Kamen, Joseph Pérez y mil enemigos más de la Reconquista

 

España es un país de lengua y derecho latinos, religión mayoritaria cristiana y que ha compartido, con particularidades propias, los grandes movimientos generadores de lo que llamamos cultura o civilización europea: monasterial, románico, gótico, humanista, barroco, ilustrado e ideológico. Ello establece un nexo de unión fundamental con la expansión cultural romana a partir de la derrota de Cartago. Sin embargo, ese nexo fue roto, y de un modo que pudo ser definitivo, por la invasión musulmana de 711, que supuso una transformación radical religiosa, política, lingüística y cultural en conjunto. Desde la invasión se irían imponiendo el islam, la lengua árabe, el derecho musulmán o sharía, la poligamia, costumbres distintas de las anteriores, extendidas desde la vestimenta hasta la gastronomía. En una palabra, la nación hispanogoda de  Spania quedó sustituida por Al Ándalus o Alandalús, una cultura asiático-africana.

Por consiguiente, España desapareció, pero no del todo. Gran parte de la población, aunque en descenso,  conservó su lengua y religión  bajo la dura ley de los dominadores, y, sobre todo, surgieron en regiones norteñas de difícil acceso, pobres y de población dispersa, núcleos de resistencia que se identificaban con el reino anterior, es decir, con España. Siguió de allí una larga lucha con infinidad de alternativas, divisiones, formación de reinos diversos por una y otra parte,  y, en España, una tensión constante entre impulsos unificadores y disgregadores, hasta que, cinco siglos después, Al Ándalus quedó reducido a Granada, una pequeña parte de la península. Y la Granada islámica terminó de ser derrotada por los españoles en 1492, año simbólico, pues fue también el del descubrimiento de América, que abrió una nueva era en la historia humana. Casi ocho siglos había durado una pugna comenzada de modo casi inverosímil, y en la que la parte española y cristiana corrió a menudo el peligro de resultar aplastada por fuerzas superiores. Ha sido un hecho muy raro que un país conquistado por el islam retornase al cristianismo. También que no hubiera quedado una península dividida al modo de la balcánica, sino básicamente unificada, con la excepción menor de Portugal.

Esta es la historia que denominamos Reconquista, y su evidencia no exige mayor discurso: sin ella, la península se integraría hoy culturalmente en el Magreb, como parte de los más extensos territorios del islam. El concepto de reconquista ha sido y es utilizado corrientemente por historiadores como M. González Jiménez, Stanley Payne, Serafín Fanjul, Luis Suárez, D. W. Lomax, Javier Esparza, Luis Molina, J. A. Maravall, P. Linehan, Menéndez Pidal, M. A. Ladero Quesada,  P. Guichard, A. Vanolli y tantos más.

Sin embargo ese concepto no es del agrado de una serie de intelectuales, periodistas y políticos, que lo denigran suponiendo que Al Ándalus representaba a “los tolerantes, los cultos, los ricos y los buenos”, en oposición a los hispanos cristianos, tildados a menudo de fanáticos y tiránicos. Algunos hasta han negado la invasión musulmana, o inventado una resistencia asturiana sin la menor motivación  u objetivo político, y completamente ajena al recién caído reino hispanogodo. No vamos a entrar aquí en debates tan obviamente absurdos, que he tratado con alguna extensión en el libro La Reconquista y España.

Señalaré, no obstante, que desde principios del siglo XX se ha abierto una corriente que simplemente niega la existencia histórica de la Reconquista, con argumentos tan arbitrarios como que una empresa de ocho siglos no puede llamarse así (Ortega y Gasset); o bien que quizá sirva la palabra, pero solo a partir del siglo X u XI, porque antes no existiría un concepto de España (García de Cortázar, Joseph Pérez); o que, a lo largo de aquellos siglos se formaron varios reinos cristianos en España, a menudo en lucha entre ellos, a veces tributarios de los musulmanes, o que hubo relaciones comerciales y culturales con Al Ándalus, tanto en su época unitaria como cuando se disgregó en taifas. Esta versión la sostiene Kamen, por ejemplo, y hoy una multitud de profesores universitarios, y lo curioso es que lo hacen con verdadero odio y despotismo, prohibiendo a sus alumnos utilizar el término Reconquista. Dicen que no es “científico”. Para sus ensueños, al Ándalus subsiste de algún modo, o debería subsistir, aunque ellos tengan que expresarse en español y no en árabe, y practicar la monogamia, al menos exteriormente.

Otros (un tal J.Peña, entre muchos) aducen que la palabra es reciente, del siglo XIX, producto de un “nacionalismo español” sobrevenido y para ellos odioso. Claro, el término tradicional solía ser Restauración, que venía a ser lo mismo, solo que Reconquista otorga al concepto el contenido bélico que efectivamente tuvo: España y Al Ándalus se sentían incompatibles política, religiosa y culturalmente. La cuestión, en sí misma ridícula, ha empeorado con un antifranquismo grotesco: el concepto, con uno un otro nombre, data de los primeros documentos de la resistencia asturiana, pero para esta corriente basta que el franquismo haya reconocido esa larguísima tradición, para  rechazarla.

El indudable hecho es, como señalé al principio, que la realidad política y cultural de España que tenemos ante nuestros ojos, se formó en tiempos de Roma y del reino hispanogodo, y que su transformación radical por el islam terminó siendo derrotada en toda la península, sin que quedasen de ella más que restos arqueológicos y algún léxico y costumbres, de modo similar a lo que en el Magreb queda de las pujantes culturas cristianas anteriores a la invasión árabe. El odio al concepto de reconquista –pues se trata de auténtico odio que no repara en hechos o razones– encubre un odio más general a la idea misma de España, que sin la Reconquista estaría balcanizada en una serie de pequeños estados hostiles entre sí y objeto de las maniobras de otras potencias. Y no es así lo que ocurre, pero es el objetivo, generalmente inconfesado, pero bien  claro,  de los enemigos de la Reconquista.

 

Esta entrada se ha creado en presente y pasado. Guarda el enlace permanente.

104 Respuestas a Kamen, Joseph Pérez y mil enemigos más de la Reconquista

  1. Pío Moa dice:

    Al acercarse el 14 de abril de 2006, un nutrido grupo de intelectuales, profesores, políticos y artistas publicó un manifiesto prorrepublicano titulado “Con orgullo, con gratitud, con modestia”, según el cual la república fue “el sueño de un país capaz de ser mejor que sí mismo”, signifique eso lo que fuere; “un colosal impulso modernizador y democratizador”, cuyos valores “siguen vigentes como símbolos de un país mejor, más libre y más justo”, cosa muy lógica, pues ellos permitieron desarrollar “en múltiples campos de la vida pública una labor ingente, que asombró al mundo y situó a nuestro país en la vanguardia social y cultural” Etc. etc. Es un ejemplo entre muchos, cuyo espíritu recoge el preámbulo de la nueva ley de memoria llamada por mal chiste democrática, “informa” de que la república fue “un periodo democrático inclusivo, tolerante, de igualdad, justicia social y solidaridad, con avanzadas reformas políticas y sociales”, el cual habría sido “interrumpido por un golpe de Estado”. El golpe es, naturalmente el de Mola el 18 de julio de 1936. La exaltación de las bellezas y prodigios de la II República constituye la base de las políticas que desde la transición vienen orquestando las izquierdas y los separatistas, ocultando, de paso, la diferencia nada banal entre aquel régimen y el del frente popular.

    Así que valdrá la pena citar las opiniones de los propios inspiradores y jefes de la república, mucho más fiables, obviamente, que las de estos inflamados y ditirámbicos intelectuales y políticos, poco amigos de las libertades. Empecemos por las de los “padres espirituales de la República” es decir, Ortega, Marañón y Pérez de Ayala, quizá los tres intelectuales españoles más prestigiosos por entonces y que tanto ayudaron a traer aquel régimen.

    El desencanto de dichos padres espirituales comenzó enseguida y llegó a la indignación furiosa durante la guerra. Ya cuando la quema de iglesias, bibliotecas y escuelas, apenas comenzado el régimen, Ortega clamó “¡No es esto, no es esto!”; y fue alejándose, amargado, del experimento. Marañón sería más explícito: Mi respeto y mi amor por la verdad me obligan a reconocer que la República española ha sido un fracaso trágico”. “¡Qué gentes! Todo es en ellos latrocinio, locura, estupidez. Han hecho, hasta el final, una revolución en nombre de Caco y de caca”; “Bestial infamia de esta gentuza inmunda”; “Tendremos que estar varios años maldiciendo la estupidez y la canallería de estos cretinos criminales, y aún no habremos acabado. ¿Cómo poner peros, aunque los haya, a los del otro lado?”; “Horroriza pensar que esta cuadrilla hubiera podido hacerse dueña de España. Sin quererlo siento que estoy lleno de resquicios por donde me entra el odio, que nunca conocí. Y aun es mayor mi dolor por haber sido amigo de tales escarabajos”. Pérez de Ayala no es menos terminante: Cuanto se diga de los desalmados mentecatos que engendraron y luego nutrieron a sus pechos nuestra gran tragedia, todo me parecerá poco. Lo que nunca pude concebir es que hubieran sido capaces de tanto crimen, cobardía y bajeza”. Lerroux, el principal republicano histórico, lamenta No traían saber, ni experiencia, ni fe, ni prestigio. Nada más que esa audacia tan semejante a la impudicia, que suele paralizar a los candorosos“. Alcalá-Zamora los caracteriza como “un manicomio no ya suelto, sino judicial, porque entre su ceguera y la carencia de escrúpulos sobre los medios para mandar, están en la zona mixta de la locura y la delincuencia

  2. Alvo dice:

    Ya decía yo …. es que el tal sacerdote Gabriel Calvo es lector de Moa … y su libro Verdades y Mitos de la Iglesia Católica fue prologado por él ….

