si Europa, o países europeos, encontrarán una especie de renacimiento, aunque no se le ven muchas trazas. Hace unos años escribí este breve  comentario: 

A lo largo de los últimos diez siglos (excluyendo la etapa abierta por la SGM), Europa ha desplegado una potencia cultural muy superior a cualquier otra civilización. La razón de ello se encuentra seguramente en la religión cristiana. Y dentro de ella, en su doble alma de raíz hebrea y grecolatina, entre Jerusalén y Atenas, entre  la fe y la razón. Ambas almas tratan de armonizarse sin conseguirlo nunca del todo, en una pugna mutua constante. Hay períodos más “hebreos” y más “grecolatinos”. El llamado Humanismo consistió en una mayor atención a la razón sobre la fe,  sin romper en absoluto con  esta. Contra esa inclinación racionalista  reaccionó Lutero, y desde el siglo XVIII  se desarrolla una ruptura: la razón rechaza la fe, pero lejos de llegar a  conclusiones o valores universales,  genera ideologías.

El cultivo de la razón exige una gran libertad intelectual que, paradójicamente, lleva a la abolición de la libertad: su objetivo es hallar la necesidad, las leyes inapelables que rigen el mundo, incluido el ser humano y que hacen ilusoria la libertad (y con ella la moral). La fe, en cambio,  detesta la libertad especulativa, pero admite la libertad como una irreductible capacidad moral del hombre situado entre el bien y el mal.

Conviene otra observación, útil desde el punto de vista historiográfico: el análisis puede permitirnos llegar a la esencia radical de las cosas, al menos hasta cierto punto  (por ejemplo, nos permite distinguir entre fe y razón); pero la esencia queda siempre relativizada y más o menos desvirtuada por la existencia. Por poner un ejemplo elemental, cada uno se siente como una esencia, un yo con nombre y atributos, pero en su existencia ese yo se encuentra sometido a mil presiones condicionantes o  deformantes, que terminan en su destrucción. Así, podemos distinguir algunos rasgos esenciales en el cristianismo, que en su existencia real y temporal pueden cambiar mucho.

europa: introduccion a su historia-pio moa-9788490608449

*****************************

(Hace diez años, en el blog) Generación del 40

El método de las generaciones literarias ha sido muy discutido, pero creo que, en general, es fructífero, y debería aplicarse a contextos más amplios que el literario. Así, cuando he mencionado, en relación con mi novela, la “generación del 36”, lo hice en un sentido distinto del acuñado por Ricardo Gullón.  He querido  — o más bien ha resultado sin previa intención—hacer un retrato de esa generación en los personajes de Alberto, Carmen, Paco, Ramírez y otros frecuentadores de tertulias de café, etc.,  con un breve contraste, en el epílogo,  con la generación siguiente, hija de aquella y a la que podría pertenecer yo mismo. Ya he señalado que la de 40  fue la más interesante del siglo XX español, pues le tocó rebelarse contra un proceso revolucionario de orientación totalitaria, esquivar la guerra mundial, afrontar el maquis y las posibilidades de invasión al final de dicha guerra, así como el aislamiento, habiendo salido triunfante de todos esos desafíos. ¿Y desde el punto de vista intelectual? Ha sido menospreciada a menudo por “franquista” o “fascista”, pero ha sido muy superior a las posteriores. Baste recordar a Delibes, Cela, Celaya, Marías,  Buero Vallejo, Torrente Ballester, J. A. Maravall, Vicens Vives, Cunqueiro, Tovar, Aranguren, Blas de Otero, Ferrater y tantos más.  No solo sus obras y evolución intelectual son llamativas, sino también sus biografías: los más característicos, aunque no todos,  derivaron de la identificación con el franquismo, a menudo en la Falange, a un alejamiento progresivo, hasta simpatizar con las izquierdas incluso totalitarias. Es una evolución que no ha sido bien estudiada y que, en la mayoría de los casos, se dio sin clandestinidad y con pocos sacrificios, dentro de la España franquista, a cuyas ventajas crecientes nunca renunciaron y dentro de la cual recibieron premios y atenciones; o bien algunos residieron más o menos tiempo, por comodidad que luego quisieron presentar como “exilio”, en otros países, particularmente Usa; o se presentaron con la mayor caradura como inmersos en un “exilio interior”. Sería del mayor interés estudiar esas evoluciones, que en muchos casos tienen que ver con la rápida crisis ideológica de la Falange, que trataré someramente en algún otro comentario.

http://www.libertaddigital.com/opinion/pio-moa/quien-no-es-mejor-que-su-propia-biografia-52609/