  3. Kova dice:

    «Combatid por la causa de Alá a quienes os combatan, pero no seáis agresores, porque Alá no ama a los agresores. Y matadles dondequiera los encontréis, y expulsadles de donde os hubieran expulsado» (Corán 2, 190).

    Está claro que los islámicos no han olvidado Al Ándalus, pues muchos afirman que están recuperando su tierra, actualmente ocupada por los españoles:
       - https://youtu.be/ZpNuAvm7yUE
       - https://youtu.be/El-qI1Lj9Mg

    Yo soy de Granada y este año ya eliminaron la festividad del Día de la Toma. Ya he tenido varios profesores desde primaria hasta en la universidad que insisten en que España es un “concepto imaginativo” pues “no tenemos” nada que ver con las gentes de otras comunidades autónomas, para luego expresar lo mucho mejor que es el “nacionalismo” andaluz. Básicamente que “nuestra historia y cultura” viene de Al Ándalus.

    Yo creo que aquí el nacionalismo-separatismo no ha cuajado tanto por no tener idioma local y porque la mayoría de la gente no quiere vivir como en el Magreb, pero vamos por el mismo camino que Cataluña, País Vasco y Galicia… Y el concepto de Reconquista es muy necesario reivindicarlo actualmente y, sobre todo, donde ondea la aljofifa porque hay mucha gente que le cuesta darse cuenta de por donde van las cosas.

    Además, la actual ideología LGTB que, como bien se ha dicho, es la ideología del suicidio junto con el apoyo a la inmigración ilegal islámica por el llamado “multiculturalismo” está haciendo que la población arraigada, étnicamente española, sea poco a poco desplazada.

  4. Alvo dice:

    Nosotros, los indecentes (1976), no me puedo creer que la Carmen Servilla participara en esos rollos patateros sin pies ni cabeza… 

  5. Manolo dice:

    He actualizado los base de datos de AEMET con los datos de julio de 2022. 

    https://drive.google.com/drive/folders/1-R3poMilLlPPt8VBciNSbS3uzB72aFXB?usp=sharing

  6. Proby dice:

    Nosotros, los decentes.

    Este memo sigue sin tener ni puta idea. 

    Y la película no es ningún rollo sin pies ni cabeza. Está muy bien. Y Carmen Sevilla, con 45 añitos, está más guapa y más atractiva que nunca. Cuando posa para el modelo de la pierna…  ¡ Mmmmmmmm ! Y esa escena final…  ¡ Mmmmmmmm ! 

  7. Alvo dice:

    El doctor cirujano Barnabey tenía cara de asombro: y es que acababa de leer un email de declaración de amor, no muy de su gusto. Miró al techo para pensar la respuesta, y después de unos segundos escribió la respuesta, mientras últimos rayos de sol caían como moscas desde su ventana,

    Lo siento de veras enfermero Wilder, pero NO soy maricón, que te den por culo.

    FIN.

    ……………………………………………………………………………………………………………….

    La Soaraya cerró de golpe la novela,

    — O sea, más de 500 páginas para este ¡final de mierda! …. ¡cabrón! …

    Estaba bien claro que la novela no había termiando como a ella le hubiera gustado … disgusto que le duró sólo unos minutos, hasta recordó que al día siguiente era la inauguración de la nueva sede del Partido Popular … y se levantó del sofá de su despacho para escribir su discurso … en el que no pensaba dejar títere con cabeza … sobre todo si la cabeza era de la Cospe,

    — ¡El expediente Royuela! … jajajajajaja … nadie te va a creer … vas a quedar como una loca … ¡despídete de la Moncloa! …

    Exclamó eufórica mientras se sentaba en el asiento de su escritorio, y se le quedaban los pies colgando.

    (continuará)

  8. Alvo dice:

    ***Mientras veía desde su ventana cómo los rayos de sol caían como moscas …

  9. Alvo dice:

    *** ¡Vete despidiendo ya de la Moncloa! ¡Perdedora! …

  10. comino dice:

    “Los de Vox nunca han matado a nadie, ni han negado la Constitución, ni la monarquía, ni el régimen del 78 y en cambio quienes lo niegan todo e intentan destruir el Estado de Derecho forman parte del Gobierno” (Savater en El Mundo).

  11. comino dice:

    Tuit de Pío Moa de hace ya un tiempo.
     
     
    Es asombroso el silencio que ha rodeado a la toma de posición de Savater en favor de Ayuso. Casi nadie ha comentado una noticia tan significativa, pues se trata del máximo referente intelectual de la izquierda progre. Más en https://t.co/5oIGfDXoqe

  12. Historiadoradomicilio dice:

    Hombre si los de Vox dicen que van a abolir las autonomías, entonces sí que niegan la constitución y el régimen del 78 de plano. 
    Hay que ser un pelín consecuente con lo que se dice. A ver, que todo el mundo sabe que es un farol, que ya están bien cubiertos en los despachos, con sus dietas y sus aforamientos de rigor, y cobrando millón tas millone de subvenciones, pero de todas formas, hay que hacer como que se cree uno lo que dicen, digo yo. 

  13. Pío Moa dice:

    “Si los de Vox dicen que van a abolir las autonomías, entonces sí que niegan la constitución y el régimen del 78 de plano”

    No la niegan, admiten su reforma dentro de la legalidad. Aunque, puestos a eso, la Constitución ha sido incumplida casi sistemáticamente, y en sus puntos básicos, por todos los partidos.

    La Constitución fue hecha por unos chapuceros, y se nota. No obstante, hay que atenerse a sus puntos esenciales: la unidad e independencia de España y las libertades democráticas. Aparte de VOX la unidad de España no tiene importancia para ninguno, y las libertades están siendo vulneradas constantemente.

  14. Pío Moa dice:

    Santos Juliá se entera a medias

     

    En un reciente artículo (junio de 2010) , Santos Juliá parece que empieza a enterarse de que en la “república”, como bautiza, según tradición propagandística, al Frente Popular, los republicanos eran pocos e impotentes frente a los partidos revolucionarios, a quienes culpa, con cierta injusticia, de los incontables crímenes perpetrados por entonces. ¡Algo es algo! Aunque, no mucho todavía. Inmediatamente nos suelta el bulo de que los crímenes de la izquierda fueron la “consecuencia inmediata de la rebelión militar”. ¡Qué mala memoria! ¿Y los incontables asesinatos y atentados de las izquierdas desde el comienzo de la república? ¿Y el terrorismo desatado por el PSOE en 1934, antes de emprender la guerra civil? ¿Y los asesinatos durante la insurrección de octubre? ¿Y la oleada de asesinatos que siguió a las elecciones del Frente Popular, apoyados por la policía? Guste o no a Juliá, quienes empezaron los crímenes y empujaron a la guerra civil fueron las izquierdas, como he documentado exhaustivamente. No todas las izquierdas propiamente republicanas, claro está, pero sí las obreristas y revolucionarias, con las cuales se aliaron y a quienes se supeditaron, precisamente, las republicanas. ¿Cómo alguien que quiere narrar la historia puede olvidar estos hechos cruciales, como si los crímenes empezaran solo al reiniciarse la guerra civil en 1936? Pues hay quienes lo hacen.

    Con sentimentalismo algo barato, Juliá califica de “horrible” nuestro pasado. Pues no. Hubo hechos horribles, cierto, como en todos los países y como suele ocurrir en las guerras, pero también hechos heroicos, aparte de que la guerra duró solo algo menos de tres años de “nuestro pasado”. Y lo “nuestro” fue mucho menos de lo ocurrido en casi toda Europa muy poco después de nuestra guerra civil. Ahora bien, dado que tales cosas suelen pasar cuando la legalidad cae por tierra y cada bando lucha por su existencia, Juliá debería enterarse de cómo se destruyó la legalidad republicana. En cambio, da como un hecho la desvergonzada afirmación de Osorio de que “ellos (los nacionales) comenzaron”. Pues no: empezaron los llamados republicanos, que usaban con falsedad ese nombre, porque eran solo republicanos de izquierda, y el grueso de los republicanos era de centro derecha. Una usurpación de tantas. Y vuelve a falsear Juliá al restringir los crímenes izquierdistas a “los primeros meses de la guerra”, cuando prosiguieron hasta el final mismo, cuando los vencidos huían hacia los Pirineos fusilando de paso a los prisioneros, o cuando se mataban entre ellos mismos en Madrid. Tampoco parece muy enterado Juliá cuando distingue en los nacionales una especial vesania “implacable y metódica política de limpieza” aparte de los “50.000 fusilados tras inicuos consejos de guerra una vez la guerra terminó”. A ver si algún día nos especifica de dónde saca esa cifra, al margen de las “investigaciones” subvencionadas por el poder. Y nos aclara también si entre esos “españoles fusilados inicuamente” no habría algún que otro culpable de delitos espantosos.

    Juliá trata de explicar, por Dionisio Ridruejo, unas carnicerías achacadas a los nacionales, que alcanzarían el grado de genocidio… pero que nunca existieron en tal grado. “La historia se ha contado ya mil veces”, dice Juliá. Se ha falseado mil veces, debería decir. Dejo aquí sus fantasías sobre los contactos de posguerra entre algunos ex franquistas y la oposición o el exilio: aquella oposición nunca fue democrática en modo alguno. Como, en el fondo, tampoco lo es Juliá, por mucha sensiblería que derroche. La falsedad no es democrática y solo sirve para envenenar a la gente, sobre todo la falsedad sentimental.

    Menos mal que Juliá respeta la transición, al contrario que los estafadores de la “memoria histórica”. Pero olvida nuevamente, vaya por Dios, que la transición se hizo desde la legalidad franquista, no desde la “republicana”, como persisten en bautizar a la del Frente Popular. Y que se hizo por iniciativa de los franquistas y en contra de los rupturistas. Por lo tanto no se hizo “recusando la herencia recibida”, como pretende Juliá, sino sobre la base de ella. La oposición seguía sin ser democrática, y de haberse impuesto sus rupturas, la descomposición democrática que hoy sufrimos se habría producido inmediatamente después de la transición, como ocurrió en la república.

    Quedémonos, en fin, con el reconocimiento por Juliá, aun si algo confuso, de que las principales fuerzas del Frente Popular no eran republicanas. Y lamentemos que Juliá ignore –voluntariamente, supongo– la enorme responsabilidad de los republicanos de izquierda en los aciagos sucesos. Por ejemplo, muchas chekas y la matanza de la cárcel Modelo procedieron muy directamente de aquellos republicanos a quienes Juliá intenta exculpar. Más historia, señor Juliá, y menos cuentos lacrimosos.

  15. Pío Moa dice:

    Las sociedades humanas pueden describirse como sistemas vastos y variados de cooperación entre personas y grupos, y al mismo tiempo como sistemas íntimamente conflictivos, debido a las diferencias y con frecuencia oposiciones de intereses, sentimientos y aspiraciones entre sus componentes, y entre unas sociedades y otras. La política, en general, trata de encauzar el conflicto de modo que no destruya la cooperación, pero una vez esta ha quebrado, cada bando se siente en peligro de aniquilación y no duda en aplicar la máxima violencia, sin excluir graves atrocidades; y en esa situación, la política se pone al servicio de la guerra.

    La guerra, dijo Clausewitz, es la continuación de la política por otros medios, es decir, por la violencia. Por consiguiente, al analizar la guerra es indispensable analizar las políticas implicadas y la dinámica que empujó a la ruptura de la cooperación. La cooperación crea intereses comunes, y quizá la descripción más sobre de su fracaso la encontráramos en un editorial del diario El Sol justo antes de las desgraciadas elecciones del 36: “Los españoles vamos camino de que nada nos sea común”. Una historia que no aborde con seriedad las políticas y concepciones generales de los partidos implicados, o que las falsee deliberadamente, simplemente debe descartarse sin más. En El derrumbe de la república y la guerra he procurado superar ese grave defecto exponiendo con algún detalle las ideas y objetivos básicos de marxistas, anarquistas, azañistas, derechistas o falangistas, y hacerlo de acuerdo con sus propios textos. Sin esa condición, la guerra misma se convierte en un galimatías abierto a mil embrollos interpretativos. Y sin embargo muy pocas obras sobre aquel conflicto parten de esa exposición elemental.

    Muy a menudo se ha explicado la guerra de 1936-39, no mediante un análisis político-histórico, sino con hojarasca sobre las dos Españas, el supuesto guerracivilismo y cainismo español, la guerra entre hermanos, (todas las guerras lo son, puestos a eso), etc. Expresiones que exhiben cierta paletería intelectual, ignorante de la realidad más allá de los Pirineos, en cuyos países las guerras civiles y el “cainismo” han abundado. Y más que en España, donde, después de tres siglos de una paz interna excepcional en Europa, las guerras civiles del siglo XIX derivaron de una intervención exterior, la invasión napoleónica de 1808. En esa línea se ha llegado en los últimos decenios a una visión “de barra de bar”, por la que unos tratadistas bocazas, autoerigidos en chuscos jueces morales, condenan “a hunos y a hotros” poniéndose por encima de todos.

    La realidad es que, como señaló algo tardíamente Marañón, el intento de convivencia que fue la república, fracasó. Y fracasó de tal modo que solo dejaba a la mitad del país el dilema de rebelarse o someterse a una tiranía que pronto se reveló sanguinaria y terrorista. Desde sus comienzos, la república sufrió el terror de los atentados por parte de unas izquierdas bien descritas por el mismo Azaña entre otros. Izquierdas y separatistas no concibieron la república como un régimen de convivencia en libertad, sino como palanca para alcanzar la “dictadura del proletariado” (socialistas y comunistas), “la revolución social” (anarquistas), la “demolición” de las instituciones tradicionales (azañistas) o la desintegración de la nación en varios pequeños estados (los separatistas). No existe la menor duda de estas aspiraciones, porque todos ellos las expresaron muy reiteradamente como justificación de sus conductas. Y ciertamente la insurrección del 34, por ejemplo, estaba perfectamente justificada, incluso obligada desde la doctrina y los objetivos expuestos por el PSOE y los separatistas por entonces. Su única autocrítica, en todo caso, sería por no haberla organizado lo bastante bien.

    Evidentemente, obraban así por creer que su poder mejoraría drásticamente a la sociedad o a los sectores sociales a los que afirmaban representar; y que la violencia y el terror acelerarían aquellos procesos juzgados necesarios o históricamente determinados. Cualquiera que estudie sin prejuicios los años republicanos observará también que las derechas y la Iglesia, sistemáticamente acusadas de todos los crímenes, no replicaron con los mismos métodos, con alguna excepción menor (la acosada Falange), hasta que el propio régimen fue demolido y se hizo inminente la probabilidad de sovietización y/o disgregación nacional. Y esta es la causa y sentido de aquella guerra.

  16. Historiadoradomicilio dice:

    Decir que admiten su reforma dentro de la legalidad es una salida de pata de banco curiosa. Con semejante fórmula se puede defender cualquier cosa, incluido el separatismo, el republicanismo, etc…
    Si en la constitución pone unos cuantos capítulos sobre las autonomías y los de Vox quieren abolirlas, entonces los de Vox están en contra de la constitución. Se puede poner boca arriba, boca abajo o haciendo el pino, pero la verdad es la que es. Hay que ser suficiente maduros para reconocer la realidad sin tratar de retorcerla con excusas ridículas. 

  17. Pío Moa dice:

    La guerra de España fue relativamente larga y difícil, aunque diste de ser de las más sangrientas del siglo XX. Comenzó con una inferioridad material de los nacionales tan abrumadora que muy pocos habrían seguido luchando después de los primeros tres días. En Por qué el Frente Popular perdió la guerra he detallado los enormes esfuerzos que debieron hacer los dos bandos, en especial los comunistas, y la más que notable capacidad de Franco para conducir las operaciones con gran economía de sangre. Sin embargo, las versiones tipo memoria insisten en la ineptitud o mediocridad militar de Franco, razón por la cual solo podría entenderse su victoria por una intervención aplastante, de Hitler y Mussolini frente a una “república” incomprensiblemente abandonada por sus iguales democráticas Francia, Inglaterra y Usa, por lo que solo pudo acudir a la ayuda de Stalin, muy inferior a la proporcionada por las potencias fascistas. La tesis, a poco que se repare en ella, es más cómica que otra cosa, pero ha calado en una universidad intelectualmente roma, y de ella a la sociedad.