La batalla literaria (Hace diez años)

Hace mucho tiempo que el franquismo y, lo que es más grave, la verdad histórica, perdieron la fundamental batalla literaria. Una batalla más fundamental todavía que la historiográfica, pues deja una impronta más profunda en la mentalidad de la gente que los libros de historia, por lo común mucho menos leídos. Creo, como ya he dicho, que esa derrota empezó con La Colmena de Cela, buena como novela, aunque políticamente desvergonzada e históricamente falsa. Gironella, Agustí o Emilio Romero cambiaron esa derrota solo a medias y por un tiempo. Conforme pasaban los años y el régimen se liberalizaba y registraba sus mayores triunfos políticos y económicos, Gironella y Agustí evolucionaron o zascandilearon hacia una derecha antifranquista (juanista) y la novela de Romero tuvo siempre un toque  banal que la condenaba a testimonio menor de una época. Y no digamos tantos otros, de modo que ya desde antes de la Transición predominaba netamente en la literatura, el cine y otras medios de masas una visión radicalmente denigratoria de la generación que venció la revolución, salvó a España de la guerra mundial y venció al maquis y al aislamiento. Los peores han juzgado y calificado a los mejores. Me ha preguntado un lector, con cierta irrisión,  si Sonaron gritos y golpes a la puerta pretendía invertir esa masiva corriente. Pues sí, lo pretende y creo que, literariamente, lo consigue. Otra cosa es que su influencia político-intelectual llegue a ser grande, eso no depende de mí.

**********************************

Creado en presente y pasado | 38 Comentarios

Creí que… Pero no / Pederastia / Cuéntame cómo se cantó.

Creí que… Pero no

***Yo creí que al denunciar la progresiva colonización cultural o gibraltarización del país, iba a despertar el activismo de muchas personas conscientes de la cultura e idioma españoles. Pero parece que esa conciencia apenas existe. Muchos se cabrean por lo que hacen los separatistas contra el español en alguna regiones, pero les deja indiferentes, por no decir que les encanta, el proceso de desplazamiento del español como lengua de cultura en favor del inglés. Llevo veinte años denunciándolo, y la respuesta ha sido insignificante. Y no porque se requiera mucho esfuerzo: bastaría difundir insistentemente en redes sociales y por otros medios los escritos de este blog. Debo de tener unos 30.000 seguidores entre el blog, Una hora con la historia y el programa de Luis del Pino (en este, seguramente muchos más), pero no creo que lleguen a uno por mil, incluso por diez mil, los que han decidido hacer algo, ni siquiera algo tan fácil como lo mencionado. Y, al contrario, salen “patriotas” que no solo no piensan hacer nada, sino que procuran sembrar el derrotismo. No dicen “no pienso mover un dedo”, sino “no hay nada que hacer, es una batalla perdida”. Son, así, los mayores auxiliares de la gibraltarización.  Han sido muchos años de descrédito de España y de “europeísmo” de perra gorda, y se nota el efecto.

***Me esperaba que ningún partido mencionara la aljofifa y a Blas Infante en Andalucía, o lo hicieran muy tangencialmente, porque creen que eso no es rentable en votos. Pero creí que bastantes personas del común entenderían la transcendencia del asunto y difundirían la denuncia hasta que algunos políticos cambiaran de opinión. Me quedo con la sensación de que en el fondo a nadie, fuera de cuatro “perros verdes”, le motiva la cuestión.

***La llamada educación sexual en España es más bien corrupción de menores a cargo de pederastas. Las concepciones lgtb de la sexualidad como una simple satisfacción sin importar el modo, abarcan de modo natural a los niños. Lógicamente, ¿por qué se les iba a negar esa satisfacción por parte de adultos más experimentados y “responsables” y que ya les “orientan” al respecto?  Esta política viene implícita en tal concepción de la sexualidad, y por lo demás existen campañas permanentes en pro de la pederastia desde foros preferentemente homosexuales. La pornografía complementa esa “educación”, en realidad es el principal elemento de ella, ya desde edades muy precoces. La concepción lgtbi de la sexualidad, hoy dominante en el mundo occidental, es el mayor corrosivo de las relaciones duraderas basadas en el amor, y por tanto de la familia y la reproducción humana, vistas más bien como un fastidio.