    Como ocurre en todas las guerras, los dos bandos procuraron desde el principio ganar aliados y ayudas exteriores, cosa que puede ser decisiva o no. La cuestión aquí es triple: qué bando lo hizo con mayor eficacia y menor coste, en qué medida la ayuda supuso una supeditación política al aliado, y cuál fue la suma total de armas recibidas. Al principio, los nacionales carecían prácticamente de fondos, mientras que sus enemigos disponían de las enormes reservas en oro y divisas. Por ello, los nacionales tuvieron que recurrir al crédito, algo arriesgado para los prestamistas, pues perderían su dinero si sus beneficiarios fueran derrotados. En cambio la alianza sovietizante-separatista recurrió a la compra directa, enviando a Francia una parte del oro menor, pero importante, y a Rusia el grueso de las reservas; y también negociaba altas cantidades de plata, de preferencia en Usa. Dadas estas condiciones, habría sido lógica una mayor supeditación política de los nacionales a Italia y Alemania, y mayor independencia nacional del frente popular ante la URSS. Sin embargo ocurrió exactamente al revés, pues al entregar el oro a Moscú, el Frente Popular le entregó también su independencia.

    En cuanto al armamento recibido por ambos, ha sido bien estudiada en particular por Jesús Salas Larrazábal, desmintiendo fabulaciones corrientes: prácticamente recibieron la misma cantidad los dos bandos, por lo que la ayuda no pudo ser decisiva (excepto en un momento clave, la batalla de Madrid de noviembre de 1936, que en principio pudo haber aniquilado a los nacionales). Hay, sin embargo, una diferencia de calado: el Frente Popular gastó en aquellas armas al menos una vez y media más que los nacionales, debido seguramente a la corrupción. Los nacionales terminaron pagando la ayuda italiana (la más importante) a precio de saldo, y la alemana, con alguna dificultad mayor, pero no excesiva. Y no debe olvidarse otro punto, no siempre ni mucho menos señalado: los nacionales recibieron de Usa y en buenas condiciones, abundante petróleo, imprescindible en una guerra moderna. En resumen, Franco obtuvo la misma cantidad de armas que sus contrarios, a un coste mucho menor y sin ninguna supeditación política significativa. Los contrarios consiguieron un armamento equiparable, superior cualitativamente (en tanques y aviones sobre todo) al de los nacionales, sobre todo al comienzo, y esa ayuda les supeditó a la política de Stalin.

    Conviene señalar la esencia de la política del Kremlin, por lo demás muy inteligente: partía de la seguridad de una nueva “guerra imperialista” semejante a la I Guerra Mundial, y su estrategia buscaba que la misma estallase por el oeste, entre Alemania por un lado y Francia e Inglaterra por otro, evitando a toda costa que comenzase entre Alemania y la URSS. Y la contienda española le daba una doble oportunidad de arrastrar a las democracias contra los estados fascistas, y por eso su propaganda insistía al máximo en el carácter democrático del FP. Simultáneamente le daba ocasión para que, con esa cobertura, sus agentes comunistas se impusieran en el ejército y la policía y derivasen la esperada victoria hacia un estado de tipo soviético. La estrategia de Stalin fracasó en los dos aspectos: las democracias no se identificaron con el FP español y se abstuvieron; y la victoria la hizo imposible Franco. Esta es la razón por la que Stalin varió bruscamente de estrategia acercándose a Hitler en el Pacto Ribbentrop-Mólotof, consiguiendo finalmente que la “guerra imperialista estallase por el oeste.

    Otro aspecto secundario fue la intervención de tropas no españolas. Los moros de Franco eran parte del ejército español, habían sido movilizados en la península por Azaña cuando el golpe de Sanjurjo en 1932, y estaban bajo mando español, como bajo mando inglés o francés las mucho más nutridas tropas coloniales empleadas por unos y otros en la II Guerra Mundial. Hasta noviembre de 1936, los contingentes franceses, alemanes e italianos se limitaban a unos centenares de aviadores o voluntarios, pero en ese mes entraron en juego, en la batalla de Madrid, las Brigadas internacionales, reclutadas por la Komintern. Y a continuación o como respuesta, Italia envió un Cuerpo de tropas voluntario que llegó a duplicar el número de los internacionales, y Alemania creó la Legión Cóndor. Tanto de un lado como del otro, estas tropas no supusieron más que una mínima fracción de las españolas movilizadas. El rendimiento militar de la Legión Cóndor fue alto, el de los voluntarios italianos irregular, y el de las Brigadas internacionales mediocre, salvo en algunos momentos como la batalla de Madrid. Por otra parte sufrieron una represión terrorífica de sus propios mandos, en especial de su instructor André Marty, “El carnicero de Albacete”

  18. Pío Moa dice:

    “Con semejante fórmula se puede defender cualquier cosa, incluido el separatismo, el republicanismo, etc…”

    Y eso es exactamente lo que ocurre, salvo que separatistas, comunistas o republicanos actúan en vulneración permanente de la Constitución, cosa que VOX hasta ahora no ha hecho. 

  19. Hegemon dice:

    Las Autonomías son las primeras que no cumplen con la Constitución en cuanto que vulneran los tres derechos fundamentales de como son la igualdad, unidad y libertad de los  españoles. 

    Aparte de que todos los partidos no la cumplen y todos quieren modificarla en alguno de sus artículo, por esa razón todos estan en contra de la Constitución. Lo curioso es que VOX es el único partido que exige cumplirla.  

  20. Manolo dice:

    Antes de reservar en hotel hay que preguntar si es pet friendly.

  21. pasmao dice:

    La última vez que se modificó la Constitución fue hace unos 11 años. Septiembre del 2011. Aprovechando que después de Agisto el personal no se enteraba mucho, por supuesto se hizo con el silencio de los medios de comunicación. Como no podía ser otra.
     
    Fue para que aceptáramos el trágala desde Uropa del límite de gasto/déficit. Algo que supongo que Sánchez estará incomumpliendo a toda máquina, de la misma manera que lo hizo Rajoy. Pero el hecho es que ése límite existe y está en nuestra Constitución porque así lo quiso Uropa, y los otros USA y China. Los que le dieron el telefonazo a Zapatro en Mayo 2010.
     
    Por ser una modificación “menor” no hizo falta disolver el parlamento, hacer un referendum, bla bla bla se superaban ampliamente los 2/3 entre PPSOE y no había posibilidad de plantarse porque entre los dos superaban los 315 escaños. Con que uno o varios partidos sumaran mas de 35 escaños y se hubiera opuesto se habría tenido que ir a referendum.
     
    Ahora es imposible un arreglo para modificar la Constitución como entonces. Para meter la cosa Gay, la Feminazi, la Climática, la de Meméz Histérica, etc… porque aunque sumeran mas de 2/3 VOX exigirñia un refrendum y muy posiblimente no saldría. Y quedaría muy feo sumar mas de 2/3 en el Congreso para que después en un referendum promovido por un partido facha te lo tiraran por la borda.
     
    De ahí que el truco sea meterlas por la puerta de atrás para luego “convencer” a los del TC de que son constitucionales. La pega es que te lo pueden derogar.. y eso no mola. Por eso hace falta el PP, para que no se puedan derogar.
     
    La primera vez que VOX entró en el parlamento me alegré mucho porque sumaba mas de 35 escaños. Y con eso estábamos salvados de que se pudiera hacer lo que en Septiembre 2011 sin referendum. Con lo que fuera menester.
     
    Luego están las modificaciones que afectan a derechos fundamentales donde además de 2/3 se tiene que proceder a la disolución del Parlamento, convocar un referendum, ganar el referendum, haber nuevas elecciones, y que el nuevo parlamento la vuelva a ganar por 2/3.
     
    Por ello lo que lo que quiere VOX es prácticamente imposible, y lo que dice Hostoriadora es una boutade mas. Tendrñia que ganar dos elecciones por mas de 2/3, el sólo, mas el referendum.
     
    Por lo que si siendo prácticamente imposible pone tan nervioso a cierto personal no es por que VOX pueda sacar 2/3… es porque se plantea el tema, se saca al palestra.. y si toma ventaja si podría ocurrir que antes o después posibilitara que VOX sacase un buen pico de Diputados, Quien sabe si al absoluta. Y es o es lo que no se puede tolerar.
     
     
     
     

  22. comino dice:

    Esto de Pío Moa debería difundirse masivamete, sobre todo en las universidades andaluzas.
     
    Blas Infante defendía la balcanización de España, la islamización de Andalucía y la colaboración con la izquierda chekista. No fue fusilado por sus ideas sino por las violencias organizadas en torno a ellas, que provocaron la guerra civil. En http://piomoa.es/?p=16825

  23. Alvo dice:

    Blanca por fuera, negra por dentro (1971), … vaya tela… sobre todo la música… 

  24. Proby dice:

    Blanca por fuera y Rosa por dentro, basada libremente en la comedia homónima de Jardiel Poncela. Y es una película deliciosa. Y el tema, La tierra es una bola de colores, con letra de Antonio Gala y música de Antón García Abril, es maravillosa.

    Este tío no tiene ni puta idea de cine y encima equivoca los títulos. ¡ Vaya tela !