***¿Se dan ustedes cuenta de lo interesante que sería, en la campaña electoral andaluza, una serie de documentales sobre los candidatos, recordando  su trayectoria, sus palabras en unas y otras ocasiones, etc.? En algunos casos ni siquiera harían falta explicaciones, bastaría ir tomando al personaje en diversas situaciones. Sería una labor –llevo proponiéndola hace años– muy necesaria en democracia, porque uno de los principales  defectos de las votaciones, es que casi nadie conoce nada  de los buscavotos aparte de lo  que ellos mismos cuentan de sí mismo en campañas publicitarias de partido. Un programa bien hecho sería una gran contribución a la democracia, y sin duda la limpiaría de  tanto pícaro, chorizo e irresponsable como sufrimos desde hace muchos años; o,  al menos, de muchos de ellos.  

*****************************

Cuéntame cómo se cantó. 

   He explicado muchas veces cómo la democracia fue hecha posible por el franquismo, un régimen históricamente necesario:  vino directamente de él, de la ley a la ley,  fue organizada por franquistas y reconocida su legitimidad  democráticamente en el referéndum de 1976.  Sin embargo, quienes se han apoderado políticamente de la democracia, usurpándola,  son sus mayores enemigos históricos:  el PSOE, los comunistas y los separatistas. Esto ha sido así debido a una especie de defecto intelectual congénito de la derecha española. Y, por cierto, pasó algo muy semejante con la república, traída  por la derecha y cuya legitimidad fue usurpada violentamente, desde la llamada “quema de conventos” (y bibliotecas, etc.)  por la izquierda y los separatistas. Que no contentos con alzarse en armas contra la república en 1934, y falsificar las elecciones del 36, se apropiaron durante la guerra del marchamo de “bando republicano”, como le sigue llamando fraudulentamente una derecha extrañamente descerebrada (este problema merece atención y estudio).

Por eso, la derecha es incapaz de ver la importancia de la cuestión de Franco, que la izquierda entiende perfectamente. Se queja la derecha pesetera y de tendencia mangante, de que la izquierda “saque a colación el franquismo constantemente”  refiriéndose a algo “del pasado”. El franquismo no es cosa de un pasado a olvidar, sino  del presente y también del porvenir. Es una cuestión que debe ser clarificada si no queremos que los delincuentes de izquierda y separatistas terminen destrozando  al país y la libertad.

Charlando con unos amigos, sugerí una serie  televisiva, por ejemplo sobre los años 40, basado en  las canciones de la época, en la que se hablara del  los cantantes y compositores y el trasfondo social e internacional. La inspiración sería la película “Canciones para después de una guerra”, que estaba bien, salvo los estúpidos  comentarios de rigor. Uno de los presentes, pensando en  el programa de embustes “Cuéntame como  pasó”, sugirió el título “Cuéntame cómo se cantó”. Son muchas las cosas que se pueden hacer, pero hay pocas ideas, o se rechazan.

Creado en presente y pasado | 41 Comentarios

VOX en Andalucía: gran política y pequeñas políticas / Inmunes a la cultura

VOX en Andalucía: gran política y pequeñas políticas.

Tengo la impresión, ojalá me equivoque,  de que VOX está cayendo en Andalucía en los enredos de la pequeña política, con la que PP y PSOE encubren sus grandes fechorías. La  justificación histórica de VOX es precisamente la gran política de la unidad nacional y la democracia, ambas socavadas sistemáticamente por el PP y el PSOE.  No se trata de quién ha construido más hospitales o escuelas, o bajado o subido más impuestos o gestionado mejor esto o aquello. Todo esto es importante, claro está,  pero pierde su sentido fuera de una orientación más fundamental.  
  La campaña, a mi juicio,  debería centrarse en que tanto PSOE como PP encarnan una política corrupta de división de los andaluces y de división entre Andalucía y España. Esa doble división viene  simbolizada y por así decir programada en la aljofifa islámica y en la figura de Blas Infante, a quien han declarado padre de la patria andaluza, insultando a todos los andaluces.

“Ustedes representan un programa a largo plazo diseñado por aquel personaje, de romper con la Andalucía histórica, la de la Reconquista, para reislamizarla y separarla de España  (parte menor pero significativo  de ese programa, cabe decir,  es su apoyo a la inmigración masiva e  ilegal)”.

“Ustedes hablan de gestionar, pero ¿qué gestionan? Gestionan el programa islamizador de Blas Infante, tan parecido al de los separatistas gallegos de Feijóo. Feijóo hace de la lengua regional el instrumento para ir poco a poco socavando la españolidad de Galicia con victimismos inventados y haciéndola “lengua propia”, como si el español común a todos no fueran igual de propia de Galicia. Y en Andalucía  lo hacen con el ideario y la bandera islámica de un enemigo de España. Poco a poco van avanzando unos y otros. Y es hora  de decir basta, y de gestionar otra política, basada en la unidad.

“Ustedes, del PP, han visto cómo el PSOE ha corrompido la democracia con la instrumentación partidista del poder judicial  y con leyes como las de falsificación de la memoria histórica o  las de género, y han contribuido a ellas, las han “gestionado”, como ustedes dicen, y esa es su política fundamental.

“Ustedes han gobernado estos años gracias al apoyo que les ha prestado VOX, y han traicionado muchos acuerdos, y ahora pretenden, junto con el PSOE, reducir a VOX a la nada para volver a esas gestiones compartidas. Nosotros vamos en otra dirección, la de la unidad entre los andaluces y  de Andalucía en España, la del rechazo a todo lo que significa la aljofifa. Si en estas elecciones logran ustedes una mayoría relativa, solo podrán gobernar con VOX en el gobierno, y cumpliendo los acuerdos. Si no es así, quizá vuelva a gobernar el PSOE. Después de todo, ambos partidos están por gestionar lo mismo”. 

   No estaría de más insistir en el significado histórico de la Reconquista, que los de la aljofifa intentan negar, precisamente porque la entienden muy bien.

La Reconquista y España (Historia)https://www.amazon.es/Reconquista-y-Espa%C3%B1a-Historia-ebook/dp/B07CHM9MGH/ref=sr_1_1?dchild=1&hvadid=80607978204887&hvbmt=be&hvdev=c&

************************

Políticos inmunes a la cultura

**La Edad de Supervivencia de Europa,  llamada Alta Edad Media, suele considerarse despectivamente como “los siglos oscuros”.  Fue una época heroica, de invasiones, monasterios  y crisis destructiva del papado, que pudieron llevar al colapso la civilización grecolatina y cristiana, es decir, de lo que hoy llamamos  Europa. De no ser por los esfuerzos extremados  realizados entonces, lo que conocemos por civilización europea se habría frustrado en embrión, como ha ocurrido con otras civilizaciones.

**En España, la edad de supervivencia o alta edad media,  fue la de la constitución de la nación española desde Leovigildo, su destrucción por la invasión musulmana, y su reconstitución en una larga lucha de casi ocho siglos contra ella. Por eso tiene importancia política decisiva y actual estudiar y reivindicar la Reconquista  

** Miles de aljofifas y poquísimas  banderas nacionales en los mítines del PP en Andalucía. Muy significativo.  VOX ha excluido la aljofifa, pero no basta con eso: hay que denunciarla. Todo el mundo debe saber qué es y qué representa esa bandera impuesta insultantemente a los andaluces. Cómo encierra en sí misma todo un proyecto político a largo plazo. Es precisa la política de fondo, no solo la de circunstancias

**Curiosa evolución del antiespañolismo: de presentar como “los buenos” a sus enemigos, fueran los invasores islámicos, el Imperio otomano, Francia, Inglaterra o los protestantes, ha pasado a pretender que España nunca existió como nación o cultura. Como nación, dicen muy serios,  España aparece con la Constitución de Cádiz, es decir sigue sin aparecer porque aquella constitución nunca se cumplió. O, alternativamente, han existido desde entonces seis o siete naciones españolas, según sus constituciones siguientes. Tampoco cumplidas. 

**Una cosa que me asombra es cómo ningún partido ha sacado jugo al jugosísimo doctorado del Dotor. Creo que la causa es la atención prácticamente nula de nuestros políticos a la cultura. Porque lo del Dotor, como los másteres ficticios de muchos de ellos, se consideran normales, dando por supuesto que la enseñanza en España es un fraude bien montado. Por eso, igualmente, no prestan la menor atención a la colonización cultural. Con muy escasas excepciones, son políticos de chicha y nabo salidos de universidades de chicha y nabo. Su horizonte es el dinero, y su política  una competición  corrupta por prometer a la gente que tendrá más dinero si gobiernan ellos.

**¿Te consideras antifranquista? ¿Como los asesinos por la espalda etarras? ¿Como los corruptos socialistas? ¿Como los golpistas separatistas? ¿Como los señoritos mangantes del PP? Pues estás en buena compañía.

**Grandes anuncios en la calle: “¿Violencia sexual física o verbal en Madrid? ¡NI UNA!”, y otros parecidos. ¿ A qué idiota se la habrá ocurrido la baladronada? ¿Cuántos idiotas la creerán?