  25. Hegemon dice:

    Macarena Olona podría padecer un “cáncer de mama”……espero que se recupere si es verdad. 

  26. Hegemon dice:

    ¿Alguien lo duda?

    Francisco González de Posada, autor de 8 tesis doctorales: «Los niveles de exigencia académica han disminuido notablemente»
     
     https://www.eldebate.com/educacion/20220808/francisco-gonzalez-posada-autor-8-tesis-doctorales-niveles-exigencia-academica-han-disminuido-notablemente.html

  27. Kova dice:

    Comino, compartí tu mensaje por un grupo de clase y pasan del él, esta vez, eso o contestan con algunos insultos, suelen ser los dos tipos de respuesta.

    Resumiendo, solo han dicho que el artículo es antiguo y que Pío Moa es mayor. Vaya tela, siendo historiadores y que el 2021 les parezca algo antiguo.

  28. comino dice:

    “Comino, compartí tu mensaje por un grupo de clase y pasan del él, esta vez, eso o contestan con algunos insultos, suelen ser los dos tipos de respuesta.”
     
    Hay que responder con educación, pero con firmeza. E insistir sin parar. Y recordarles a los apologistas de Blas Infante y Alandalús cuáles son las maravillas del islam: analfabetismo, burka, sharia, pobreza, Corán, castigos brutales, etc. En este blog Pío Moa tiene un arsenal formidable para usar. Y hay que usarlo, joder, que el nuevo frente popular, los separatistas, los multiculturalistas islamistas y todos los demás van en serio. Que no van a dejar piedra sobre piedra. Que ya se hundió la Restauración, se hundió la República y se puede hundir del todo la democracia y España actuales.

  29. Kova dice:

    Llevas razón, hay que insistir y tener constancia porque la situación es grave. Veo la actitud de la gente y su pasotismo es monumental, no se dan cuenta que vamos de cara al abismo, y parece que, aunque caigan a él, les seguirá dando igual.

  30. comino dice:

    “Veo la actitud de la gente y su pasotismo es monumental, no se dan cuenta que vamos de cara al abismo, y parece que, aunque caigan a él, les seguirá dando igual.”
     
     
    Más razón para insistir.

  31. Observador dice:

    D. Pío, habla usted de “la parte española-cristiana”; de esa expresión puede deducirse que existió una parte española-musulmana.

  32. Pío Moa dice:

    Está mal expresado. Española y cristiana

  33. Pío Moa dice:

    Creo que en esta tercera entrega de César Vidal hay más “chicha” que en las anteriores, por lo que me extenderé algo más. César ha hecho un notable esfuerzo por convencerme y convencer a sus lectores de que el franquismo no fue liberal. Por mi parte le agradezco el empeño, pero creo que era innecesario, pues nunca tuve dudas al respecto.

    La cuestión que yo planteo es distinta, y, como ha pasado con la del desplazamiento del español por el inglés en España, y la del homosexismo, parece difícil de entender a primera vista. Vamos a ver si consigo plantearla con claridad: el régimen actual viene a ser una democracia liberal, si bien con déficits muy graves y en plena involución política. Quedémonos, no obstante, con la primera parte y planteemos una pregunta histórica y políticamente básica: ¿de dónde viene, fundamentalmente, esa democracia? Veamos algunas alternativas:A) De la oposición antifranquista; B) De un movimiento liberal; C) Del Departamento de Estado useño; D) De los países europeos del entorno; E) del propio franquismo.

    En La Transicióndecristal he abordado de modo explícito o implícito estas alternativas.El supuesto A resulta de todo punto imposible, pues la oposición se componía esencialmente de comunistas y /o terroristas, rodeados de pintorescos compañeros de viaje y oportunistas de vario pelaje. Viene a ser como el célebre despropósito de que la democracia en España fue defendida por el FP bajo la protección de Stalin. Solo exponer el hecho demuestra su falsedad radical, y sin embargo esa falsedad ha orientado una inmensa bibliografía, de la que nunca deja uno de asombrarse. Otra razón es que aquella oposición a Franco siguió siendo muy débil hasta el final, como demostró plenamente el referéndum de diciembre de 1976. Ni era demócrata ni podía influir decisivamente, a menos que el régimen cayese en una crisis moral como la de la monarquía que abrió paso a la república, suceso que no se dio en 1975.

    El supuesto B no resulta menos imposible, ya que nunca hubo, durante todo el franquismo, un movimiento liberal. Los liberales eran muy pocos (¿y somos muchos ahora?) y desde los mismos duros años 40 prefirieron acomodarse al régimen, aun manteniéndose independientes de él, agradecidos de que hubiera librado a España de una catástrofe. Y los liberales más antifranquistas sintieron cierta inclinación a componendas con los antifranquistas totalitarios. Entre los insultones a Solzhenitsin por haber denunciado este a la URSS, no faltaron bastantes que pasaban por liberales.

    El supuesto C no pasa de ser una leyenda urbana creída sobre todo por la extrema derecha. Una cosa es que la política exterior useña favoreciese la democratización de España y otra que la hubiera “fabricado”. Lo que interesaba a Usa, como aclaró Kissinger, era que no se creasen problemas como el de Portugal en una zona muy sensible. Querían una transición lenta, cuidadosa y que en ningún momento se fuera de las manos al estado. Y eso era justamente lo que estaban intentando los franquistas (el núcleo principal de ellos) sin necesidad de consejos, como he expuesto en el libro citado. Otra leyenda urbana (más bien paleta) es la de la información y poder absoluto que tendría la CIA sobre España. Su información era en gran parte defectuosa y tópica, como pone de manifiesto Ortí Bordás, por ejemplo, que conoció bien el percal.

    El supuesto D es todavía menos creíble.No debe olvidarse que la democracia y la prosperidad inicial no la debía la Europa occidental a sí misma, sino al ejército y finanzas useñas e indirectamente al ejército soviético; y también al hecho de que Franco desafiase las brutales presiones externas al final de la II Guerra Mundial, pues una nueva guerra civil en España habría echado a perder la democratización de una Europa arruinada y hambrienta; no debe olvidarse tampoco la fuerza que en esos países tuvo un izquierdismo de simpatías o más que simpatías comunistas, y el efecto de mil falsedades sobre España, manifiestos de modo repulsivo en las campañas europeas a favor de comunistas españoles o de asesinos etarras, especialmente en 1970 y 1975. Por otra parte es indudable que la mera existencia de unas democracias en Europa occidental pesaba en la evolución de España, pero de modo ambiguo y peligroso, y menos prudencia que Usa.

    No queda más explicación razonable que la última. El franquismo nunca fue derrotado ni derrocado, resistió durante treinta años las presiones exteriores más fuertes, de orden en general no democrático y sí demagógico, incluso criminal; y, en fin, está la evidencia histórica más palmaria: un rey nombrado directamente por Franco, unos políticos provenientes directamente del franquismo; Suárez, jefe del Movimiento; una clase política representada en las Cortes, que aceptó la reforma política; una reforma hecha “de la ley a la ley”; una victoria popular abrumadora en un referéndum planteado contra la (loca) alternativa rupturista de la oposición. ¿Hace falta algo más para dejar las cosas en claro?

    La posibilidad histórica de una democracia sólida en España nació ante todo de decisiones del grueso de la clase política franquista y del clima social de prosperidad y, sobre todo, de reconciliación nacional creado bajo aquel régimen. Los odios desenfrenados que hundieron la república estaban más que olvidados por la inmensa mayoría. Por consiguiente, si existe algo parecido a una democracia liberal en España, los liberales debemos no solo “perdonar” al franquismo, como propone César Vidal, sino agradecérselo efusivamente, ya que esta democracia no se debió a nosotros, precisamente, y menos a quienes por entonces militábamos en la extrema izquierda. Y constatar de paso cómo las mayores amenazas que ha sufrido la democracia en estos años tienen, casi sin excepción, carácter antifranquista: terrorismo y colaboración con él, ataque a Montesquieu, expansión veloz y voraz del estado, “cien y más años de honradez”, separatismo, leyes totalitarias, etc.

    Creo, además, que al exponer el carácter del franquismo, César Vidal cae en algunos fallos de análisis e interpretación que le llevan a conclusiones erróneas sobre la significación histórica de aquel régimen, y que examinaré en la próxima entrega.

    (LD, 2-7-2011, “Tercera respuesta a César Vidal”. Me maravillo ahora de la ponderación y cortesía con que trataba a este miserable

  34. Lasperio dice:

    Dado que la ciencia se hace en USA-UK y dado que las refutaciones a los papers se hace en USA-UK, tranquilamente en los demás países puede pasar lo que sea, que en nada se afecta el transcurso de los acontecimientos. Ello, de hecho, debería liberar esfuerzos para relanzarse hacia proyectos creativos, como que algún país europeo invierta dineros en el estudio de los cuellos largos y la alquimia, correlacionado lo que se va diciendo. 