Creado en presente y pasado | 57 Comentarios

España, el problema de fondo / Koestler y Cela

¿Cómo era la oposición antifranquista cuando se plantea la transición? ¿Qué importancia tuvo la Iglesia en su promoción? ¿Era una oposición democrática? ¿Qué fuerza real tenía el PCE? ¿Y la ETA? ¿Qué fuerza tenían las demás oposiciones? 232 – La oposición antifranquista en acción La importancia de la literatura – YouTube

**************************

España, el problema de fondo

El problema de España se resume así: en otro tiempo los españoles realizaron empresas que  comenzaron la Era Europea, cambiaron la historia humana y que hoy nos parecen increíbles.  Después vino una decadencia, cultural ante todo, no solo ni principalmente política y militar,  y que llegó a ser abyecta en el siglo XIX y hasta ahora, si exceptuamos parcialmente la etapa franquista. Este problema causa una especie de pesadumbre existencial. Y el problema es: ¿puede España volver a significar algo original en el mundo, ahora que Europa ha entrado en decadencia y el mundo, entonces descubierto, ha cambiado tan en profundidad? No se ven indicios de ello.  Recuperar la conciencia de un pasado tergiversado sistemáticamente por la leyenda negra es necesario, pero claramente no suficiente.

Hay un dato muy llamativo y significativo en la España de la hegemonía: su enemigo principal, que lo era también del resto de Europa, fue el Imperio otomano, y en lucha contra él sufrió España los principales y más duros reveses, hasta Lepanto. Sin embargo Francia, Inglaterra y los protestantes buscaron la alianza con los otomanos y berberiscos contra España. La leyenda negra es la proyección y continuación de aquellas extrañas alianza en el terreno cultural e ideológico. De esto trato, e definitiva, en Hegemonía española y comienzo de la Era Europea

*******************************

Koestler y Cela

 **La gracia que tiene esta chica (La CULPA es de PUTIN: Pedro Sánchez sobre la crisis en España | liusivaya – YouTube)  Creo que es la primera vez que se trata al estafador barato que dirige el país (doctor  en economía) de la manera más adecuada, dejando aparte las verdades de Abascal. Lo que la chica pone de relieve es el bajísimo nivel intelectual de la política española, con su lengua de madera y parlotería vana. Un memo avispado como el Dotor solo puede funcionar en una sociedad tan degradada como la española actual. Entre rufianes y tarados, podríamos decir remedando un pequeño rifirrafe entre separatistas. Merece la pena difundir el vídeo.

**Doy un breve repaso a algún tomo de la autobiografía de Arthur Koestler, sin duda  una de las más interesantes, si no la que más del siglo XX. Y me vienen a la cabeza las memorias de Cela, de una trivialidad paleta. Y temo que estas definan también un ambiente cultural casi chabacano, siempre rozando la picaresca, el jijí-jojó, la folclorada y el caca-pedo-culo-pis, tan “español”

**Pujoliño ha nombrado a un segundo, un tal Rojas, que “personifica su política”. La de Pujol, la de la Aljofifa y Blas Infante, ahora mismo. Muchos creen que son cuestiones secundarias,  cuando sin ellas la política se vuelve un concurso de palabreros. 

**Constato una y otra vez la completa desgana de la gran mayoría de los “patriotas” a mover un dedo  por la causa. Enseguida invocan lo que llaman “la realidad”, que “es la realidad, guste o no guste”, aunque “les duele”, eso sí. Pero lo soportan con admirable estoicismo.

**El problema con Marruecos y Argelia consiste en que ninguno de esos dos países siente el menor respeto por España. ¿Y cómo va a respetarse un país cuyos gobiernos compiten en mostrarse “amigos y aliados” de potencias que lo humillan ocupando trozos estratégicos de su territorio o amenazando a otros? Argelia, por lo demás, no amenaza a España. Marruecos sí. Pero Marruecos es objetivo prioritario de la amistad y alianza de los gobiernetes hispanos. Y de Usa e Inglaterra,  por cierto.

**Hay algo que no entra en la cabeza de prácticamente ningún analista, sea proOTAN o prorruso: analizar la cuestión de Ucrania desde los intereses y la posición histórica y política de España. De forma casi unánime dan por descontado que España carece de intereses y posición propia. 

*************************

Este domingo firmo por la mañana en la feria del libro de Madrid, en la caseta 344, y por la tarde en  la 34 de SGEL. La novela Sonaron gritos y golpes a la puerta  pueden encontrarla en la 220, y probablemente en ninguna otra, al ser ya relativamente antigua. Cuatro perros verdes puede encontrarse en la citada 344 y probablemente en algunas otras. La hegemonía española en la 173 seguro, y también en otras. 

Creado en presente y pasado | 100 Comentarios