  35. Lasperio dice:

    Qué sería del mundo sin el influjo benéfico del pragmatismo norteamericano. 

  36. Lasperio dice:

    Hombre, hasta las chorradas salen de USA-UK.

  37. Pío Moa dice:

    Tras un homenaje organizado por Javier Tusell al historiador marxista Tuñón de Lara, maestro de Reig Tapia y de tantos otros, escribí un artículo recordando un par de datos elementales: la historiografía marxista se apoya en la noción de lucha de clases, y no busca esclarecer la verdad histórica, sino interpretar el pasado en clave revolucionaria, al servicio de los intereses que dicen “del proletariado”. Tuñón viene a ser el padre y maestro del gremio de nuestros lisenkos de la historia.

    Hasta hace no tantos años, millares de intelectuales se proclamaban marxistas, orondos y desafiantes, pese a ser bien conocidos los efectos prácticos de dicha teoría. Y otros muchos exhibían desde fuera su respeto por su metodología y carácter científico. El naufragio de la URSS dejó a todos desconcertados, pero muy pocos han realizado algún esfuerzo de comprensión sobre las causas del monstruoso fracaso. Por supuesto, ni Reig ni sus pares lo hicieron. Hoy, la mayoría ya no se dicen marxistas, hasta se enfadan si se les llama así, pero no han evolucionado intelectualmente. Su modo de pensar, la ideología progre, podría describirse como un marxismo difuso en mezcla arbitraria con cualquier tendencia que les suene a “antiimperialista”, sin excluir el fundamentalismo islámico. Rota la antigua rigidez doctrinaria, cualquier cosa vale, y nuestros carpetovetónicos lisenkos siguen produciendo a destajo.

    Aunque también procuran disimular. Así, dice Reig, tratar de “estalinista” a Tuñón (a quien dedica su libro El Anti Moa) constituye “una bajeza moral” y una “simpleza mental”. Hasta definirlo como “marxista” le parece fuera de lugar. Pero detengámonos un poco en el personaje. Tuñón dirigió en la universidad francesa de Pau y en España, después del franquismo, unos cursillos destinados a formar y orientar historiadores. “Renovó la historiografía española”, dicen muchos, sin aclarar en qué sentido. Gran parte de la derecha le reverenciaba. El éxito de Tuñón, nos informa su discípulo Reig, “se debía obviamente al hecho de que en España no se podía escribir con libertad, y los que carecían de ella leían con verdadera ansia a un hombre libre que había dejado su patria por luchar por ella y para poder seguir siendo libre”. Pero en España había muchísima más libertad que en la URSS, por lo que viene a los labios la pregunta: ¿en qué consistiría la “libertad” por la que luchó y se exilió este “hombre libre”?

    Sabemos poco de la biografía de Tuñón, personaje un tanto misterioso, pero lo suficiente para lo que aquí interesa. Se licenció en Derecho en la universidad de Madrid, en 1936, y cuatro años antes había entrado en las juventudes comunistas. Aunque Reig lo presenta como gran defensor de la república, los comunistas trataron de aniquilar desde el primer momento a aquel régimen “burgués”por medio de la insurrección armada, y participaron en la de 1934. Cambiaron de táctica a finales de 1935, según las orientaciones de Moscú de formar frentes populares, sin abandonar su objetivo: implantar en España un régimen soviético, usando como palanca la lucha contra un fascismo prácticamente inexistente en España. Tuñón, obviamente, compartía esos designios y actividades.

    Y cuando Carrillo birló al PSOE sus juventudes, unificándolas con las del PCE bajo normas estalinianas, Tuñón se convirtió en director de la escuela de cuadros de dichas juventudes. Dato muy relevante, porque una escuela de cuadros era un centro para la formación de especialistas teóricos y prácticos en marxismo-leninismo. Se ve que ya tenía vocación y aptitudes, demostradas nuevamente en sus coloquios de Pau, pues estos fueron un auténtico venero de “cuadros” historiadores, como Reig y sus pares. Los marxistas siempre prestaron máxima atención a controlar la visión del pasado, la “memoria histórica”, como arma política para el presente.

    Ser comunista, entonces y después, significaba simplemente ser estalinista. El estalinismo no es otra cosa que el marxismo-leninismo, fórmula inventada por Stalin para definir la doctrina marxista en la nueva época de desarrollo capitalista, la época del “imperialismo” (el PCE, recuérdese, no abandonó el marxismo-leninismo hasta entrada la transición después de Franco). Por consiguiente, el apóstol de la libertad Tuñón era en los años 30 un entusiasta de Stalin e instructor de otros como él. Este hecho no admite discusión, pero sus “cuadros” actuales se empeñan en velarlo. En su obituario, su discípulo Eloy Fernández Clemente hacía juegos malabares para evitar la declaración precisa. Durante la guerra, Tuñón habría sido “activísimo” (¿en qué?), pese a lo cual salió en libertad en 1940, y poco después “reconstruye la FUE” en Madrid, o monta, según Reig, “la Unión de Intelectuales Libres” (siempre la libertad). Y en 1946 “huye” a París con “una rica hoja de servicios a la causa”… ¿del comunismo? No, finge una vez más Fernández, ¡”de la izquierda”! La izquierda que en marzo de 1939 se había sublevado, precisamente, contra los comunistas. La historia está llena de ironías, pero ¿es posible un debate racional con tales equívocos y ocultamientos?

    La libertad de este hombre libre siguió siendo la libertad del gulag al menos hasta 1956, cuando, nos cuenta su panegirista Fernández, “la crisis de Hungría y otros acontecimientos lo distancian del PCE, como ocurre por entonces con Claudín, Semprún y otros”. En realidad Claudín y Semprún se marchan o son expulsados en 1964, y Carlos Semprún dice que Tuñón siguió cobrando del KGB. Reig afirma, sin más, que ello “es radicalmente falso”, pero los marxistas han declarado “radicalmente falsos” tantos hechos ciertos que, de momento, su aserto carece de valor. Y a nuestro objeto tampoco tiene mayor relevancia. Importa más bien otra cuestión: ¿dejó Tuñón de ser comunista, o sea estalinista, en algún momento, dentro o fuera del PCE, o del KGB? La respuesta inequívoca es que no. Una frase tardía del personaje lo revela: “Jamás te avergüences de España: es el único país, con Vietnam, que resistió tres años a un golpe de Estado”. Frase perfectamente explicativa. Para él, la férrea dictadura marxista-leninista vietnamita representaba la libertad, como el Frente popular español tutelado por Stalin. Motivo para no avergonzarse de España, nada menos. También invocaba, nos cuenta Reig, la “utopía razonable”, algo así como el hielo caluroso o, más apropiadamente, el crimen benévolo.

    Y, en fin, ¿siguen los libros de Tuñón una metodología marxista? La respuesta, también inequívoca, es que sí. Por eso, calificar a Tuñón de marxista y, más en concreto, de marxista-leninista o estalinista, no solo es pertinente, sino indispensable para entender tanto su “renovación historiográfica” como a sus discípulos, los cuales encubriendo a Tuñón buscan encubrirse a sí mismos. Porque declararse marxista o marxistófilo ya no constituye un prestigio, como antes del derrumbe de la URSS. Tradicionalmente los comunistas se han disfrazado de otra cosa, de fogosos demócratas y pacifistas por lo general, pero parece algo tarde para jugar al despiste.

    Hablo de Tuñón, obviamente, no como persona, sino como historiador y formador de cuadros. Personalmente fue, según tengo entendido, afable, simpático y de buen talante. Entre los comunistas no faltaban personas así, de gran eficacia proselitista. Pero, por su ideología, Tuñón solo podía instruir a esa legión de lisenkos que después coparon gran parte de la universidad con su dogmatismo, exclusivismo y agresividad sectaria. Y su, digamos, copiosa esterilidad intelectual.

    El núcleo historiográfico de nuestros lisenkos consiste en un mito o seudomito pasmoso: la atribución de los valores de la libertad y la democracia al conglomerado de integrantes del Frente Popular. Tal pretensión desafía a la lógica y la experiencia más elementales, constituye un embuste fenomenal y fundacional, generador de incontables embustes más. Pero fue la base de la propaganda de la Komintern, y sigue siéndolo de las historias de nuestros “hombres libres” de la universidad.

    Pensándolo bien, hacen falta unas tragaderas gigantescas para tal rueda de molino, y sin embargo innumerables intelectuales españoles y extranjeros la engullen sin masticarla. También debe observarse el carácter pedestre del marxismo español, su singular ineptitud para plantearse cualquier problema teórico, su nula aportación intelectual a su propia doctrina. Ni siquiera la caída del muro de Berlín ha logrado obligarles a reconsiderar seriamente la ideología, y ahí siguen Reig y sus pares con ella, más o menos aguada en ideología progre, y tratando de disimular. Procuraré resumir en un par de artículos las razones, al parecer incomprensibles para ellos, por las que sus teorías solo pueden generar penosos estudios de historia, lisenkadas, vamos.

     

    (LD, 13-11-2006.)

  38. Lasperio dice:

    analfabetismo, burka, sharia, pobreza, Corán, castigos brutales, etc

    Analfabetismo, pobreza y castigos brutales son cosas muy españolas y muy cristianas. Así que hay que defender, tan solo, que el islam traería una modalidad brutal del derecho.

    De hecho, nuestro derecho ya está muy contaminado. Está hecho a base de códigos, que es movida napoleónica intentando recuperar movidas bizantinas.

    El derecho romano, el republicano, iba de fijar nociones que cualquier mortal podría firmar como sensatas. Como que un crimen es responsabilidad del criminal y no de su familia, cosa que, en su vertiente opuesta, tranquilamente se practica en Japón y Corea del Norte. Incluso en USA, bien pensado.

  39. Lasperio dice:

    ¿Qué se defiende cuando se habla de derecho romano? Claramente las movidas que salen de los parlamentos de Occidente sólo siguen al derecho romano en cuanto a la corrupción inherente a los legisladores. El lado bueno es que se fija, tanto como es posible, una base conceptual que ahora entendemos como garantías individuales, cosa que precisamente nos cargamos todos los días.

  40. Lasperio dice:

    Descontando lo que se va diciendo, o más bien usándolo como respaldo para que no me funen, iban mis pensamientos a querer decir lo mucho que me ha gustado la chica de ahora. Prácticamente es perfecta, pero resulta que es estéril. 

    A este ritmo me voy a convertir en un paladín del gnosticismo.  

  41. Alvo dice:

    En un viejo mundo (1972) … la Karina y compañía viven en un mundo de gilipollas… 

  42. Observador dice:

     
    El verdadero Simón Bolívar: mal estratega militar, sádico con sus enemigos y mujeriego hasta el final
     

    https://okdiario.com/internacional/verdadero-simon-bolivar-mal-estratega-militar-sadico-sus-enemigos-mujeriego-hasta-final-9501960

  43. Alvo dice:

    https://youtu.be/dCzRp2nApHg

    ¡Qué original! Un viudo millonario con no sé cuántos hijos… y la Karina es su nueva profesora…. que enseña cantando… los va a volver gilipollas… 

  44. Observador dice:

    Resulta increíble que, aún en vida de Franco, España se llenase de estatuas ecuestres de Simón Bolívar regaladas por Venezuela.

  45. Hegemon dice:

    No se en qué Universidad estudia Kova ni qué compañeros tiene para que respondan así como él dice, pero no creo que sea esa la regla general de la Universidad. Sabemos que el nivel es muy precario pero no todo es tanta farfulla como intenta mostrar Kova. De la Universidad salen muchos trabajos que van en la línea de Moa e incluso la refuerzan en muchos aspectos. No todos los universitarios son bovinos ni se creen las monsergas progres hispanófobas. Por lo menos en lo que yo he visto y me encuentro. También me encuentro lo otro a los que respondo y ellos huyen del debate dejando un rastro de insultos o tonterías varias. 

    En la vida cotidiana es normal que alguien salga con alguna mentira típica de la Leyenda Negra. Hace poco una vecina, periodista además, soltaba lo de la “Inquisición española que limitó nuestro potencial” y todas esas mentiras. No necesité mucho para que me respondiera “¿Y eso por qué no se sabe ni se dice?” Buenos, dímelo tú, de dónde sacas todo lo que has dicho. Yo te digo lo que he leído y dicen muchos libros. 

    Un caso parecido es Lasperio. Él intenta hacerse el gracioso y provocar pero estoy seguro que todo lo que decimos se le queda y antes de decir otra bobada antiespañola se lo piensa y no la dice.  

  46. Hegemon dice:

    Según el profesor Marcelo Gullo, Simon Bolivar y San Martín solicitaron audiencia a Fernando VII para no romper con España y que Hispanoamérica siguiera siendo de la corona española y parte de España. Pero el Rey felón, el mismo que felicitaba a Napoléon por masacrar a los españoles que luchaban por él, no admitió ninguna de las propuestas de los españoles de America. SE perdió la oportunidad. 

  47. comino dice:

    https://youtu.be/dbD-ajdG2FM  El Lazarillo de Tormes / https://youtu.be/XeHO-bFGgG8  Fuenteovejuna  /  https://youtu.be/CIiPJVasbRI  El Alcalde de Zalamea.
     
    Estas tres películas españolas, adaptaciones de clásicos, están muy bien. Seguro que hay más, del franquismo y la Transición, pero habrá que buscarlas, antes de que se pierdan. De La Celestina no hay nada; la versión con Penélope Cruz es una basurilla.

  48. Alvo dice:

    Este cocinero del ejército de tierra se hace pasar por Cabo Cook,

    https://youtu.be/SIw4C2KUsoE

  49. Proby dice:

    En un mundo nuevo. Estupenda y entrañable película.

    ¿Lo de los títulos lo haces aposta o es que no aciertas ni una? Mal en cualquier caso. 

    El que vive en un mundo de gilipollas eres tú, que eres el campeón. 

    Háztelo mirar. 

  50. comino dice:

    “Analfabetismo, pobreza y castigos brutales son cosas muy españolas y muy cristianas. Así que hay que defender, tan solo, que el islam traería una modalidad brutal del derecho.”
     
    Lasperio suele escribir, creo, bajo tres influjos; el etílico, el afán de provocar y la “memoria histórica” azteca, que debe de ser muy fuerte ahora mismo. Por lo que respecta a la supuesta crueldad española, es un mito timo. Nabokov la veía en el Quijote, aunque es una novela llena de dulzuras españolas e italianas.

  51. Observador dice:

    Eso que cuenta Marcelo Grullo no es creíble, ya que Bolívar había manifestado ideas independentistas desde su vuelta a Caracas en 1807 y formó parte de la Sociedad Patriótica, de orientación revolucionaria e independentista, fundada en 1810 y de la que también era miembro Francisco Miranda.

  52. Hegemon dice:

    ¿Y qué demuestra eso, Observador? 

    Simón Bolívar era partidario de crear una nación unida de la America Española y no decenas de Republicas enfrentadas entre si, con lo que la Corona Española serviría de aglutinante y legitimidad. La reunión se planteó a Fernando VII peso este rehusó cualquier formula que no fuera el absolutismo. 

  53. Hegemon dice:

    Después de como Fernando VII trató a todos aquellos españoles que combatieron por España y por su Rey, no es de extrañar que de igual modo se comportara con los españoles de America. 

  54. Manolo dice:

    Es mejor buscar en el archivo de RTVE que en youtube

    https://www.rtve.es/play/archivo/

  55. Lasperio dice:

    Puede ser que el sistema educativo de España sea decadente, que lo es, pero sólo entre españoles puede uno estar cómodo. Los mejores de entre ustedes son una joya, gente hermosa con la que me puedo escribir. 

  56. Lasperio dice:

    La verdad es que la persona más bonita es Historiador. 

  57. comino dice:

    “pero sólo entre españoles puede uno estar cómodo. Los mejores de entre ustedes son una joya, gente hermosa con la que me puedo escribir. ”
     
     
    Tampoco se pase usted con los piropos. Que España está llena de etarras, separatistas, charnegos agradecidos, politicastros y malos actores como Penélope Cruz (excepto cuando hace de Donatella Versace, que ahí lo borda).
     

  58. Lasperio dice:

    Pero también hay gente malvada, como Hegemon.

    Y él lo sabe.  

  59. comino dice:

    “Pero también hay gente malvada, como Hegemon.”
     
    Hegemon no es malvado. Solo es que se deja llevar por la euforia. Malvado lo fue Yago, y Ricardo III, ambos creaciones inglesas. Y malvados son Otegui y Merche Aizpurúa, etarras, que también siguen la estela inglesa, la de la icurriña o bandera británica.
     
    Santiago Meabe, precursor de ETA, exhortaba “a salir al monte y aprender antes a precisar la puntería dando en el negro como en las cabezas de los maketos”. Más en https://t.co/TXPGtUPeC9

  60. Hegemon dice:

    No se por qué euforia me dejo llevar. Lo que si se es que no me dejo llevar por el derrotismo y pesimismo que perturba a comino. Tampoco por las provocaciones infantiles de Lasperio. A Lasperio, en momentos de debilidad, que son los que más, hay que darle cariño y como yo no se lo doy porque ya es mayorcito, me considera malvado ……….y se apena. 

  61. Hegemon dice:

    En un primer momento, Lasperio confesó que venía a este blog para mejorar su redacción. Como se puede comprobar, no ha tenido mucho éxito. Pero estoy seguro, repito, que ha aprendido mucho De este blog. Aunque él no lo admita. 

  62. comino dice:

    La euforia no es por necesidad una mala cosa. Por el contrario, es un gran estímulo.

  63. Hegemon dice:

    Por fin un gesto de dignidad de Felipe VI. No se ha levantado ante la espada de Simón Bolívar que el Petro la sacó a pasear para humillar al Rey de España. 

  64. Hegemon dice:

    Mi estimulo es España, a pesar de los males que la acosan.

  65. comino dice:

    “Mi estimulo es España, a pesar de los males que la acosan.”
     
    Yo siento lo mismo.
     
     

  66. comino dice:

    https://youtu.be/tK2wezYHM1k  Escena progre, digamos, con la española Maribel Verdú en la mejicana Y tú mamá también. El placer de la escena radica en la canción romántica y pegadiza, en la borrachera, en la juventud y en el poder de eternizar un momento.

  67. comino dice:

    https://youtu.be/RC3H_GoKd_U  Consejo práctico de Juana Jiménez para los matrimonios de mujeres hermosas y lozanas con hombres rumbosos, que atraviesan un mal momento.

  68. comino dice:

    “La niña de fuego me llama la gente, y me están dejando que muera de sed”   https://youtu.be/GI1Liw7J388

  69. comino dice:

    “España hizo la reconquista, pero los moros siguen aquí. Insisto, la grandeza de Franco fue tener la ilusión de poner orden en este zoológico.
     
     
    Lo dice Lain, que es un mono de culo pelado, como los que veía yo de chico en el zoo de Barcelona.
     

     
     

  70. comino dice:

    “Eso, y gente que circula a toda hostia en coches que ya eran viejos hace quince años.”
     
    Este pendejo tiene alma de nuevo rico, de hortera, de mafioso, de chapero con ínfulas, de presumido.

  71. comino dice:

    “Esto de ver grandeza en los españoles lo malo que tiene es que choca con la realidad: volviendo de Portugal a Madrid por la zona de Verín- Zamora, sólo se puede distinguir entre bosques quemados, bosques por quemar y páramo empobrecido.”
     
    Plante usted un árbol, capullo quejica.

     
     

  72. comino dice:


     
    “A doña Leonor, a medida  que crece,, se le  está poniendo nariz  de patata. También tiene los dientes desafinados.”
     
    Este tío está medio enfermo. ¿Será un raquítico, o un jorobado?

  73. comino dice:

    “En cambio a Victoria Federica cada día la veo más guapa.”
     
    Baboso.

  74. comino dice:

    “A doña Leonor, a medida  que crece,, se le  está poniendo nariz  de patata. También tiene los dientes desafinados.”
     
    Este Lain tiene algo de capullo hijo de puta, de acosador.

  75. Lasperio dice:

    Estaba todo borracho. Ya se me está bajando. Una disculpa para la gente buena que se haya ofendido si dijere algo impropio o grosero. 

  76. Lasperio dice:

    Hegemon no es “malvado”. El señor sólo es un producto de su tiempo. Poco menos que eso, la verdad. 

  77. Lasperio dice:

    Conozco a dos tipos a los que les daba por quemar bosques. No es gran cosa su historia. Iban al monte, fumaban yerba hasta quedar sedados y les hacía gracia incendiarlo todo. 

    La verdad me sentía ridículo. Ellos andaban por ahí, haciéndose los cool, gente de clase media con futuro, o eso parecía entonces, y yo andaba por ahí con mi cubeta recolectando hongos y curiosidades. 

    A uno de estos muchachos le daría por querer ser DJ. Actualmente vive de la pensión de su madre y también de su mujer. Hay que aclarar, sin embargo, por si alguno se lo figura ser un perdedor, que su esposa está absurdamente buena. Cuesta trabajo no clavarle los ojos a la zona del escote. Si eso me pasa a mí, que me creo con la libido muerta, ya se imaginarán al señor caliente promedio cuando ha de tratar con ella. Tremendos chupetones le querrá meter. 

  78. Hegemon dice:

    España muestra su decadencia por gente como Lain. 

    De Lasperio no digo nada para no perder el tiempo con bobadas. 

  79. Hegemon dice:

    La buena gente como Lasperio:

    Estaba todo borracho. Ya se me está bajando……

  80. Hegemon dice:

    La mala suerte de Lasperio es que ya no puede acudir a uno de los muchos Hospitales de México creados por los españoles para tratar a gente como él. Por eso nos odia tanto. 

  81. comino dice:

    Espero que Don Pío borre los comentarios de Lain y algunos de los míos. Son una vergüenza.

  82. comino dice:

    Hoy es 9 deAgosto:
     
    Captura de un gran convoy inglés por Luis de Córdova (9 agosto 1780) fue obra maestra del espionaje y destreza naval españolas, con apoyo secundario francés. La captura influyó más en la independencia de Usa que muchas batallas. En http://piomoa.es/?p=13056

  83. comino dice:

    Píldoras de Pío Moa, que deberíamos siempre difundir:
     
     
    Que un francés, un inglés, un holandés o un alemán puedan tildar de crueles a los españoles resulta asombroso. Y sin embargo lo hacen. Y son seguidos por una multitud de españoletes presuntamente cultos. En https://piomoa.es/?p=15034

  84. Lasperio dice:

    “Polémica en Colombia al no levantarse Felipe VI al paso de la espada de Bolívar”

    A saber si realmente hubo polémica. No he visto en RS a colombianos quejarse.  

  85. Lasperio dice:

    Esos hospitales seguro no servían. Ja

  86. Lasperio dice:

    También veo que Japón por fin ha indemnizado a una de sus víctimas coreanas. Le dieron el equivalente a unos 75 centavos de dólar…

    Unos pillos. 

  87. comino dice:

    Píldoras como estas hay que difundirlas en la universidad española:
     
     
    En América, España suprimió costumbres añoradas por los progres: sacrificios humanos, canibalismo, sodomía, venta de mujeres, guerras intertribales, religiones tétricas. Blog de http://piomoa.es/?p=5065

  88. comino dice:

    Los separatas (o catalufos, o caganers), son morralla. Se creen la sal de la Tierra y están encantados de conocerse. Es el contraste tan radical entre la basura que son y su autoimagen angelical lo que los hace insufribles. En http://piomoa.es/?p=9975/

  89. Pío Moa dice:

    Bolívar definió mejor que nadie su propia acción y herencia: “No es sangre lo que fluye por nuestras venas, sino vicio mezclado con miedo y horror”, de lo que no saldría más que “un tropel de tiranos”. Como él mismo. Ciertamente esa ha sido su herencia hasta hoy.

    Ha estado muy justo Felipe VI al no levantarse ante la espada de aquel criminal sanguinario, venerada por los habituales tiranos de la herencia bolivariana

  90. Pío Moa dice:

    Laín es un perfecto imbécil, de los que hay tantos. Ya se exhibió una temporada, y una vez conocido no hay que hacerle caso.

  91. Lasperio dice:

    Bueno, no sabe uno si la espada se usó para matar españoles inocentes. Ante la duda, pues lo mejor es que un representante de España no le rinda homenaje alguno. 

    Pudo ser peor. Imaginen pedir a los invitados que besen la espada. El rey tendría que elegir muy bien las palabras para no hacerlo. 

     

  92. Hegemon dice:

    Después de España, Hispanoamérica se convirtió en Latinoamérica, tierra colonizada y explotada por los británicos, por USA y ahora por el counismo caribeño. El eje principal ha sido renegar de su esencia hispana. Así les va. Y nos va. 

  93. Kova dice:

    Dice Moneydero en Twitter: “Los generales valientes, aún cuando son derrotados, rinden homenaje a los que les han vencido en buena lid. Que el Rey Felipe VI se quede sentado cuando todo el pueblo decente de Colombia vibra de pie cuando llega la espada de Bolívar es triste. Respeto.”

    Siguiendo esa regla, él y su cuadrilla que se autoidentifican con el Frente Popular deberían de respetar al general Franco que venció al comunismo en España.

  94. comino dice:

    Contra las leyendas separatistas, la “represión” franquista en Vascongadas fue mucho más suave que en el resto del país. Blog de http://piomoa.es/?p=10060

  95. comino dice:

    La icurriña del racista Sabino Arana es una imitación vulgar y cutre de la bandera británica. Blog de http://piomoa.es/?p=10060

  96. Pío Moa dice:

    Nuevo hilo

  97. Pío Moa dice:

    Si el pueblo “decente” de Colombia es tan decente como Monedero, está perdido

  98. Pío Moa dice:

    Esos espectáculos demobananeros como el de Colombia, reflejan muy bien el caos que sembraron los  “libertadores” y que ha continuado, con solo raras excepciones o leves respiros ocasionales en toda Latinolandia

  99. Proby dice:

    Perdón: quería decir que el tema La tierra es una bola de colores es maravilloso, no “maravillosa”. Y además está cantado por Jaime Morey, magnífico e infravlorado cantante. 

    Es que hay gente que me pone nervioso. 

  100. Proby dice:

    Infravalorado. 

Deja un comentario